Día 125

JOB 18

Continuando con la segunda ronda de intervenciones que comenzó con el discurso de Elifaz y una defensa posterior de Job; entra en escena nuevamente Bildad el cual ataca a Job con una menor sutileza que su antecesor. En su primera intervención (capitulo 8) Bildad le había hablado a Job en un tono más de advertencia y consejería pero aquí solo se enfoca en el reproche y en la declaración de su ruina.

Bildad en un arrebato de ira grita a Job: “¿Porque nos tratas como si fuéramos bestias? ¿Porque nos consideras unos tontos?” (v.3) probablemente tuvo ese sentimiento de enojo debido a que en una defensa previa de Job, este había dado a entender que los animales tenían más entendimiento que ellos (12:7–9), además de que la defensa de Job no encajaba con su punto de vista acerca de la vida: Job es culpable por eso está sufriendo estas cosas. A la luz de lo que hemos estudiado en los capítulos anteriores, resulta fácil condenar a Bildad ya que sus errores parecen ser obvios, sin embargo, habremos de considerar que a menudo nosotros reaccionamos de la misma manera, cuando nuestras ideas se ven amenazadas podemos enojarnos y sentirnos ofendidos por las palabras de otros sin entender el sentido profundo de las cosas.

Continua diciéndole: “Es tal tu enojo que te desgarras el alma; ¡mas no por ti quedara desierta la tierra, ni se moverán de su lugar las rocas!” (V.4) en otras palabras lo que le cuestionaba era ¿Te crees tan especial como para que el orden de las cosas ya establecidas en el universo cambien? Podemos muchas veces cerrarnos a pensar de esa manera y hacer parecer a Dios como insensible, que lo que Él ya ha establecido no puede ser movido y debemos de conformarnos con ello; pero esto no es así en el corazón de Dios que nos da esperanza al decirnos en Mateo 17:20 “Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: ‘Trasládate de aquí para allá’, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible” ¡Dios no solo puede mover rocas, sino montañas mismas!

En el resto del capítulo Bildad repitió muchos de los temas que había expresado su antecesor Elifaz al describir el destino de los malos: insistió en que serán atrapados por completo (V.8–10), que sufrirían calamidades (V. 11–12), enfermedades (v. 13) y que perderían la calma (v. 11), sus posesiones (vv. 14–16) y su buen nombre (vv. 17–18). Según Bildad, esa era la suerte que estaba deparada para Job. Es de especial atención el V.13 que menciona: “La enfermedad le carcome el cuerpo; la muerte le devora las manos y los pies” haciendo alusión obvia y directa a la enfermedad dermatológica que Job estaba sufriendo.

Conclusiones

  1. Es común sentimos ofendidos por algunas palabras duras de alguien y por ello no aceptar sus razones, esto nos puede llevar a ver nuestras relaciones afectadas y a responder solo por orgullo; busquemos no tomar de manera personal las frases que te pudieran resultar ofensivas de alguien que está pasando momentos de dolor, muchas veces las situaciones difíciles nos hacen hablar cosas que posteriormente reconocemos que fueron incorrectas.
  2. Un grave problema de nuestro tiempo es la falta de esperanza; a diario encontramos razones que nos hace perder nuestra fe; por ello debemos llenarnos de confianza en nuestro Dios que nos escucha y que se interesa por nosotros tal como lo demuestra 1 Juan 5:14-15 “Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido”
  3. No seamos insensibles ante el dolor que otros pueden estar pasando, seamos muy cuidadosos al comentar que alguna enfermedad que alguien pudiera estar padeciendo es producto de su pecado, no en todos los casos esto suele ser cierto además de que no tenemos todos los elementos para juzgarlo de esa manera  y podemos llegar a lastimar mucho con nuestras palabras.


9 Responses to “Día 125”

  1. muerto dice:

    NOTICIA.- Nuestro maestro de la iglesia, salió bien de la cirugía; se está recuperando, pronto lo tendremos en acción.
    Gracias a todos por sus oraciones. Pero gracias a Dios por su misericordia para con nosotros. PARA EL, SEA TODA LA GLORIA Y HONOR.

  2. Javier Flores dice:

    gracias hermano me hace ver como puedo lastimar x orgullo y ser mas sensible ante el dolor.

  3. Luis Garcia C. dice:

    Gracias Por Tu Esfuerzo: Seguimos Orando a Hora Por, Tu Pronta, Recuperacion DIOS, Quiera Que Sea Lo Mas Pronto Posible, Animo.
    Saludos: Desde Argon. Atte: J.Luis Garcia C.

  4. De la P. Ez. dice:

    Fer… gracias y es un personaje que en forma personal me identifico ya que muestra mucho la naturaleza humana ante la adversidad aún cuando puedo considerarme que le amo a Dios. Saludos y pronta recuperación don Artur.

  5. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas gracias por la clase tan profunda que me ayuda a conocer mucho más el corazón de Dios y saber escuchar y entender la voluntad de Dios y me enima mucho. Agradezco tanto su excelencia, responsabilidad, respeto y amor a Dios, al seguir con las clases, saludos a Arturo y orare por su recuperación.

  6. Beatriz Sandoval dice:

    Gracias por apoyar en estos estudios. Qué importante es que haya continuidad, en una época en que lo normal es desertar, abandonar proyectos, perder el hilo de las cosas, dejarlas para “mañana”… Muchas gracias, hermano.
    Y bendiciones para Arturo.

  7. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Hermano Dios te bendiga
    Y para nuestro maestro bendiciones todos Los Dias cuidate mucho Arturo.
    Segue is en oracion por tu pronta recuperación .

  8. Elizabeth Arriola de Estrada dice:

    Fer!!! Gracias por tu trabajo!!!!
    Saludos a Mónica y familia.
    Me alegra que Arturo se encuentre recuperándose.
    Seguiré pendiente.
    Bendiciones

  9. Adriana Casas dice:

    Gracias!! y que bueno que todo salió bien. Con amor en Cristo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.