Día 104

DEUTERONOMIO 13 – 14.

Bajo el mismo contexto en que Dios está recordando a los israelitas los términos del pacto, en estos capítulos se trata ahora con el tema del peligro tan grande de la idolatría y las instrucciones para saber qué hacer con aquellos que la fomenten. También recordaremos los animales prohibidos y la cuestión de los diezmos. Tengamos presente que Deteronomio es un recordatorio de la ley entregada previamente, una renovación del pacto con la nueva generación de israelitas sobrevivientes de los 40 años en el desierto. Dios necesitaba recordarles todo de nuevo para que entraran a la tierra prometida bien conectados con su voluntad.

El capítulo 13 trata principalmente con el asunto de las personas que podrían influenciar a Israel a la idolatría. Es importante resaltar que estas instrucciones son nuevas, no habían sido enseñadas a detalle como ahora. Estudiemos algunos puntos relevantes:

  1. En los versículos 1 al 4 se trata el primer caso: supuestos “profetas” o “soñador de sueños” (BTX) que anuncien algún evento milagroso y que realmente ocurriera. Dios aclara que ni siquiera el hecho de que haya sido real la predicción garantizaba que esa persona era íntegra y bien intencionada. Ellos debían fijarse más bien en sus hechos posteriores, “Si de pronto ellos dicen: “Ven, rindamos culto a otros dioses” —dioses que hasta entonces no conocías—” (v. 2), entonces esa era la evidencia que esa persona estaba extraviada y la orden de Dios para Israel fue absoluta, “no los escuches” (v. 3). Y además añade, “El SEÑOR tu Dios te está probando para ver si realmente lo amas con todo el corazón y con toda el alma.” Lo que entendemos aquí es que esos momentos en que Israel sería tentado por personas malvadas con una “agenda oculta” mientras daban apariencia de bondad, Dios los usaría para probar el corazón del pueblo, para saber si estarían firmes o no, para revelar si amaban a Dios sinceramente o no.
  2. En los versículos 6 al 8 expone un segundo tipo de posible influencia negativa hacia la idolatría: los familiares y amigos más cercanos (“—incluso podría ser tu hermano, tu hijo o tu hija, tu amada esposa o tu mejor amigo—”, v. 6). Estas personas, aprovechando la confianza de las relaciones familiares o sentimentales tratarían de persuadir “en secreto”, “incitar en secreto” (BTX), “te empuja en secreto” (DHH-LA), “seducirte en secreto” (BJL). Esta es siempre una prueba muy fuerte para cualquier persona, ya que los sentimientos y emociones podrían traicionar fácilmente su buen juicio y llevarlos a pecar contra Dios. ¿Qué hacer en estos casos? Dios fue claro, “No les hagas caso ni los escuches. No les tengas compasión ni les perdones la vida ni trates de protegerlos” (v. 8), “ni lo encubrirás” (BTX). Para Dios la fidelidad a Él debería estar siempre por encima de cualquier lazo sentimental con cualquier persona. Y ciertamente sería una prueba fuerte también para el corazón de los israelitas ver a sus familiares queridos intentando seducirlos al error y el extravío doctrinal y ritual, especialmente por la tendencia natural a favorecer siempre al familiar y al amigo por encima de las acusaciones de terceros y también de protegerlo, encubrirlo y hacer todo lo posible para que no sufra las consecuencias de sus pecados. Es bastante humano actuar así, pero cuando el honor de Dios está en juego, nada ni nadie importa más que honrarlo primero a Él que agradar a  nuestra propia familia o mostrar lealtad a nuestros mejores amigos.
  3. En los versículos 12 al 14 tenemos un tercer caso: “sinvergüenzas” o “hijos de Belial” (BTX) o “hombres perversos” (NBLH) que surgieran de entre las filas del pueblo y que por iniciativa propia comenzaran a influenciar a otros habitantes de una ciudad para llevarlos a la idolatría. Cuando hubiera esos reportes, la instrucción que Dios dejó fue: “En tales casos, analiza los hechos cuidadosamente. Si encuentras que lo que se dice es cierto y en verdad se cometió ese acto tan detestable en medio de ti…” (v. 14), “inquirirás e investigarás, y preguntarás con diligencia” (BTX), “consultarás, indagarás y preguntarás minuciosamente” (BJL). Dios era justo y no quería que se fuera a aplicar una medida de disciplina por chismes o falsos rumores mal intencionados de terceros. El asunto tendría que investigarse y comprobarse para poder ejercer las acciones de disciplina que describe posteriormente.
  4. ¿Cuál era la consecuencia que Dios determinó para todos estos casos? Según los versículos 5, 9 – 10, 15 – 17, había una sola acción a tomar: ¡la pena capital! La ejecución de los acusados y la destrucción de todo artículo y objeto de culto idolátrico sin excepción. ¿Por qué tan grave castigo? El v. 5 afirma, “porque fomentan la rebelión contra el Señor tu Dios… tratan de desviarte del camino que el Señor tu Dios te ordenó”. Instigar a la rebelión y al extravío doctrinal es un pecado muy grave a los ojos de Dios y merecía un castigo ejemplar con un doble propósito: a) eliminar la maldad de enmedio de ellos (v. 5), sembrar temor a Dios en todo el pueblo (v. 11). Lo más fuerte de este mandato tal vez es lo que Dios pedía para el caso de familiares rebeldes, “¡Deberás quitarles la vida! Da tú el primer golpe, y luego que todo el pueblo se sume.” (v. 9). ¡Esa si que era una prueba de lealtad y fidelidad al Señor POR ENCIMA de la lealtad a la familia carnal o a los mejores amigos!
  5. Para cerrar el tema, Dios afirmó en el v. 18 que Él sería compasivo con Israel SOLAMENTE si obedecían todos estos mandatos. Realmente estaría atento a observar cuando llegara el momento de la prueba y de la tentación si Israel sería fiel y obediente a lo que Él les había instruído.

En el capítulo 14, después de un breve recordatorio de no participar en rituales funerarios en honor de Baal como lo hacía la gente de Canáan (heridas en el cuerpo, afeitarse, etc.), Dios les recuerda en los versículos 2 al 21 todo lo que previamente ya les había enseñado a sus padres en Levítico 11.1-47 (da click en la referencia para ver el estudio correspondiente) con respecto a los animales puros e impuros. Y el capítulo termina con más instrucciones con respecto a cómo manejar el asunto del diezmo. Algunos comentarios al respecto:

  1. Un llamado a diezmar “fielmente” (v. 22, BTX), “sin falta” (NVI) cada año de sus cosechas. Se esperaba que el diezmo de los israelitas fuera un compromiso constante y fiel, no un impulso intermitente según les diera la gana hacerlo o no. Dios se fijaría en este detalle.
  2. La práctica de ofrendar el diezmo de la cosecha y llevarlo al “lugar de adoración designado” para proceder con él como ritualmente se había establecido tenía un objetivo: “Esta práctica te enseñará a temer siempre al SEÑOR tu Dios.”, “para que aprendan a reverenciar siempre al Señor.” (DHH-LA). Dios había establecido que el diezmo de la producción agrícola, agropecuaria y vitivinícola (es decir, todos sus ingresos en especie) fuera un canal adecuado para que Israel aprendiera a temer, respetar y reverenciar a Dios. En la fidelidad a este mandato los corazones de los israelitas quedarían expuestos.
  3. El llamado a no descuidar a los levitas (v. 27). Como ellos no tenían porción ni herencia territorial como las demás tribus porque estaban dedicados al servicio de Dios en el tabernáculo, era responsabilidad del pueblo no descuidar su sustento para que pudieran seguir haciendo su sagrada función. Incluso el v. 28 ordena llevarles cada tercer año el diezmo de toda la cosecha de un israelita a los levitas, “para que coman y se sacien”. ¿Qué haría Dios con los israelitas que fueran fieles a este mandato? “Entonces el SEÑOR tu Dios te bendecirá en todo tu trabajo.”, “para que el SEÑOR tu Dios te bendiga en toda obra que tu mano haga.” (NBLH).

Conclusiones:

  1. No nos confundamos con respecto a Dios. Si nos inquieta leer sobre mandatos de ejecución a ciertas personas incluyendo familiares y amigos por diversas causas, no perdamos de vista lo siguiente: con el pueblo de Israel Dios estaba formando una nación donde la religión y el estado estarían fusionados completamente. El modelo que Dios estaba construyendo era único y específico para ese momento. De ninguna manera podemos igualarlo con el modelo que Dios diseñó para la iglesia cristiana en el Nuevo Testamento. Sin embargo, existen principios importantes que comentaremos a continuación que siguen siendo vigentes para el cristianismo. Entre ellos por supuesto no está el asesinar a nadie por ninguna razón. ¡Agradezcamos a Dios que vivimos bajo el Nuevo Pacto! De lo contrario, algunos de nosotros tal vez ya habríamos muerto por nuestros pecados.
  2. La realidad de los falsos profetas, maestros y mesías. Un problema común de todos los tiempos es la aparición de personas con malas intenciones, agendas ocultas, e incluso que se autonombran “profetas” o “videntes” o el mismo Mesías. Jesús y los apóstoles advirtieron de todo esto a la naciente iglesia primitiva: Mt 24.4–12 (DHH-LA), “4Jesús les contestó: —Tengan cuidado de que nadie los engañe. 5Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: ‘Yo soy el Mesías’, y engañarán a mucha gente… 11Aparecerán muchos falsos  profetas, y engañarán a mucha gente.” , Hch 20.29–30 (DHH-LA), “29Sé que cuando yo me vaya vendrán otros que, como lobos feroces, querrán acabar con la iglesia. 30Aun entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán mentiras para que los creyentes los sigan.” Hoy también tenemos que enfrentar a estas personas y estar alertas de sus influencias nocivas para nuestra fe.
  3. El principio bíblico de enfocarnos en las acciones no solo en las palabras. Dios advirtió a los israelitas que se fijaran en los hechos de esos supuestos “profetas”, ni siquiera si sus predicciones eran ciertas o no. De igual manera Jesús dijo en Mt 7.15–20 (DHH-LA), “15“Cuídense de esos mentirosos que pretenden hablar de parte de Dios. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. 16Ustedes los pueden reconocer por sus acciones, pues no se cosechan uvas de los espinos ni higos de los cardos. 17Así, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18El árbol bueno no puede dar fruto malo, ni el árbol malo dar fruto bueno. 19Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego. 20De modo que ustedes los reconocerán por sus acciones.” Cuando alguien a nuestro alrededor nos quiere incitar, ya sea en público o en secreto, a la rebelión o a la desviación doctrinal, ¡no seamos ingenuos! No escuchemos solo las palabras bonitas, seductoras y hasta con apariencia de justas de su mensaje. ¡Fijémonos en los hechos! Si detectamos mentiras, deshonestidad, conductas groseras y no amorosas hacia los creyentes, faltas de respeto, amargura, etc., ¿qué significa? Un árbol echado a perder que da frutos malos aunque por fuera intente dar otra apariencia. Si a pesar de los hechos que no concuerdan con las Escrituras decidimos escucharlos, ¡seremos responsables delante de Dios de nuestras decisiones! Ya nos lo advirtió en la Biblia, tanto en el AT como en el NT.
  4. El principio bíblico de sacar la contaminación de enmedio de la confraternidad. En el AT la orden era ejecutar a las personas pervertidas por su pecado y que estaban influenciando a otros. En el NT el mandato es la expulsión de la membresía de la iglesia de personas con estilos de vida desviados sin arrepentirse (1 Co 5.9-12) y de personas que doctrinalmente se extravíen y traten de influenciar a otros (2 Jn 9–11, DHH-LA, “9Cualquiera que pretenda avanzar más allá de lo que Cristo enseñó, no tiene a Dios; pero el que permanece en esa enseñanza, tiene al Padre y también al Hijo. 10Si alguno va a visitarlos a ustedes y no lleva esta enseñanza, no lo reciban en casa ni lo saluden; 11porque quien lo salude se hará cómplice de sus malas acciones.” La iglesia cristiana moderna necesita la práctica de la disciplina de expulsión para mantener la santidad de la iglesia, sin importar lazos sentimentales o familiares. De igual forma, el honor de Dios y la salud espiritual de la congregación estarán por encima de cualquier cosas o persona.
  5. Pensemos finalmente en la ofrenda cristiana. Justo como era el diezmo en el AT, esta práctica nos permite mantener un corazón agradecido, reverente y humilde ante Dios; ya que al ofrendar reconocemos que Dios nos da todo lo que tenemos y le honramos al regresarle algo de ello. De igual manera no debemos descuidar el funcionamiento y la operación de nuestra iglesia local tal como los israelitas no deberían descuidar a los levitas y su servicio en el tabernáculo. Recuerda que Dios SIEMPRE bendice en lo material a quien ofrenda de corazón y de forma sincera y constante. Está garantizado.

9 Responses to “Día 104”

  1. Samanta dice:

    Muy interesante, en cuanto a la orden de ejecutar a quien no fuera fiel. Ahora entiendo la base de la inquisición. Básicamente estaban siguiendo este mandato tergiversándolo a su gusto claro. Lo que me sigue rebotando en la mente es que, sí, sin duda estoy agradecida de vivir en este nuevo pacto. No porque me mataran, si no porque no sé si sería capaz de matar a alguien, mucho menos a un familiar. Pero, cómo responder a la pregunta ¿por qué Dios cambia? A veces he pensado que Dios mismo ha aprendido del ser humano, de su propia creación y ha “evolucionado junto con nosotros” ¿será? ¿Podrá cambiar de nuevo y pedirnos cosas que nos lleven al límite? y si lo pide ¿porqué lo hace? o en todo caso porqué ya no lo hace. En Jer 22: 15 – 16 habla de una forma de conocer a Dios, pero cuando leo esto siento que no es suficiente. Pareciera que el fin justifica los medios …

    • Monica Loaeza dice:

      Hola Samantha: Recordemos que Dios no cambia, desde el principio de la Creación la Biblia anticipa la venida de Jesús y así rescatarnos para Dios (tal y como hemos visto a lo largo de este Blog), no fue un “plan B”. En cuanto a que Dios haya “aprendido” de nosotros y haya “evolucionado”, yo más bien creo que por nuestra desobediencia, a veces Dios tiene que “dar un rodeo” para regresarnos al camino correcto, pero en realidad Su voluntad siempre se cumple. Los versículos de Jeremías, así como otros (ejem. Proverbios 2:3-6) nos muestran que la rectitud, la sabiduría, la compasión, etc., en fin todo lo bueno, nos lleva a conocer a Dios, pues Él es santo y perfecto. Dios merece un pueblo consagrado, una conducta recta, un corazón puro, una fe sincera… y tiene todo el derecho de exigirnos ser así. Y claro que Dios nos pone en el límite, nuestra fe también hoy es probada (Stgo. 1:2). Por último, no es que el fin justifique los medios, sino que Dios enseñó a los judíos a ser radicales porque la corrupción era y es un peligro serio ¡ellos entonces y nosotros ahora, podemos perder la salvación! Saludos y bendiciones!

    • Monica Loaeza dice:

      ¡Hola Samantha! Recordemos que Dios no cambia, desde el principio de la Creación la Biblia anticipa la venida de Jesús y así rescatarnos para Dios (tal y como hemos visto a lo largo de este Blog), no fue un “plan B”. En cuanto a que Dios haya “aprendido” de nosotros y haya “evolucionado”, yo más bien creo que por nuestra desobediencia, a veces Dios tiene que “dar un rodeo” para regresarnos al camino correcto, pero en realidad Su voluntad siempre se cumple. Los versículos de Jeremías, así como otros (ejem. Proverbios 2:3-6) nos muestran que la rectitud, la sabiduría, la compasión, etc., en fin todo lo bueno, nos lleva a conocer a Dios, pues Él es santo y perfecto. Dios merece un pueblo consagrado, una conducta recta, un corazón puro, una fe sincera… y tiene todo el derecho de exigirnos ser así. Y claro que Dios nos pone en el límite, nuestra fe también hoy es probada (Stgo. 1:2). Por último, no es que el fin justifique los medios, sino que Dios enseñó a los judíos a ser radicales porque la corrupción era y es un peligro serio ¡ellos entonces y nosotros ahora, podemos perder la salvación! Saludos y bendiciones!

  2. Adriana Casas dice:

    “Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme;
    nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece.” Sal. 55.22
    Mil gracias, lindo dia!

  3. filiberto dice:

    Así, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18El árbol bueno no puede dar fruto malo, ni el árbol malo dar fruto bueno. 19Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego.

    Esta escritura ya en si habla muy claras las cosas, Gracias por esta lección Arturo, es muy edificante.

  4. Israel dice:

    20 De modo que ustedes los reconocerán por sus acciones.”

    Obediencia reflejo de Disciplina teniendo a Dios en primer lugar antes que a cualquiera o cosa alguna; sin disciplina no hay frutos, y sin frutos no hay vida nueva.

    GRACIAS.

  5. Israel dice:

    “9 Cualquiera que pretenda avanzar más allá de lo que Cristo enseñó, no tiene a Dios; pero el que permanece en esa enseñanza, tiene al Padre y también al Hijo………………..Este versiculo me gustO. Nesecito ser paciente.

  6. Hiram Anderson dice:

    Samantha, buenos días, quisiera ayudarte a despejar tu duda, en sí que es lo que te inquieta de este pasaje?

    Saludos

  7. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Amado hermano, es tan animante como el Señor nos da todo aquello necesario para “vivir como Dios manda” así lo dice en 1
    2 Pedro 1:3, asi en este estudio vemos como nos sigue cuidando, advirtiendo de los peligros que podemos correr y dándonos instrucciones precisas al respecto, me llena de animo y de amor por nuestro Señor el ver como el nos ama tanto que se ocupa de todos los detalles posibles que pueden constituir un peligro, al respecto he tenido muchas conversaciones con respecto a obedecer su palabra sin excusas en cuanto a aquellos que han causado división y no se han arrepentido.
    También el tema del diezmo es super claro y no permite confusiones, es tan animante como los estudios nos invitan a arrepentirnos y obvio mejorar nuestra relación con Dios.
    Gracias Arturo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.