Día 13

GÉNESIS 21.8 – 34.

Abraham se dispone a celebrar la gran victoria del nacimiento de Isaac, la primera parte de la gran promesa que Dios le hizo a Abraham y que esperó pacientemente 24 años para poderla ver hecha realidad. Todo era fiesta y celebración para él. Y de repente, los problemas familiares regresan: Ismael, el hijo de la sierva egipcia, se burlaba de Isaac (v. 2). ¿Qué de trágico pudo tener esto? Isaac había sido destetado. ¿Qué edad pudo haber tenido? Tal vez unos meses o un año máximo. ¿Qué edad tendría Ismael? De acuerdo a Gn 16.16, Abraham tenía 86 años de edad cuando Ismael nació. Y de acuerdo a Gn 21.5, Abraham tenía 100 años cuando nació Isaac. O sea, Ismael tendría 14 años, ¡en plena adolescencia! Así, tenemos un adolescente burlón (algo raro en los adolescentes, ¿no?) de su hermano recién nacido. Hoy pensaríamos, “-es la edad”, “-son las hormonas”, “-ya madurará”, y tal vez dejaríamos el asunto pasar. Pero no para Sara, porque ya había un antecedente, ya había una herida, ya había un asunto pendiente que arreglar. Y como dice Prv 14.10, “El corazón conoce sus propias amarguras, y no comparte sus alegrías con ningún extraño.” Sara tenía cuentas pendientes que arreglar con Agar y cualquier cosa podría ser el detonante de una explosión.

Así en el v. 10 le pide a Abraham que eche fuera a Agar y su hijo, y a pesar de estar muy disgustado por la situación, accede a la petición porque Dios le dió confianza (v. 12). La escena del v. 14, si la vemos con ojos de padre o madre, es muy fuerte: Abraham preparando la última comida que le haría a su hijo Ismael y su mamá, entregándole un recipiente con agua y despidiéndolos a los dos. ¡Qué duro! Sin embargo, recordemos que Abraham estaba obedeciendo la voz de Dios que le animó a confiar en la decisión. El plan de Dios consistia principalmente en Isaac, pero por considerarse de un hijo suyo, Dios le afirma, “Yo también haré una nación de los descendientes del hijo de Agar, porque él también es hijo tuyo” (v. 13). En los v. 14-21 podemos observar cómo Dios cumlió su promesa de cuidar a Ismael y ver por él. Dos cosas importantes:

  1. Las malas decisiones en la familia continuamente serán un factor de tensión. En este caso, el error cometido por la misma Sara seguía causándole tormento. Tuvo que vivir las consecuencias de sus malas decisiones. Si te encuentras pagando consecuencias y “daños colaterales” de malas decisiones familiares que tomaste en el pasado, ora por mucha paciencia y confianza, y ten el valor para enfrentar las inquietudes cuando se presenten sin amargarte.
  2. La confianza de Abraham en Dios, que decide aceptar despedir a su hijo porque Dios le aseguró que también cuidaría de Ismael. Dejar ir a un hijo a lo desconocido no debe ser cualquier cosa. Abraham fué probado en su confianza en Dios y pasó la prueba. Esto prepararía el terreno de su corazón para una prueba aún más fuerte, en el capítulo siguiente. Pero vemos ya mucho progreso en su confianza y su fe en Dios comparado con las primeras escenas de su vida.

Después del relato de la compra del pacto con Abimelec, el capítulo termina afirmando que Abraham “adoró al SEÑOR, Dios Eterno” (v. 33). ¿Cuánta gratitud tendría Abraham en su corazón hacia Dios en ese momento? Dios cumplió su promesa de darle un hijo fruto de su matrimonio y además le prometió cuidar a su otro hijo. Abraham no podía estar más feliz a pesar de todo lo que había tenido que pasar. ¿Qué hizo ? Fué a adorar a Dios. .¿Qué hacemos después de que recibimos una bendición de Dios? ¿De que vemos su mano poderosa cuidándonos del peligro? ¿O recibiendo la respuesta a una oración? ¿Vamos a adorar a Dios con gratitud lo más pronto posible? ¿O nos olvidamos rápido de quién nos dió todo? Sigamos el ejemplo de Abraham, de adorar a Dios después de recibir tantas bendiciones.

Conclusiones:

  1. Hay veces que errores que cometimos en el pasado seguirán causándonos problemas en el presente, aunque ya hayan sido perdonados por Dios en el caso de algún pecado. Necesitamos aceptar este hecho y no pelear contra ello, sino más bien dejarlo en manos de Dios y pedirle fuerzas para enfrentar lo que haya que enfrentar y encontrar paz en nuestra relación con Él.
  2. Aprender a confiar en Dios es todo un proceso. Abraham comenzó en un punto y poco a poco fué progresando hasta la confianza que desarrolló para dejar partir a su hijo Ismael y no quedarse preso de la angustia y la culpa. Nosotros estamos todos los días en la “escuela de la fe”, donde tenemos que aprender constantemente nuevos aspectos de lo que significa caminar con Dios.
  3. Aspiremos a incrementar nuestr fe y nuestra confianza en Dios. Que este año que inicia sea uno de tus propósitos espirituales de año nuevo.
  4. No nos olvidemos de ir a adorar y agradecer a Dios después de cada bendición que recibimos de Él. No busquemos a Dios solo cuando necesitamos y no para darle gracias. Él siempre se merece el crédito de todas las cosas buenas que nos pasan.

12 Responses to “Día 13”

  1. Sonia Uribe dice:

    La gratitud muestra la confianza que Abraham tenia en Dios. Personalmente estos dias he meditado mucho en la fe de el, me ha inspirado mucho para todos los planes y sueños que tenemos en la iglesia en Monterrey.
    Comentando mas sobre el estudio de ayer como mujer me siento muy retada por el ejemplo de Sara, dice que no tenia temor, sin duda como mujeres aveces lo que nos hace faltar el respeto al esposo y no ser sumisas es cuando tememos perder el control, asi que me ha ayudado es pedir mucho para que mi fe y confianza crescan mas

  2. angela reyes dice:

    Muchas gracias, sin duda, mis malas decisiones me hacen recordar que en todo debo tomar en cuenta la voluntad de Dios y aún así me sigo equivocando, pero mi fe tiene que ser mayor. Gracias a Dios por proveernos de este alimento y guía.

  3. Erika Pèrez dice:

    Gracias Arturo…
    En verdad estos devocionales son una Làmpara a mis pies…
    Valoro mucho tu trabajo…
    Saludos

  4. Raul Archundia Tellez dice:

    GRACIAS Arturo por alimentarme en mi fe, estoy decidiendo crecer en mi fe en Dios asi como la obediencia al Señor.
    Que Dios te bendiga.

  5. Juan Orozco dice:

    Gracias Arthur ll. Creo q hoy puedo entender q mis malas decisiones en el pasado traen consecuencias en el presente.

  6. Monica Loaeza dice:

    ¡¡Es muy fuerte dejar ir un hijo a lo desconocido, sin duda!! También es evidente que Abraham tuvo que ser entrenado y crecer en su fe para tener Paz cuando llegara este momento… porque iba a llegar (estuviera él o no preparado). Esto me reta pues la vida y las consecuencias de todo vendrán, buenas o malas, así que debo prepararme y crecer en mi fe, para esos momentos. Gracias, hermano.

  7. Martin Merediz-Funes dice:

    Que animante recibir lecciones todos los días.
    Las consecuencia de nuestro actos no tienen limite en el tiempo, las consecuencias se pueden presentar durante mucho tiempo, yo les cuento que yo aun en ciertas ocasiones con mi esposa que no es discípula recibo consecuencia de mi actos de hace más de 10 años y eso es claro pues nuestros actitudes pecaminosas dañan el corazón del prójimo y sin Dios no hay sanidad.
    Por otro lado la confianza en el Señor, el deseo de aumentar nuestra de y el constante agradecimiento har que podamos algún día como Abraham ser llamados “amigos de Dios”
    Gracias Arturo, quiero explicarte que estoy desde el domingo afectado de una lumbociatica severisima y hoy al llegar a Santiago fui a Dr. Jorge Ivan Cardona discípulo también y me hicieron una resonancia para determinar el tipo de hernia lumbar que tengo y me dieron un bombardeo de antinlflamatorios y otros para el dolor, ya gracias al Señor he ´podido hacer el estudio y mañana me pondré al día.
    Un abrazo fuerte desde el sur del mundo.

    • admin dice:

      Saludos Martín. Lamento mucho tu situación de salud y te deseo que te puedas recuperar y gozar de una buena calidad de vida enmedio de los malestares. Gracias por seguirnos. Un abrazo desde México y saludos a los hermanos de Chile.

  8. Rolando Obando dice:

    Muchas Gracias.

  9. Hector Z. dice:

    Fe, confianza y gratitud, muy necesarios para nuestro caminar por este 2013.
    Sorprendente estudio, aceptar las consecuencias del pasado y crecer en fe. Dios tiene el control. Amén!

  10. lulu Tovar dice:

    Cuanta gratitud debemos tener y si tienes razon muchas veces nos olvidamos de dar gracias a Dios una vez recibida la Bendicion muchas gracias Arturo por tu lecciones

  11. Rosa María Frausto dice:

    Gracias Arturo, este estudio me animo mucho a crecer en mi fe y en mi confianza a Dios.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.