Día 341

NEHEMÍAS 7.4 – 8.12.

Estos capítulos nos muestran qué sucedió inmediatamente después de que se terminó de construir por fin la muralla de Jerusalén. Fue en este momento cuando los líderes judíos que por un lado se enfocaron en la reconstrucción del templo y los que se enfocaron en la reconstrucción de la muralla unieron esfuerzos para ahora darle al pueblo dirección espiritual y una identidad nuevamente.

Nehemías 7.4 registra que aunque el templo y la muralla ya estaban reconstruidos, no era así con el resto de la ciudad, es decir, las casas, las cuales no estaban reconstruidas y la ciudad estaba poco poblada por lo mismo. Nehemías también afirmó que “mi Dios me dio la idea de reunir a todos los nobles y dirigentes de la ciudad, junto con los ciudadanos comunes, para que se registraran.” (Neh 7.5) o “mi Dios puso en mi corazón…” (BTX). Podemos notar aquí que Nehemías mantenía una cercanía con Dios al grado que lograba discernir cuando Dios quería que algo se hiciera. Recordemos que Nehemías se humilló ante Dios desde el inicio de su participación en esta historia, ayunó y además estuvo orando continuamente (varias veces en el libro se registran oraciones que hizo Nehemías pidiendo ayuda o pidiendo que Dios le tomara en cuenta sus acciones por su pueblo). Cuando nos mantenemos cerca de Dios en oración y ayuno, Él puede poner en nuestros corazones ideas, planes o decisiones que debemos tomar. ¿Cómo estar seguros de que es Dios lo que sentimos y no nuestras traicioneras emociones? Lo que sea que pensamos que Dios nos quiere decir, comparémoslo siempre con su Palabra. ¡No debe haber incongruencia alguna! Dios no se contradice jamás.

Ahora, Nehemías 7.6-69 contiene un registro genealógico que se encontró Nehemías con respecto al primer grupo de judíos que había regresado del exilio. Recordemos que en Esdras 2.1-73 aparece una lista muy parecida, casi como si fuera la misma que se encontró Nehemías años después en Jerusalén. Sin embargo, existen algunas diferencias como: a) en Nehemías aparece el nombre de “Nahamaní” dentro de los líderes del pueblo que no aparece en Esdras, b) en cuanto a la familia de Ara el libro de Esdras registra 775 mientras que Nehemías 652, c) el total de los “ciudadanos de Senaa” difiere por 300 comparando los 2 libros, d) se esperaría que el total de personas que regresaron a Judá variaría pero ambos libros registran 42,370 aunque con una variante de 5 en el número de cantores. ¿Cómo explicar estas diferencias entre ambos libros? Pensando precisamente que la lista de Nehemías fue una copia de la lista original que aparece en Esdras, la Biblia de Estudio Apologética comenta que los cambios se deben posiblemente a errores de los escribas que hicieron las copias de los libros a través de los siglos o incluso desde la primera copia. Ahora, ¿esto le resta inspiración divina al libro de Nehemías o al de Esdras? ¡Para nada! Ambos pasajes originales fueron inspirados por Dios pero podemos ver el paso de las copias de generación tras generación y los errores que hubo. Finalmente, no son errores que pongan en peligro el mensaje espiritual del libro.

En Nehemías 8 la Biblia registra un evento muy importante. Ya con la muralla y el templo reconstruidos, hubo una reunión especial de todo el pueblo “en la plaza, justo dentro de la Puerta del Agua.” Esto sucedió el 8 de octubre del año 445 a.C., justo 6 días después de que se logró terminar la muralla. (Neh 8.1). ¿Qué sucedió en dicho evento?:

  1. Le pidieron a Esdras, el maestro o escriba, que sacara el libro de la ley de Moisés y se los leyera. Su audiencia estaba compuesta de “hombres y a las mujeres y a todos los niños con edad suficiente para entender.” (Neh 8.2). La lectura del libro duró varias horas (desde la mañana hasta el mediodía) y todo el pueblo estuvo atento a la misma.
  2. Hubo actos de devoción y adoración a Dios (exclamar a Dios con las manos levantadas, inclinarse hasta el suelo y adorar).
  3. Los levitas que había en la asamblea ayudaron a instruir al pueblo en las cuestiones de la ley y les explicaron “con claridad” (Neh 8.8) el significado de la misma, asegurándose de que el pueblo comprendiera.
  4. El pueblo estaba quebrantado en su corazón (“todo el pueblo había estado llorando mientras escuchaba las palabras de la ley.”, Neh 8.9). El escuchar nuevamente la ley de Dios los llevó a llorar ante Él, llevaban mucho tiempo sin estar cerca de la ley y sin escuchar su lectura en Jerusalén. ¡Fué un momento muy conmovedor para todos!
  5. Nehemías pidió a todos que la tristeza se convirtiera en celebración con baquetes, compartir con los necesitados y mucha alegría. ¿Por qué? Él dijo: “Este es un día sagrado delante de nuestro Señor. ¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del SEÑOR es su fuerza!».” (Neh 8.10). Había más razones para celebrar que para estar tristes. Así también en nuestra vida, una vez que pasamos por el arrepentimiento sincero, debe llegar la alegría. ¡No dejemos de celebrar las bendiciones que Dios nos da y estemos alegres por las mismas!
  6. Una de las razones por las que el pueblo se fue a festejar con gran alegría fue “porque habían oído y entendido las palabras de Dios.” (Neh 8.12) o “porque habían comprendido lo que se les había enseñado.” (DHH-LA) o “para celebrar que habían entendido la lectura del libro de la Ley.” (TLA). ¿Nos recuerda esto al Salmo 119.162, NBLH: “Me regocijo en Tu palabra, Como quien halla un gran botín.”? Hay una alegría muy especial y única que llega al corazón humano cuando logramos comprender algún aspecto de la Palabra de Dios, ¿la has experimentado?

Conclusiones:

  1. Si mantenemos una buena relación con Dios, Él puede poner en nuestro corazón diferentes cosas, ideas, planes o decisiones a tomar. Esto sucede normalmente mientras estamos orando profundamente, dejando en manos de Dios nuestras angustias o preocupaciones. De repente nos llega alguna idea en esos momentos que podría aportar una solución y nos parece buena. Tal vez venga de Dios, tal vez no. Lo importante siempre es compararla con las Escrituras para validar que no sean nuestras emociones solamente.
  2. Recordemos cómo tratar las supuestas contradicciones bíblicas. Siempre necesitamos revisar el contexto de los pasajes en cuestión, compararlos con otros, comparar traducciones e incluso, si está a nuestro alcance lingüístico, revisar versiones en griego o hebreo. No compremos inmediatamente las afirmaciones de personas con un espíritu crítico contra la Biblia que continuamente tratan de descalificarla como una obra inspirada por Dios.
  3. Aunque estemos enfrentado problemas y dificultades en nuestra vida cristiana, jamás debemos aceptar que la tristeza continua sea parte de nuestro caminar de fe. Hay más momentos en nuestro cristianismo en los que debemos estar alegres y celebrando que momentos para estar tristes y dolidos. Hay un momento para todo, identifiquemos cuáles son esos momentos.
  4. ¿Qué tan seguido experimentas la alegría descrita en Nehemías 8, aquella que viene de lograr comprender algún pasaje de las Escrituras? En teoría, ¡debería ser muy seguido! Si estamos estudiando nuestra Biblia continuamente con seriedad deberíamos estar experimentando mayor comprensión de la misma, lo cual nos traería alegría. Si no te sucede, tal vez necesitas revolucionar tu estudio bíblico personal por completo. ¡No te pierdas el vivir esta alegría en tu corazón que solo llega cuando somos iluminados para comprender mejor un pasaje!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.