Día 46

ÉXODO 15.22-17.7.

Después de la salida gloriosa de Egipto, inicia apenas el viaje a través del desierto rumbo a la tierra prometida. Moisés dirige al pueblo rumbo al sur (v. 1) del Mar Rojo, y caminaron por 3 días sin encontrar agua y la única que encontraron no la pudieron beber porque era amarga (v. 23). Los v. 23 al 24 registran la siguiente acción de los israelitas, “Entonces la gente se quejó y se puso en contra de Moisés. «¿Qué vamos a beber?», reclamaron.”, “Y murmuró el pueblo contra Moisés, diciendo: ¿Qué beberemos?” (BTX). Parecía normal que después de 3 días con la poca agua que traían terminándose y con el calor del desierto, llegara un punto donde ya no podían ni siquiera subsistir. De acuerdo al blog de medicina MedTempus, el cuerpo humano puede soportar de 3 a 5 días sin tomar agua bajo temperatura normal y poco ejercicio físico. Pero en este caso hablamos de mucho ejercicio físico (todo el día caminando) y bajo las temperaturas extremas del desierto del Medio Oriente.

Así que esperaríamos una reacción de inquietud y cuestionamiento del pueblo por la situación del agua, creo que de esperarse. Sin embargo, fijémonos en la actitud en que se da esa reacción. De acuerdo con el Léxico Hebreo – Español y Arameo-Español, de las Sociedades Bíblicas Unidas, el hebreo para “murmuraron” es rib, que significa “disputar, pelear, poner pleito, defender, castigar” o incluso atacar. Esta información del idioma original nos da más luz acerca de la actitud en la que estaban pidiéndole a Moisés las cosas: completamente agresiva. Era un hecho que estaban pasando una necesidad, no se puede negar, pero, ¿por qué tenían que responder agresivamente contra Moisés si fue a través de él como Dios mostró su poder y los liberó de la esclavitud de Egipto?

Pongámonos ahora en los zapatos de Moisés por unos momentos. ¿Cómo se habrá sentido él cada vez que el pueblo de Israel llegó a él, especialmente después de la salida milagrosa de Egipto, para reclamar, ofender y agredir porque tenían alguna necesidad no resuelta? ¿Te ha sucedido esto con clientes, familiares o amigos? Tal vez te has portado bien con ellos, has procurado su bienestar cada vez que ha estado a tu alcance, y de repente, por algo pequeño, reaccionan agresivamente contra tí como si NUNCA hubieras mostrado la menor preocupación por ellos. ¿Qué se siente? Te asustas al inicio tal vez porque no esperabas esa reacción, te duele después seguramente porque son personas queridas, te enojas posteriormente porque piensas en todo lo que has dado por ellos y cómo te están tratando justo en ese momento sin que les hayas dado razones de peso para desconfiar de ti. Bueno, pues todos estos sentimientos seguramente Moisés los estaba cargando también. Durante el resto del Éxodo tratemos de ubicar los sentimientos de Moisés a lo largo del camino y cómo Dios trató con ellos.

Inmediatamente después del reclamo, Moisés clamó a Dios y Él le dio instrucciones a Moisés a través de las cuales convirtió esa agua amarga en agua potable (versículos 25 al 26). Y ahí fue cuando dijo, “??Fue allí, en Mara, donde el SEÑOR estableció el siguiente decreto como una norma para probar la fidelidad del pueblo. Les dijo: «Si ustedes escuchan atentamente la voz del SEÑOR su Dios y hacen lo que es correcto ante sus ojos, obedeciendo sus mandatos y cumpliendo todos sus decretos, entonces no les enviaré ninguna de las enfermedades que envié a los egipcios; porque yo soy el SEÑOR, quien los sana.” Dios se fijó en la reacción de Israel ante la primera dificultad después de la gran victoria que les había dado y decidió ponerlos a prueba con la obediencia.

¿Por qué tomó esta decisión? ¿Por qué liberar a su pueblo y luego ponerlo a prueba? Entendamos algo, el despliegue de poder que Dios había hecho recientemente era algo espectacular, que ningún pueblo sobre la Tierra habría visto ni vería después. Dios volcó toda su atención a proteger y bendecir a Israel, y lo menos que podía esperar de ellos era más respeto, obediencia y gratitud. Pero la reacción grosera hacia Moisés por una necesidad física que tenían mostró en gran manera el corazón de la gente. Por eso Dios tendría que probarlos, para pulir sus corazones. Recordemos 1 S 16.7 (DHH-LA), “Pero el Señor le dijo: “No te fijes en su apariencia ni en su elevada estatura, pues yo lo he rechazado. No se trata de lo que el hombre ve; pues el hombre se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.” Dios SIEMPRE se fijará primero en lo que hay dentro de nuestros corazones y no en lo que nuestra apariencia externa puede decir.

Una vez con agua, el viaje continuó entre los versículos 27 y 16.1-3, hasta que otra necesidad se presentó, ¡la comida! Lo que habían logrado sacar de Egipto ya se había terminado y ahora necesitaban comida. El agua ya no era problema ya que lograron encontrar manantiales y acamparon un tiempo junto a ellos, y seguramente tenían reservas suficientes. ¿Cómo reaccionó Israel? “??2 Allí también toda la comunidad de Israel se quejó de Moisés y Aarón.    ??3 «¡Si tan sólo el SEÑOR nos hubiera matado en Egipto! —protestaban—. Allá nos sentábamos junto a las ollas llenas de carne y comíamos todo el pan que se nos antojaba; pero ahora tú nos has traído a este desierto para matarnos de hambre».”, “Toda la comunidad de los israelitas murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto.” (BJL). En este pasaje se hace énfasis en que fue “toda la comunidad de Israel” la que murmuró y se quejó otra vez contra Moisés y Aarón. Y no solo se quejaron agresivamente contra ellos, sino que le dijeron, “ahora tú nos has traído a este desierto para maternos de hambre”. ¿Qué no fue Dios quien los sacó? ¿Qué no fue Dios quien ideó todo el plan del Éxodo? ¿Qué no vieron su poder?

Es en estos momentos cuando entendemos más como funciona el corazón humano, como dice Jer 17.9–10 (NTV), “»El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es? 10 Pero yo, el Señor, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas. A todos les doy la debida recompensa, según lo merecen sus acciones».” Este es el lado oscuro del corazón humano: a pesar de tan grandes bendiciones y milagros hechos por Dios PARA ELLOS, no eran capaces de mostrar gratitud y respeto por Dios y sus mensajeros, y olvidaban quién era quien los había sacado de ahí. ¿Qué tal anda el “lado oscuro” de tu corazón? ¿Se manifiesta con facilidad a la menor necesidad sin satisfacer que se presente en tu vida? ¿O logras mantener gratitud, humildad y paciencia para con Dios y sus planes?

En los versículos 4 al 28 del capitulo 16, podemos encontrar tres temas principales:

  1. La reacción de Dios ante las quejas de Israel. Dios mismo asegura que la forma en que les enviará el “alimento del cielo” estaba diseñada para ponerlos a prueba nuevamente (v. 4). Incluso Moisés y Aarón le dijeron al pueblo “Antes de anochecer, sabrán que fue el SEÑOR quien los sacó de la tierra de Egipto.” ¿Qué no sabían? Claro que sabían, pero con estas reacciones mostraban que no lo reconocían en realidad. Y además estaban mirando a los hombres y no a Dios, “porque él oyó las quejas de ustedes, que son contra él y no contra nosotros. ¿Qué hemos hecho para que ustedes se quejen de nosotros?”. Moisés tenía razón, sus quejas eran contra Dios porque Moisés solo estaba obedeciendo lo que Dios le había pedido. Tengamos cuidado con nuestras quejas y murmuraciones, sobre todo cuando se trata de algo que la Biblia demanda. Si nos quejamos porque tal o cual creyente actuó conforme a las Escrituras, ¡estamos quejándonos contra el autor intelectual de las Escrituras! Es decir, contra Dios.
  2. El milagro de las codornices y del pan en forma de sustancia que recibieron del cielo. Dios atendió finalmente su necesidad y les dio de comer cada día justo con lo que necesitaban. A pesar del corazón de Israel, Dios atendió su necesidad y lo hizo de forma completa. Así es Dios con el mundo, sigue atendiendo las necesidades de la Tierra a pesar que muchas personas no están interesadas en una relación personal con Él.
  3. El corazón desobediente y desconfiado de Israel. En varios versículos encontramos las instrucciones de Dios para recoger la comida y que eran muy claras: “cada grupo familiar juntará todo lo que necesite. Recojan dos kilos por cada persona en su carpa” (v. 16), “«No guarden nada para el día siguiente»” (v. 19), ““Mañana será un día de descanso absoluto, un día sagrado de descanso, reservado para el SEÑOR. Así que horneen o hiervan hoy todo lo que necesiten y guarden para mañana lo que les sobre”»” (v. 23, sobre el día de descanso). ¿Qué hizo Israel con esto? “Sin embargo, algunos no hicieron caso y guardaron un poco hasta la mañana siguiente; pero para entonces se había llenado de gusanos y apestaba” (v. 20), “Aun así, algunas personas salieron a recoger el día séptimo, pero no encontraron alimento.” (v .27). Varios de entre el pueblo mostraban un corazón muy desobediente y orgullos, queriendo resolver las cosas a su manera, siguiendo su propio plan a pesar de escuchar las instrucciones del Señor. Moisés terminaba frustrado en cada evento, “Entonces el SEÑOR le preguntó a Moisés: «¿Hasta cuándo este pueblo se negará a obedecer mis mandatos y mis instrucciones?” ¡Y no era para menos! ¿Cómo te hubieras sentido tú si fueras Moisés o Aarón?

Otro aspecto importante fue el establecimiento del “día de descanso”, el séptimo día, que fue originalmente “un regalo del SEÑOR para ustedes” (v. 29). Se le pidó a los israelitas que ese día no salieran a buscar el pan, que fue llamado “maná” por el pueblo (v. 31). De aquí surgirá después el mandato del día de descanso para todos los judíos. Posteriormente lo estudiaremos a fondo. Este maná fue el alimento de los israelitas durante los 40 años que duró su travesía por el desierto (v. 35).

En los versículos 32 al 34 podemos notar otro aspecto importante del corazón de Dios: quería que los israelitas RECORDARAN, especialmente las generaciones futuras. Le pidió a Aarón que recogiera 2 kilos de maná y que los conservara en un lugar sagrado como un testimonio de lo que Dios había hecho en esa época. El v. 34 narra que “Posteriormente lo colocó dentro de arca del pacto, frente a las tablas de piedra…” Obviamente todavía no llegaba este momento, pero el autor de Éxodo se adelanta un poco para explicar a dónde colocaría Aarón en el futuro esta muestra de maná. Dios sabía que si el pueblo tenía al alcance un testimonio material de sus hazañas, les sería más fácil recordar. ¡Cuánto ayudaría a la fe de las personas tener al alcance un museo con el Arca de la Alianza, las tablas de los 10 mandamientos, una muestra del maná o el Arca de Noé! Pero lamentablemente no los tenemos disponibles.

Finalmente, el estudio de hoy termina con el capítulo 17, versículos 1 al 7, con otro lamentable incidente entre el pueblo y Moisés. Se les volvió a terminar el agua y le pueblo reaccionó como en las otras ocasiones, “°Entonces el pueblo discutió con Moisés, y le dijeron: “Danos agua para beber.” “¿Por qué discuten conmigo?” les dijo Moisés. “¿Por qué tientan al SEÑOR?” (NBLH). Y nuevamente le atribuyen la autoría de todo cuando le dicen, “¿Por qué nos sacaste de Egipto? ¿Quieres matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros animales?” Palabras duras, juicios injustos contra Moisés, pero ese es el corazón humano sin espiritualidad. Para ellos pareciera que no eran nada las últimas muestras del poder de Dios al darles de comer directamente del cielo diariamente y gratis, ¡ni siquiera se tenían que esforzar en cazar su propia comida! Para ellos en ese momento de otra necesidad, Dios no tenía ya poder para satisfacerla y solo les quedaba el enojo, la agresión y la injusticia.

En los versículos 5 al 6 Dios le dice a Moisés que tenía que hacer: llevar a algunos ancianos del pueblo con él y golpear la roca con la vara que traía, y el agua saldría. Especialmente estaba interesado en que los ancianos, o sea los jefes del pueblo, pudieran observar esto, tal vez con la esperanza que en el futuro ellos tendrían más convicción y podrían apoyar a Moisés frente al pueblo en la siguiente necesidad que surgiera. El agua brotó y todos pudieron saciar su sed sin problema. Pero esta discusión se convirtió en algo tan serio que le llamaron al lugar ” Masah (que significa «prueba») y Meriba (que significa «discutir»), porque el pueblo de Israel discutió con Moisés y puso a prueba al SEÑOR diciendo: «¿Está o no el SEÑOR aquí con nosotros?».” Un triste recordatorio del corazón incrédulo y desconfiado de Israel.

Conclusiones:

  1. El corazón humano es engañoso y tiene su lado oscuro. ¿Cómo se expone? Cuando llegan las necesidades a nuestra vida: físicas, emocionales y espirituales. Si no encuentras trabajo pronto, si tu salud no mejora, si alguien te decepciona, si no ves tus sueños cumplidos, etc. Es ahí cuando sale lo más oscuro de nosotros con respecto a Dios. Y Dios quiere descubrir qué hay adentro de tí en realidad. ¿Qué salió de tí la última vez que pasaste una necesidad? ¿Qué aprendes de la historia del viaje de Israel por el desierto?
  2. Después de tiempos de grandes bendiciones en nuestra vida (como la salida milagrosa de Israel de Egipto), podríamos esperar un tiempo de pruebas y dificultades. Dios quiere conocer qué hay adentro de nosotros, cómo respondemos ante la bendición y la adversidad. El sigue buscando tu corazón día a día y quiere que tengas un corazón puro y sincero.
  3. Pongamos atención en cómo tratamos a las personas a nuestro alrededor cuando estamos pasando por alguna necesidad. ¿Atacamos injustamente a otros sin razón también? ¿Culpamos a terceros de nuestra situación cuando  en realidad no son responsables? Es tan fácil tratar injustamente a nuestro prójimo cuando estamos heridos, lastimados o decepcionados. Oremos y luchemos por ser justos y respetar a los demás.
  4. ¿Alguna vez has pensado que una forma de ver los mandamientos de Dios y sus ordenanzas en las Escrituras es que son un medio para probar nuestra obediencia sincera a Él? ¿Hay algún mandato específico de las Escrituras que te está costando trabajo obedecer? ¿Por qué? ¿Cómo anda tu obediencia a Él?
  5. A pesar de nosotros, Dios es tan bueno que suplirá nuestras necesidades y no nos desamparará. Apreciemos su bondad y su amor, todas sus bendiciones, y reconozcamos que en realidad no las merecemos y que a veces llegan cuando menos las merecemos. Seamos agradecidos con Dios.

18 Responses to “Día 46”

  1. Myriam T dice:

    Me pongo a reflexionar en lo que dices de ‘el lado oscuro de nuestro corazón’ y como es mi actitud cuando estoy cansada, con hambre, cuando alguien me ofende o cuando estoy enferma… muchas veces reacciono quejándome; ahorita estoy enferma y ayer mi esposo me tomo una foto y me dijo: mira, ve tu cara… y me reí y me dio pena porque era una cara con mala actitud. Ahorita que leo el devocional pienso que son pruebas que Dios pone en mi vida y revelan mi corazón. Oro por ser una mujer que confía en Dios y tiene un espíritu suave y tranquilo y no quejoso. GRACIAS Arturo por el devocional, que tengan un victorioso fin de semana!

  2. Sandra Duarte dice:

    Cuanta verdad en esto, pues cuando las cosas no salen bien muchas veces el corazòn nos engaña pensando que los demàs tienen la culpa, buscamos culpables y nos enojamos con la gente que nos ama y que solo trata de ayudar y hasta con Dios, No sabemos pedir las cosas, ni ser agradecidos por las muchas otras bendiciones y cuidados que tiene Dios con nosotros.Esperemos cuidar el ser obedientes , agradecidos y no olvidar de donde Dios nos saco.
    Muchas gracias.

  3. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Muchas gracias Arturo, todos estos estudios han guiado a mi corazon en estos dias en que nuestra paciencia ha sido puesta a prueba en casa pues me inmovilizaron un pie y me alegra que llegan pensamientos malos pero gracias a Dios no ha permitido que salgan yoramos por salir aprobados y con mas confianza en Dios y también he valorado más a mi esposo (que aunque ha sido dificil para el) y a mis peques pues han sido mi apoyo incondicional en estos días. Nuevamente gracias y que a Dios sea la gloria.

  4. eli hernandez dice:

    ami me cuesta la obediencia con mis papa´s pero esta clase me ayuda a tener mas obediencia.
    gracias :arturo elizarraras. 🙂

  5. hsl dice:

    las Bendiciones regalos maravillosos, la obediencia es un reto y mantenerse en ella un desrafio, si amamos a Dios seremos constantemente desafiados, que Fuerte es vivir siemprehaciendo ineterrogatorio a Dios, por q, para q, yo he llegado a Pecar cuestionando a Dios asi.
    esta conclusion me ayudò:
    gracias,
    5.A pesar de nosotros, Dios es tan bueno que suplirá nuestras necesidades y no nos desamparará. Apreciemos su bondad y su amor, todas sus bendiciones, y reconozcamos que en realidad no las merecemos y que a veces llegan cuando menos las merecemos. Seamos agradecidos con Dios.

    ——————————————————————————–

  6. Claudia Vazquez dice:

    Que fácil es a veces pensar que estoy obedeciendo a Dios, pero en realidad estoy haciendo las cosas a mi manera. Gracias Arturo por ayudarnos a traves de éste devocional, a cuidarme de tener un corazón engañoso.

  7. ESTELA GARCIA dice:

    MUCHAS GRACIAS!!! ARTURO, ME AYUDA MUCHO LOS DEVOCIONALES, ME HACE VER LA REALIDAD DE MI CORAZÓN CUANDO LAS COSAS NO SALEN COMO YO QUIERO. CUANDO DIOS NO CUBRE MIS EXPECTATIVAS. 🙂

  8. Beatriz Sandoval dice:

    A menudo me sorprendo quejándome de algo: de mi familia, de los planes en la iglesia, de la falta de planes, de que alguna hermana me busque, de que nadie me llame… me es difícil luchar contra la amargura, y no dejo de sorprenderme de la gracia de Dios que me sigue dando tantas cosas buenas (la vida, la capacidad de sentir, la oportunidad de saber de Él).
    A veces me siento muy mal conmigo misma, pero me ayuda mirar atrás, justamente recordar, lo que Dios ha hecho en mi vida, la manera como ha desplegado su poder haciendo milagros por mí y por la gente que más quiero… ¿Qué puedo decir?: ¡perdóname, Padre, y hazme más agradecida y más sensible para valorar tus bendiciones!
    Gracias Arturo

  9. blanca dice:

    Gracias por este precioso devocional que lei si es cierto nos falta mucho por aprender que cuando biene la prueba en muchas harias de nueestra vida apesar de todo lo que Dios hace por nosotros bienen las quejas estoy aprendiendo el lado oscuro y engalloso tengo que tener Gratitud hacia mi papito precioso y tener una actitud de amor para mi prijimo y paciencia para mi problema Dios me quier enseñar algo. muchas gracias.

  10. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo que hermosa reflexión .

  11. CINTHYA SOLANO dice:

    MUCHAS GRACIAS ARTURO ESTE DEVOCIONAL ME AYUDO MUCHO A TENER CUIDADO DE MI CORAZON Y TENER PRECENTE QUE LA VIDA DESDE LA PERSPECTIVA DE DIOS ES UNA PRUEBA, EL CONSTANTEMENTE PRUEBA MI CORAZON Y RECONOZCO QUE MUCHAS VECES SIN DARME CUENTA NO HE PASADO LA PRUEBA, RECORDAR ESTO A TRAVES DEL DEVOCIONAL ME AYUDA PARA ESTAR MAS ALERTA COMO ME LO PIDE 1 PEDRO 5:8

  12. Adriana Casas dice:

    Aunque a veces no comprendamos los planes de Dios, he podiodo comprobar que DIOS bendice enormemente la sumision y la obediencia, un corazon rendido a El, con sinceridad. -¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto! Juan 20.29

  13. JOSÉ JUAN BARRIENTOS MAYA dice:

    Es muy cierto lo que hasta aquí has comentado, es edificante el carácter de Moisés, aguantar tanto y sin embargo obedecer lo que Dios ordenaba, en verdad increíble, yo tambien he estado en el desierto atiborrado de problemas y buscando soluciones, sin escuchar y sin confiar en Dios, gran muestra da el Señor para quien hace su voluntad. Maravillado con la manera de ser de Dios, peor más con su amor y paciencia.
    Saludos Arturo.

  14. Vicky dice:

    ups pues estoy en el momento preciso de la prueba, el primer sentimiento que tuve fue de tristeza y desilusión. Cuando mi jefa me pidio mi plaza le dije cuando tengo que responderte, me dijo ya… le respondi te digo mañana necesito hablar con Dios y tomar la mejor desición, una era dar la plaza y renunciar y la otra era tomar una plaza con menor sueldo y con las mismas responsabilidades, ella se sorprendió y me dijo renunciarás? Le dije solo quiero tomar la desición responsablemente, confiando en los planes que Dios tiene para mi, ella sabe que soy discipula. Afortunadamente estaba atrazada en mi lectura de los devocionales y me tome el día de hoy para ponerme al día y reflexionar sobre como reacciono ante las pruebas y que actitud tengo hacia los demás en ese momento. Dios y el tiempo son los que sanan mi corazón de diversas pruebas, a veces pienso que serian increible no pasar pruebas, muchas de ellas duelen y no se que hacer en el momento o que responder, solo pido tiempo, voy con Dios, y me refugio entre sus brazos. Mi vida no tendría sentido sin Él. Te amo Dios, en tiempos difíciles desearía escucharte y decirme no te preocupes todo va a estar bn”

  15. BETTY dice:

    si ponemos atencion y logramos apreciar las cosas con los ojos y la mente de Dios, podemos sentir el consuelo de Dios a traves de sus escrituras, a traves del abrazo de los (las) discipulos, a traves de sus caricias cuando los rayos del sol te tocan o el pasar del aire sobre tu pelo, etc, sin duda el amor de Dios es tan real que solo a traves de el podemos pasar las pruebas mas dolorosas.
    GRACIAS POR TAN INCREIBLE DEVOCIONAL.

  16. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Amado hermano Arturo, que puedo decir de este estudio, después de varios días donde mi corazon no fue capaz de seguir participando de este y otros estudios más, debido a que fui cayendo a la debilidad espiritual y mostrando en varios pasajes de mi vida el LADO OSCURO, gracias si al Señor que el ha dispuesto que nuestra relación sea directa y que además tengamos un intercesor, es que hoy al fin me ha levantado y he tenido un día mejor aun con mi dolencia a cuestas y con otra nueva.
    Agradezco que justo al retomar y tratar de ponerme al dia me toco este estudio acerca del corazon cuando la prueba es extensa o inaguantable o in tolerable.
    No puedo más que agradecer frente a ustedes al Señor por que escogió este día repito para levantarme y este estudio para mostrarme realmente como me he comportado con El y con algunas personas más injustamente, gracias repito doy al Señor también por ti y por todas las hermanas y hermanos que con su permanencia en este plan de estudio van animándonos y siendo ejemplo para perseverar en nuestra fe.
    Un gran abrazo, y sigue perseverando por el bien del pueblo de Dios

  17. Hector Z. dice:

    Señor, que mi corazón sea blando y grato a tus ojos. Que en los tiempos de dificultad, sean mis intensiones puras!

  18. Raul Archundia Tellez dice:

    GRACIAS ARTURO, AQUI VEMOS A MOISES UN HOMBRE PACIENTE Y HUMILDE PARA ESCUCHAR AL PUEBLO DE ISRAEL E INTERCEDIENDO A DIOS POR EL

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.