Día 273

ISAÍAS 18 – 20.

Una vez que concluímos el estudio del libro de Salmos, es tiempo de regresar al estudio del libro de Isaías. Es importante que recordemos a dónde nos encontramos en el tiempo en nuestro estudio: justo antes de la invasión del rey asirio Senaquerib a Judá, que sucedió en el año 701 a.C. (de acuerdo con el Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, de Sociedades Bíblicas Unidas). Enfoquémonos entonces en el resto del mensaje profético que Dios inspiró a Isaías justo por esos difíciles tiempos.

En estos capítulos (18 al 20) encontramos al profeta Isaías dejando varios mensajes para Etiopía, Egipto y para las ciudades filisteas. El rey asirio se aproximaba a sus tierras y Dios mandó mensajes directos a esas naciones con respecto a lo que les esperaba a manos del pueblo de Asiria:

  1. El mensaje acerca de Etiopía (Isaías 18). En este capítulo encontramos incluso una descripción física del pueblo etíope: “un pueblo de gente alta con piel suave” (v. 2) o “al pueblo de elevada estatura y de brillante piel” (BTX) o “una nación de gente alta y lampiña” (NVI). La Biblia de Estudio Arqueológica nos ayuda comentando que a los hombres de la zona de Cus y de Egipto, a diferencia de los semitas (que incluía a los israelitas), no les crecía la barba. Por eso al profeta hace énfasis en la diferencia física. ¿Y cuál era el mensaje principal para ellos? Que Dios haría que sus planes de guerra fracasaran y su ejército sería destruído (v. 6). ¿Por qué sucedería esto? Las notas de la DHH-LA nos aclaran que parece que la referencia del v. 2 a “veloces mensajeros” posiblemente se refiere a la visita de mensajeros etíopes a Jerusalén con vistas a una posible alianza entre Judá y Egipto en contra de Asiria (ya que durante el período del 714 al 687 a. C. los etiopes gobernaban Egipto). En otras palabras, no había sentido en respaldarse en Etiopía ya que serían derrotados también por los asirios.
  2. El mensaje acerca de Egipto (Isaías 19). Si los etíopes serían derrotados, también los egipcios. El versículo 1 dice, “El Señor avanza contra Egipto”. Los asirios atacarían también a los egipcios y los derrotarían, desanimándolos (v. 3) y llenándolos de miedo (v. 2). En todo ese proceso, la idolatría de Egipto será inútil para liberarlos de la destrucción asiria (v. 3). Esta guerra afectaría a la población en general en sus dos principales fuentes de alimentación y subsistencia: la agricultura (“Toda la vegetación en las orillas del río y todos los sembrados en sus riberas se secarán y se los llevará el viento.”, v. 7) y la pesca (“Los pescadores se lamentarán porque no tienen trabajo; se quejarán los que lanzan sus anzuelos al Nilo y los que usan redes se desanimarán.”, v. 8). Y aunque los egipcios intentarán respaldarse en sus artes mágicas y en el ocultismo para encontrar una salida, Dios mismo frustraría sus intentos enviando un “espíritu de necedad” a los consejeros y adivinos reales para entorpecer todas las decisiones que tomaran con respecto a los asirios (v. 12 – 15). ¡Dios estaba determinado a detener a los egipcios en sus planes!
  3. El mensaje indirecto a los filisteos (Isaías 20). Este breve capítulo nos expone otra realidad que estaba sucediendo: los filisteos estaban esperanzados a que los egipcios los ayudaran para detener el avance asirio (v. 6), pero se llevarían una tremenda decepción. Justo en el año en que el rey Sargón de Asiria atacó la ciudad filistea de Asdod es cuando Dios envió a Isaías con el mensaje de este capítulo, que es bastante desanimante para la confianza en hombres de los filisteos y para la confianza en sí mismos de los egipcios y los etíopes. Nuevamente, como sucedió con varios profetas, Dios hizo que Isaías representara en sí mismo un simbolismo de lo que sucedería, al pedirle que anduviera desnudo y descalzo por nada menos y nada más que ¡tres años! (v. 3), y Dios mismo afirma que todo esto fue a manera de “señal” para Egipto y Etiopía. Llama la atención la disposición que tenía Isaías para obedecer a Dios y soportar ese tipo de señales en su propio ser. Aquél compromiso que hizo Isaías ante Dios cuando dijo al inicio de su llamado profético, “—Aquí estoy yo —le dije—. Envíame a mí.” (Is 6.8), seguía estando vigente años después de su primera misión. ¡Que así se mantenga nuestra disposición a sacrificar y a sufrir por Cristo en todo momento!

¿Cuál es el mensaje central de estos capítulos? Dios quería enseñarle al rey Ezequías de Judá que no valía la pena depositar su confianza en las naciones humanas sino en el Dios Todopoderoso, quien era el único que estaba en completo control de las situaciones. Al mismo tiempo Dios humillaría a 3 naciones que confiaban en los hombres y que no lo conocían a Él: Egipto, Etiopía y los filisteos. Era necesario que el pueblo de Dios se distinguiera en cuanto en quién ponían su confianza de todos estos pueblos paganos. Al final, aquel pueblo que confiara en el Señor saldría victorioso y ese sería Judá. De igual manera aprendamos nosotros a confiar plenamente en Dios y no en los hombres, las circunstancias, nuestros talentos, nuestras fuerzas, nuestros recursos económicos o cualquier otra cosa. ¡Al final la victoria estará reservada solo para quienes confíen sinceramente en Dios! Y la humillación pública está reservada también para aquellos que no quieren confiar en Dios.

Un último punto digno de mencionar son las profecías que encontramos a lo largo de los capítulos 18 y 19 con respecto a que un día los pueblos de Etiopía y Egipto se volverían a Dios de alguna manera: “En aquel tiempo, el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales recibirá obsequios … de ese pueblo de gente alta y de piel suave… Llevarán obsequios a Jerusalén, donde habita el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales.” (Is 18.7) y “18 En aquel día, cinco de las ciudades de Egipto seguirán al SEÑOR de los Ejércitos Celestiales… 21 El SEÑOR se dará a conocer a los egipcios; así es, conocerán al SEÑOR y le darán a él sus sacrificios y ofrendas. Harán un voto al SEÑOR y lo cumplirán…. 23… Los egipcios y los asirios se moverán libremente entre los dos países, y ambos pueblos adorarán a Dios.” (Is 19.18-23). Existen varias posibildades de interpretación aquí (de acuerdo con La Biblia de Estudio Arqueológica):

  1. La Biblia dice en 2º Crónicas 32.22–23 (DHH-LA), “22De este modo, el Señor libró a Ezequías y a los habitantes de Jerusalén del poder de Senaquerib, rey de Asiria, y del poder de todos los demás, y les concedió paz con todos sus vecinos. 23Entonces hubo muchos que llevaron a Jerusalén ofrendas para el Señor, y regalos valiosos para Ezequías, rey de Judá. Y a partir de entonces, su prestigio aumentó frente a las demás naciones.” Cuando Dios libró milagrosamente a Jerusalén de los asirios (hecho que estudiaremos más adelante), hubo un impacto fuerte en las naciones vecinas y literalmente “muchos” llevaron ofrendas a Dios a Jerusalén como muestra de gratitud y reverencia. Seguramente los etíopes quedaron muy impresionados de lo que sucedió y su corazón fue impactado fuertemente.
  2. En cuanto a la referencia específica de que algunas ciudades de Egipto “seguirán al Señor… y hasta comenzarán a hablar hebreo” (Is 19.18), se sabe que después de la caída de Jerusalén en el 586 a.C. muchos judíos se refugiaron en Egipto y establecieron una comunidad importante ahí. También se sabe que un sacerdote judío llamado Onías IV levantó un altar a Dios en Egipto en el s. II a.C. (junto con el pueblo que había huído a ese país) y se cree que muchos egipcios fueron convertidos a la fe en Dios. A pesar del desastre que sucedería después en Judá, Dios sería glorificado en varias maneras aún durante la huída del remanente de su pueblo a Egipto. ¡Dios nunca deja de trabajar en las situaciones!

Los versículos 24 al 25 de Isaías 19 nos dejan muy impresionados por su contenido: “24 Además, Israel será su aliado; los tres estarán juntos, e Israel será una bendición para ellos. 25 Pues el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales dirá: «Bendito sea Egipto, mi pueblo; bendita sea Asiria, la tierra que yo hice; bendito sea Israel, mi posesión más preciada».” ¿Cómo sería posible que un día se considerara a los israelitas, los egipcios y los asirios como “aliados” o incluso que consideraran a Israel como “una bendición” para ellos? Lo imposible para los hombres es posible para Dios y por su gran poder un día las cosas cambiarían. La fe en Dios de los israelitas transformaría un día los corazones de egipcios y asirios por igual.

Conclusiones:

  1. Cuando como creyentes ante circunstancias difíciles decidimos confiar más en otros hombres o en cosas materiales que en Dios, éste puede darlos una fuerte lección afectando aquellos posibles puntos de apoyo donde estábamos planeando refugiarnos. Sin importar lo que estemos enfrentando siempre necesitamos mirar primero a Dios. Él usará a los hombres y a las circunstancias pero primero necesitamos confiar en Él.
  2. No menospreciemos el impacto que nuestra fe en Cristo puede tener en los corazones que nos rodean. Dios trabaja en muchas formas que nosotros ni siquiera alcanzamos a comprender. Si mantenemos nuestra fe viva y en alto delante de los hombres, Dios usará todo eso para tocar algunos corazones alrededor.
  3. No dudemos del poder que tiene Dios para hacer lo imposible una realidad. Dios puede unirnos un día con los “egipcios” o los “asirios” que nos rodean y nuestra fe puede llegar a ser una bendición para ellos. ¡Creamos en Dios y creamos en su poder ilimitado y disponible todo el tiempo para nosotros!

3 Responses to “Día 273”

  1. Marina Aurora Rodríguez Arias dice:

    Dios nos llama a mirarlo sólo a él con una fe viviente! El poder de Dios es infinito y no tiene límites!

  2. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!! Por la clase, justo en estos dias yo habia orado y sentia a Dios respondiendome, pero algunos consejos y comentarios que he recibido eran justo lo contrario a lo que yo estaba orando y me causaban conflicto y confusion; pensaba ¿hasta donde la voluntad de Dios se complementaba con la ayuda de los discipulos? por que era contradictorio, pero hoy aprendo que importante es mi confianza en Dios no en los hombres, gracias!!! Saludos.

  3. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo como siempre que Dios te bendiga

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.