Día 188

2 SAMUEL 6, 1 CRÓNICAS 13.6-14, 1 CRÓNICAS 15 – 16.

Todo el capítulo 6 de 2 Samuel trata con un solo episodio: el traslado del arca de Dios a Jerusalén por parte de David. Los versículos 1 al 2 nos dicen que 30,000 soldados de Israel fueron reunidos para cumplir esta misión. Hay algunas preguntas importantes a resolver en cuanto a esta intención de mover el arca de lugar:

  1. ¿Dónde era “Baala de Judá”? ¿Dónde se encontraba el arca realmente? Recordemos 1 Samuel 7.1-2, “Entonces los hombres de Quiriat-jearim fueron por el arca del Señor. La llevaron a la casa de Abinadab que estaba en las laderas y comisionaron a su hijo Eleazar para que se encargara de ella. El arca permaneció en Quiriat-jearim mucho tiempo: veinte años en total. Durante ese tiempo todos los israelitas se lamentaron porque parecía que el Señor los había abandonado.” De acuerdo a la Biblia de Estudio Dios Habla Hoy, Baala de Judá era otro nombre para Quiriat-jearim, así que se trata del mismo lugar. Por 20 años el arca se quedó en esa localidad.
  2. ¿Por qué David quería trasladar el arca a “la Ciudad de David” (es decir, Jerusalén)? Nuevamente la Biblia de Estudio Dios Habla Hoy nos dice, “Como se trataba de un objeto sagrado ligado especialmente a las tribus de Efraín y Benjamín, David comprendió que por medio del arca se podía establecer un fuerte vínculo religioso entre la nueva capital del reino y las tribus del norte. De ahí su decisión de trasladarla a Jerusalén.” Posiblemente esta fue la razón para el traslado, un movimiento estratégico para ligar espiritualmente a todo Israel desde la futura capital.

Así que David y sus hombres se dispusieron a trasladar el arca. Los versículos 3 al 11 narran entonces dicha acción. Pero las cosas no salieron bien y uno de los hombres de David (llamado Uza) terminó muerto por acción de Dios como castigo. ¿Por qué sucedió esto? ¿Qué no eran buenas las intenciones de David? ¿Qué no se supone que era el rey escogido por Dios y que tenía su respaldo? Vamos lo siguiente:

  1. Transportar los objetos sagrados de Dios no era cualquier cosa. Dios mismo había establecido en la Ley Mosáica la forma en que él quería que se llevara a cabo la transportación. Recordemos lo siguiente en Números 4.4–20 (NVI), “»El ministerio de los coatitas en la Tienda de reunión consiste en cuidar de las cosas más sagradas. Cuando los israelitas deban ponerse en marcha, Aarón y sus hijos entrarán en el santuario y descolgarán la cortina que lo resguarda, y con ella cubrirán el arca del pacto. Después la cubrirán con piel de delfín y con un paño púrpura, y le colocarán las varas para transportarla…. Sobre todo esto extenderán un paño escarlata. Luego cubrirán la mesa con piel de delfín y le colocarán las varas para transportarla….15 »Cuando Aarón y sus hijos hayan terminado de cubrir el santuario y todos sus accesorios, los israelitas podrán ponerse en marcha. Entonces vendrán los coatitas para transportar el santuario, pero sin tocarlo para que no mueran. También transportarán los objetos que están en la Tienda de reunión. 16 »En cambio, Eleazar hijo de Aarón estará a cargo del aceite para el candelabro, del incienso aromático, de la ofrenda permanente de cereal y del aceite de la unción. Además, cuidará del santuario y de todos sus utensilios.» 17 El Señor les dijo a Moisés y a Aarón: 18 «Asegúrense de que los clanes de Coat no vayan a ser eliminados de la tribu de Leví. 19 Para que no mueran cuando se acerquen a las cosas más sagradas, deberán hacer lo siguiente: Aarón y sus hijos asignarán a cada uno lo que deba hacer y transportar. 20 Pero los coatitas no mirarán ni por un momento las cosas sagradas; de lo contrario, morirán.»” La advertencia era clara si no se obedecían las instrucciones de Dios, “…pero sin tocarlo para que no mueran… no mirarán ni por un momento las cosas sagradas, de lo contrario, morirán.” Dios quería que los objetos sagrados que integraban el Tabernáculo fueran tratados con respeto.
  2. ¿Cuál fue el procedimiento que siguió David? a) Fueron a la casa de Abinadab para recoger el arca en una carreta nueva. ¿Quién era este Abinadab? 1º Samuel 7.1 (NVI) dice, “Los de Quiriat Yearín fueron a Bet Semes y se llevaron el arca del Señor a la casa de Abinadab, que estaba en una loma. Luego consagraron a su hijo Eleazar para que estuviera a cargo de ella.” Abinadab era un habitante de Quiriat Yearin, la Biblia no indica que fuera un sacerdote o un levita. Tampoco tenemos registra alguno de que Eleazar, su hijo, fuera sacerdote o levita. Sin embargo, ellos se quedaron a cargo del Arca por esos años. b) Cuando salieron de la casa de Abinadab, fueron otros hijos de él llamados Uza y Ahío (v. 3) quienes guiaban la carreta. Tampoco hay referencia a algún vínculo con sacerdotes, levitas o coatitas. c) De acuerdo al v. 6, al tropezar los bueyes por el camino el arca estuvo en peligro de caerse de la carreta y Uza “extendió la mano para sujetar el arca de Dios”. ¿Cómo pudo tocarla tan fácil? Pues porque seguramente no estaba envuelta en nada, simplemente era transportada encima de la carreta, a pesar de que Dios había dejado leyes sobre la forma de transportarla como leímos en Núm 4.4-20 (debió haber sido cubierta con la cortina del santuario que la resguardaría, ser cubierta con piel de delfín y con un paño púrpura, y ser transportada directamente con las varas construidas para ese propósito). d) Dios “hirió de muerte” a Uza (v. 7), “por lo que hizo”, “por aquella temeridad” (BTX), “por su irreverencia” (NBLH), “por su atrevimiento” (NVI). e) David se enojó por lo que había pasado (v. 8).
  3. Al final del episodio, “David tenía miedo del Señor…” (v. 9) y decidió dejar el arca en casa de Obed-edom, en Gat. David pasó de estar muy animado por hacer algo bueno, al enojo porque las cosas salieron mal, al temor a la ira de Dios. ¿Qué aprendió David aquel día? Que Dios debía ser respetado y obedecido y que las buenas intenciones no eran suficientes, se debería considerar lo que su Palabra decía al respecto y obedecer. Se enojó porque las cosas no salieron como él quería pero después entendió que fue su responsabilidad hacer las cosas mal y tuvo temor de Dios. Su pregunta, “«¿Cómo podré regresar el arca del SEÑOR para que esté bajo mi cuidado?».” (v. 9) debió haberla hecho antes del evento, no después. Sin duda fue una gran lección para el hombre “conforme al corazón de Dios”.

Sin embargo, al recibir reportes de las bendiciones que Dios mandaba a la casa de Obed-edom durante los 3 meses que el arca estuvo en su casa, se animó nuevamente a intentar trasladarla a Jerusalén. Y así lo hizo. Los versículos 12 al 19 describen el evento. Sin embargo, esta vez David trató el asunto con más reverencia y aunque el relato de 2 Samuel no nos da más información que “Cuando los hombres que llevaban el arca del SEÑOR dieron apenas seis pasos, David sacrificó un toro y un ternero engordado.” (v. 13), el relato de 1 Crónicas 15 y 16 nos ayuda a complementar el mismo. Veamos qué pasó de diferente ahora:

  1. Dispuso en Jerusalén un lugar especial para el arca y levantó una tienda de campaña (1 Cr 15.1).
  2. Reflexionó que solo los levitas podrían tranportar el arca ya que ese fue el ministerio que Dios les dio. Así que convocó a los descendientes de Aarón y a los levitas y a los sacerdotes, los llamó a purificarse como preparación para la operación y les dijo en 1º Crónicas 15.13 (NVI), “La primera vez ustedes no la transportaron, ni nosotros consultamos al Señor nuestro Dios, como está establecido; por eso él se enfureció contra nosotros.»”
  3. Los descendientes de los levitas utilizaron las varas para la transportación sobre sus hombros como Dios lo había establecido antes (1 Cr 15.15).
  4. El viaje se acompañó de danzas rituales, cantos, y sacrificios especiales (1 Cr 15.19 – 16.1). La Biblia de Estudio Arqueológica nos dice que las danzas rituales eran parte integral de las ceremonias religiosas en el antiguo Israel. Varios Salmos hacen referencia también a las mismas (Sal 149.3, NVI, “Que alaben su nombre con danzas; que le canten su nombre al son de la lira y el pandero.”). En la fiesta de las Enramadas los hombres prominentes danzaban demostrando sus habiliades artísticas.
  5. Ya en Jerusalén el arca, David hizo una comida pública para el pueblo y también nombró levitas para que ministraran en el servicio del arca y para que “dieran gracias y alabaran al Señor” (1 Cr 16.4). Y también los instruyó para que entonaran un canto nuevo a Dios (1 Cr 16.7-36) y que a su vez se encuentra registrado en los Salmos 105.1-15, 96.1-13; 106.1, 47-48. Fue un salmo de celebración, de alegría, de inspiración a buscar a Dios como nuestro refugio, de recordar la historia de Israel con sus sufrimientos y con las grandes hazañas de Dios por ellos, y además un salmo de motivación para todas las naciones del mundo para que alaben a Dios, le tributen, le teman y se alegren en su nombre.

El último evento importante que ocurrió fue el desprecio que Mical, la hija de Saúl y esposa de David, hizo contra su esposo porque lo vio danzando lleno de alegría al entrar a Jerusalén con el arca (2 Sam 6.16). Veamos algunos aspectos relevantes de esta situación:

  1. ¿Qué disparó esta reacción mala en Mical? 2 Samuel 6.16 dice, “Cuando vio que el rey David saltaba y danzaba ante el SEÑOR, se llenó de desprecio hacia él.”, “lo despreció en su corazón.” (BTX). El The New American Commentary: 1, 2 Samuel, de Broadman & Holman Publishers, nos dice que había varias posibles razones para el desprecio de Mical: a) que Dios determinó que David reinara en lugar de su padre Saúl, b) que fue forzada por David para abandonar a su esposo Paltiel (2 Sam 3.14-16). Curiosamente el nombre por el que se le conoció en todo el relato bíblico en el AT fue “Mical, hija de Saúl” y no “Mical, esposa de David”. Recordando como los nombres son tam importantes en la Biblia, pareciera que fuera un reflejo de su verdadero corazón, donde nunca dejó realmente de ser la hija de Saúl a pesar que ahora el rey era otro, su mismo esposo.
  2. Sin embargo, el reclamo directo que le hace Mical a David al encontrarlo fue, “—¡Qué distinguido se veía hoy el rey de Israel, exhibiéndose descaradamente delante de las sirvientas tal como lo haría cualquier persona vulgar!” (v. 20), “Se descubrió hoy ante los ojos de las criadas de sus siervos, como se descubriría sin decoro un insensato.” (NBLH), “desnudándose como un cualquiera en presencia de las esclavas de sus oficiales” (NVI). ¿Por qué le dijo esto? De acuerdo con la Biblia de Estudio Apologética, es posible que Mical estuviera exagerando. De acuerdo a 1 Cr 15.27, David iba vestido con un efod de lino. Según la reglamentación biblica, cuando se usaba ese tipo de prendas rituales se debía también utilizar ropa interior de lino (Ex 28.42-43). No hay evidencia alguna de que David haya violado esta regla.
  3. Más bien hay evidencia de la mala actitud de Mical durante todo el evento, ya que ella no estaba participando en la fiesta religiosa sino que estaba dentro de algun edificio en Jerusalén ya que se asomó por la ventana y lo vio entrando y danzando. Es decir, no estaba comprometida completamente con la adoración a Dios, evitó la ceremonia religiosa aunque otras mujeres sí estaban ahí (2 Sam 6.19-22). Y como dice la Biblia de Estudio Apologética, “Sus acusaciones espurias contra David eran solamente síntomas de sus problemas espirituales más profundos.”
  4. El v. 23 registra que Mical nunca tuvo hijos en toda su vida. No dice más si fue por disciplina divina por su acción o simplemente porque después de eso, David se apartó de ella definitivamente.

Conclusiones:

  1. En la vida cristiana las cosas nunca saldrán bien si las hacemos a nuestra manera y pasamos por alto lo que la Palabra de Dios dice. Esto lo podemos aplicar prácticamente en todas las áreas: crianza de hijos, matrimonio, finanzas, amistades, negocios, iglesia, etc. Aprendamos la lección del rey David y siempre hagámonos la pregunta, “-¿Cómo haré esto o aquello de forma que a Dios le agrade?” ANTES de hacerlo, y no después, cuando ya estamos pagando las consecuencias de nuestro error.
  2. A veces pasa que nos enojamos porque las cosas no salen como esperábamos. Si esto nos pasa seguido, sería recomendable tener la humildad ante Dios para preguntarnos si estamos ignorando algún mandato o principio bíblico al respecto en las Escrituras que nos puede ayudar a resolver el asunto de otra forma, como Dios quiere.
  3. Cuando decidimos hacer las cosas bien, como Dios manda, podemos hablar de que hay garantía de éxito en el contexto adecuado. Confiemos en Dios y en su Palabra, ya que la tenemos al alcance, aprovechémosla para que realmente nos guíe en todas las áreas de nuestra vida.
  4. A Dios no le agrada que despreciemos en nuestro corazón a las personas, tengamos cuidado con este tipo de sentimientos negativos que daña fuertemente las relaciones humanas, especialmente en el ámbito de la confraternidad cristiana.
  5. Entendamos también que muchas veces podemos acusar a personas de algo y expresar malestares contra otros con ciertos argumentos que tal vez no son completamente reales, ya que enmascaran en realidad sentimientos más profundos que no son expuestos abiertamente y que mientras no sean tratados, nos amargarán el corazón más y más.

7 Responses to “Día 188”

  1. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Gracias Arturo y que tengas buen dia.

  2. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo!! ya extrañaba mi devocional.

  3. Lulu tovar dice:

    Buen día mil gracias Maestro espléndida clase para iniciar la semana

  4. Jorge R. Moreno Peñaloza dice:

    Nuevamente gracias Arturo, por que tu amor y tu dedicación, algo que nos anima y reta a seguir adelante pensando cada vez menos en nosotros y más en los que Dios quiere.

  5. judith lozada barreno dice:

    si antes y no despues hoy
    aprendi mas

  6. Samanta dice:

    La más grande enseñanza que me estoy llevando de David – leer Samule es la dependencia a Dios en mis decisiones de cada día. No soy mi propia dueña después de todo, al menos no quiero serlo. Y la relación con Dios es lo que nos hace fuertes y bendecidos. ¡Amén!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.