Día 402

INTRODUCCIÓN AL LIBRO DE GÁLATAS.

Paralelo con nuestro estudio del libro de los Hechos estudiaremos también algunas cartas del Nuevo Testamento, principalmente debido a que la orientación de nuestro estudio es cronológica. Así que es necesario analizar las cartas conforme se fueron escribiendo y conectadas con los eventos descritos en el libro de Hechos de los Apóstoles.
El libro Chronological and Background Charts of the New Testament, de H. Wayne House, Zondervan Publishers, indica que la fecha de escritura de Gálatas fue alrededor del año 49 d.C., justo después del primer viaje misionero de Pablo, desde Antioquía de Siria. Se cree que fue dirigida a cristianos en las ciudades de Antioquía de Pisidia, Iconio, Listra, Derbe y el sur de la provincia romana de Galacia.
El Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia, de Editorial CLIE, nos proporciona más información de contexto del libro:
  1. La carta de Gálatas, a pesar de ser muy breve, es considerada una de las cuatro “epístolas paulinas capitales” junto con Romanos y 1 y 2 Corintios, debido a que el tema central del evangelio se encuentra por toda la carta (la salvación de Jesucristo y la justificación por fe).
  2. Se cree que el autor de la misma fue el apóstol Pablo (Gál 1.1., 5.2). La autenticidad de la carta no ha sido puesta en duda. De hecho, la misma carta aporta varios datos importantes sobre la cronología de la vida de Pablo. La carta es una de las más aceptadas en cuanto a la autoría paulina y ha servido como punto de partida para analizar otras cartas y comprobar si realmente Pablo las escribió.
  3. En cuanto a su audiencia, “las iglesias de Galacia” (Gal 1.2) no eran una sola iglesia en una ciudad específica, sino varias iglesias en diferentes lugares. Existen dos teorías al respecto: a) que el nombre de Galacia se refería a la región geográfico-étnica en el norte (Galacia septentrional) de los descendientes de una tribu indo-germana poderosa que era llamada “celtas” o “galos” o “gálatas”, b) a la región político-administrativa de la “provicina romana de Galacia” en el sur (Galacia meridional). Las opinones de la mayoría de los teólogos tienden a ir más hacia la segunda opción. De hecho dicha provincia romana incluía las ciudades de Antioquía, Iconio, Listra, Derbe y más.

GÁLATAS 1.1-3.23.

En la introducción al libro (Gálatas 1.1-5), el apóstol Pablo se presenta a sí mismo como el autor del libro y afirma que sus destinatarios son las “iglesias de Galacia”. Además él mismo afirma que fue Jesucristo y “Dios Padre” (Gal 1.1) quienes le revelaron el evangelio, no fueron los hombres. Pablo está defendiendo de alguna forma su apostolado al afirmar que lo que él predicaba no era lo que otros hombres le habían contado, sino lo que Dios mismo le había revelado. También menciona dos de las grandes verdades del evangelio: “Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado” (Gal 1.4), “el cual se dio por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo” (BTX), “Jesucristo se entregó a la muerte por nuestros pecados, para librarnos del estado perverso actual del mundo”. La primera es que Jesús murió por causa de los pecados de toda la humanidad y la segunda es que el mundo en el que vivimos es malvado o perverso. Dios le reveló a Pablo que realmente el mundo no nos ofrece nada y que la mejor alternativa para nuestra vida es acercarnos a Jesús ya que gracias a su sacrificio en la cruz nos abrió la puerta para la salvación y para una relación con Dios a todos. Como seguidores de Jesús necesitamos también grabar ambas cosas en nuestro corazón y no dejarnos engañar por ninguna idología y doctrina que nos ofrezca una versión diferente.
En Gálatas 1.6-9 y 3.1-5 encontramos la razón principal para escribir la carta: los discípulos de Jesús considerados como “gálatas” se estaban “pasando” a “otro evangelio” (Gal 1.6). ¿En qué consistía esto?:
  1. Primero hablemos de la reacción de Pablo: “Me asombra….” (Gal 1.6), “Estoy horrorizado…” (NTV), “Estoy muy sorprendido…” (DHH-LA). Entendemos con claridad que Pablo no se esperaba la situación que estaban viviendo esas iglesias. Suponiendo que son las mismas iglesias que él fundó en las ciudades de la provincia de Galacia en su primer viaje misionero, apenas habían pasado 2 años desde que inició dicho viaje. Es decir, los discípulos destinatarios de la carta tenían menos de 2 años que habían aceptado la fe en Cristo. Para Pablo que varios de ellos estuvieran dudando de la fe que les enseñó apenas hacía 2 años era muy pronto.
  2. Como el mismo Pablo lo aclara, no es que existiera “otro evangelio” sino que el apóstol denunció que había ciertas personas que sembraban confusión entre las iglesias recién plantadas y su intención era “tergiversar el evangelio de Cristo” (Gal 1.7) o “pervertir el evangelio de Cristo” (NBLH) o “deformar el Evangelio de Cristo” (BJL). De acuerdo a Pablo es completamente posible que seres humanos mal intencionados deformen el mensaje central del evangelio al presentarlo de otra manera, con ciertos ajustes y modificaciones hechos por los hombres. Al hacer eso, ya sea con intención o no, crean “otro evangelio”.
  3. ¿Torcer el evangelio es algo grave? ¿Tiene alguna consecuencia? De acuerdo a Gálatas 1.8-9, sí hay consecuencias fuertes. Pablo mismo afirma que aquellos que lleguen a hacer eso, “¡que caiga bajo maldición!”, no importa si se trataba del mismo Pablo o incluso de algún ángel del cielo. Para Pablo, conservar la pureza del mensaje del evangelio era una prioridad y cualquier intento por torcerlo sería castigado fuertemente por Dios.
  4. No solamente Pablo condena fuertemente a aquellos que torcían el mensaje del evangelio, sino que habla fuerte también contra los discípulos de Jesús que decidieran creer esa versión incorrecta: “¡Gálatas torpes! ¿Quién los ha hechizado a ustedes, ante quienes Jesucristo crucificado ha sido presentado tan claramente?” (Gal 3.1), “¡Oh gálatas insensatos…” (BTX), ” ¡Gálatas, duros para entender!” (DHH-LA). De acuerdo con el Word Biblical Commentary, Volume 41: Galatians, de Word Incorporated, la palabra “torpes” que Pablo utiliza y que repite 2 veces (Gal 3.1 y Gal 3.3) no se refiere a una falta de inteligencia natural de parte de los gáltaas (como si fuera una característica de su pueblo), sino más bien a que no ejercitaron ni el más mínimo discernimiento para aceptar las ideas extrañas que recibieron. Toda la expresión refleja no solamente una reprimenda, sino también una profunda preocupación, exasperación y perplejidad de parte del apóstol.
  5. En Gálatas 3.2 encontramos más claramente el problema principal: “¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje?” Se estaba infiltrando una enseñanza extraña en las iglesias de Galacia que al parecer relacionaba aspectos de la fe cristiana que solo son recibidos por la gracia de Dios con las cosas que se consiguen por la obediencia a la ley mosáica. El Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia comenta también que posiblemente algunos discípulos de origen de judío visitaron las iglesias de Galacia y fueron a tratar de influenciarlos hacia la corriente “judaizante” que traían. Este término se refiere a la tendencia de introducir elementos propios del judaísmo a la fe cristiana, pero no por judíos, sino por cristianos de origen judío. ¿Por qué hicieron esto? El mismo recurso bibliográfico comenta que una vez que comenzaron las primeras conversiones de gentiles, es probable que estas personas quisieran forzar a los nuevos cristianos de origen gentil a adoptar el judaísmo de forma completa para así disminuír el peligro de la persecución por parte de los judíos (Gal 6.12). Así que eran cristianos los que estaban ocasionando estos primeros problemas fuertes en las iglesias de origen gentil.
  6. La consecuencia de enseñanza equivocada que estaban recibiendo se resume en lo que les dijo Pablo en Gálatas 3.3-4, “¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos? 4 ¿Tanto sufrir, para nada?” El problema más fuerte con las tendencias judaizantes era que podrían lograr que los discípulos removieran a la gracia y a la fe como prioridad y terminaran siguiendo tendencias legalistas fariseicas que los llevaba a confiar en las obras y no en la fe en Dios.
Dentro de estos capítulos encontramos también una fuerte defensa del rol de apóstol que Pablo había recibido de parte de Dios y de Jesús, además de datos cronologicos importantes sobre la vida y el ministerio de Pablo. Veamos algunos aspectos relevantes:
  1. Varias veces Pablo confirma el llamado divino que recibió para ser un apóstol de Jesucristo: “el evangelio que yo predico no es invención humana… me llegó por revelación de Jesucristo.” (Gal 1.11-12), “Cuando él tuvo a bien 16 revelarme a su Hijo para que yo lo predicara entre los gentiles” (Gal 1.15-16). Era importante para sus destinatarios que entendieran que Pablo tenía autoridad apostólica otorgada directamente por Jesús, no por ningún intermediario humano. Así respetarían más sus palabras.
  2. El primer dato cronológico nos lo proporciona Gal 1.17, que menciona que inmediatamente después de su conversión en Damasco, se fue un tiempo a Arabia y luego regresó a Damasco. Recordemos que Hechos 9.29-30 nos dice que debido a un complot contra la vida de Pablo, los cristianos lo sacaron de Damasco y lo llevaron a Cesarea y luego a Tarso. Entonces es posible que la visita a Arabia haya sucedido después de este evento. Se sabe que Pablo se convirtió en el año 35 d.C. (según el Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia). De acuerdo con el Nuevo Comentario Bíblico: Siglo Veintiuno, de Sociedades Bíblicas Unidas, la región que Pablo menciona com “Arabia” era el territorio dominado por los nabateos y que posiblemente incluía a la misma ciudad de Damasco y se extendía desde ella hasta el Mar Rojo. El propósito del comentario es asegurar que no tuvo contacto alguno con apóstoles de Cristo hasta tiempo después de su conversión.
  3. El segundo dato cronológico está en  Gálatas 1.18, que menciona que 3 años después de su conversión visitó Jerusalén y estuvo con el apóstol Pedro. Es decir, sería en el año 37 d.C. aproximadamente. Dos datos nos llaman la atención aquí: a) la mención de “Jacobo, el hermano del Señor” (Gal 1.19) a quien Pablo vio también nos confirma la relevancia en el liderazgo de la iglesia de Jerusalén que Jacobo ya tenía, b) el nombre de “las iglesias de Cristo” (Gal 1.22) para referirse a la familia total de congregaciones de discípulos de Judea.
  4. El tercer dato cronológico lo encontramos en Gal 2.1 que afirma que 14 años después (en el 49  d.C. aprox.) viajó de nuevo a Jerusalén junto con Bernabé y Tito para tratar un problema con los judaizantes. Analizaremos esta sección con más detalle al estudiar Hechos 15.
Por último, existen varias verdades importantes del evangelio que son enseñadas por Pablo en esta carta. Veamos algunas de ellas:
  1. La convicción de Pablo de defender la “integridad del evangelio” (Gal 2.14). En Gálatas 2.11-16 la Biblia registra que Pablo tuvo una confrontación con Pedro en una visita que hizo a Antioquía debido a que se intimidó ante algunos discípulos de Jerusalén que eran “partidarios de la circuncisión” (Gal 1.12) y se comportó de forma hipócrita ante los gentiles. También otros judíos creyentes incluyendo al mismo Bernabé se unieron en esa conducta. Pablo lo reprendió públicamente y mostró mucho celo por la verdad del evangelio.
  2. Somos justificados ante Dios no por la obediencia a las obras de la ley sino por la gracia de Dios a través de jesucristo (Gal 2.15-21). De hecho, Pablo afirma que la ley no puede justificar a nadie. Es decir, si solo confiáramos en el cumplimiento de la ley para encontrar la salvación, ¡no se podría! Jesús es quien completa la ecuación para darle su verdadero sentido a la ley.
  3. La justificación por gracia no es excusa para una vida dominada por el pecado (Gálatas 2.20). Quien realmente ya experimentó la justificación por la fe, es crucificado con Cristo también en cuanto al mundo del pecado, para vivir una vida transformada y entregada a él.
  4. La ley judía solo adquiere su verdadero significado en la figura de Cristo. Gálatas 3.8 dice, “En efecto, la Escritura, habiendo previsto que Dios justificaría por la fe a las naciones, anunció de antemano el evangelio a Abraham: «Por medio de ti serán bendecidas todas las naciones.»” Pablo conectó las promesas hechas al mismo Abraham con el evangelio de Cristo.
  5. Si decidimos practicar algunas reglas de la ley mosáica a pesar de tener el evangelio, corremos el siguiente riesgo: “Todos los que viven por las obras que demanda la ley están bajo maldición, porque está escrito: «Maldito sea quien no practique fielmente todo lo que está escrito en el libro de la ley.»” (Gal 3.10). Es decir, no podemos intentar obedecer algunos mandatos de la ley solamente, porque entonces quedamos sujetos a maldición si no cumplimos toda de forma fiel.
  6. Ya no es necesario seguir la ley (Gal 3.21-25). De acuerdo con Pablo, la ley sirvió como una guía que conduciría finalmente a la fe en Cristo. Una vez que Cristo vino al mundo y se reveló su verdad, la obediencia a todos los aspectos de la ley ya no sería necesaria porque ya no necesitaríamos al guía, ¡ya llegamos!

Conclusiones:

  1. Debemos estar alertas ante los “otros evangelios” que se han desarrollado en el mundo a través de la intervención humana. A través de los siglos se ha deformado el evangelio en diferentes momentos, generando doctrinas y dogmas humanos que no se parecen a lo que se predicó en el primer siglo. Es nuestro deber aprender a discernir qué es la verdad yh qué es una mentira.
  2. Aprendamos a desarrollar un celo profundo por la integridad del evangelio, como Pablo lo tenía. No solamente se trata de hablar del evangelio sino también de mantener su integridad cuando lo predicamos.
  3. Apreciemos tanto el sacrificio de Jesús que nos liberó no solamente de nuestros pecados sino también de las regulaciones de la ley para alcanzar la salvación. Ahora nosotros los creyentes modernos somos los beneficiarios de su sacrificio. Agradezcamos que no necesitamos ser judíos para tener una relación con Dios y su perdón.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.