Día 213

SALMOS 73 – 78.

Ahora comenzaremos el estudio de algunos salmos del Libro Tercero de los Salmos, que consisten en los Salmos 73 al 89. Continuaremos con un grupo de salmos atribuídos a Asaf, uno de los jefes de músicos del rey David. Veamos para cada salmo analizado algunos aspectos relevantes:

  1. El Salmo 73 nos presenta una imagen muy gráfica de la frustración que puede llegar a sentir un creyente que se esfuerza por hacer las cosas de forma íntegra y tiene que pasar muchos problemas por ello, mientras ve a “los orgullosos” (v. 3) que viven como sus deseos les dictan y aparentemente no tienen preocupación alguna. Durante ése proceso el salmista experimentó diversos sentimientos negativos en su corazón: envidia (v. 3), desánimo y confusión (v. 10), frustración (v. 13), y hasta amargura que llenó su corazón (v. 21). Tan fuerte fue la frustración que llegó a su corazón que llegó a pensar, “¿Conservé puro mi corazón en vano? ¿Me mantuve en inocencia sin ninguna razón?” (v. 13). Es un hecho que todas las personas que desean hacer las cosas como a Dios le agrada se enfrentarán a un mundo que no le interesa en lo más mínimo agradar a Dios y en algún punto serán testigos de mayor prosperidad y logros en aquellas personas que en ellos mismos, a pesar de su fidelidad a su Señor. ¡Esto puede confundir mucho los corazones! Y si no lo paramos, puede llegar a inundar nuestro corazón con amargura, como le pasó a él. ¿Cómo fue que pudo vencer estos sentimientos? “??17 Entonces entré en tu santuario, oh Dios, y por fin entendí el destino de los perversos. 18 En verdad, los pones en un camino resbaladizo y haces que se deslicen por el precipicio hacia su ruina.” (v. 17 – 18). Fue hasta que entró en el santuario de Dios y se comunicó con Él que pudo entender mejor las cosas. Al final, las personas que caminan por la vida indiferentes por completo a la voluntad de Dios, aunque aparentemente tengan mayor éxito y felicidad que los que se esfuerzan por ser fieles a Dios, al final encontrarán la ruina. ¡Es sólo cuestión de tiempo! Fue también hasta que se acercó a Dios que comprendió lo vano de su reacción personal, “Fui tan necio e ignorante, debo haberte parecido un animal sin entendimiento.” (v. 22). Y al final comprendió que “Puede fallarme la salud y debilitarse mi espíritu, pero Dios sigue siendo la fuerza de mi corazón; él es mío para siempre.” (v. 26), “Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón” (NVI). El salmista aprendió una gran lección sin duda: ¡confiar en Dios y seguir fiel a pesar de el orgullo, el cinismo y la aparente prosperidad de los orgullosos y rebeldes al Señor! En algún momento Dios haría justicia y pondría las cosas en orden.
  2. El Salmo 74 expresa la angustia nacional ante una invasión extranjera y especialmente la destrucción de los lugares santos dedicados a la adoración a Dios (v. 7 – 8, “Redujeron tu santuario a cenizas; profanaron el lugar que lleva tu nombre…. Entonces quemaron por completo todos los lugares de adoracion a Dios”). Precisamente por ésta última afirmación, se puede ubicar al salmo en el año 586 a.C. cuando los babilonios invadieron Jerusalén y quemaron y destruyeron el Templo de Salomón. Sin embargo, el A Handbook on the Book of Psalms, de United Bible Societies, comenta que el v. 9 pone en duda lo anterior (“Ya no vemos tus señales milagrosas; ya no hay más profetas, y nadie puede decirnos cuándo acabará todo esto.”), ya que tanto Ezequiel como Jeremías estuvieron dando mensajes al pueblo al respecto de esa invasión. Aún así, se acepta más la fecha del S. VI a. C. (586 a.C.) como la mejor para los eventos que se describen. El salmista le pide a Dios que defienda su causa ante los enemigos que pisotean a su pueblo (v. 22 – 23).
  3. El Salmo 75 es una oración de gratitud a Dios porque el salmista afirma que en el momento que Dios mismo tenía establecido haría justicia contra “los perversos” (v. 2). Ningún malvado se escaparía de su juicio. Llaman la atención los versículos 4 al 5, “??4 »Al orgulloso le advertí: “¡Deja de jactarte!”. Al perverso le dije: “¡No levantes tus puños! 5 No levantes tus puños desafiantes contra los cielos ni hables con semejante arrogancia”».”, “??4 Dije a los orgullosos: ‘No se jacten;’ Y a los impíos: ‘No alcen la frente; 5 No levanten en alto su frente; No hablen con orgullo insolente.’ ” (NBLH) ¿Levantar los puños contra el cielo o alzar la frente? La palabra en hebreo original para “puño” o “frente” (como es traducida en estas versiones) es ????? (qeren), que significa “cuerno”, según el Theological Wordbook of the Old Testament, de Moody Press. Y de acuerdo con la Biblia de Estudio Apologética, la imagen del “cuerno” tomada del mundo animal significa el poder y la autonomía de la persona. Siendo así, el pasaje se refiere a cuando las personas orgullosas contra Dios se basan en su propio poder y autonomía personales para sentirse que están por encima de la Palabra de Dios y pueden vivir como lo deseen. Todos ellos recibirán advertencias de Dios (v. 4) pero si no hacen caso, el juicio les llegará tarde o temprano.
  4. El Salmo 76 es un salmo de adoración y exaltación a Dios, especialmente por su enorme poder y su grandeza a pesar de que los seres humanos rebeldes se oponen contra Él. Advierte claramente que su ira es incontenible (v. 7, “¡Con razón eres tan temido! ¿Quién puede quedar en pie ante ti cuando estalla tu ira?”). El v. 10 nos presenta un concepto interesante, “La rebeldía del ser humano sólo resalta tu gloria, porque tú la usas como un arma.”, “Pues el furor del hombre Te alabará; Con un residuo de furor Te ceñirás.” (NBHL), “El enojo del hombre se convierte en tu alabanza; ¡aun su más mínimo enojo se convierte en tu corona!” (DHH-LA). ¿Cómo es posible esto? Pues Dios utiliza aún el enojo humano contra Él para darse gloria a sí mismo, y para muestra recordemos el ejemplo del faraón que impedía que Israel saliera de Egipto. Dios utilizó toda la furia de ése gobernante en su contra, pero también para darse gloria a Él como Señor Soberano, ya que gracias al enojo del faraón fueron posibles las plagas y los grandes milagros que se dieron durante el Éxodo. Aún el más grande enojo y odio del ser humano contra Dios al final será revertido y terminará exaltando más a Dios. ¡Es inútil vivir como enemigo de Dios! Simplemente no se puede ganar esa guerra.
  5. El Salmo 77 nos habla de una experiencia que nos puede sonar familiar: cuando estamos afligidos en gran manera y oramos y clamamos a Dios mucho, pero a pesar de ello no encontramos consuelo (v. 2). En el silencio de Dios que recibió como respuesta llegó a pensar que Dios lo había rechazado y que ya no le mostraría su bondad (v. 7), que sus grandes promesas ya no se cumplirían para él (v. 8), que ya no le tenía compasión (v. 9). E incluso se resignó a pensar, ” «Este es mi destino; el Altísimo volvió su mano contra mí».” (v. 10). ¡Se sentía completamente derrotado y abatido, sin esperanza de que Dios le hiciera caso! ¿Pero se quedó así para siempre? “??11 Pero después me acuerdo de todo lo que has hecho, oh SEÑOR; recuerdo tus obras maravillosas de tiempos pasados.  12 Siempre están en mis pensamientos; no puedo dejar de pensar en tus obras poderosas.” (v. 11 – 12). Se puso a recordar las grandes hazañas de Dios de tiempos pasados y así comenzó a recuperar su esperanza en que Dios es tan poderoso y tan grande, que no era posible que por no ver sus bondades por un rato significara que ya no las vería nunca. ¡Cambió su mentalidad y se animó! Que así suceda con nosotros cuando no vemos respuestas prontas de Dios a nuestros ruegos y nos sentimos como “condenados” al fracaso espiritual.
  6. El Salmo 78 es un recordatorio de la historia del pueblo de Israel y la forma como Dios había trabajado en ellos por tantos años. La convicción del salmista es que ésa historia debería ser conocida por las siguientes generaciones, “No les ocultaremos estas verdades a nuestros hijos; a la próxima generación le contaremos de las gloriosas obras del SEÑOR, de su poder y de sus imponentes maravillas.” (v. 4). ¿Con qué objeto? “??7 De modo que cada generación volviera a poner su esperanza en Dios y no olvidara sus gloriosos milagros, sino que obedeciera sus mandamientos.    ??8 Entonces no serán obstinados, rebeldes e infieles como sus antepasados, quienes se negaron a entregar su corazón a Dios. ” (v. 7 – 8). El transmitir la historia de la fe de Israel a sus hijos les ayudaría para que no vivieran de forma rebelde contra Dios, como muchos de los antepasados de Israel. ¡Esa es nuestra esperanza también hoy! Que al transmitir nuestra fe a nuestros hijos les estamos proporcionando herramientas espirituales para que no tengan que vivir como nosotros vivimos cuando estábamos lejos de Dios. El resto de los versículos, que son bastantes (72), los dedica a relatar de forma general la historia de Israel desde que salió de Egipto hasta que fue escogido David para ser rey, pasando por los grandes milagros que Dios hizo pero también por las tristes muestras de rebelión y terquedad de Israel.

Conclusiones:

  1. En nuestro caminar de fe como cristianos, esforzándonos por hacer una diferencia en este mundo oscuro y alejado de Dios, es común que nos encontraremos en momentos de frustración porque al tratar de hacer bien las cosas nos damos cuenta que todo es más largo, más complicado y más difícil; mientras que vemos a nuestro alrededor cómo las personas a quienes no les importa lo que Dios piense de sus actos, consiguen todo más rápido que nosotros y les va mejor, aunque usaran medios pecaminosos. ¡No nos entreguemos a la frustración o a querer renegar de nuestra fe! Confiemos en Dios, Él en su momento hará justicia y pondrá todas las cosas en su lugar.
  2. Es muy peligroso obstinarnos en vivir una vida plagada de orgullo y arrogancia contra Dios y contra nuestro prójimo. El orgulloso siente que tiene más poder y autonomía que Dios mismo. Tarde o temprano se enfrentará a la dura realidad de que a Dios nadie le puede ganar. Lo mejor que podemos hacer siempre es humillarnos ante Él, buscarlo y aprender a obedecerlo.
  3. Cuando estemos pasando por grandes aflicciones o angustias y oremos intensamente sin encontrar una respuesta oportuna, ¡no nos entreguemos al desánimo ni a la amargura! Disciplinemos nuestra mente para recordar los grandes hechos de Dios en nuestra vida en tiempos pasados y levantemos nuestra fe para seguir creyendo que Dios actuará en su momento oportuno.
  4. Es muy importante para los padres creyentes mantener firme la convicción de transmitir su fe a sus hijos en todo momento. Hay que aprovechar momentos triviales durante el día para apuntarlos a Dios y a reconocer que por Él somos lo que somos y tenemos lo que tenemos. Oremos por nuestros hijos diario para que abran su corazón a Dios en el momento preciso y se vuelvan a Él.

9 Responses to “Día 213”

  1. Citlali Gamboa dice:

    Es verdad a nuestros ojos vemos la maldad prosperar, es frustrante, pero valorar que aún con ese poder, Dios nos permite la vida y decidir ser suyos me tranquiliza y tengo q retomar fuerzas para enfocarme en él. Salmo 77(13) el es santo en sus acciones y no hay otro Dios con poder. No tenemos hijos pero yo oro por mis sobrinos para que estén con Dios. Gracias totales y saludos.

  2. Agustín MG dice:

    En especial el Salmo 73 es de mis favoritos porque me ha servido de base para recordar que lo terrenal es pasajero (bueno o malo) y también porque tenemos un padre que esta en el cielo (Salmo 73.25) llevándonos a desear estar con él (Apocalipsis 21. 2-4). Cuando tengo pruebas en la vida me ha ocurrido que olvido mi herencia eterna y me pierdo en lo terrenal, en la rutina; pero al regresar con Dios y exponer mi sentir él me regresa a lo realmente verdadero que será estar ante su presencia en el cielo.
    Gracias, un saludo a todos.

  3. De la P. Ez. dice:

    Gracias. Gran alimento recibido.

  4. Erika Pèrez dice:

    Muchas gracias Arturo como siempre por tu gran trabajo… Tù sabes cuanto los amo profundamente a ti y tu familia… Gracias por el ejemplo que eres para todos en el Reino de Dios… Un gran abrazo….

  5. Adriana Casas dice:

    Muchas veces he recibido respuestas a mi oración el mismo día que las oré y hay otras por las que llevo orando desde el día en que me bauticé y aún no ocurren; Dios tiene su tiempo para cada cosa, cuando veo que por unas cosas responde inmediatamente y para otras no, digo, por algo será.
    Muchas gracias Arturo por tu constancia para estos devocionales que son de tanta ayuda para todos nosotros.

  6. Monica Loaeza dice:

    Compartí esta clase en la red (FB) porque me impacta cuánto me conoce Dios, justo esos días me había sentido frusrrada al ver o recordar la prosperidad en ciertas personas indiferentes a Dios. Agradezco mucho la lección y Su guía recibida por este medio. Gracias.

  7. blanca martinez dice:

    GRACIAS ARTURO PRECISAMENTE ESTABA ATRAZADA EN LOS DEVOCIONALES POR QUE PASE UNA SEMANA MUY MAL ME SENTIA CON MUCHAS ENOCIONES PERO ESTOY OTRA VEZ CON ANIMO POR QUE A LEER ESTE ALIMENTO ESPIRITUAL ME RECONFORTA SEGUIR LUCHANDO. Y TENER MAS FE Y NO PERDER EL DESANIMO. GRACIAS.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.