Día 116

JOB 2.

Tiempo después que Job había sido atacado por Satanás en sus posesiones y en su familia, el v. 1 nos dice que de nuevo hubo una reunión de “los miembros de la corte celestial” para presentarse ante Dios y entre ellos venía de nuevo Satanás. Tanto en cap. 1 como en este, Dios le hace la misma pregunta al verlo, “¿De dónde vienes?” (v. 2). Esto no significa para nada que Dios no supiera dónde estaba él, ya que Dios tiene el poder para ver todo lo que hace su creación, tanto los seres humanos como los seres divinos.En el v. 3, Dios reconoce la integridad de Job nuevamente ante Satanás. En la lista de cualidades se repiten las mismas que Job tenía al inicio: “es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal.” pero además se agrega otra, “ha conservado su integridad a pesar de que tú me incitaste a que le hiciera daño sin ningún motivo.” (v. 3). No solo Job había mantenido su integridad anterior con todas sus cualidades sino que además, después de la primera prueba, “aún se aferra a su integridad” (BTX).

Tal parece que el ataque de Satanás no había tenido el efecto deseado, que era que Job maldijera a Dios y se apartara de Él. ¡Al contrario! Ahora más bien Job mantuvo todo y agregó la virtud de aferrarse a esa integridad enmedio de las tragedias y el gran dolor que estaba pasando. Esta última característica la tuvo que desarrollar en el transcurso de la prueba, antes no la tenía. Y precisamente es lo que sucede con nosotros durante las pruebas, si nos mantenemos fieles, Dios nos ayuda a desarrollar cualidades y características en nuestro carácter que antes no teníamos y que nos ayudan a acercarnos más al estándar que Él espera de nosotros. Eso si pasamos la prueba. Muchos cristianos han preferido abandonar su fe debido a las pruebas que han pasado y posiblemente nunca sabrán qué cualidades espirtuales Dios quería desarrollar en ellos a través de esas pruebas, porque no se quedaron para averiguarlo.

Sin embargo, el diablo no se quería dar por vencido así que le dijo a Dios, “??… —¡Piel por piel! Cualquier hombre renunciaría a todo lo que tiene para salvar su vida.    ??5 Así que extiende tu mano y quítale la salud, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara!” (v. 4 – 5). Es impresionante cómo el diablo conoce nuestras mayores debilidades. Después de perder seres queridos y posesiones materiales, el objetivo siguiente sería la salud de Job. Y él tenía razón, cuando personas pierden la salud muchas veces llegan a puntos de desesperación donde estarían dispuestas a hacer y dar lo que fuera por recuperar aunque fuera un poco de la salud que tenían antes. Ciertamente la salud es un punto débil en nosotros los seres humanos. Y por lo tanto significa que aún en esa área, necesitamos estar alertas para cuidar que nuestro corazón no se amargue contra Dios cuando pasamos por problemas de salud.

Los versículos 6 al 8 describen el sufrimiento físico que recibió Job de parte de Satanás: “terribles llagas… desde la cabeza hasta los pies… se rascaba con un trozo de teja…” Qué humillante sería para Job después de perder todo y a todos, ahora perdería lo último bueno que le quedaba: su salud. Todo su cuerpo estaba invadido de alguna enfermedad de la piel que le obligaba a rascarse, sentado entre cenizas. ¡Realmente era lamentable lo que estaba viviendo Job! Una tras otra, mal tras mal, problema tras problema. Parecía que no tenía fin. Tan fuerte era la impresión que daba, que cuando sus amigos Elifaz, Bildad y Zofar llegaron con él, tan solo al verlo hicieron “fuertes lamentos y echaron polvo al aire sobre sus cabezas en señal de dolor” (v. 12). El panorama entonces era, ” su sufrimiento era demasiado grande para expresarlo con palabras.” (v. 13). Esa frase resume todo lo que estaba pasando con Job. ¿Alguna vez has visto a alguien pasar un sufrimiento tan grande que no es posible expresarlo con palabras? Debe ser un sentimiento muy fuerte.

Los versículos 9 al 10 describen otro aspecto difícil del sufrimiento humano: quedarse solos. La esposa de Job sucumbió ante las pruebas del sufrimiento, dudó de su fe en Dios y terminó sugiriéndole a Job que ya no se aferrara a ser íntegro y que mejor se entregara a maldecir a Dios y después se muriera. ¡Realmente esa mujer ya había perdido todo dominio propio! Al ver a su esposo sufrir tantas pérdidas tan rápido y observar todo el dolor por el cual pasaba, seguramente sucumbió ante la tentación del desánimo y la desesperanza, y pues básicamente renegó de su fe en Dios, que seguramente tenía ya que Job había sido un líder espiritual para su casa.

La respuesta de Job en el v. 10 nos deja algunas lecciones muy interesantes:

  1. “Hablas como una mujer necia”, “Como suelen hablar las insensatas has hablado” (BTX). En asuntos espirituales los necios y los insensatos tienen respuestas parecidas a la de la esposa: “-Mira tu Dios cómo te ha abandonado, ¡ya déjalo!”, “-Mira a pesar de tu religión como te pasan cosas malas, ¿será que te equivocaste de fe?”, “-¿Para qué te esfuerzas en hacer lo correcto si todo mundo lo hace al revés?” Estas y muchas más son expresiones comunes que escuchamos muy frecuentemente de otras personas que no están de acuerdo con nuestra fe cristiana. La ignorancia espiritual que demuestran al hablar así es total y esa misma ignorancia los convierte en necios e insensatos, como fuimos muchos de nosotros antes y para quienes la única esperanza para salir de esa necedad es acerarse a Dios a través de su Palabra.
  2. “¿Aceptaremos sólo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo?”, “Si recibimos de ’Elohim el bien, ¿no hemos de aceptar también el mal?” (BTX). Para afirmar esto de forma sincera cuando estamos pasando un momento difícil en la vida se requiere realmente mucha integridad. Muchas personas llegan a expresar en momentos donde todo es estabilidad y prosperidad que jamás abandonarían a Dios, que jamás dejarían de congregarse, que jamás albergarían amargura; pero otra cosa es muy diferente es cuando llegan las pruebas: cuando tienen pérdidas, cuando dejan conflictos sin resolver, cuando sueños no se cumplen, cuando otros les fallan. Es ahí cuando muchos se olvidan del discurso y sus hechos revelan que solo aceptaron las bendiciones de Dios pero cuando llegó “lo malo”, no pudieron aceptarlo y mejor renunciaron. Para ser completamente fieles, necesitamos aprender de Job: a aceptar lo bueno pero también a aceptar lo malo cuando venga y entender cómo manejarlo de una forma espiritual.

El libro de Job plantea lo que es llamado en teología “El Problema del Sufrimiento”. La forma en cómo enfrentamos y procesamos el sufrimiento cuando llega a nuestra vida es un tema clave en la teología bíblica. Aunque el libro de Job no es un tratado completo sobre este tema ni presenta todas las respuestas a los diversos sufrimientos humanos, si nos ayuda a entender dos cosas: a) nadie está excento de sufrir, todos estamos expuestos por igual; b) el sufrimiento puede llevarnos a la perfección cristiana si así lo decidimos o puede llevarnos a la ruina espiritual si también así lo decidimos.

Conclusiones:

  1. Satanás no se da por vencido con nosotros, no se cansa, no se desanima. Seguirá intentando siempre por un medio o por el otro, aunque a veces con períodos de descanso. Su objetivo final para nuestra vida: destruir nuestra fe y separarnos de nuestro Padre. Por eso el cristiano necesita vivir en un estado de alerta espiritual permanente para no caer en alguna trampa del diablo al descuidarse.
  2. Hay cualidades espirituales que Dios quiere que alcanzemos y que no se van a poder desarrollar a menos que sea en el medio ambiente de las pruebas. Cuando evitamos el sufrimiento por una prueba, estamos sin darnos cuenta afectando también nuestro crecimiento espiritual. A veces, crecer en la vida cristiana duele y no hay atajos. Si hoy estás pasando alguna prueba, no la evadas, no te escondas, no la ignores. Mejor ora a Dios que te de las fuerzas para atravesarla, vencerla y desarrollar el fruto del Espíritu que Dios desea ver en tí.
  3. ¿Cómo está nuestra salud hoy? Tengamos cuidado con nuestra salud. No solo cuidarla para no enfermarnos y mantenernos estables, sino cuidarnos de que cuando llegue la enfermedad o la pérdida de la salud por la razón que sea, no nos amarguemos contra Dios ni contra nuestros hermanos en la fe. Es necesario enfrentar las enfermedades con integridad y rectitud, no solo con resignación.
  4. Aprendamos a aceptar las cosas malas que a veces nos suceden y que de alguna manera Dios está permitiendo que pasen. No seamos creyentes “berrinchudos”, que están bien en su fe cuando todo va bien pero cuando las cosas van mal, pierden la poca fe que tenían. Maduremos en nuestro carácter y enfrentemos lo malo cuando llegue con una actitud espiritual y con fe de que Dios tiene un propósito bueno para nuestra vida.

12 Responses to “Día 116”

  1. blanca martinez dice:

    Gracias por la enseñanza nos anima que tenemos que pasar o estamos pasando con este aspecto espiritual de las pruebas puede ser en diferentes a reas de nuestra vida o personalmente pero confiar en DIOS y fortalesernos es nuestra mejor arma. que es la oracion.

  2. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas gracias!!! ha sido un devocional muy profundo que ha ayudado a mi fe y mis convicciones, pero sobretodo a mi corazòn para enfrentar las pruebas espiritualmente, gracias por tu animo, saludos!!!

  3. angelica sandoval!! dice:

    Una vez mas mil gracias Arturo, y gracias a Dios que te utiliza de esta manera, tu estudo de la biblia es de mucha enseñanza y gran ayuda.
    Aprecio mucho tu corazon y amor por la iglesia, y creo que si alguien ha mostrado madurez y fidelidad a Dios son Tu y tu Familia, pues a pesar de pasar por tantos problemas de salud han sido un ejemplo para nosotros.

  4. vicen dice:

    gracias, gracias, es genial, de mucha bendicion espiritual, me gustaria recibir mas sobre este tema.

    Vicen

  5. vicen dice:

    Buenisimo, Dios es increible, me gustaria recibir mas devocionales

  6. Sandra Duarte dice:

    ¡Gracias Arturo!, este libro es uno de mis preferidos porque me inspira a seguir adelante enmedio de las pruebas y sobre todo cuando he estado enferma.

  7. Gustavo Ulloa dice:

    Precisamente le comentaba a mi esposa ayer, sobre una de sus compañeras de trabajo que siempre le hace la vida imposible en la oficina ; que Satanás no es omnipresente, y que sólo ha ganado adeptos que se encargan de hacer su trabajo, y que sólo se aleje de esta persona y que confíe en Dios.

  8. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo

  9. RAUL ARCHUNDIA TELLEZ dice:

    GRACIAS ARTURO, SIN DUDA ES MUY DIFICIL PASAR ESTE TIPO DE PRUEBAS COMO LAS PASO JOB, ADEMAS DE LA AYUDA DE SU DESESPERADA ESPOSA. SIN EMBARGO DIOS ESTA EN CONTROL DE NUESTRAS VIDAS.

  10. Tere Díaz dice:

    Muchas gracias mis hijas y yo lo hemos estado leyendo es muy especial este hombre sin duda el a pesar de todo siguio amando a Dios tenemos que aprender muchisimo de Job.
    !!!!MUCHISIMAS GRACIAS ARTURO¡¡¡¡¡

  11. Martin Merediz-Funes dice:

    Arturo es admirable la fe de Job, y es obvio que cualquiera sea la prueba por la que debamos atravesar, lo unico seguro será buscar al Señor para todo efecto, sea soportar, consolar y sobre todo crecer más y más espiritualmente junto a El.
    Gracias, un gran abrazo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.