Día 130

JOB 23 – 24.

Estudiemos hoy el octavo discurso de Job esta vez como respuesta a lo que Elifaz le dijo en el capítulo 22. En esta sección del libro, Job nos revela más aspectos acerca de la perspectiva que podemos llegar a tener de Dios enmedio de nuestro sufrimiento y se hace además la famosa pregunta que ha trascendido por generaciones completas y que en palabras contemporáneas podríamos mencionarla como: “-Si Dios existe, ¿por qué permite tanto dolor, sufrimiento y maldad?”

En los versículos 1 al 7 del capítulo 23, Job revela una percepción de Dios muy común en los seres humanos cuando estamos pasando por un fuerte sufrimiento: la sensación de que Dios no está cerca de nosotros. Palabras como “Si tan sólo supiera dónde encontrar a Dios… Voy hacia el oriente, pero él no está allí; voy hacia el occidente, pero no puedo encontrarlo. No lo veo en el norte… miro al sur, pero él está oculto.” ¿Has sentido esto alguna vez? En un momento de sufrimiento extremo, los creyentes podemos llegar a sentir que Dios está lejos, que nos ha abandonado, que no está pendiente de nosotros. Es tan real y humano que el mismo Jesucristo experimentó esto a punto de morir clavado en la cruz cuando dijo en Mateo 27.46 (DHH-LA), “…Elí, Elí, ¿lemá sabactani?” (es decir: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?)” El sufrimiento de Job era tan grande que realmente sentía que Dios se le estaba escondiendo y que no podía hablar con él para presentar sus argumentos y encontrar una respuesta favorable. Esto nos lleva a la pregunta: ¿Dónde está Dios cuando sufrimos? Repasemos algunas Escrituras:

  1. Salmos 34.18 (VPEE), “El Señor está cerca, para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos y han perdido la esperanza.”
  2. Salmos 77.1-2 (VPEE), “1 A Dios clamo con fuerte voz para que él me escuche. 2 El día que estoy triste busco al Señor, y sin cesar levanto mis manos en oración por las noches…”
  3. Salmos 147.2-3 (VPEE), “2 El Señor reconstruye a Jerusalén y reúne a los dispersos de Israel. 3 Él sana a los que tienen roto el corazón, y les venda las heridas.”
  4. La Biblia nos enseña que Dios NO ESTÁ LEJOS cuando estamos sufriendo, cuando estamos tristes, cuando tenemos el corazón roto y herido. El libro de los Salmos nos proporciona una mirada al corazón de Dios con respecto al sufrimiento humano, especialmente al sufrimiento y al dolor de su pueblo. La siguiente vez que pases por un momento difícil en tu vida y sientas que Dios no está cerca de tí porque no ves respuestas rápidas, o soluciones prontas o porque no encuentras consuelo, ¡recuerda estas Escrituras! Si en el caso extremo de Job SIEMPRE estuvo pendiente de Él, ¡cuánto más en nuestros problemas y sufrimientos más ordinarios!

En los versículos 10 al 12, Job nos presenta una de las convicciones más importantes en su vida: “he permanecido en las sendas de Dios… he atesorado sus palabras más que la comida diaria”, “guardando en mi seno sus palabras” (BJL). ¿A qué “palabras” se estaba refiriendo? No podrían ser a las Escrituras, ¡porque nada se había escrito aún! Pero esto nos revela que en los días de Job había una especie de tradición oral sobre quién era Dios y lo más básico que pedía del ser humano. Recordemos que la historia de Job se ubica entre los patriarcas y Moisés, y para entonces ya había toda una tradición oral con respecto al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Posiblemente Job se refería a ese sencillo conocimiento de Dios, cuando aún ni siquiera la Ley mosáica había sido revelada, cuando ningún libro de los profetas había sido escrito, cuando Jesús aún no venía ni existían los apóstoles y no existía el Nuevo Testamento. Pues a ese sencillo conocimiento oral de Dios, Job se aferraba y lo atesoraba “más que la comida diaria”. ¿Cuánto más nosotros deberíamos seguir su ejemplo? Teniendo a nuestra disposición aproximadamente 1600 años de revelación de Dios escrita y contenida en un libro que podemos traer diario con nosotros en forma impresa, en nuestro teléfono celular, tableta electrónica o computadora; ¿no deberíamos tener mucha más hambre y sed de la Palabra de Dios que el mismo Job? ¿No deberíamos apreciarla mucho más que él? ¿Cómo anda tu disciplina de estudio bíblico personal? ¿Cuánto aprecias tener la Biblia a tu alcance? Aprendamos del corazón de Job.

Los últimos 3 versículos del capítulo 23 reflejan el entendimiento de Job con respecto a la soberanía de Dios sobre su vida: “él hará conmigo lo que tiene pensado, él controla mi destino”. A Job le quedaba claro que Dios podía hacer con él lo que quisiera y que realmente su vida entera estaba en manos de Dios, no en las suyas. Esta convicción le creaba temor (v. 15, “Con razón estoy tan aterrado ante su presencia”). Hay una relación directa aquí entre creer realmente que nuestra vida entera está en manos de Dios y el temor a Él. Cuando creemos lo primero, buscaremos también la forma de conocerlo, descubrir su plan para nuestra vida y obedecerlo. Cuando no lo creemos, viviremos existencias indiferentes a la divinidad, enfocadas solamente en satisfacer necesidades y deseos personales y pensando falsamente que nuestra vida está en nuestras manos. ¿Cuánto cambiaría el mundo si más personas creyeran lo que Job creía, que su vida entera dependía de Dios completamente? Habría más necesidad de Dios, más temor, más hambre de conocer la Biblia, más deseos de cambiar.

En el capítulo 24, Job hace una profunda reflexión sobre la pregunta que a tantas generaciones de seres humanos les ha causado confusión y controversia, “¿Por qué el Todopoderoso no trae a juicio a los malvados? ¿Por qué los justos deben esperarlo en vano?” Es decir, “-¿Por qué Dios permite la maldad y el sufrimiento?” Algunos puntos relevantes son:

  1. A lo largo del capítulo Job menciona diferentes tipos de maldad y describe brevemente algunos de ellos: gente malvada que roba (v. 2), gente indiferente a las necesidades del pobre (v. 4), malvados que explotan con préstamos e intereses a viudas y huérfanos (v. 9), la gente rebelde que no quiere conocer los caminos de Dios (v. 13), los asesinos (v. 14), los adúlteros (v. 15), los ladrones (v. 16), y los ricos ambiciosos que tarde o temprano será castigados por Dios (v. 22). La frustración de Job era por qué Dios lo castigaba a él y no castigaba a los verdaderos pecadores que no mostraban la menor intención de arrepentirse y cambiar sus caminos.
  2. El uso de la noche como característica de la vida pecamninosa. En varios pasajes, Job menciona que los pecadores preferían la noche para actuar (como el adúltero, el asesino y el ladrón), ya que se podían esconder en las sombras sin ser reconocidos. Como dice el v. 17, “La noche oscura es su mañana”. A lo largo de las Escrituras encontraremos esta relación de la noche con una vida lejana a Dios. En todas las culturas y en todos los tiempos, andar de noche tarde en las calles es sinónimo de peligro o maldad. Nunca será un buen testimonio para un creyente llevar una “vida de noche”, como el resto del mundo sin Dios lo hace. Simplemente no es compatible.
  3. Sin embargo, a pesar de la queja de Job con respecto a los verdaderos malvados que pasan sin recibir castigo, eso no fue una razón suficiente para que Job renegara de Dios al punto de afirmar como tantas personas hoy: “-Si Dios existe, ¿entonces por qué permite tanta maldad y tanto sufrimiento en el mundo?” Job no podía afirmar eso para nada, él estaba convencido de la existencia de Dios y de su justicia, su queja era diferente. Lamentablemente las cosas malas que pasan en este mundo son una buena excusa para mucha gente para no querer creer en Dios y para no tener la disposición siquiera una vez en su vida de estudiar la Biblia de forma seria y descubrir por ellos mismos si lo que creen es correcto o no.

Conclusiones:

  1. Dios no está lejos de nosotros cuando estamos atravesando momentos de pruebas y de sufrimiento. Necesitamos combatir nuestros pensamientos, someterlos a las Escrituras y desarrollar fe y convicción de que Dios está con nosotros en cada paso que estamos dando. Pero también asegurémonos de realmente acudir a las Escrituras para buscar su voluntad para nuestra vida en esos momentos.
  2. Dejémonos inspirar por el amor a la Palabra de Dios que Job tenía, aunque ni siquiera tenía al alcance algún documento escrito como nosotros. Atesoremos como él las Escrituras en nuestro corazón más que nuestra necesidad por la comida, por las relaciones humanas, por el éxito y la auto-estima, o cualquier otra cosa que nos mueva mucho. Mi esperanza es que este blog diario por 2 años nus ayude a todos los que lo seguimos a desarrollar un profundo amor por la Biblia y una fuerte disposición a obedecerla fielmente.
  3. ¿Estamos convencidos de que nuestro destino está en manos de Dios? ¿Creemos en su soberanía para nuestra vida? Si es así, entonces vivamos vidas que lo demuestren, como dice Mateo 6.33 (DHH-LA), “33Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.”
  4. Nunca permitamos que la maldad del mundo que nos rodea nos haga dudar de la existencia y del amor de Dios. Como creyentes estamos igualmente expuestos que el resto del mundo a todo tipo de situaciones malas: robos, secuestros, agresiones, injusticias, fraudes, traiciones, etc. Aún cuando estemos sufriendo graves consecuencias de la maldad de este mundo caído, mantengámonos firmes en nuestra fe en Dios como lo hizo Job. Que su historia sea un inspiración para nosotros para cuando nos toque sufrir injustamente.

6 Responses to “Día 130”

  1. Ana Veronica Serrano dice:

    Gracias Arturo por compartir de este libro que honestamente yo no entendia. Yo me preguntaba xq Dios les dice a los amigos de job que no hablaban la verdad sobre el, porque sus argumentos me hacia logica Dios ayuda al bueno castiga al malo, si he pasado pruebas es x mi pecado ect. ahora lo puedo ver. Gracias nuevamente y tambien por las ayudas extra paa poder profundisar mas

  2. Myriam Tijerina de Vargas dice:

    Muchas gracias Arturo, yo quiero estar constante estos dos años en estos devocionales diarios, que al día de hoy me han ayudado muchísimo…es sorprendente como después de 19años, la Biblia sigue quebrantando me y transformando mi mente y corazón, ¡que real es que la Palabra de Dios es viva y tiene poder! y le doy gracias a Dios por tenerla. Como Job expresa, yo quiero atesorar en mi vida la Palabra de Dios, más que cualquier otra cosa. Un abrazo!

  3. Vere dice:

    Este dia me acorde de las pruebas mas fuertes que he pasado y en efecto uno llega a pensar que Dios no esta ahí, tal como job lo sintio o el mismo jesus, me hace reflexionar en que tengo que estar muy bien con mi Dios, preparandome, orando, obedeciendo, pero sobre todo amando a Dios como ellos lo hicieron, para resistir en el día malo porque no solo debo de aceptar lo bueno de Dios sino también lo malo que es permitido para perfeccionar mi corazon, como el mismo job lo decia. muchas gracias Arturo por tu tiempo.

  4. Adriana Casas dice:

    De verdad estos devocionales son oro molido, los agradezco con todo mi corazón, siento emoción y alegría siempre que los leo y cuando por algún motivo, no me da tiempo, trato de ponerme al corriente lo más pronto posible, porque no quiero perderme de la profunda enseñanza que hay en ellos. Sé que Dios va a bendecir mucho tu esfuerzo Arturo en tu corazón y en el de cada uno de nosotros también, puesto que es para la edificación de su Iglesia. Mil gracias y que te sigas recuperando.

  5. Sandra Duarte dice:

    Gracias por tu esfuerzo
    Gracias por seguir con este trabajo aùn en estos tiempos dificiles con tu salud, espero que te encuentres bien despues de la operaciòn que comentaste.
    estas presente en mis oraciones

  6. reyna ruiz dice:

    gracias por ser un instrumento para Dios en estos devocionales son como perlas preciosas para mi vida a abierto mucho mis ojos y deseo que mi vida siga transformandose,
    te tengo en mis oraciones que Dios te bendiga

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.