Día 75

LEVÍTICO 24.

En los versículos 1 al 4 del capítulo 24, Dios presenta a Moisés varias instrucciones con respecto a la iluminación de las lámparas que estaban dentro del tabernáculo. El objetivo era “mantener las lámparas continuamente encendidas” (v. 1) y los sacerdotes necesitaban entender el sagrado deber y la responsabilidad que involucraba esto para ellos.

El v. 3 reafirma el deseo de Dios con respecto a la iluminación de las lámparas, “Aarón deberá mantener las lámparas encendidas en la presencia del SEÑOR toda la noche. Esta es una ley perpetua para el pueblo que se cumplirá de generación en generación.” Como estudiamos anteriormente la iluminación constante del tabernáculo tenía un simbolismo muy importante para los israelitas. La luz encendida dentro del tabernáculo durante la noche era una señal de la presencia de Dios enmedio del pueblo y les brindaba mucha seguridad. Mantener esa luz encendida era muy importante para Dios.

También tenemos más regulaciones con respecto al pan de la presencia, en los versículos 5 al 9, cuando Dios ordena a Moisés que en cada sábado se deberá colocar ese pan como “un requisito del pacto eterno” (v. 8). Esos panes después de ser presentados como ofrendas pertenecerían a los sacerdotes quienes podrían comer de ellos en un lugar adecuado.

Esta lista de más instrucciones con respecto al servicio de los sacerdotes en el tabernáculo se interrumpe drásticamente en los versículos 10 al 23, con la historia de un hombre de madre israelita y padre egipcio (seguramente hubo varios casos como este dentro del pueblo que salió de Egipto), blasfemó el nombre de Dios durante una pelea con otro israelita. Los miembros del pueblo arrestaron a este hombre y lo pusieron bajo vigilancia mientras averiguaban qué hacer con él, porque no estaban seguros qué hacer, como dice el v. 12, “hasta que les fuera clara la voluntad del SEÑOR sobre este asunto.” Dios reveló entonces a Moisés el juicio sobre este hombre: “que toda la comunidad lo mate a pedradas” (v. 14).

Dos cosas relevantes a mencionar de este episodio:

  1. La actitud humilde de Israel: ante un caso difícil prefirieron esperar a que Dios mostrara con claridad qué hacer. No fueron impulsivos ni orgullosos al querer solucionar ellos mismos el problema, sino que tuvieron el corazón para esperar que Dios les ayudara a definir un rumbo. Necesitamos aprender más de esta actitud en la vida cristiana, ya sea cuando enfrentamos un problema difícil en nuestra vida personal o un caso complicado en la consejería cristiana a otros creyentes. A veces necesitamos buscar a Dios y esperar a que Él nos muestre un camino más claro. Y seguro Él lo hará.
  2. Este fue el primer caso de ejecución pública llevada a cabo por el pueblo de Israel desde que la ley se había revelado a través de Moisés. El último caso de muerte por disciplina anterior a este fue cuando los hijos de Aarón ofrecieron un fuego extraño y Dios mismo los mató. Pero ahora es el pueblo quien debe ejecutar la sentencia. Dios no estaba jugando con todo esto, era muy en serio lo que les estaba pidiendo: que fueran santos.

Aprovechando esta situación, Dios instruye al pueblo de Israel en los versículos 15 al 22 con lo que se llamó después “la ley del talión” y que se resume perfectamente en el v. 20, “fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. Lo que uno haga para lastimar a otro, eso mismo deberá recibir.” Como también ya habíamos discutido esta ley, no se trataba de un canal para ejecutar venganza personal, sino una medida justa para hacer justicia de parte de las autoridades correspondientes a nombre de todo el pueblo. Lo justo era recibir una penalidad de acuerdo al crimen, no más ni menos. Jesús se opuso al uso extremista de este mandato porque en sus tiempos se usaba como una excusa para venganzas personales (Mt 5.38-42). Muchas personas hoy siguen practicando “la ley del talión” para vengarse de sus enemigos, cuando jamás fue el propósito de esta ley ni siquiera dentro del antiguo pueblo de Israel.

Conclusiones:

  1. Dios quería enfatizar la importancia de mantener las luces encendidas del tabernáculo durante las noches. Quería asegurarse que los israelitas SIEMPRE pudieran ver las luces y entender que Dios estaba ahí. De igual manera Él quiere que SIEMPRE creamos que Él está con nosotros, que “veamos las luces” del santuario en cada día de nuestra vida. Por eso necesitamos cuidar nuestra relación con Dios, ya que ahí es donde abrimos los ojos a las “luces” que nos rodean.
  2. Dios no estaba jugando con toda la ley que promulgó para Israel. El caso del hombre blasfemo es una muestra de que Él quería que el pueblo de Israel lo tomara en serio. Así nosotros debemos tomar en serio su Palabra, tanto las promesas como las advertencias, y no vivir de una forma descuidada e irresponsable con respecto a su voluntad para nosotros.
  3. La “ley del talión” nunca se debe utilizar para ejecutar venganza personal. Eso sería torcer la Escritura para satisfacer un mal deseo personal. Dios es el juez último por excelencia y Él sabe ejecutar venganza y sabe disciplinar de la mejor manera. Que el “ojo por ojo y diente por diente” no sean parte de nuestra forma de pensar cotidiana. La venganza no nos corresponde a nosotros.

4 Responses to “Día 75”

  1. Leticia Hernandez dice:

    Muchas gracias Arturo por este devocional

  2. blanca dice:

    Muchas gracias Arturo por el devocional que hoy nos deiste que debemos cuidar mucho nuestra vida personal y nuestra relacion con DIOS y no ser vengativos por que ha Dios no le agrada esto que todo se lo dejemos en manos de DIOS.

  3. Vicky dice:

    Amén… Gracias Arturo!!! Dios ilumine tu vida para seguir compartiendo de su palabra de una manera sabia y edificante a su pueblo.

  4. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo, que importante y decisivo es ser respetuoso con el Señor y obedecer sus instrucciones, y que cierto es también que siempre el Señor hará justicia contra quien peque contra El y contra el projimo, siempre es importantisimo recordar que es el Señor quien imparte justicia, por otro lado en la actualidad existen leyes y tribunales para castigar los delitos, gracias Arturo siempre por tu servicio y amor.
    Un gran abrazo hermano.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.