Día 69

LEVÍTICO 16.

El día de hoy dedicaremos el estudio exclusivamente a este capítulo por la importancia que tiene el contenido: el Día del Perdón, que en el judaísmo moderno se conoce como el Yom Kippur. También tiene mucha relación con nuestra vida cristiana. Estudiemos juntos pues este interesante tema.

  1. En los versículos 1 al 2, Dios lanza una advertencia a Aarón como sacerdote principal de que “no entre cuando quiera en el Lugar Santísimo que está detrás de la cortina interior”, “que no en todo tiempo entre en el Santuario” (BTX), “que no entre a cualquier hora en la parte del santuario…” (NVI). ¿La razón? “Pues allí está la tapa del arca —el lugar de la expiación—, y yo mismo estoy presente en la nube que está sobre la tapa de la expiación.” ¿El castigo por desobedecer esto? “si lo hace, morirá.” ¡Dios no estaba jugando aquí! El Lugar Santísimo realmente representaba mucho para Dios ya que Él asegura que estaba ahí, presente encima del arca de la alianza y que ni siquiera Aarón podría entrar cuando quisiera.
  2. Vamos a estudiarlo más adelante pero dentro del mismo libro de Levítico Dios habla de su santidad y del llamado a su pueblo a ser santos. Dios quería con estas medidas que Israel entendiera que seguían a un Dios santo que merecía reverencia y respeto de parte del pueblo y aún los sacerdotes tenían que entender esto también, incluyendo a Aarón.

¿Entonces cuándo tenía permitido Aarón entrar al Lugar Santísimo? Todo el capitulo 16 trata con el día y la ocasión en que podía hacerlo:

  1. Aarón solo podría entrar al Lugar Santísimo para ofrecer un sacrificio especial a Dios, consistente en “dos chivos para la ofrenda por el pecado y un carnero para la ofrenda quemada” (v. 5). Además necesitaba seguir las reglas estrictas para usar las vestiduras sagradas de lino que incluía bañarse antes y después de usarlas.
  2. Este sacrificio iniciaba con Aarón presentando un becerro propio como ofrenda por su propio pecado y por el de su familia (v. 6), “y así serán justos ante el Señor”. Con esta petición Dios daba a entender que ante Él, nadie estaba exento de pecado, ni siquiera los sacerdotes. Tenía que seguir todo el protocolo del sacrificio para esta ofrenda.
  3. Después Aarón necesitaba sacrificar a uno de los chivos, escogido mediante un sorteo, “como ofrenda por el pecado del pueblo” (v. 15), rociando la sangre de acuerdo a las instrucciones recibidas y con el objeto de “Mediante este proceso, purificará el Lugar Santísimo, y hará lo mismo con todo el tabernáculo, a causa de la contaminación por el pecado y la rebelión de los israelitas.” (v. 16). Era una ofrenda por todo el pecado de Israel, de todo el pueblo.
  4. Nadie tenía derecho a entrar cuando este sacrificio estuviera en marcha, solamente Aarón. Y el alcance del mismo era para el perdón suyo, de su familia y de toda la congregación completa (v. 17). Era una ofrenda por un perdón para todos, incluyéndolo a él mismo y a sus hijos sacerdotes.
  5. Ahora, con el chivo que quedó vivo, sucedía algo intesante (v. 21): tenía que poner las manos en la cabeza del chivo y confesar “toda la perversidad, la rebelión y los pecados del pueblo de Israel.” Y el texto bíblico dice que en ese momento “traspasará los pecados del pueblo a la cabeza del chivo”, “los depositará sobre la cabeza del macho cabrío” (BTX), “Así los pondrá sobre la cabeza del macho cabrío” (RVR95). De alguna manera había una especie de transferencia ritual de culpas de todo el pueblo hacia el chivo que estaba siendo ofrecido. Y después de esto, un hombre seleccionado tenía que llevar al chivo a tierras desoladas (v. 22), “al desierto de Azazel” (v. 8, 26).

Ahora bien, ¿exactamente qué significaba esta “transferencia” de pecados del pueblo hacia el animal?:

  1. Recordemos que hasta este punto llevamos 15 capítulos completos de este libro donde Dios ordenó varios ritos de purificación por diversas circunstancias pecaminosas que dejaban a las personas o incluso las cosas en un estado de “impureza” ceremonial. Sin embargo, parece que aún así se requería de un sacrificio mayor para cubrir seguramente más pecados.
  2. La Biblia de Estudio Arqueológica comenta que este sacrificio era necesario debido al inevitable fracaso del pueblo de Israel en seguir todos los preceptos y mandatos al pie de la letra y también a la gran cantidad de pecados involuntarios que se habían acumulado y que tal vez ellos ni cuenta se habían dado. Y dice además, “El macho cabrío sacrificado representaba propiciación, a través de la cual la ira de Dios contra su pueblo era puesta a un lado… el macho cabrío soltado en el desierto, representaba expiación, a través de la cual la cupa de los pecadores esra eliminada”.

¿Y quién o qué era “Azazel”?:

  1. Es interesante que las diferentes versiones que estamos estudiando presentan el v. 8 de diferentes maneras, “y cuál llevará los pecados del pueblo al desierto de Azazel”, “y la otra suerte por Azazel” (BTX), “y otra suerte para el macho cabrio expiatorio” (NBHL), “y otro para soltarlo en el desierto” (NVI), “una suerte por Jehová y otra suerte por Azazel” (RVR95).
  2. Desde el hebreo original, de acuerdo al Diccionario de Hebreo Bíblico (de Editorial Mundo Hispano) y al Genesius’ Hebrew-Chaldee Lexicon to the Old Testament (de Logos Bible Software), la palabra “Azazel” (heb. ???????? )  es un nombre propio que significaba posiblemente “chivo que desaparece” o “apartar” o “abandonar”.
  3. A través de los años han habido diferentes teorías para explicar esto, algunas desviándose incluso de la verdad bíblica y convirtiéndose en falsa doctrina: a) Se ha pensado que era el nombre de un demonio, tal vez el líder de espíritus malignos del desierto, a quien se le ofrecía el animal cargado con los pecados del pueblo. El libro de Enoc (pseudoepigráfico) capítulo 10 menciona “Y además el Señor le dijo a Rafael: ‘Encadena a Azazel de pies y manos…'” Claramente vemos que está influenciado por esta perspectiva. Los árabes lo utilizaron como nombre de un demonio. Si esto fuera cierto, ¡Dios estaría ordenando que se hiciera un sacrificio a un demonio! Pero Dios mismo prohibe esto en Lv 17.7 “Y nunca más volverán a presentar sus sacrificios a esos demonios…” Dios no podría combinar sacrificios a demonios con la devoción santa para Él. b) Se ha creído que el nombre también se refería a cualquier región deshabitada simplemente. c) De acuerdo a la Biblia de Estudio Apologética, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ve este pasaje como refiriéndose a Satanás como el “chivo expiatorio” del final de los tiempos que tomará los pecados de la gente durante el “milenio” cuandio el diablo sea enviado al desierto. Esta doctrina convierte a Satán y a Cristo en co-redimidores, lo cual es imposible. d) Y de acuerdo a la misma Biblia, fueron los cristianos primitivos en la Epístola de Bernabé (200 d.C.), que los cristianos vieron al chivo expiatorio como una referencia a Cristo, que cargó con nuestros pecados y fue crucificado afuera de Jerusalén.

En este capítulo también Dios estableció la fecha exacta en la que quería que se celebrara esta ofrenda especial: “En el décimo día del mes señalado a comienzos del otoño” (v. 29), y la orden era también que ningún israelita trabajara ni hiciera ningún tipo de labor, sino que “deben negarse a sí mismos”, “humillaréis vuestras almas” (BTX), “ayunarán” (NVI). Era un día de reflexión interna y de ayuno, completamente dedicado a esto. Nadie podía dedicarse a otra cosa. Y se declaró “ley perpetua” (v. 31) para Israel.

¿Qué perspectiva cristiana tenemos de “El Día del Perdón”? Algunos pasajes del libro de Hebreos (NVI) nos lo aclaran:

  1. Heb 13.10–14, “10 Nosotros tenemos un altar del cual no tienen derecho a comer los que ofician en el tabernáculo. 11 Porque el sumo sacerdote introduce la sangre de los animales en el Lugar Santísimo como sacrificio por el pecado, pero los cuerpos de esos animales se queman fuera del campamento. 12 Por eso también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, sufrió fuera de la puerta de la ciudad. 13 Por lo tanto, salgamos a su encuentro fuera del campamento, llevando la deshonra que él llevó, 14 pues aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la ciudad venidera.”
  2. Heb 9.11–14, “11 Cristo, por el contrario, al presentarse como sumo sacerdote de los bienes definitivos en el tabernáculo más excelente y perfecto, no hecho por manos humanas (es decir, que no es de esta creación), 12 entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno.”
  3. Heb 10.19–22, “19 Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo, 20 por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo; 21 y tenemos además un gran sacerdote al frente de la familia de Dios. 22 Acerquémonos, pues, a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe, interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura.”

Los cristianos no necesitamos un “Día del Perdon” ni tampoco tenemos derecho solo a entrar una vez al año a la presencia de Dios bajo pena de muerte si entramos impuros o fallamos en alguna regla. Cristo hizo eso por nosotros: entró en el Lugar Santísimo con su propia sangre y nos limpió y por eso gozamos de una libertad extraordinaria de acercarnos a Dios con confianza y seguridad en cualquier momento y en cualquier lugar. ¡Agradezcamos por esto!

Para terminar, de acuerdo al Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, de Sociedades Bíblicas Unidas, en la actualidad el mundo judío celebra el Día del Perdón como el Yom Kippur (por su nombre en hebreo) con un día de ayuno y abstención de todo tipo de trabajo. Suenan el sofar o cuerno de carnero para llamar a la gente a reunirse en la sinagoga, cantan el servicio del llamado “Kol Nidre” (“todos los votos”) y se pide perdón a Dios por los votos que no se pudieron cumplir durante el año.

Les dejo dos videos finales, como ilustración del Yom Kippur, de la película The Jazz Singer, con Neil Diamond, cantando el Kol Nidre primero en el Yom Kippur y después reconciliándose con su padre.


9 Responses to “Día 69”

  1. Minelia M.H. dice:

    El perdón de Dios es inspirador y necesario para la vida de todos.Solo con su perdón podemos ser verdaderamente libres.Muchas gracias.

  2. Vicky dice:

    Que privilegio tenemos al poder ir con Dios en todo momento y tener esa reconciliacion diaria con nuestro padre amoroso. Gracias Arturo DTB

  3. Sandra Duarte dice:

    Gracias a Jesùs que ya no temos que hacer tanto ritual.
    Gracias Arturo

  4. Bibiana Cisneros dice:

    Muchas gracias Arturo, por tus enseñanzas, son de gran valor para mi vida.

  5. Angelina López dice:

    Gracias necesito valorar mucho mas la enorme oportunidad que tengo de entrar a la presencia de Dios atraves de Jesús,y no verlo como algo cotidiano Gracias es de mucha ayuda para mi.slds

  6. blanca dice:

    Gracias Arturo por tu tiempo y tener el corazon para enseñarnos lo de la biblia por que asi prendemos mucho y tambien por el perdon que DIOS es bueno y con ir humildemente ante el y dejarnos moldear y el perdon es muy importante por que DIOS nos perdona en cada momento teniendo una sinceridad con el.

  7. laura bazavilvazo dice:

    gracias Arturo que estudios tan profundos y de tanta luz para mi vida .
    profundizar en la sabiduria de Dios y su pureza por favor como le haago para entrar alos devocionales desde enero para imprimilros pue hay hermanas que no saben computacion y los vamos a estudiar impresos gracias . disfruta este proximas vacaciones .un abrazo

    • admin dice:

      Saludos Laura. Ve a la parte inferior izquierda de la pantalla donde están la lista de devocionales por día y da click en la liga “Older Entries” y así sucesivamente te mostrará todas las entradas anteriores del blog.

  8. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo, este estudio es tan animante, recordar como el Señor gracias al Sacrificio de Jesucristo nos ha permitido llegar a su presencia para exponer todo cuanto necesitemos, todo cuanto tengamos y que estorbe y todo cuanto deseemos, ya Jesús lo anuncio a la samaritana y hoy disfrutamos de esa relación directa con nuestro Padre y si tenemos un sumo sacerdote eterno que intercede por nosotros, que animante ver como el Señor fue modificando sus reglas para estar y exponer frente a El, si hay que tener en cuenta que la reverencia, el respeto no ha sido modificado y debemos llegar con el corazon humilde reconociendo la soberanía y el poder del Señor.
    Gracias Arturo cada día el alimento nutre más y más.
    Un abrazo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.