Día 241

1 REYES 22.51 – 53, 2 REYES 1.1 – 3.27; 2 CRÓNICAS 21.1 – 20, 2 REYES 8.16-24.

Hoy estudiaremos algunos aspectos de la vida de los siguientes personajes: el rey Ocozías de Israel, el profeta Elías, el profeta Eliseo, el rey Joram (hijo de Acab) de Israel, y el rey Yoram (hijo de Josafat) de Judá. Revisemos varias lecciones importantes que la Biblia tiene para nosotros.

Primero hablemos de la necedad del rey Ocozías (1 Reyes 22.51 – 2 Reyes 1.18). Ocozías, hijo del tristemente famoso rey Acab, siguió el mal ejemplo de sus padres con respecto a la idolatría, y rindó culto a Baal. Todo esto, “provocó el enojo del Señor” (1 R 22.53) y las cosas no saldrían bien para Ocozías. De hecho, tuvo un grave accidente y quedó muy gravemente herido, al grado que sentía morirse y quiso buscar a un dios pagano llamado Baal-zebub, dios de Ecrón, para consultarlo sobre su salud. ¿Quién era este dios Baal-zebub? Una interesante nota de la Biblia de Estudio Arqueológica dice que ese nombre significaba “el señor de las moscas” y que fue un cambio intencional hecho por los israelitas fieles a Dios, a manera de burla, del nombre original que era “Baal Zebul” (Baal Príncipe), que era muy antiguo en la zona.

Dios mandó a Elías para confrontar a los mensajeros de Ocozías con una queja que creo yo sigue resonando hasta nuestros días pero con nombres diferentes, ““¿Acaso no hay Dios en Israel? ¿Por qué recurren a Baal-zebub, dios de Ecrón, a consultarle si el rey va a recuperarse?” (2 R 1.3). Pongámonos un momento en el lugar de Dios. ¿Cómo se siente Él cuando observó a millones de seres humanos a través de los siglos buscando respuestas a sus vidas y sus necesidades en todo tipo de dioses de piedra o de madera? ¿Cómo se siente Dios cuando ve en nuestros días a millones de personas buscando respuestas en prácticas ocultistas como los horóscopos, la cartomancia, los adivinos; o en las diversas ramificaciones del New Age (cienciología, dianética, las medicinas y terapias alternativas y más)? ¿Qué no reclamaría lo mismo al ser humano? Sabiendo que Él tiene todas las respuestas que necesitamos y que puede cubrir todas las necesidades que tenemos con su poder y ver a la humanidad necia que no lo quiere buscar debe ser frustrante. Pero Dios, en su gran amor, intenta una y otra vez llevarnos a que lo conozcamos.

Recordemos también que uno de los propósitos de los milagros tanto en el AT como en el NT era confirmar al mensajero que afirmaba hablar de parte de Dios. Eso fue exactamente lo que sucedió con el fuego del cielo que consumió a 2 grupos de 50 soldados cada uno que intentaban arrestar a Elías (2 R 1.9-15). Fue hasta el tercer capitán que mostró inteligencia y salvó a su grupo de 50 soldados. Al final, Elías anunció la sentencia de muerte contra Ocozías y efectivamente, éste murió por haberse obstinado en consultar a dioses paganos en vez de honrar a Dios (2 R 1.16). ¡Dios lo disciplinó fuertemente! Asi terminó la triste historia del rey Ocozías, quien no aprendió la lección y siguió los malos pasos de sus padres, y después pagó también las consecuencias al igual que ellos.

Ahora pasemos a hablar de Eliseo y de los reyes Yoram y Joram. 2 Reyes 2.1-25 nos describe algo sorprendente y que ha creado muchas especulaciones especialmente en las últimas décadas en diversos círculos. Veamos los temas en orden:

  1. La decisión de Dios de llevarse a Elías, “Cuando el Señor estaba por llevarse a Elías al cielo en un torbellino” (2 R 2.1). Este no fue el único evento de su tipo, la Biblia registra otras ocasiones en que Dios decidió literalmente “llevarse” a algunas personas: el patriarca Enoc (Hebreos 11.5 (NVI), “Por la fe Enoc fue sacado de este mundo sin experimentar la muerte; no fue hallado porque Dios se lo llevó, pero antes de ser llevado recibió testimonio de haber agradado a Dios.”), el viaje al “tercer cielo” que experimentó el apóstol Pablo (2 Corintios 12.2–4 (DHH-LA), “Conozco a un seguidor de Cristo, que hace catorce años fue llevado al tercer cielo. No sé si fue llevado en cuerpo o en espíritu; Dios lo sabe. 3Pero sé que ese hombre (si en cuerpo o en espíritu, no lo sé, solo Dios lo sabe) 4fue llevado al paraíso, donde oyó palabras tan secretas que a ningún hombre se le permite pronunciarlas.”). Tal parece ser que Dios en diferentes ocasiones quiso llevarse algunos seres humanos directamente al siguiente plano de existencia, el espiritual, sin pasar por el doloroso proceso de la muerte. En el caso de Pablo, le permitió ver y regresar, en el caso de Elías y de Enoc, no regresaron jamás. Parece que ciertas personas que caminaron muy cerca de Él recibieron ese privilegio. Y claro está, el otro caso importante fue el mismo Jesucristo, que después de resucitado fue llevado al cielo (Lucas 24.51 (NTV), “Mientras los bendecía, los dejó y fue levantado al cielo.”).
  2. La petición de Eliseo de la “doble porción de tu espíritu” (2 R 2.9). Antes de que Elías fuera llevado, Eliseo le hizo la siguiente petición: “—Te pido que me permitas heredar una doble porción de tu espíritu y que llegue a ser tu sucesor.” ¿Por qué pidió una “doble porción” de los dones que tenía Elías? ¿Sería que estaba ambicionando un ministerio el doble de grande y poderoso que el de Elías? Nuevamente la Bilblia de Estudio Arqueológica nos aclara que el origen de esta expresión se encuentra en los términos derivados de la ley mosáica con respecto a la herencia de los primogénitos, como dice en Deuteronomio 21.17 (NVI), “Más bien, reconocerá a éste como el primogénito, y le dará el doble de las posesiones que le correspondan. Ese hijo es el primer fruto de su vigor, y a él le pertenece el derecho de primogenitura.” Al final, Dios sí le concedió a Eliseo esta petición, aunque el mismo Elías reconoció que era “algo difícil” (2 R 2.9b). El primer milagro que hace Eliseo fue precisamente con el manto que recogió de Elías (que simbólicamente representaba la herencia del ministerio profético que le dejó Elías) y que fue separar las aguas del río Jordán (2 R 2.14). Después vinieron 2 milagros más en el relato: la purificación de un manantial que suministraba agua a la ciudad de Jericó (2 R 2.19), y después el castigo que envió a los jóvenes que se burlaron de él (2 R 2.24). Dios confirmó con estos milagros que respaldaba el ministerio de Eliseo, como lo hizo con Elías.
  3. El famoso “carro de fuego, tirado por caballos de fuego” que se llevó a Elías (2 Reyes 2.11). Nuevamente, esta no es la única referencia en la Biblia a objetos celestiales sobrenaturales que bajaron del cielo con algún propósito. Más adelante estudiaremos las visiones de “la gloria de Dios” que se apareció a diversos profetas durante la época del exilio de Judá. Pero esta imagen del “carro de fuego” ha sido alimento para las especulaciones de muchos simpatizantes del fenómeno OVNI. No podemos olvidar que Dios sigue siendo un ser sobrenatural, que va más allá de lo “normal” para nosotros. No debe extrañarnos que en la Biblia encontremos diferentes referencias a sus poderes y sus hechos sobrenaturales que no pueden ser explicados con la ciencia humana o con la lógica. Aunque algunas personas manejen la teoría de los OVNIs en la Biblia, tratando de desacreditar así la existencia de Dios como la Biblia lo describe y responsabilizar a los extraterrestres, recordemos mejor que el tener una fe verdadera implica en creer en un Dios sobrenatural, que no está limitado a este mundo como nosotros, y que puede hacer fácilmente cosas imposibles para los ojos humanos.
  4. El rey Joram y su encuentro con Eliseo (2 Reyes 3). Joram, hijo de Acab, sucedió en el trono de Israel a su padre y la Biblia lo describe como “hizo lo malo como los ojos del Señor, aunque no tanto como su padre y su madre” (2 R 3.2). A pesar que su nivel de maldad no alcanzó a la de su padre, si permitió que la idolatría se siguiera practicando en Israel y él mismo la practicaba. De hecho, el mismo Eliseo lo trató rudamente cuando el rey lo fue a consultar con respecto a la batalla (2 R 2.14). Sin embargo, Dios le dio la victoria a los israelitas y al ejército de Judá, que nuevamente se habían aliado para pelear ahora contra el rey de Moab. En este relato hay un pasaje controversial porque no ha sido encontrar una traducción satisfactoria desde el hebreo original. Es el v. 27b: “hubo un gran enojo contra Israel y los israelitas se retiraron y regresaron a su tierra.” o “Y hubo una gran indignación de parte de los israelitas” (BTX) o “Al ver esto, les dio tanto miedo a los israelitas” (TLA). Algunas versiones traducen como que el enojo era “contra” los israelitas y otras como que los israelitas se enojaron mucho. El contexto fue el sacrificio del hijo del rey de Moab como ofrenda quemada ante la inminente derrota a manos de los israelitas. Hasta el día de hoy los estudiosos no están completamente de acuerdo cuál es la mejor traducción.
  5. La historia del rey Yoram, hijo de Josafat, rey de Judá (2 Crónicas 21, 2 Reyes 8.16 – 24). En la historia de Yoram, sucesor de Josafat, en Judá, podemos comprender otra realidad del corazón humano: no siempre el mal ejemplo de los padres es lo que lleva a la maldad a las personas. En el caso de Yoram, su padre fue Josafat, un rey que agradó a Dios en la mayoría de las cosas y que luchó sinceramente por llevar al pueblo a agradar a Dios. Sin embargo, Yoram quien era su hijo mayor, inmediatamente que subió al trono su primera acción fue asesinar a todos sus hermanos y a algunos líderes de Judá (2 Cr 21.4). ¿De dónde aprendió eso? Jamás vio a su padre comportarse igual, pero por alguna razón que la Biblia no especifica, Yoram se apartó del buen ejemplo que su padre le dio y se entregó a la ambición por el poder a cualquier precio. Tristemente, 2º Crónicas 21.6 dice, “… siguió el ejemplo de los reyes de Israel y fue tan perverso como el rey Acab, porque se había casado con una de las hijas de Acab. Así que Yoram hizo lo malo a los ojos del Señor.” Por su rebeldía e infidelidad a Dios, Yoram enfrentó varias consecuencias: a) reinó solamente 8 años, b) enfrentó una rebelión de parte de los edomitas y una invasión de los filisteos y los árabes, c) fue castigado con una grave enfermedad abdominal que ocasionaría que se le salieran los intestinos (2 Cr 21.15) y que le anunció el profeta Elías cuando aún estaba en la tierra (normalmente Elías no profetizaba en el sur, o sea Judá, sino en el norte, pero Dios consideró que el mismo Elías debía intervenir en esta ocasión en Judá). Al final murió de una forma terrible, enmedio de dolores fuertísimos y efectivamente, los intestinos se le salieron (2 Cr 21.19). Cuando murió no recibió los honores de otros reyes. Realmente Yoram fue una vergüenza para Judá sobre todo después de haber tenido un padre y un abuelo que sinceramente se esforzaron por agradar a Dios, aunque no eran perfectos.

Conclusiones:

  1. A Dios le duele y le indigna ciertamente el rechazo de la humanidad para buscarlo y la elección de buscar otras fuentes de dirección espiritual para sus vidas. Llenémonos de convicción al respecto y pongámonos en el lugar de Dios al ver a este mundo tan confundido y tan obstinado en buscar soluciones a su manera y no a la manera de Dios.
  2. No nos dejemos influenciar por los medios de comunicación que continuamente están tratando de desvirtuar la fe en el Dios de la Biblia. Aceptemos mejor que Dios es un ser sobrenatural y que por lo tanto es capaz de hacer cosas que desafían la razón humana. Creer esto es parte de tener una fe verdadera en Dios.
  3. Tengamos la actitud de Eliseo con respecto al ministerio de Elías: aspirando a continuar la labor profética y seguir haciendo el trabajo de Dios. En la iglesia hay mucho trabajo para continuar y muchas formas de agradar a Dios.
  4. No sigamos el mal ejemplo de Yoram, especialmente si estamos de acuerdo que a nuestro alrededor hemos tenido a nuestro alcance buenos ejemplos de fe en diferentes personas. Nunca es justificable desviarse hacia la maldad, pero mucho menos lo es cuando alguien nos ha mostrado y nos ha enseñado cómo vivir de una forma agradable a Dios y nosotros lo rechazamos.

6 Responses to “Día 241”

  1. citlali gamboa dice:

    Doble porción de espíritu, para continuar con Dios ahora lo humano quiere extinguirlo. 2Cr 22:9 Dios se acuerda de la sinceridad para seguirlo. Aprecio video x estudios, hay gente q toma estos fundamentos o los busca pero sin conocer la Biblia, en fin. Gracias totales y saludos.

  2. Juan López dice:

    Sin duda Dios sigue siendo celoso de ser un pueblo privilegiado para el, no sigamos los malos ejemplos al contrario busquemos agradar a dios.

  3. Agustin MG dice:

    En lo personal , por mi parte paterna: mi abuelo, mi padre y algunos tíos solían leer distinta información sobre la relación del “fenómeno OVNI” con la biblia (revistas, programas, películas y libros), por otra parte, también era un “tema de discusión” con amigos; sin embargo, observe esto les impide ver su necesidad, el aceptar la sana enseñanza bíblica y cerrándose a solo creer lo que ellos consideraban importante (2 Ti. 4. 1-5).
    No digo que la ciencia sea mala, pero si que podemos desviarnos de Dios por creer en algo que en realidad es seudociencia o caer en discusiones que van más allá de nuestro conocimiento.
    Pablo hace distintas recomendaciones aTimoteo (2 Ti 2. 14)sobre no discutir y ser pacientes y amorosos al enseñar; antes de ser discípulo estaba en una secta que creía en la energía, la metafísica, etc. Pero me llamo mucho la atención la practicidad de la biblia en la vida cotidiana y ver que personas se esforzaban en vivirla sin importar su trasfondo social o cultural.
    Este espacio que tu nos compartes me sirve para estar atento de no desviarme de la sana enseñanza y, al mismo tiempo, esforzarme en llevar una vida recta ante Dios.

  4. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo!!! Estoy convencida de que el Poder de Dios BASTA para transformar la vida, el corazón y la mente de las personas y de que no debemos recurrir a ayudas externas cuando contamos con lo MAS GRANDE Y PODEROSO DEL UNIVERSO: DIOS; y EL dice que en la medida de nuestra FE podremos ver verdaderos milagros en nuestras vidas. Marcos 11.22 a 25, Marcos 8.17 a 21, Lucas 7.1 a 9, Lucas 17. 5 a 6. GRACIAS.

  5. Gustavo Ulloa dice:

    Mi esposa y yo fuimos testigoscon otros vecinos de lo que parecía ser un Ovni pero no es algo que nos mueva a dejar de creer en Dios sino al contrario nos deja ver que Dios es más grande que cualquier objeto volador que a simple vista no es algo que estamos acostumbrados a ver sin embargo cuando estudiamos la Biblia juntos como hoy podemos profundizar más sobre el tema y llegar a la conclusión que Dios pensó que un caballo no puede ser confundido por otra cosa porque es un animal que hasta la fecha se usa como medio de trabajo, transporte, diversión, etc. Y aunque halla diferentes traducciones de la Biblia un caballo es un caballo no un Ovni como creen algunos escépticos.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.