Día 414

HECHOS 19.21-20.6.

Después de terminar de estudiar la carta de 1 Corintios, regresaremos ahora nuestra mirada a la continuación de la narrativa de Hechos de los Apóstoles, desde la ciudad de Éfeso (donde estaba Pablo la última vez que revisamos Hechos). También iniciaremos nuestro estudio de la carta a los Romanos, conforme al orden cronológico de nuestro análisis de toda la Biblia.
En Hechos 19.21-20.6 encontramos qué sucedió después del éxito inicial del ministerio de Pablo en la ciudad de Éfeso. Veamos los detalles relevantes:
  1. La decisión de ir a Jerusalén (Hch 19.21-22). Este pasaje indica que justo después de la conversión de gran número de personas en Éfeso (Hechos 19.17-20), el apóstol Pablo tomó tres decisiones de viajes próximos (aunque sólo se determinó a hacerlo pero todavía no lo hizo): a) viajar a Jerusalén, b) recorrer en el camino las iglesias plantadas en las provincias de Macedonia y Acaya (Filipos, Corinto, Berea, etc.), c) visitar incluso la ciudad de Roma. Recordemos que Pablo estaba enmedio de su tercer viaje misionero (que inició en Hechos 18.23), el cual ahora tomaría un giro inesperado con las visitas planeadas a Jerusalén y después a Roma. Para preparar su viaje, Pablo envió a Timoteo y Erasto (quien es mencionado también en Romanos 16.23 y 2 Timoteo 4.20, incluso afirmando que llegó a ser tesorero de la ciudad de Corinto).
  2. El disturbio en Éfeso (Hechos 19.23-43). Este pasaje registra que en los días en que Pablo estaba en Éfeso, un artesano de la plata llamado Demetrio que producía “figuras en plata del templo de Artemisa”, armó un alboroto entre sus colegas de oficio. De acuerdo con el libro” The New Manners and Customs of the Bible, de Bridge-Logos Publishers, estas figuras eran representaciones en miniatura de la parte más sagrada del templo pagano, donde estaba situada la estatua de la diosa; además eran utilizadas como amuleto. Las razones para el alboroto fueron: a) Pablo estaba teniendo mucho éxito persuadiendo a mucha gente de Éfeso y de toda la provincia de Asia a convertirse al cristianismo (Hch 19.26), b) parte de su mensaje era directamente contra la idolatría, c) el oficio de los artesanos estaba en riesgo ya que la gente ya no les estaba comprando sus figuras paganas (Hch 19.27), d) la dignidad de la diosa sería también afectada. Notemos cómo al artesano le preocupó primero la situación de su negocio que el honor de su diosa ya que, como él dijo, “—Compañeros, ustedes saben que obtenemos buenos ingresos de este oficio.” (Hch 19.25). Como ya estudiamos en Hechos 19.19, en la quema de libros de brujería se perdió mucho dinero y muchos clientes para los que producían artículos relacionados con el ocultismo, así que ya había un antecedente para que las personas que estaban relacionadas con idolatría y artes mágicas se sintieran afectadas por el avance del evangelio de Jesús en Éfeso. También este pasaje nos revela el impacto que el cristianismo ya estaba teniendo en la sociedad de Éfeso. Se cree que la ciudad tenía una población de 33,600 a 56,000 personas en los tiempos de la dominación romana. Así que si la venta de miniaturas paganas estaba siendo afectada por el cristianismo, entonces estamos hablando de que el número de convertidos en esa ciudad era muy grande. De acuerdo con el Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia, de Editorial CLIE, la iglesia de Éfeso junto con la de Antioquía serían los principales centros de fe durante los primeros 3 siglos de la era cristiana en Asia Menor.
  3. El culto a Artemisa de los efesios (Hechos 19.28). De acuerdo con la Biblia de Estudio Arqueológica, Artemisa era una deidad muy popular, de hecho un viajero famoso griego llamado Pausanias declaró que “ella era la diosa más alabada en las devociones privadas del mundo mediterráneo”. La figura del ídolo tenía un cuerpo tieso y largo con las piernas pegadas y en el torso múltiples protuberancias parecidas a senos humanos (por eso le llamaban también “Artemisa de muchos senos”). Tenía también un collar hecho de bellotas, un peto con los símbolos del zodíaco, y una corona alta con las figuras de las torres de la ciudad de Éfeso y donde se piensa que se almacenaba un fragmento de un meteorito que cayó del cielo. Por eso el secretario del consejo municipal dijo en Hechos 19.35, “—Ciudadanos de Éfeso, ¿acaso no sabe todo el mundo que la ciudad de Éfeso es guardiana del templo de la gran Artemisa y de su estatua bajada del cielo?” La estatua se decoraba con abejas y por eso también se le conocía como la abeja reina y a sus sacerdotes castrados se les llamaba “zánganos”. Su templo llegó a ser considerado una de las maravillas del mundo antiguo.
  4. El viaje a Macedonia (Hechos 20.1-6). Debido a todo el alboroto que se armó y al peligro en que se puso a toda la iglesia, el apóstol Pablo decidió partir de Éfeso. Un poco de cómo se sentía Pablo en este momento aparece en 2 Corintios 1.8 (“Estábamos tan agobiados bajo tanta presión, que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: 9 nos sentíamos como sentenciados a muerte.”), que estudiaremos más adelante. Pablo había estado en Éfeso al menos unos 2 años y medio, ya que Hechos 19.8 registra que estuvo 3 meses hablando en la sinagoga y después Hechos 19.10 menciona que duró 2 años predicando en la escuela de Tirano. Durante ese tiempo escribió la carta de 1 Corintios. Su tercer viaje misionero había iniciado en el 53 d.C. Su salida rumbo a la provincia de Macedonia sucedió entonces entre el 55 y el 56 d.C. Ahora, recordemos que en Hechos 19.22 dice que Pablo había enviado a Timoteo y Erasto “a Macedonia” mientras él permanecía todavía en Éfeso. Pero también de acuerdo con el Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia, Pablo había enviado anteriormente a Tito a Corinto con la carta de 1 Corintios, y esperaba encontrarlo pronto para saber cómo había reaccionado aquella iglesia ante su escrito. Según 2 Corintios 2.12-13, el apóstol llegó a Troas esperando a encontrar a Tito pero no lo logró, así que continuó hacia Macedonia (posiblemente la ciudad de Filipos), a donde finalmente lo encontró (2 Corintios 7.5-6) con un excelente reporte de la respuesta de la iglesia de Corinto ante su carta. Es justo ahí donde se cree que Pablo escribió 2 Corintios, en el año 55 d.C. aproximadamente. Después de esto, Hechos 20.2 dice, “y por fin llegó a Grecia, 3 donde se quedó tres meses.” Esto se refiere a la provincia de Acaya, donde se encontraba la ciudad de Corinto. Por eso se cree que desde ahí, en Corinto, Pablo escribió la carta a los Romanos, también en el 55 d.C., dirigida a los discípulos de Jesús de la ciudad de Roma. Así que aunque el texto en Hechos no nos proporciona más detalles, cuando comparamos otras cartas escritas por Pablo descubrimos que más eventos sucedieron y que dos cartas muy importantes del Nuevo Testamento fueron escritas durante ese período de viajes.

INTRODUCCIÓN AL LIBRO DE ROMANOS.

De acuerdo con la International Standard Bible Encyclopedia, de Wm. B. Eerdmans Publishing Co., podemos decir lo siguiente con respecto a la información del contexto del libro de Romanos:
  1. La Epístola a los Romanos se ha considerado como la carta más significativa de todas las que escribió el apóstol Pablo. Contiene fuertes momentos emocionales, reflexiones muy profundas sobre el evangelio y verdades maravillosas sobre la grandeza del mismo.
  2. La carta puede mantenerse por sí misma en su presentación que hace sobre el evangelio y su poder para dar salvación. De hecho, en el proceso de formación del canon del Nuevo Testamento, la carta fue incluída al inicio de todas las epístolas, justo después del libro de los Hechos aunque cronológicamente no ocupa ese lugar, posiblemente por la relevancia teológica que tiene.
  3. Para el apóstol Pablo el momento en que escribió la carta era decisivo, ya que había terminado su misión en el este y ahora ponía sus ojos hacia el oeste (Roma), desde donde se podría construir una plataforma más poderosa para lanzar el evangelio al resto del mundo. Pablo dejó de mirar a Jerusalén como el lugar principal de la fe y pensó mejor en términos globales, en los gentiles. Con todo esto en mente, Pablo escribió la carta a los Romanos donde resumió de forma magistral todo el poder y el carácter universal del evangelio que predicaba.
  4. Muchos de los movimientos de reavivamientos en el cristianismo posteriores (Agustín, Lutero, Wesley), partieron de la carta a los Romanos como pieza central.
  5. Debido a que Romanos es la carta más larga y más formal en su estructura de Pablo, se ha considerado como un tratado teológico que contiene toda la teología de Pablo y que se dejó intencionalmente para la posteridad. Es decir, Pablo tenía en mente no solo a los cristianos de Roma o a los de su generación, sino a todos los que creeríamos en Jesús en el futuro, es decir, a nosotros también.
  6. Se cree que el tema principal de la carta es la “justificación por la fe”, aunque hay mucho más que eso.

ROMANOS 1.1 – 3.20.

En Romanos 1.1-17 encontramos una sección de introducción con algunas verdades muy importantes sobre el evangelio y también algunas noticias personales del ministerio de Pablo. Veamos los aspectos más relevantes:
  1. Pablo inició su carta reconfirmando el llamado que le hizo Jesús para ser su apóstol, con la siguiente misión: “persuadir a todas las naciones que obedezcan la fe.” (Ro 1.5) o “para promover la obediencia a la fe entre todos los Gentiles” (NBLH) o “para conducir a todas las naciones a la obediencia de la fe por amor de su nombre” (RVR95). Notemos que la misión de los apóstoles no era obligar ni forzar a todas las naciones a seguir a Jesús, sino solamente persuadir o conducir a las mismas a la fe. Desde aquí podemos observar un aspecto fundamental del amor de Dios por el mundo, que no desea obligarlo a conocer a Jesús, sino espera que por su propia decisión, una vez que ya fue informado a través de la predicación del evangelio, ejercite su libre albedrío y decida lo que crea mejor. Obviamente cada decisión tiene consecuencias.
  2. Según Romanos 1.8 (“en el mundo entero se habla bien de su fe”), para el tiempo en que Pablo escribió la carta la iglesia de Roma no solamente ya existía sino que además al parecer era una iglesia fuerte y sólida. De acuerdo con el Easton’s Bible Dictionary, de Harper & Brothers, los fundadores de esta iglesia fueron aquellos “visitantes llegados de Roma” (Hch 2.10) a las fiestas religiosas judías en Jerusalén y que se convirtieron dentro de los 3,000 bautismos registrados en ese capítulo. Esto quiere decir que ningún apóstol fundó la iglesia de Roma, fueron más bien jóvenes cristianos quienes después de haberse convertido en Jerusalén, regresaron a Roma para continuar con sus vidas y propagar la fe que habían adquirido recientemente.
  3. Pablo expresó que constantemente pensaba en ellos (Ro 1.9), oraba por ellos y quería visitarlos (Ro 1.10). ¿Por qué tanto anhelo de visitar a la iglesia de Roma? El apóstol mismo expresa sus razones: a) para “impartirles algún don espiritual que los fortalezca” (Ro 1.11), posiblemente una referencia a los dones del Espíritu que el apóstol podía impartir a través de la imposición de manos como sucedió en el caso de la iglesia de Corinto; b) “para recoger algún fruto entre ustedes, tal como lo he recogido entre las otras naciones.” (Ro 1.13) o “trabajar entre ustedes y ver frutos espirituales tal como he visto entre otros gentiles” (NTV); esto quiere decir que Pablo anhelaba trabajar entre ellos con el don apostólico que había recibido de Jesús y generar resultados para la causa del evangelio; c) en Romanos 1.14-15 (“14 Estoy en deuda con todos, sean cultos o incultos,instruidos o ignorantes. 15 De allí mi gran anhelo de predicarles el evangelio también a ustedes que están en Roma.”) el apóstol nos deja tal vez la razón más trascendente de su deseo de visitar Roma: la deuda que sentía con Jesús que lo llevaba a querer llevar su mensaje a todas partes del mundo.
  4. En Romanos 1.16-17 Pablo expresó claramente el tema de todo el libro: “no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles.” y “en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios”. Salvación y justicia a través del poder de Dios. Pablo predicaba convencido y de forma digna el mensaje del evangelio, sin avergonzarse de él en ningún momento.
Los siguientes pasajes los podemos organizar por su tema teológico de la siguiente manera:
  1. El mundo pagano está bajo la ira de Dios (Romanos 1.18-32). En este pasaje el apóstol hace un desarrollo poderoso sobre la situación espiritual y moral de todo el mundo, comenzando con los gentiles. Primero, deja claro que el estatus actual espiritual del hombre ante Dios es que está sujeto a “la ira de Dios” (Ro 1.18) por toda la “impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad”. Esto no son buenas noticias, toda la humanidad estamos sujetos a la ira de Dios. Toda la humanidad es responsable de su estado porque tan solo estudiando la creación las personas pueden llegar a la conciencia de que hay un Dios (Ro 1.20) y sin embargo no lo quisieron reconocer. Pero, ¿cómo es que el hombre se ha extraviado? Pablo nos dejó una serie de pasos que la humanidad, especialmente los paganos (o no judíos), siguieron: a) los hombres no fueron agradecidos con Dios por todas sus bendiciones (v. 21), b) el humanismo reinó en sus mentes (“se extraviaron en sus inútiles razonamientos, y se les oscureció su insensato corazón… afirmaban ser sabios, se volvieron necios”, v. 21-22), c) se entregaron a la idolatría cambiando a Dios por figuras hechas por el hombre (v. 23), d) aceptaron la inmoralidad sexual como parte de sus vidas (“los entregó a los malos deseos de sus corazones, que conducen a la impureza sexual”, v. 24), d) las perversiones sexuales fueron el siguiente paso (homosexualismo y lesbianismo, v. 26-27), e) la “depravación mental” (v. 28) y todos los pecados de carácter fueron el último paso (v. 29 -31) como avaricia, envidia, engaño, asesinato, odios, calumnias, irrespetuosos a los padres, despiadados, etc. Llama la atención que en el último paso, Pablo dijo, “los entregó… Se han llenado… Están repletos”. Es decir, el corazón del hombre alejado de Dios termina completamente lleno de actitudes y sentimientos pecaminosos, hundido hasta el cuello.
  2. El mundo judío está bajo la ira de Dios (Romanos 2.1-29). El apóstol también arremetió contra los judíos, quienes resultaban hasta más culpables que los mismos gentiles porque a pesar de conocer la ley de Dios y de jactarse en ellos, los judíos estaban llenos de hipocresía y terminaban juzgando duramente a los paganos por las cosas que ellos mismos practicaban también, pero atrás de la máscara de religiosos. Al asumir esa actitud, ellos estaban despreciando la bondad de Dios que los quería llevar al arrepentimiento y en lugar de eso acumulaban más castigo para el día final (Ro 2.5). Las acusaciones de Pablo contra la conducta de los judíos son igual de graves que la de los paganos: robo, adulterio, saqueo de templos paganos, desobediencia a la ley (Ro 2.21-23). Dentro de este desarrollo, el apóstol dejó claras 3 cosas muy importantes: a) Dios no mostrará favoritismos en el día del juicio, ni para gentiles ni para judíos (Ro 2.9-10), tanto en castigo como en recompensas; b) Dios puso conciencia en cada ser humano para que, aún cuando en el caso de los gentiles no conocían la ley, su misma conciencia será su ley en el día del juicio (Ro 2.12-16), c) no tenía sentido que los judíos confiaran en las marcas externas de su cuerpo (la circuncisión) para tener la seguridad de su salvación, sin importar que sus vidas estuvieran de cabeza, ya que “El verdadero judío lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, la que realiza el Espíritu, no el mandamiento escrito.” (Ro 2.29).
  3. Toda la raza humna está bajo la ira de Dios (Romanos 3.1-20). Pablo reveló en esta sección varios problemas con la naturaleza pecaminosa del hombre: a) el ser humano es mentiroso (Ro 3.4-7) aunque Dios jamás lo ha sido, b) haciendo una combinación de varios pasajes del AT (Salmos 14.1-3, 53.1-3; Eclesiastés 7.20; Salmos 5.9, 140.3, 10.7; Isaías 59.7-8, y Salmos 36.1), el apóstol afirmó que nadie busca a Dios por sí mismo, que nadie entiende, que todos nos hemos descarriado, que nadie hace lo bueno, que todo lo que sale de la boca del hombre son engaños y amargura y maldiciones, que no conoce la paz y que no hay temor de Dios. Por todo esto, Pablo afirmó, “Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.” (Ro 3.20). Así, ni el ser judío ni el ser gentil nos libra por defecto de la ira de Dios, ¡sólo su gracia a través de Jesús nos puede salvar!

Conclusiones:

    1. Para nadie, aún en nuestro mundo actual, es una nueva noticia que la idolatría sea un gran negocio. Tan solo démonos una vuelta por los mercados religiosos y los negocios esotéricos para darnos cuenta de todo el inventario de productos y figuras que se han producido para la gran demanda actual. ¿Cómo sería que en una ciudad con fama de vivir en la idolatría el cristianismo impactara tan fuerte que todo el negocio de figuras, estampas, amuletos, etc. se viniera abajo y tuvieran que cerrar? Así sucedió en Éfeso.
    2. Apreciemos el corazón de Pablo que a pesar de grandes sufrimientos que tenía en una ciudad, su corazón también estaba en las otras iglesias que había plantado y constantemente estaba preocupado por ellas. Su trabajo como apóstol realmente era admirable. Aprendamos de él para mantener también nuestra preocupación constante por la salud espiritual de la iglesia a pesar de las preocupaciones ordinarias de esta vida que nos rodean.
    3. Recordemos que el mensaje del evangelio siempre está sujeto al libre albedrío de las personas, jamás podemos obligar a nadie a seguir a Jesús de ninguna manera, porque eso va directamente en contra de la voluntad de Dios. Esta es una de las fuertes diferencias entre el cristianismo y otras religiones como el Islam. Para Dios, todos tienen la oportunidad de decidir qué quieren hacer con sus vidas.
    4. Imitemos los motivos de Pablo para hacer las cosas. En ningún momento luchó con rivalidades y ambiciones humanas, sino siempre mantuvo su corazón de gratitud a Jesús al grado de sentir una enorme deuda con la humanidad para predicarle el evangelio. ¿Nos sentimos nosotros en deuda también con los demás seres humanos por toda la gracia inmerecida que Jesús derramó sobre nosotros al perdonarnos? ¿O más bien andamos endurecidos de corazón hacia la necesidad espiritual de nuestro prójimo?
    5. Recordemos que la perdición humana inició con la pérdida de la gratitud a Dios. Mantengamos nuestra gratitud para Dios y para nuestro prójimo y así cuidaremos nuestro corazón de depravaciones y maldades que siguen.
    6. No pongamos nuestra confianza en cosas externas en lo que se refiere a la salvación (la membresía en la iglesia o nuestro compromiso o cuánto conozco de la Biblia). Más bien, cuidemos nuestros corazones para que siempre estén en línea con el evangelio de Cristo y no se extravíen en el humanismo o el legalismo o en filosofías humanas que desvirtúan la fe en Cristo.
    7. Entendamos algo, ¿por qué Jesús vino a salvarnos? ¿Por qué la Biblia habla de salvación? ¿Salvación de qué? Según Romanos 1 -3, es salvación de la ira de Dios que llegará un día sobre todos los seres humanos que han existido en todas las generaciones. El evangelio finalmente nos salva del castigo de Dios. A veces las personas se preguntan, “si Dios es bueno, ¿por qué castigará a la humanidad?”, cuando si estudiaran su Biblia a profundidad terminarían diciendo, “¿cómo es que Dios no haría nada al respecto de tanta maldad en este mundo?”
Los dejo aquí con una imagen de la estatua de Artemisa de los efesios y con un video de reflexión sobre lo que Romanos 1 al 3 dice.
Artemisa de los efesios


One Response to “Día 414”

  1. Gildardo dice:

    Hoy solo pueno meditar en que NO HAY UN SOLO JUSTO en
    Rom 3:10 Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; Al ver el progreso del pecado no me queda más que decir nadie es justo y lo que deseo que esta convicción sean en mi corazón sea el motor que hace que arda la pasión por anunciar el evangelio a toda persona, pero me doy cuenta que en mi propia naturaleza viene el pecado, Falta de agradecimiento y el razonamiento (humanismo) primeros pasos de la caída del hombre. ¿Cómo poder ser librado? de acuerdo con pablo solo por medio de la fe en Cristo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.