Día 175

1 SAMUEL 11 – 12.

En estos capítulos encontraremos las primeras acciones valerosas de Saúl con las cuales demostró ser el hombre indicado para ocupar el liderazgo de todo el pueblo de Israel. El capítulo 11 trata precisamente con eso mientras que el capítulo 12 se enfoca en la ceremonia de nombramiento oficial de Saúl como rey sobre todo Israel, junto con el importante discurso que el profeta Samuel dijo en aquella ocasión.

Primero analizemos el episodio donde Dios trabajó en Saúl para librar a una ciudad israelita de la opresión, en los versículos 1 al 13 del capítulo 11:

  1. Los versículos 1 al 3 describen la amenaza que estaba encima de la ciudad israelita de Jabes de Galaad de parte del rey amonita llamado Nahas. Al verse en posibilidad de ser derrotados, los israelitas pidieron un tratado de paz con los amonitas, quienes pusieron una condición para aceptar el mismo: sacarles el ojo derecho a cada hombre de la ciudad “para deshonrar a todo Israel”, “haré que esto sea una afrenta sobre todo Israel” (BTX), “Así me burlaré de todo Israel” (TLA). ¿Cómo exactamente el sacarles el ojo derecho significaría una afrenta o una burla para todas las tribus de Israel? De acuerdo con el Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible, de Logos Research Systems, este tipo de mutilación bárbara era común en el antiguo Medio Oriente para usurpadores y se aplicaba normalmente a los jefes o en algunos casos a toda la población masculina de una localidad específica. Al sacarles el ojo derecho, quedarían descalificados para la guerra pero servirían para que continuaran generando recursos para tributar al gobierno de Nahas. La mala intención de este rey era insultar a todas las tribus de Israel.
  2. Los versículos 5 al 13 ilustran cómo es que se dió esa transformación en Saúl por el poder del Espíritu que Samuel había profetizado en 1º Samuel 10.6, cuando dijo, “En ese momento el Espíritu del Señor vendrá poderosamente sobre ti y profetizarás con ellos. Serás transformado en una persona diferente.” Efectivamente la Biblia registra que cuando Saúl se enteró de la amenaza sobre los israelitas de Jabes de Galaad, “el Espíritu de Dios vino con poder sobre Saúl y se enojó mucho” (v. 6). Inmediatamente después vemos todo un despliegue de liderazgo en Saúl al armar en el momento una estrategia para informar a todas las tribus de Israel lo que había pasado y también para convocarlos de forma obligatoria a la guerra para defender a la ciudad en peligro. Dios respondió ayudándolo al sembrar miedo en la gente en cada pueblo cuando recibieron el mensaje (v. 7) y así logró movilizar a 300,000 hombres de Israel y a 30,000 de Judá. El día de la batalla los israelitas ganaron y masacraron a las tropas amonitas por completo. Dios cumplió su promesa de transformar a través de su Espíritu a Saúl en otro hombre con las cualidades necesarias para ejercer el liderazgo sobre todo el pueblo en una situación de emergencia. Incluso mostró capacidad de convencimiento cuando hizo cambiar la actitud de los hombres que querían matar a aquellos que no apoyaron a Saúl al inicio (v. 12-13) al decir, “Nadie será ejecutado hoy, ¡porque este día el SEÑOR rescató a Israel!” En este proceso Saúl mostró celo por Dios, interés en el bienestar de sus compatriotas, iniciativa, capacidad de convocatoria, autoridad, valor, fuerza, sentido común y sabiduría. ¡Y todo se lo otorgó Dios mismo! ¿Cuál de estas te hace falta? ¿Crees que Dios tiene poder para desarrollarla en tí?

Ahora, en el pasaje comprendido entre el 11.14 y el 12.25, tenemos el aspecto ritual de la historia:

  1. Después de la gran reacción de Saúl ante la amenaza de los amonitas, todo el pueblo quedó sorpendido y Samuel aprovechó la ocasión para convocar a una reunión especial de todo Israel para el nombramiento oficial público de Saúl como rey de todo Israel (v. 14-15). Después de haber ofrecido sacrificios a Dios, la Biblia registra que “Saúl y todos los israelitas se llenaron de alegría.” Para el pueblo fue un gran día por la gran victoria que Dios les había dado y por la forma en que había confirmado poderosamente a Saúl como su rey. Finalmente, su deseo se estaba materializando.
  2. El discurso de despedida de Samuel (12.1-5). De alguna forma, ese día Samuel dejó su cargo como juez de Israel para cederle el gobierno a Saúl, quien no sería otro juez, sino el primer rey de Israel. Algo muy interesante es la convicción con la que se despide Samuel del pueblo, exponiéndose públicamente ante todo Israel con las siguientes preguntas, “¿A quién le he robado un buey o un burro? ¿Alguna vez he estafado a alguno de ustedes? ¿Alguna vez los he oprimido? ¿Alguna vez he aceptado soborno o he pervertido la justicia? Díganmelo y corregiré cualquier cosa incorrecta que haya hecho.” (v. 3). La respuesta del pueblo fue clara, “No —le contestaron ellos—, nunca nos has engañado ni oprimido y nunca has aceptado soborno alguno.” (v. 4). Sin duda alguna, Samuel fue un líder íntegro delante de Dios y de los hombres y no había ningún registro claro de una mala administración de la justicia de su parte o de alguna evidencia de abusos de autoridad. Y lo más impresionante es cuando dijo, “He sido su líder desde mi niñez hasta el día de hoy.” (v. 2). ¡Toda su vida la había dedicado a dirigir al pueblo de Dios y en toda su vida hubo integridad! Qué desafío tan grande para todos los que ejercemos alguna función de liderazgo dentro o fuera del pueblo de Dios. ¿Pasaríamos la prueba de exposición pública con esas preguntas? ¿Estaríamos dispuestos? Una buena prueba para evaluar la calidad del liderazgo que estamos ejerciendo.
  3. El recuento de la historia reciente de Israel (12.6-21) y varias advertencias. En breves palabras, Samuel les recordó su historia desde cuando Dios utilizó a Moisés y Aarón para sacarlos de Egipto hasta los últimos jueces que Dios les había enviado para liberarlos (Gedeón, Bedán, Jefté y al mismo Samuel). Les recordó también que la decisión de pedir un rey no fue correcta ante los ojos de Dios pero Él aceptó y les concedió su deseo. Y a pesar de su error, les dijo que solamente se cuidaran de rebelarse contra Dios y sus mandatos (12.14) con la advertencia de que Dios mostraría mano dura contra ellos si pasaba lo contrario. Después de eso Samuel anunció una señal milagrosa de lluvia en una época en la que no llovía normalmente, y al orar a Dios llovió y hubo truenos (v. 18), lo que generó terror en todo Israel tanto hacia Dios como hacia Samuel. Otro ejemplo de cómo los milagros en el AT sirvieron para generar fe en Dios y para confirmar al mensajero. Samuel los tranquilizó después ayudándoles a entender que Dios había aceptado su petición y que solo les pedía que no le dieran la espalda (12.20) entregándose a la idolatría como sus antepasados.
  4. La posición final tanto de Dios como de Samuel ante Israel (12.22-25). A pesar de que Israel había pecado al pedir un rey y habían ofendido a Dios con su petición, Samuel les asegura dos cosas: a) Dios no los abandonaría “porque eso traería deshonra a su gran nombre.” (12.22), b) Samuel afirmó que no pecaría contra Dios dejando de orar por ellos y dejando de enseñarles lo correcto y lo bueno (12.23). Básicamente Samuel estaba demostrando que Dios no actuaba impulsivamente y por emociones como los humanos, ni era rencoroso ni odioso. Más bien estaba mostrando compasión hacia Israel y dándoles otra oportunidad por causa del honor a su nombre. Y también podemos ver a un Samuel maduro, que a pesar de que dedicó toda su vida a servir a Dios dirigiendo a su pueblo, no terminaría sus días amargado y enojado contra Israel por haber pedido un rey, más bien mostraría amor sincero a Israel y continuaría ayudando en lo que podía hacer: orar por ellos y enseñarles la voluntad de Dios.

Conclusiones:

  1. Dios cumplió su promesa a Saúl de transformarlo en otro hombre justo como se requería para el llamado que le hizo. Recordemos lo que el apóstol Pedro dijo en 2 Pedro 1.3–7 (NTV), “Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud… nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos.” Así como Dios equipó a Saúl para su misión, así también Dios nos puede equipar a nosotros con las cualidades espirituales que nos hacen falta si somos humildes y decidimos obedecerlo fielmente. Él tiene poder para transformarnos también en otros hombres y otras mujeres que tal vez hoy no somos.
  2. Sigamos el ejemplo de integridad de Samuel en su vida personal y su liderazgo. Siempre será un buen ejercicio preguntar a la gente que nos rodea si les hemos hecho algún mal o si les hemos defraudado en algo o si nos hemos aprovechado de ellos en alguna forma. Nosotros podemos tener nuestra propia opinión de nosotros mismos, pero la gente que nos rodea es la que finalmente nos puede evaluar de una forma más objetiva y clara, especialmente si ejercemos alguna función de liderazgo.
  3. Luchemos por madurar espiritualmente en el largo caminar de nuestra fe. Samuel mostró madurez espiritual al decidir no tomar las cosas personales contra el pueblo de Israel por su falla y continuar sirviéndolos mientras Dios le diera vida, aunque ya no estaba en el rol “oficial” de liderazgo sino que otro ocupaba ese lugar. Si hemos dirigido al pueblo de Dios en el pasado, no caigamos en el error común de terminar amargados y enojados contra personas que estuvimos ayudando sinceramente y que después fallaron de alguna manera. Mostremos madurez espiritual y crezcamos en el manejo de nuestras emociones, tal como Samuel lo hizo. Sigamos orando por el pueblo de Dios y sigamos ayudando en todo lo que esté a nuestro alcance, ¡no nos cansemos de hacer el bien!

9 Responses to “Día 175”

  1. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!! me da una dirección especifica de lo que en parte significa madurar espiritualmente y es un gran reto, que quiero orar y ponerlo dia a dia en practica y no dudo que Dios me va a transformar, hoy fue muy inspirante, Gracias, saludos a tu familia!!!

  2. Adriana Casas dice:

    Me impacta mucho el ejemplo de integridad de hombres como Samuel, y deseo tener la humildad para preguntar a otros, ¿en qué he fallado? Que retante!!
    Gracias Arturo.

  3. Sandra l. Duarte dice:

    ¡Gracias ! precisamente esto es lo que necesitaba leer para el dìa de hoy.

  4. victor dice:

    Termine muy retado a buscar ser integro en mi vida espiritual, ser humilde y no limitar el poder de DIOS en mi vida, pedirle en oracion que me renueve. Gracias por la enseñanza Arturo.

  5. blanca martinez dice:

    Gracias Arturo por que es muy retante aprender de que manera queremos que crecer espiritualmente el texto biblico de pedro es para poder repasarlo a Diario y practcarlo en n uestra vida diaria. gracias.

  6. Lulu tovar dice:

    Mil gracias y que tengan hermoso fin de semana

  7. judith lozada barreno dice:

    es animante estudiar cada dia…
    las escrituras .
    y ponerlas en practica con la ayuda de Dios

  8. Samanta dice:

    El control de las emociones, vaya tarea tan más difícil. Creo que si tengo algún día hijos esta sería la enseñanza principal a la cual me avocaría a que ellos aprendieran. Mientras a hacerme responsable yo de las mías. A veces es difícil dejarse llevar por el espíritu de Dios para que controle o nos ayude con las emociones, pero veo que es la única forma para que pueda obtener el control y hacer su voluuntad

  9. Citlali Gamboa dice:

    Ha cambiado mi visión de Saúl lo tenía identificado x su mala actitud c David, pero fue ejemplo d integridad, honestidad, valor, etc; ojalá Dios se lo tome en cuenta. Samuel tuvo contrariedades sin ser favorecido pero Dios lo quiso seguir utilizando y él no se cansó, siguió espiritual. Ejemplos para ser una cristiana actual pero completa en espiritualidad, 2 Pedro 1.-3-7. A veces por no tener hijos el mundo te descalifica y en la iglesia te pueden ver como gente d poca fe ó hasta c pecado, pero yo me fijo q hay discípulas ejemplares q siguen solteras, habemos varias casadas sin hijos x decisión x esperanza xq no podemos pagar fertilizaciones in vitro ó q se yo, pero no nos sentimos maldecidas por Dios, lo seguimos incondicionales.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.