Día 359

MARCOS 3.7-19, LUCAS 6.12-16, MATEO 5.1-12, LUCAS 6.17-26.

Durante el ministerio en Galilea de Jesús, él decidió que era hora de seleccionar a los que serían sus apóstoles. Justo después de ese evento, Jesús pronunció su discurso más famoso: el sermón del monte. Hoy estudiaremos tanto el llamado a los 12 apóstoles como el inicio del sermón más famoso de todos los tiempos.

Recordemos que Jesús se encontraba en peligro de muerte ya que los fariseos habían comenzado a planear su asesinato y buscaban la mejor forma de hacerlo. Por esa razón, Jesús tuvo que retirarse de los lugares donde andaba como medida de precaución. Sin embargo, tal como Marcos 3.7-12 dice, la gente lo siguió y llegaban de Galilea, Judea, Jerusalén, Idumea, del otro lado del Jordán, Tiro y Sidón. Todos lo buscaban para obtener sanidad y para liberarse de la opresión demoníaca. La gente llegaba desesperada, después de un largo viaje, anhelando estar frente a Jesús. De hecho, Marcos 3.9-10 nos dice que Jesús se cuidaba de que lo atropellaran ya que la gente “se abalanzaban sobre él para tocarlo.” Esto lo hacían porque al parecer habían descubierto cómo funcionaba el poder de Jesús: “toda la gente procuraba tocarlo, porque de él salía poder que sanaba a todos.” (Lc 6.19). Es decir, si tan solo tocaban a Cristo, ¡quedaban sanos! Sin necesidad de que Jesús les dijera palabra alguna o siquiera los mirara. Era como si tuviera una fuente de poder ilimitado a la disposición de todas las personas enfermas y atormentadas por el diablo. ¡Qué privilegiados fueron los judíos del primer siglo al haber tenido a Jesús entre ellos físicamente!

Ahora, en cuanto a la selección de los apóstoles, si armonizamos los pasajes que tratan el evento (Marcos 3.13-19 y Lucas 6.12-16) podemos encontrar los siguientes puntos importantes:

  1. Todo comenzó con una noche de oración de Jesús en una montaña (Lucas 6.12). Las decisiones que iba a tomar no eran cualquiera, ya que se trataba de los hombres que le ayudarían a conquistar el mundo para Dios. A pesar de ser Dios hecho hombre y la Palabra hecha carne, Jesús necesitó una noche entera de estar hablando con su Padre para obtener la sabiduría y el discernimiento necesarios para tomar la mejor decisión. Jesús no se confió ni siquiera a su asombrosa capacidad de leer los corazones humanos, ¡necesitó acudir a Dios! Si él, siendo tan poderoso, necesitó orar, ¡cuánto más nosotros lo necesitamos!
  2. Por la mañana, después de haber estado toda la noche orando a Dios, decidió que escogería a doce. Ahí les llamó “apóstoles”. ¿Qué significaba exactamente esta palabra? De acuerdo con el Analytical Lexicon of the Greek New Testament, de Baker Books, “apóstol” viene del griego ????????? (apostolos), que significa “uno enviado en una misión con total autoridad”, “mensajero”, “enviado”, “comisionado que representaba una congregación”. Es decir, serían enviados personales de Jesucristo con una misión especial.
  3. ¿Cuál era la misión de los apóstoles? Marcos 3.14-15 lo dice de la siguiente manera: “para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar 15 y ejercer autoridad para expulsar demonios.”, “Y estableció a doce, para que estuvieran con Él, para enviarlos a predicar, 15 y que tuvieran autoridad de echar fuera los demonios.” (BTX). Podemos decir entonces que un apóstol de Jesucristo reunía las siguientes características: a) había acompañado físicamente a Jesús durante su estancia en la tierra, b) predicaban el evangelio de Cristo, c) tenían autoridad para realizar señales sobrenaturales como el expulsar demonios. Pablo dijo también, hablando sobre su rol como apóstol, “Los sufrimientos que soporté con paciencia, los milagros, maravillas y prodigios de que ustedes fueron testigos, son la prueba de que soy un verdadero apóstol” (2 Co 12.12, DHH-LA). Aunque el caso de Pablo lo discutiremos más adelante, él confirmó en esta Escritura que para ser considerado un auténtico apóstol de Jesucristo el aspecto del poder sobrenatural era importante. También Pedro confirmó que el haber caminado con Cristo era un aspecto imporante para ser un apóstol, cuando seleccionaro al substituto de Judas en Hechos 1.21-22 (DHH-LA): “21“Tenemos aquí hombres que nos han acompañado todo el tiempo que el Señor Jesús estuvo entre nosotros, 22desde que fue bautizado por Juan hasta que subió al cielo. Es necesario, pues, que uno de ellos sea agregado a nosotros”. Así, tanto Pablo como Pedro confirmaron lo que Jesús dijo con respecto a la misión de los apóstoles.
  4. ¿Quiénes eran los apóstoles? La lista de nombres de Marcos 3.16-19 y de Lucas 6.14-16 nos muestran algunos aspectos interesantes: a) el apodo de “Hijos del trueno” que Jesús les puso a los hermanos Jacobo y Juan, haciendo referencia a lo difícil de su carácter (más adelante estudiaremos esto); b) el nombre “Zelote” que le daban a Simón probablemente (según The IVP Background Bible Commentary: New Testament, de InterVarsity Press) tenía que ver con una referencia a que era muy celoso religiosamente hablando o bien que había estado involucrado en alguna actividad revolucionaria contra los romanos (un grupo de judíos patrióticos se llamaría así poco tiempo después). Y si recordamos el carácter de Pedro y el contexto del que venía Mateo, ¡realmente Jesús tenía toda una colección de personajes entre sus apóstoles! El estudio del proceso de transformación que Jesús llevó a cabo entre ellos es algo fascinante.

Fue justo después de la selección de los apóstoles que Jesús “bajó con ellos de la montaña y se detuvo en un llano” (Lc 6.17). Había toda una multitud esperándolo de las diferentes ciudades y regiones que ya mencionamos quienes “habían llegado para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades” (Lc 6.18). Es justo en este momento cuando la gente buscaba con deseperación tocarlo para ser sanados y para ser liberados de la opresión del diablo. Enmedio de ese contexto de tanto sufrimiento humano, Jesús se dirigió exclusivamente a sus discípulos (Lc 6.20), se subió a la ladera de una montaña cercana (Mt 5.1) y comenzó a enseñarle a ellos, pero indirectamente toda la gente estaba escuchándolo. Recordemos que los apóstoles estaban con él porque querían escucharlo, mientras la gente estaba ahí porque querían recibir beneficios de Jesús. Lo que dijo aquel día fue el discurso ético más grande que hizo Jesús y que serviria de fundamento para el estilo de vida de su futura iglesia.

En Mateo 5.3-12 y en Lucas 6.20-23 tenemos 2 versiones del inicio del discurso del sermón del monte, llamado tradicionalmente “las bienaventuranzas”. Veamos algunos aspectos importantes:

  1. De acuerdo con el A Concise Dictionary of the Words in the Greek Testament and the Hebrew Bible, de Logos Bible Software, la palabra “dichoso” viene del griego ???????? (makari?s), que significa “bendecido, feliz, afortunado, privilegiado”, y que se utilizaba para contrastar el estado de los dioses y el de los seres humanos. Es decir, al adoptar las actitudes que Jesús plantea, es como si nos eleváramos a un nivel de existencia superior al terrenal, al plano de la vida espiritual.
  2. Jesús utilizó en las bienaventuranzas lo que se llama “aforismos” (dichos cortos fáciles de recordar), resumiendo en ellos muchísima sabiduría divina. Además están organizados a modo de progresión, es decir, la práctica de una bienaventuranza lleva a la otra. Además por cada bienaventuranza hay una recompensa prometida.
  3. Los “pobres en espíritu” (Mt 5.3) implica un estado de mendicidad absoluta en el sentido espiritual. Es ahí, de acuerdo a Jesús, donde la verdadera dicha inicia para el ser humano. Al reconocer nuestro estado espiritual y nuestra gran necesidad de Dios, ¡las puertas del reino de los cielos se nos abren!
  4. ¿Quiénes son “los que lloran” (Mt 5.4) que también son dichosos? Cuando reconocemos nuestra miseria espiritual, experimentamos un quebrantamiento de corazón y un arrepentimiento verdaderos y eso nos lleva a llorar. La promesa es que seremos consolados por Dios mismo.
  5. ¿Quiénes son “los humildes” (Mt 5.5)? De acuerdo con The Gospel of Matthew: Volume, ed. William Barclay, lecturer in the University of Glasgow, The Daily Study Bible Series, de The Westminster Press, la palabra “humilde” desde el griego se refería a un animal domesticado que aceptó ser dirigido. Es decir, ¡poder bajo control! En otras palabras, dominio propio. La recompensa para quienes lo lograran, “recibirán la tierra como herencia”. Las personas que aprenden a tener dominio propio gozarán siempre de mayor estabilidad en todas las áreas de su vida.
  6. El siguiente paso es tener “hambre y sed de justicia” (Mt 5.6). De acuerdo con el Diccionario Vine Expositivo de Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento Exhaustivo, de Editorial Caribe, la palabra justicia se refiere al atributo divino de ser recto o justo. En otras palabras, se refiere a la persona que aspiran a la justicia de Dios, es decir, a ser más como Dios es. La recompensa que promete Jesús, ¡serán saciados! Encontrarán lo que están buscando.
  7. En cuanto a los “compasivos”, la misma fuente bibliográfica nos dice que desde el griego original la palabra significa sentir simpatía con otras personas en su miseria y manifestarla con acciones. El estudioso bíblico William Barclay dice que implica la habilidad para introducirse en la piel de la otra persona para ver las cosas con sus ojos, pensar con su mente y sentir con sus sentimientos. En otras palabras, una empatía muy profunda. La recompensa a quien logre esto es ser tratado con compasión por Dios mismo.
  8. ¿Quiénes son los de “corazón limpio” (Mt 5.8)? Nuevamente utilizando la misma fuente bibliográfica, la palabra griega para “limpio” implica “libre de mezclas impuras” o “no adulterado”. Esta expresión va más allá de cuestiones sexuales, tiene que ver más bien con el mantener el enfoque en Dios y no dejarse desviar por las distracciones del mundo. Es decir, mantener buenos motivos para con Dios. La recompensa será nada menos y nada más que, ¡ver a Dios!
  9. En cuanto a los “que trabajan por la paz” (Mt 5.9), otras traducciones los llaman como “los que procuran la paz” (BTX) o “los pacificadores” (RVR95). Se refiere probablemente a alguien que promueve la paz entre los hombres y Dios y entre los mismos hombres. La recompensa será ser llamado “hijo de Dios”, ¿por qué? Pues porque están haciendo el trabajo que Dios hace, ¡reconociliar!
  10. Por último, Jesús hace referencia a los “perseguidos por causa de la justicia” (Mt 5.10). Se refiere básicamente a la persecución por causa de su nombre. La recompensa sería “el reino de los cielos” y estar al mismo nivel que los antiguos profetas que también fueron perseguidos por predicar lo correcto.

De esta manera, las bienaventuranzas nos presentan una progresión espiritual poderosa: de pobreza espiritual a dolor por el pecado y arrepentimiento al dominio propio a un hambre de conocer a Dios a sentir el dolor de otros a mantener motivos puros constantes y a volverse un trabajador por la paz, con su dosis de persecución que va implícita en ese camino. Este es el verdadero camino a la felicidad que Dios nos ofrece.

Para terminar, en Lucas 6.24-26 encontramos los famosos “ayes”, que según el Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia, de Editorial Caribe, se pueden definir como “un lamento de dolor que es consecuencia del infortunio.” Constituyen una especie de bienaventuranzas al revés pero con un resultado triste y doloroso. Veamos por qué y a quiénes Jesús dedica estos “ayes”:

  1. A los ricos (Lc 6.24), porque recibieron su consuelo en esta tierra. No solo se refiere a las personas con dinero, sino a los que aman el dinero y viven en avaricia. Su satisfacción no irá más allá de lo que puedan gozar con las cosas materiales que tanto han buscado, pero en la eternidad no habrá.
  2. A los “saciados” (Lc 6.25), es decir, aquellos que no tienen hambre y sed de la justicia de Dios y que se conforman con la justicia y los valores de este mundo. La promesa de Jesús es que tarde o temprano, “sabrán lo que es pasar hambre”, es decir, un día serán víctimas de las mismas cosas con las que se han conformado y sufrirán las consecuencias.
  3. A los “que ahora ríen”, es decir, a quienes en lugar de quebrantarse en su corazón por ver su miseria espiritual, prefieren mantenerse duros e insensibles a Dios, disfrutando mejor de esta vida como venga. Nuevamente la promesa de Jesús es: “sabrán lo que es derramar lágrimas”. De todas formas llorarán un día.
  4. A los que recibían elogios de toda la gente (Lc 6.26). Prefirieron agradar a los hombres y no a Dios, evitando así la persecución por causa del nombre de Jesús. Recibirían el honor que los falsos profetas recibieron y también el mismo destino que ellos.

Conclusiones:

  1. Valoremos más la disciplina espiritual de la oración. Vayamos a buscar a Dios diariamente y en tiempos especiales para encontrar dirección de su parte para las decisiones que debemos tomar. Es un hecho que Él siempre responderá a quienes lo buscan con gran necesidad.
  2. Técnicamente hablando, ya no es posible que en nuestros días existan verdaderos “apóstoles” de Jesucristo. Aunque el significado en griego original era más amplio, en la forma como Jesús lo usó ya no es posible que nadie cubra esos requisitos. Las iglesias modernas que afirman tener apóstoles hombres y mujeres entre sus dirigentes están interpretando incorrectamente ese rol.
  3. Apreciemos el trabajo de transformación que Jesús logró en el corazón y el carácter de cada uno de los apóstoles. Hacer estudios biográficos de ellos es una gran herramienta para comprender mejor el poder de Dios para cambiar vidas.
  4. Entendamos las bienaventuranzas como una progresión espiritual que todo ser humano necesita experimentar para tener un verdadero encuentro con Dios y encontrar la verdadera felicidad. Todo comienza con el espíritu de pobres. Varias veces en nuestro caminar de fe necesitaremos regresar a las bienaventuranzas para comenzar de nuevo.
  5. Comprendamos también que si decidimos seguir el camino de la felicidad al estilo del mundo, los “ayes” nos alcanzarán tarde o temprano. Siempre habrá consecuencias para las malas decisiones que las personas tomen en cuanto a Dios y su Palabra.

 

Veamos un video de ilustración sobre las bienaventuranzas del sermón del monte.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.