Día 178

1 SAMUEL 17 – 18.

A partir de estos capítulos podremos observar cómo la figura de Saúl se va apagando cada vez más mientras que la de David va brillando más y más. Dios había determinado esto, al haber rechazado a Saúl y haber escogido a David como futuro rey de Israel. El repaldo de Dios para con David era evidente y el mismo rey Saúl se daría cuenta de esto.Los versículos 1 al 11 del capítulo 17 nos describen la escena de una próxima batalla entre las tropas de Saúl y los ejércitos de los filisteos. Es entonces cuando aparece un personaje muy famoso, Goliat, “un campeón filisteo de Gat” (17.4). El mismo versículo nos proporciona una descripción física impresionante: “¡Medía casi tres metros de altura!”, “cuya altura era de seis codos y un palmo.” (BTX), “cuya estatura era de casi tres metros (6 codos y un palmo).” (NBLH). Podemos apreciar cómo la NBLH presenta la traducción literal y la equivalencia en el sistema métrico decimal. La medida en metros es correcta, pero la pregunta es, ¿era posible que un ser humano tuviera ese tamaño? La Biblia de Estudio Apologética comenta que el texto hebreo dice “6 codos y un palmo” de altura, pero la Septuaginta (LXX), un manuscrito de Qumrán y el historiador judío Josefo indican “4 codos y un palmo”. Se sabe que el ser humano más alto que ha existido en tiempos modernos fue Robert Waldow que medía 2.72 m. de altura con 222 kg. de peso. Tenía un problema en la glándula pituitaria y no dejó de crecer hasta su muerte. Así que la historia de Goliat no necesariamente es una exageración, pudo haber sufrido la misma condición de Waldow.

En los versículos 8 al 10 del mismo capítulo encontramos la actitud de Goliat hacia los isrelitas, ¡se burlaba de ellos! Y pedía insistentemente que les enviara un hombre para pelear contra él, representando a todo Israel. La advertencia era clara, “Si me mata, entonces seremos sus esclavos; pero si yo lo mato a él, ¡ustedes serán nuestros esclavos!” (17.9). ¿Cómo reaccionaron Saúl y sus hombres? El v. 11 dice “quedaron aterrados y profundamente perturbados.”, “se acobardaron y tuvieron gran temor.” (NBLH). ¡Estaban temblando de miedo! No sabían qué hacer. La situación duró 40 días (según el 17.16) donde “cada mañana y cada tarde, el campeón filisteo se paseaba dándose aires delante del ejército israelita.”

Es entonces cuando aparece David, el hijo de Isaí, cuyos hermanos estaban enrolados en el ejército de Saúl. David llegó al campo de batalla para cumplir con un encargo de su padre y fue ahí cuando escuchó las burlas de Goliat contra los ejércitos de Israel y vio a las tropas de Saúl “huir espantadas” (17.24). Veamos la primera reacción de David al ver este panorama: “David les preguntó a los soldados que estaban cerca de él: —¿Qué recibirá el hombre que mate al filisteo y ponga fin a su desafío contra Israel? Y a fin de cuentas, ¿quién es este filisteo pagano, al que se le permite desafiar a los ejércitos del Dios viviente?” (17.26), ” ¿quién es este filisteo incircunciso para que afrente a los escuadrones del Dios viviente?” (BTX). ¿Por qué dijo eso y por qué no se acobardó y salió corriendo como los demás israelitas incluyendo al rey Saúl? Recordemos que en 1 S 16.13, al ser ungido David por Samuel, “el Espíritu del Señor vino con gran poder sobre David a partir de ese día.” Recordemos una de las evidencias de tener el Espíritu Santo en 2 Timoteo 1.7 (DHH-LA), “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio.” La historia de Esteban en Hechos 7 y el valor que mostró al ser juzgado por los judíos nos recuerda también cómo el Espíritu de Dios puede llenarnos de valor y de convicciones aún cuando no es algo que naturalmente nos caracterize. David estaba mostrando mucho valor y muchas convicciones con lo que estaba diciendo.

La dirección del Espíritu de Dios en todo el evento queda nuevamente en evidencia cuando David va directo con Saúl a pedirle que se le permitiera enfrentar a Goliat, ante lo cual recibe la siguiente respuesta de parte de Saúl: “—¡No seas ridículo! —respondió Saúl—. ¡No hay forma de que tú puedas pelear contra ese filisteo y ganarle! Eres tan sólo un muchacho, y él ha sido un hombre de guerra desde su juventud.” (17.33). David insistió y contó historias de cómo enfrentaba a bestias salvajes como leones y osos que querían atacar sus ovejas y las mataba a golpes (¿a quién te recuerda esta historia? ¿A Sansón?). Y de repente dijo, “¡El mismo SEÑOR que me rescató de las garras del león y del oso me rescatará de este filisteo!” (17.37). David no estaba dependiendo de sus fuerzas o su experiencia para la decisión que estaba tomando, más bien estaba confiando en Dios completamente. Y cuando ya se encontraba delante de Goliat le dijo, “David le respondió al filisteo: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo contra ti en nombre del SEÑOR de los Ejércitos Celestiales, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien tú has desafiado.” (17.45). David estaba actuando por convicciones espirituales puestas por Dios en su corazón, estaba lleno de celo por Dios e indignado de que Goliat estuviera tratando así a Israel. Después que le anuncia a Goliat lo que le pasaría, terminó su discurso diciendo, “¡y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel! Todos los que están aquí reunidos sabrán que el SEÑOR rescata a su pueblo, pero no con espada ni con lanza. ¡Esta es la batalla del SEÑOR, y los entregará a ustedes en nuestras manos!”  (17.46-47). Todo lo que estaba haciendo era para darle la gloria a Dios, no para su propio crédito ante los hombres.

Posteriormente viene el famoso ataque con una honda y una piedra, que fué incrustada por el golpe en la cabeza de Goliat, cayendo aturdido y posteriormente David le da el golpe final con la propia espada de Goliat, cortándole la cabeza al final. Todos los filisteos huyeron y los israelitas los persiguieron y los derrotaron. ¡Una gran victoria se dio para Israel ese día!

El capítulo 18 narra el inicio de la amistad entre Jonatán y David. Veamos algunos aspectos importantes:

  1. La cercanía entre David y Jonatán. El v. 1 dice, “De inmediato se creó un vínculo entre ellos, pues Jonatán amó a David como a sí mismo.”, el v. 3 dice, “Jonatán hizo un pacto solemne con David, porque lo amaba tanto como a sí mismo.” ¿A qué tipo de relación se refería exactamente el texto bíblico? El movimiento homosexual moderno ha sugerido que la intensidad de la relación entre David y Jonatán indicaba un relación tipo gay. Este pasaje y 2 Samuel 1.26 (NTV) (“¡Cómo lloro por ti, Jonatán, hermano mío! ¡Oh, cuánto te amaba! Tu amor por mí fue profundo, ¡más profundo que el amor de las mujeres!”) han sido utilizados para tratar de comprobar que el homosexualismo no es mal visto por Dios ya que incluso David lo practicó. Nada más alejado de la verdad. La Biblia nos enseña que Dios considera abominación el homosexualismo (Lv 18.22) y que David fue fiel a Dios siempre (1 R 11.4, con excepción del episodio con Betsabé). David y Jonatán se convirtieron en grandes amigos, compañeros de batalla, cuñados (David se casó con su hermana) y hermanos en la fe también, pero de ninguna manera fueron amantes homosexuales. En el website Ministerios RBC puedes encontrar un artículo más extenso sobre este tema.
  2. Los versículos 7 al 9 describen el momento exacto en que Saúl comenzó a mirar con “recelo” o “con ojos de envidia” (BJL) a David, ya que Dios le daba victoria por donde quiera que iba comandando los ejércitos de Saúl y además la gente comenzó a reconocer eso mismo, incluso cantando que David mataba más enemigos que Saúl. Inmediatamente a que este sentimiento invadió a Saúl, el v. 10 describe, “Al día siguiente, un espíritu atormentador de parte de Dios abrumó a Saúl, y comenzó a desvariar como un loco en su casa.” Nuevamente Saúl le abrió la puerta de su corazón a Satanás y sus demonios al llenarlo primero con el sentimiento pecaminoso y negativo de la envidia. El texto siguiente narra que Saúl trató de matar a David pero Dios lo impidió.
  3. Aparte de la envidia, otro sentimiento que invadió a Saúl fue el miedo (18.15). El v. 12 da más detalle de la razón para este miedo: “Después Saúl tenía miedo de David porque el SEÑOR estaba con David pero se había apartado de él.” ¡Qué triste panorama del corazón de Saúl! Primero el hecho de que Dios definitivamente se había apartado de Saúl. Después, la dureza del corazón de Saúl de no querer aprender la lección y humillarse ante Dios, sino continuar cuidando su imagen y atacando cualquier amenaza para su posición. Definitivamente Saúl iba de mal en peor cada vez, mientras que David recibía victorias de parte de Dios en cada misión que se le asignaba y aún hacía más allá de eso (v. 25 – 27).

Los dejo con una ilustración de cuadros motivaciones sobre el episodio entre David y Goliat.

Davidygoliat

Conclusiones:

  1. El Espíritu Santo nos puede llenar de conceptos que no teníamos antes, como celo por Dios y convicción. Por eso la instrucción de Pablo en Efesios 5.18 (DHH-LA), “No se emborrachen, pues eso lleva al desenfreno; al contrario, llénense del Espíritu Santo.” Si hacemos esto, Dios pondrá en nosotros cosas que no tenemos naturalmente y nos transformará en otras personas. ¡Llenémonos del Espíritu Santo cada día!
  2. Luchemos nuestras batallas diarias en la vida cristiana con la confianza en Dios por delante y no con nuestro afán humano por tener todo bajo nuestro control. En el caminar de la fe el control humano no sirve. Aprendamos a confiar en Dios aunque tengamos al frente situaciones que parezcan un “Goliat”. Finalmente Dios es más poderoso y más grande que cualquier Goliat que se nos pueda aparecer en la vida.
  3. Identifiquemos claramente cuando alguien quiere torcer alguna Escritura para justificar alguna conducta pecaminosa. Por eso necesitamos siempre estudiar la Biblia en contexto, no solamente en texto, para aprender a captar la imagen completa y no perdernos en asuntos que tienen que ver con 1 o 2 versículos confusos. Siempre encontraremos otros pasajes paralelos que nos darán más luz sobre el tema.
  4. Recordemos que cuando decidimos llenar nuestro corazón de sentimientos pecaminosos y negativos (envidia, odio, celos, menosprecio, etc.), estamos abriéndole la puerta de nuestro corazón al diablo y sus demonios. Aprendamos la lección de Saúl y mejor cuidemos lo que dejamos entrar a nuestro corazón.

9 Responses to “Día 178”

  1. judith lozada barreno dice:

    es especial despertar y tener mas claro las cosas ..gracias

  2. Adriana Casas dice:

    Pues amén, que Dios nos llene de su Espíritu Santo, para enfrentar nuestros “Goliats” con una confianza plena en El. Gracias Arturo, estos devocionales están siendo de gran ayuda para fortalecer mi Fe y mis convicciones.

  3. angelica sandoval contreras dice:

    Mil gracias Arturo, como siempre de gran ayuda!!

  4. angelica sandoval contreras dice:

    Muchas gracias Arturo, como siempre de gran ayuda!

  5. Teresa Hernández dice:

    Hola Arturo, muchas gracias por compartir este devocional y por invertirte en trasmitirnoslo.

  6. victor dice:

    Muchas gracias Arturo, definitivamente retante y animado a tomar los retos en mi vida espiritual.

  7. Lulu tovar dice:

    No cabe duda que Dios siempre esta en control de nuestros pensamientos pecaminosos y con estos estudios nos ayuda a resolver dudas o pensamientos en los que erróneamente pensamos que estamos bien gracias a Dios y a ti por este trabajo tan bello que haces todos los días que Dios te siga bendiciendo x ello mil gracias

  8. Samanta dice:

    Wow, me da risa de lo admirada que me siento cuando David se indigna por el reto de ese filisteo. Y luego como le cuenta que se enfrentaba a leones y osos!!! justo acabo de leer el León nunca duerme y pfff sí da miedo la descripción de ataque de un león y David con la mano en la cintura le quitaba las ovejas como a un niño se le quita una paleta?? jeje que increíble tener estos ejemplos de poder en la biblia de que nada de eso puede ser posible si no se tiene el espíritu! Ahora me falta creérmelo para ver ese poder en mí cada día

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.