Día 11

GÉNESIS 18 – 19.

Continuando con el relato de Abraham, vemos ahora en el v. 1 que “El SEÑOR se le apareció otra vez a Abraham…” Un punto importante a mencionar es que el nombre técnico para estas apariciones divinas es Teofanía, definida como una manifestación local y posiblemente visible de una deidad a los seres humanos. Ya varias veces la Biblia registra que Dios se le aparecía a Abraham de alguna forma (Gn 12.7, 17.1, 18.1, 26.2, 24). La Escritura no nos dá más detalles en cuanto a la forma en que se manifestaron dichas teofanías. Sin embargo, en este capítulo podemos leer que tres hombres se acercan caminando hacia Abraham.

Su primera reacción (v. 2) fué recibirlos e inclinarse hasta el suelo, como una bienvenida. La hospitalidad para viajeros era una costumbre de la época, sin embargo, en esta escena parece que hay algunas diferencias con una bienvenida típica a viajeros comunes. Para empezar, Abraham sale corriendo. Esto pasaba comúnmente con la llegada de seres queridos, es decir, familiares, como en los relatos de Jacob y Labán (Gn 29.13) y Jacob y Esaú (Gn 33.4). Y el otro aspecto interesante es que al llegar a ellos, les dijo, “-Mi señor- dijo él, si le agrada, deténgase aquí un rato”. Al parecer, dentro de los 3 uno era diferente y ameritó que Abraham se dirigiera a él con una palabra que también se aplica para referirse a Dios. Tal vez al inicio Abraham no había reconocido nada inusual en los visitantes, pero después algo vio que lo hizo reaccionar de estas maneras.

Otra evidencia de que Abraham los estaba tratando como visitantes no comunes y posiblemente reconociendo algo de divino en ellos, son los versículos 8 al 14. Le preguntaron a Abraham por su esposa por nombre y él no se sorprendió de ello. Y luego le reafirma la promesa que le había dado Dios a Abraham antes de darle un hijo, e incluso le pone fecha, “dentro de un año”. ¡Definitivamente Abraham comenzó a comprender que estaba ante una manifestación física de Dios y seguramente un par de ángeles! Esto es algo totalmente inusual en la Biblia, que Dios haya bajado a la tierra en forma de hombre. Pero probablemente esto pasó. Las referencias a ellos son “Mi señor” (v. 2), tres hombres (v. 2) y “dos ángeles” (Gn 19.1). Y entonces como dice la Biblia de Estudio de Apologética, “La mejor explicación es que tanto el Señor como ángeles tomaron forma humana”.

Ahora, dentro de la conversación con Abraham y Sara, uno de los personajes le asegura que tendrían un hijo en un año exactamente y Sara “se rió en silencio dentro de sí misma” (v. 12). Su razonamiento personal le decía que ella y su esposo estaban demasiado viejos para tener hijos. Pero como Dios mismo lo dijo, “¿Existe algo demasiado difícli para el Señor?” (v. 14). Realmente no hay imposibles para Él. Sara titubeó al verse descubierta y negó el hecho porque tuvo miedo (entendió que estaba frente a un ser divino que conocía los pensamientos humanos, no frente a un simple hombre). Pero Dios le afirmó, “-No es cierto, sí te reiste” (v. 15). Esto está en completa armonía con la descripción del poder que tienen tanto Dios como Jesús de “leer” las mentes y los corazones humanos en todo momento:

  1. Proverbios 15.11, (DHH-LA) “11 Si a la vista del Señor están la muerte y el sepulcro, ¡con mayor razón los pensamientos de los hombres!”
  2. Proverbios 17.3 (DHH – LA) “3 El oro y la plata, el fuego los prueba; los pensamientos los prueba el Señor.”
  3. Juan 2.24–25 (DHH – LA) “24Pero Jesús no confiaba en ellos, porque los conocía a todos. 25No necesitaba que nadie le dijera nada acerca de la gente, pues él mismo conocía el corazón del hombre.”

¿Qué impacto causa en tí entender que tenemos un Dios ante quien TODOS nuestros pensamientos y emociones están al descubierto? Como seres humanos, podemos estar viendo frente a frente a otra persona y estar pensando algo malo de ella o él sin que se dé cuenta y al mismo tiempo poner otra cara. Pero Dios si lo ve. Incluso Heb 4.12-13 registra que daremos cuenta de pensamientos, intenciones y acciones. ¡Cuánto necesitamos aprender a amar a Dios también con la mente! Y respetarlo. Esto nos puede hacer sentir expuestos y desprotegidos ante Dios, pero afortunadamente tenemos su Palabra, la Biblia, que es la primera que “penetra hasta dividir el alma y el espíritu, y hasta las coyunturas y los tuétanos, y es capaz de discernir los pensamientos y las intenciones del corazón” (Heb 4.12, BTX). La disciplina espiritual del estudio bíblico diario nos da herramientas para aprender a discernir qué pensamientos son agradables a Dios y cuáles no, y de esa manera cuidar también nuestra mente, no solo “la fachada”. ¡Es un desafío grande ser un discípulo de Jesús y vivir estas convicciones! Finalmente en el mundo, ¿a quién le interesa cuidar su mente? Todo mundo cuida su apariencia, pero pocas personas están interesadas en cuidar también lo que hay adentro.

En Gn 18.17-21 encontramos algo sorprendente. Al parecer Dios estuvo meditando si le comunicaba a Abraham o no sus planes para destruir Sodoma y Gomorra, “¿Ocultaré mis planes a Abraham? -dijo el SEÑOR”. Y comienza a tomar en cuenta todas las promesas que le hizo y lo especial que era para él Abraham y su futura familia, y al final decide declararle lo que haría. Me hizo pensar en nosotros y Dios también. A través de Jesús tenemos la gran bendición de poder conocer a Dios (Jn 1.18, “el Hijo, el Único, el mismo es Dios y está íntimamente ligado al Padre. Él nos ha revelado a Dios”). Y así como Abraham tuvo que pasar por un viaje de fe, así también nosotros muchas veces debemos ser pacientes y constantes, perseverando en todo tiempo, para ir descubriendo el plan de Dios para nuestra vida. ¡Y qué maravilla cuando encontramos justo dónde encajamos! Tristemente, muchos no ejercitan la perseverancia y abandonan su fe o su congregación porque no se dieron el tiempo y la forma adecuadas para descubir esos planes.

Ahora, en los v. 20-21 hay dos cosas importantes a notar:

  1. En el v. 20 Dios afirma que el clamor de la maldad de Sodoma y Gomorra llegó hasta el cielo. Su pecado era muy grave. Esto nos muestra que en casos de pecado extremos, hay algún eco de tanta maldad hasta el cielo y mueve a Dios a acciones y juicios.
  2. En el v. 21 aparece una frase que puede malinterpretarse fácilmente, “Bajaré a ver si sus acciones son tan perversas como he oído. Si no es así, quiero saberlo”. Podríamos concluir erróneamente lo siguiente: a) Dios está distante de su creación, b) que Dios no es Omnisciente (“que conoce todo”) ni Omnipresente (“que está presente en todas partes”). Sin embargo, Sal 139.1-12 nos afirma que Dios conoce todo lo que hacemos y lo que decimos y aún lo que ni siquiera hemos dicho (revisa la Escritura para que lo confirmes). Es decir, no va por ahí el asunto. Más bien, lo que descubrimos es que a pesar de que Dios conoce todo y sabe todo y está presente en todas partes, también tiene el deseo de ser inmanente con respecto a su creación, es decir, quiere involucrarse personalmente con lo que pasa con el ser humano. Y hasta el último instante desea estar cerca de nosotros. Recordemos Hch 17.27, “Su propósito era que las naciones buscaran a Dios y, quizá acercándose a tientas, lo encontraran, aunque él no está lejos de ninguno de nosotros. Pues en él vivimos, nos movemos y existimos”. Así que cuando la Biblia registra que “Dios bajó” o “Dios quiso ver”, podemos interpretarlo de esta manera.

En los versículos 23 al 33 presenciamos ahora una negociación histórica e increíble: Abraham intentando convencer a Dios de que cambiara sus planes. Abraham apelando al carácter de Dios justo y perfecto, intenta evitar cualquier injusticia que pudiera pasar. Aunque sabemos que Dios no es injusto de ninguna manera. Sin embargo, lo que más me llama la atención es como Dios fué cediendo a las peticiones de Abraham de tomar en cuenta primero a 50 justos, luego 45, luego 30, luego 20 y finalmente 10. Sin embargo, durante toda la negociación, Abraham se mantiene muy humilde: “no soy mas que polvo y cenizas” (v. 27), “-Por favor no te enojes, mi Señor” (v. 30), “-Dado que me he atrevido a hablar al Señor…” (v. 31). De ninguna manera vemos a un Abraham que perdió la reverencia ante Dios, aunque lo tenía frente a él en una representación humana. No olvidemos que aunque Dios nos ama y toma en cuenta nuestras peticiones y ruegos, también es el Señor Todopoderoso que merece reverencia y respeto. Acerquémonos a él con confianza pero también con reverencia y entendamos que delante de él no somos mas que “polvo y cenizas”. Dios toma en cuenta las peticiones que son de acuerdo a su voluntad y que son congruentes con su carácter. Por eso es también importante conocer mejor el cáracter de Dios, para entender cómo le debemos pedir las cosas.

Ya en Génesis 19.1-9 encontramos a los otros dos seres divinos, en este caso dos ángeles, que fueron a Sodoma. Lot los encuentra y les ofrece su hospitalidad y los convence para que la acepten. Pero ya adentro de su casa sucede algo que refleja perfectamente el estado moral de la ciudad: “todos los hombres de Sodoma, tanto jóvenes como mayores, llegaron de todas partes de la ciudad y rodearon la casa. Y le gritaron a Lot: – ¿Dónde están los hombres que llegaron para pasar la noche contigo? ¡Haz que salgan para que tengamos sexo con ellos!” (v. 4-5). Con la referencia de “todos los hombres de Sodoma” podemos entender que todos realmente estaban igual de perdidos, solamente Lot era justo enmedio de toda la ciudad. El pecado que había en la ciudad era gravísimo. Pero, ¿realmente Sodoma y Gomorra fueron destruidas solo por la homosexualidad fuera de control? Veamos Ezequiel 16.49–50 (DHH – LA), “49Este fue el pecado de tu hermana Sodoma: ella y sus aldeas se sentían orgullosas de tener abundancia de alimentos y de gozar de comodidad, pero nunca ayudaron al pobre y al necesitado. 50Se volvieron orgullosas y cometieron cosas que yo detesto; por eso las destruí, como has visto.” Y también Judas 7 (DHH – LA), “7…también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas se entregaron a la prostitución, y se dejaron llevar por vicios contra la naturaleza. Por eso sufrieron el castigo del fuego eterno y quedaron como advertencia para todos.” Los pecados de estas ciudades no solo eran inmoralidad sexual y perversiones, sino orgullo, amor al dinero, indiferencia al pobre y al necesitado. Todo esto en un nivel extremo. De hecho, nadie en la ciudad ofreció hospedaje y ayuda a los ángeles que llegaron de visita mas que Lot, y tomando en cuenta la importancia de la costumbre de hospitalidad en ese tiempo, era una evidencia del grado de perdición en que estaban.

Ahora, lo que Lot les ofrece en el v. 8 es impactante para la sociedad moderna y seguramente también para aquella sociedad: ¡ofreció a sus dos hijas vírgenes a cambio de que dejaran de molestar a los ángeles! Pero así de importante era para Lot su convicción de proteger a sus huéspedes. ¡Algo radical y hasta exagerado nos parecería! Sin embargo, ni siquiera esa oferta es escuchada y la multitud los ataca. Lo que siguió es el plan de destrucción de Sodoma y Gomorra. Y ante la lentitud de Lot para reaccionar, los ángeles actuaron con mucha paciencia para con él mientras intentaba convencer a su familia y después sacar a su esposa y sus hijas. Incluso se vieron en la necesidad de tomar a Lot de la mano y a su familia y sacarlos hasta un lugar seguro, por misericordia de Dios (v. 16). Incluso les pidió le dejaran ir a otra ciudad (Zoar) y también se lo concedieron.

La destrucción vino del cielo (v. 24) haciendo llover “fuego y azufre ardiente” sobre Sodoma. También fueron destruidas “las demás ciudades y aldeas de la llanura. Así arrasó a todas las personas y a toda la vegetación” (v. 25). Y la esposa de Lot quedó convertida en estatua de sal por mirar atrás y desobedecer a lo que los ángeles le dijeron (v. 26). Dios cumplió finalmente su promesa a Abraham de salvar a los justos y no castigarlos por igual, pero esa misericordia estaba condicionada a la obediencia por parte de Lot y su familia. Su esposa, al no obedecer, fué castigada también. Incluso Lot estuvo en riesgo de sufrir la misma pena que los demás, “¡Vete ahora mismo o serás arrasado en la destrucción de la ciudad!” (v. 15).

La parte final del capítulo es nuevamente una escena fuerte: las hijas de Lot lo emborrachan y tienen sexo con él y quedan embarazadas de su propio padre, por el miedo a no encontrar hombres y no tener hijos. ¡Qué locura! ¿Cómo el único hombre justo de Sodoma tenía hijas capaces de hacer algo así? Pensemos en toda la influencia cultural de la sociedad de Sodoma hacia la familia de Lot. Sí él era justo, pero su familia no tanto: los prometidos de sus hijas no le creyeron (v. 14), su esposa desobedeció y quedó convertida en estatua de sal, y ahora las hijas cometen este acto inmoral y terrible. La influencia cultural es fuerte y si no mantenemos nuestras convicciones sólidas, puede echar a perder las buenas influencias. Por eso necesitamos estar alerta de la cultura que nos rodea, para tomar lo bueno pero rechazar lo malo y enseñarlo con firmeza y convicción a nuestros hijos. El cristianismo y la cultura es un buen tema de estudio que será tratado en la 7a Conferencia Internacional de Evidencias Cristianas, a celebrarse en junio 14-16 en San Diego, CA, organizada por nuestro hermano el Dr. John Oakes. Recordemos también que no porque un evento pecaminoso como este está registrado en la Biblia significa que Dios lo aprueba. Más bien refleja historia de la humanidad, como hablamos en el capítulo 1, con sus altas y sus bajas. ¿Cuál fué el resultado de tal acción? Los moabitas y los amonitas (v. 37-38), ambos pueblos paganos.

La parte final de este estudio responde a la pregunta, ¿existieron realmente Sodoma y Gomorra? ¿Hay alguna evidencia arqueológica que lo compruebe? ¿Qué le podemos contestar a nuestros amigos no-creyentes cuando nos cuestionan sobre estos eventos? Respondiéndola brevemente, porque ya se extendió mucho nuestro estudio hoy, entramos en terrenos de la fascinante disciplina de la Arqueología Bíblica. Un buen libro para aprender de esta disciplina es Las Piedras Claman, de Randall Price, editoria Unilit (parece que ya no se imprime, encontrar uno es realmente difícil). O bien, compra la Biblia de Estudio Arqueológica, tiene muchos artículos muy buenos sobre evidencias arqueológicas que respaldan las Escrituras.

Pero regresando a contestar estas preguntas, un artículo llamado “La Destrucción de Sodoma y Gomorra” en esta última Biblia nos dice que los arqueólogos modernos están estudiando las ruinas de Bab edh-Dhra (fechadas en la temprana Edad de Bronce). Existe un cementerio cercano a la ciudad donde se descubrió que las estructuras que encontraron fueron quemadas de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo, aunque la más grande estas medía 8 m. x 15.5 m. También hay registros de un terremoto fuerte en la zona aprox en el año 2,350 a.C. También en la ciudad han encontrado depósitos de cenizas de más de 2 mts. de ancho. Todo esto en el lado suroeste del mar muerto. Varios estudiosos piensan que ese lugar era la antigua Sodoma, aunque el debate sigue. El resto de la “pentápolis” (las cinco ciudades de la llanura mencionadas en la Biblia) parece que han sido relacionadas con restos arqueológicos de los siguientes lugares: Numeira con Gomorra, es-Safi con Zoar, Feifa con Adama y Khanazir con Zeboím.

Si te interesa conocer más sobre Arqueología Bíblica, te dejo dos videos de la visita que el Dr. John Wilson, un reconocido académico y arqueólogo bíblico norteamericano, hizo a la Ciudad de México en el 2008. El tema fue, “¿La Arqueología Prueba la Biblia?”

PARTE 1 – ARQUEOLOGÍA Y LA BIBLIA

PARTE 2 – ARQUEOLOGÍA Y LA BIBLIA

Conclusiones:

  1. Tenemos un Dios que ve y analiza nuestros pensamientos y sentimientos. No lo olvidemos. Cuidemos nuestra mente todo el tiempo para agradarlo.
  2. Dios no es indiferente al pecado y la maldad extremos. Es paciente con toda la humanidad, pero en muchos casos el juicio les llegará tarde o temprano.
  3. Seamos pacientes para entender la voluntad de Dios para nuestra vida. Él quiere revelarla a nosotros, pero lo hará a su tiempo y mientras vayamos aprendiendo lecciones valiosas para nuestra fe.
  4. Dios se quiere involucrar con su creación, quiere estar cerca del ser humano. Aún en sus peores momentos, Dios quiere tener una confraternidad y una relación con la humanidad. ¡Apreciemos y cuidemos nuestra relación con Dios! Y tener un Dios que por iniciativa personal quiere estar cerca de nosotros. ¿Quieres tú estar cerca de Él?
  5. Dios escucha nuestras peticiones, siempre que vayan de acuerdo a su voluntad y sean congruentes con su carácter. Apelemos a eso cuando oremos a Dios por cosas específicas, y cuidemos siempre nuestros motivos para pedir algo a Dios.
  6. ¿Qué tal nuestro estado moral al comenzar este año? ¿Hay áreas que necesitan arrepentimiento? ¿Qué tal nuestra humildad? ¿Qué tal nuestro cuidado a los necesitados? No olvidemos que Sodoma estaba extraviada en estas áreas. ¿Cómo andas tú?
  7. Dios es misericordioso pero también espera obediencia. Cuando nos tardamos en entender o en reaccionar adecuadamente, Él es compasivo y nos cuida muchas veces de las consecuencias de nuestros errores o de nuestra propia necedad. Pero hay un límite. Por eso andemos con reverencia para con Él.
  8. Cuidemos la influencia cultural sobre nuestra familia. La cultura tiene mucho poder para desviar a las personas, y muchas veces está en oposición a los valores espirituales de la Biblia. Tengamos cuidado y seamos responsables con esto. No estamos llamados a ser como la cultura, sino a hacer una diferencia.

11 Responses to “Día 11”

  1. Raul Archundia Tellez dice:

    Gracias Arturo, sin duda un estudio largo pero muy provechoso. me reta a practicar lo aprendido el dia de hoy. Dios te bendiga.

  2. rosa maria dice:

    gracias Arturo, un gran reto para nosotros en esta sociedad que vivimos, gracias

  3. Greta Glez. dice:

    Gracias Arturo, me deja dos cosas importantes y muy claras para mí AHORA: el saber que nuestro Dios ve y analiza cada uno de nuestros pensamientos y aún los que no hemos tenido, muy retante y a la vez anima para que tengamos cuidado hasta de nuestros pensamientos. Y el ser PACIENTE para lo que Dios tiene para mí, con Fé y con la convicción de esperar sus promesas.
    Gracias por este estudio que en verdad me ayuda mucho.

  4. Martin Merediz-Funes dice:

    Arturo que decirte, encuentro increíble lo que el Señor nos va mostrando con profundidad y detenimiento, estoy super animado y agradecido, por otro lado realmente el tamaño de cada estudio depende de lo que el Señor decida que debemos profundizar y que es necesario para que podamos entender bien la voluntad de Dios para nuestras vidas.
    Nuevamente gracias por tu dedicación, por tu tiempo, por tu amor al Señor y a su pueblo.

  5. Monica Loaeza dice:

    Es realmente indispensable que los discípulos conozcamos pronto, en nuestra vida espiritual, el Antiguo Testamento para conocer cómo es Dios. Sin duda aprendemos con Jesús (N.T.) pero no hay como ir a la base. Y retomar esa lectura posteriormente. En mi caso es lo que estoy haciendo y aunque ‘recordaba’ mucho de lo hemos estado viendo, de verdad había debilitado mis convicciones en algunas áreas, como si sólo pensar (pero no ‘cometer’) ciertas cosas no fuera tan grave. Gracias Dios por recordarme que Tú juzgas por igual actos, intenciones y pensamientos.

  6. Monica Loaeza dice:

    Corrijo:
    “Como la de creer que sólo pensar (pero ‘no cometer’) ciertas cosas no fuera tan grave”.

  7. Giovanna Salazar dice:

    Aunque yo siempre supe que Dios todo lo ve y que conoce mis pensamientos, siempre ha sido difícil reconocerlo, pero este estudio me invita a creer que es así. También es maravilloso aprender que Dios está cerca porque quiere relacionarse conmigo, creo que nunca lo había visto de esta manera.

    Gracias por tu tiempo, dedicación y amor para guiarnos con estos estudios, de verdad que varias veces había orado a Dios por encontrar estudios diarios de su palabra. Gracias por tu corazón y por dejarte utilizar por Él.

  8. Hector Z. dice:

    Un GRAN estudio! Gracias.
    Estado moral, arrepentimiento, humildad y ayuda a necesitados. Cuatro áreas para trabajar en este 2013.

  9. Claudia Glez. dice:

    ufff cuánta riqueza. gracias.

  10. Giovanna Salazar dice:

    Hasta hoy pude ver los videos, y definitivamente puedo concluir que es maravilloso ver y entender cómo la ciencia y la arqueología unen sus fuerzas para hacer que entendamos y creamos en la historia bíblica, aunque la invitación es a creer sin haber visto, como dice la Biblia, pero es maravilloso que existan estas evidencias. Para mi trabajo como docente de ciencias naturales, estas evidencias me ayudan a fortalecer mi enseñanza y a orientar a los estudiantes en el reconocimiento del poder de Dios. Muchas gracias a ti Arturo y también al Dr Jhon Wilson.

  11. Rosa María Frausto dice:

    Woow mucho en que reflexionar gracias Arturo por tu amor a Dios y por dejarte utilizar por el.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.