Día 265

SALMOS 92 – 97.

Seguimos enfocados en terminar el estudio del libro completo de Salmos. A partir de hoy estaremos estudiando los salmos restantes de la Cuarta Colección (Salmos 90 – 106) y la Quinta Colección (Salmos 107 – 150). En cuanto a la autoría de estos últimos salmos, no hay certeza alguna. Se sabe por ejemplo que el Salmo 90 se le atribuye a Moisés, el resto de los salmos de la misma colección (la número 4) es más probable que se atribuya a diferentes autores en otro tiempo. Recordemos, como comenta el libro Opening Up Psalms, de Day One Publications, que los salmos fueron compuestos en un período aproximado de 900 años, siendo el más antiguo el salmo 90 atribuído a Moisés como comentamos, y los úlltimos a varios autores después del exilio en Babilonia.

El tema principal de los salmos 92 al 97 es la alabanza a Dios y la alegría que genera en el corazón humano. Veamos algunos aspectos devocionales relevantes de los mismos:

  1. La felicidad que nos trae contar con un relación personal con Dios dinámica. Varios aspectos relacionados con esta idea aparecen en los diferentes versículos: A) La convicción de que “es bueno dar gracias al Señor” o “¡Bueno es alabarte, oh YHVH…” (BTX). La palabra hebrea traducida como “es bueno” es ???? tob, y de acuerdo con el A Concise Hebrew and Aramaic Lexicon of the Old Testament, de Brill and Wm. Eerdmans Publishing Co., significa bueno en toda variedad de significados, algo agradable y deseable de hacer, algo que tiene valor hacer. En otras palabras, alabar a Dios constantemente (“por la mañana… y por la noche”, Sal 92.2) es algo bueno para el espíritu humano y es algo que agrada mucho a Dios. Quien no alaba a Dios constantemente de corazón se priva así de una gran bendición. B) Varias emociones buenan se generan al recibir las bendiciones de contar con una relación con Dios: ” Todo lo que has hecho por mí, SEÑOR, ¡me emociona! Canto de alegría por todo lo que has hecho.” (Sal 92.4). Efectivamente, si meditamos en serio sobre las múltiples bendiciones que hemos recibido desde que nos acercamos a Dios, ¡difícilmente podríamos afirmar lo contrario al salmista! Emoción, alegría, lágrimas de gratitud, buenos recuerdos, y más. Lo ideal sería que todos los días en nuestra relación con Dios personal experimentáramos este tipo de sentimientos. C) Incluso un creyente sincero puede encontrar felicidad en la misma corrección de parte de Dios: “Felices aquellos a quienes tú disciplinas, SEÑOR, aquellos a los que les enseñas tus instrucciones.” (Sal 94.12), “¡Cuán bienaventurado es el varón a quien Tú, oh YH, corriges e instruyes en tu Ley!” (BTX), “Feliz el hombre a quien educas, Yahvé, aquel a quien instruyes en tu ley” (BJL). De acuerdo a la Biblia, hasta en la corrección divina podemos encontrar felicidad y dicha, ya que los resultados que generará en nosotros nos llevarán a reconocer después la sabiduría de Dios y su amor por nosotros.
  2. La fortaleza interna que Dios provee a quien lo alaba y sirve sinceramente. Meditemos en los siguientes versículos: “10 Pero tú me has hecho fuerte como un buey salvaje; me has ungido con el mejor aceite… 12 Pero los justos florecerán como palmeras y se harán fuertes como los cedros del Líbano… 14 Incluso en la vejez aún producirán fruto, seguirán verdes y llenos de vitalidad.” (Sal 92.10-14), “22 Pero el SEÑOR es mi fortaleza; mi Dios es la roca poderosa donde me escondo.” (Sal 94.22). Sin importar los sufrimientos o las dificultades que estemos enfrentando, nuestra relación con Dios nos puede proveer de una fuerza interna única, que nada ni nadie más nos la puede dar. Las personas que no cuentan con una relación con Dios sólida o los creyentes que andan muy descuidados en la misma entenderán esto mejor, ya que cuando llegan los tiempos difíciles a nuestra vida, se hace evidente quién ha aprendido a sacar sus fuerzas de Dios y quién ni siquiera entiende qué hacer. La vida de un creyente no se trata de nunca sufrir problemas ni dificultades, más bien de enfrentarlos con las fuerzas que solo Dios nos puede dar. Y como la Biblia afirma, ni la edad avanzada es un obstáculo para que Dios nos de fuerzas internamente y sigamos dando frutos espirituales de toda clase.
  3. Algunas pistas sobre el origen y el carácter de Dios. Varios pasajes nos dan un poco más de luz sobre quién es realmente Dios: A) La edad de Dios. “Tu trono, oh SEÑOR, permanece desde tiempos inmemoriales; tú mismo existes desde el pasado eterno.” (Sal 93.2), “Tu trono está establecido desde la antigüedad, Tú eres desde la eternidad.” (BTX).  La traducción de la BTX nos deja la idea muy clara, “Tú eres desde la eternidad”. Dios siempre ha existido, no tiene un origen ni tendrá un final. B) “Tus leyes soberanas no pueden ser modificadas; tu reino, oh SEÑOR, es santo por siempre y para siempre.” (Sal 93.5). La Palabra de Dios no sufrirá “actualizaciones” con el tiempo, no se modificará, no se puede alterar, jamás se volverá obsoleta. C) Otro título para Dios, “Oh SEÑOR, Dios de venganza” (Sal 94.1), “SEÑOR, Dios de las venganzas” (NVI). La venganza existe y es legítima solo cuando la ejerce Dios, no los hombres. Digamos que vengarse es territorio exclusivo de Dios y debemos darle espacio a Él para que actúe cuando sufrimos injusticias y requerimos venganza. D) Dios también es el Dios Creador: “9 El que les hizo los oídos… El que les formó los ojos… Él todo lo sabe… 11 El SEÑOR conoce los pensamientos de la gente” (Sal 94.10-11). Es un hecho, Dios nos hizo y nos conoce a la perfección incluso al nivel de pensamiento. Siendo así, ¡nadie puede esconderse de Dios! Es un acto de necedad (Sal 94.8) creer lo contrario. F) La soberania de Dios ante toda la creación (Salmo 97). Dios gobierna toda la naturaleza, a todos los seres humanos e incluso la Biblia afirma que “Los que rinden culto a ídolos quedan deshonrados  —todos los que se jactan de sus inútiles dioses— pues todos los dioses tienen que inclinarse ante él.” (Sal 97.7). Bajo el entendido de que no hay más “dioses” que Dios mismo, sino que detrás de la idolatría están los demonios, pues entonces los mismos ángeles de Satanás terminan arrodillándose ante Dios. ¿Por qué razón nosotros no? Es verdad que a través del estudio minucioso de las Escrituras podemos ir conociendo más quién es realmente Dios, como conocer a una persona en su carácter, su mente y su corazón y poder afirmar que la conocemos bien. ¡Qué privilegio es estudiar la Biblia! ¡Cuántos tesoros nos esperan diariamente!
  4. El consuelo que nos da Dios en tiempos difíciles. El salmo 94.17-19 dice, “17 Si el SEÑOR no me hubiera ayudado, pronto me habría quedado en el silencio de la tumba. 18 Clamé: «¡Me resbalo!», pero tu amor inagotable, oh SEÑOR, me sostuvo. 19 Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría.” Para el creyente hay momentos en su vida en que el sufrimiento es tan intenso que literalmente siente que se resbala en su fe, o como dice la TLA, “pero te llamé al sentir que me caía”. Es entonces cuando a nuestra mente le puede pasar lo siguiente: “Cuando mi mente se llenó de dudas”, “Cuando mis inquietudes se multiplican en mí” (BTX), “Cuando en mí la angustia iba en aumento” (NBLH). ¿Te identificas con estas ideas en algún momento de tu vida cristiana? Es bastante propio de nuestra naturaleza humana que dudemos o que nos llenemos de angustia y ansiedad por las preocupaciones que cargamos. ¿Qué hacer entonces? El salmista buscó a Dios y entonces, ” tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría.” (Sal 94.19), “tu consuelo llenaba mi alma de alegría” (NVI), “tú me diste consuelo y alegría.” (TLA). Dios tiene poder para transformar la angustia más extrema en consuelo, la tristeza más profunda en alegría y la turbulencia interna más salvaje en paz profunda. Esto no quiere decir que el problema desaparezca por arte de magia, sino que, nuevamente, Dios nos provee de estos recursos de manera interna para enfrentar la necesidad desde una perspectiva diferente.
  5. El llamado a alabar a Dios y a humillarnos ante Él. “Vengan, adoremos e inclinémonos. Arrodillémonos delante del SEÑOR, nuestro creador” (Sal 95.6), “Canten al SEÑOR, alaben su nombre; cada día anuncien las buenas noticias de que él salva.” (Sal 96.2), “¡Den al SEÑOR la gloria que merece! Lleven ofrendas y entren en sus atrios.” (Sal 96.8), y más, especialmente en el Salmo 96. Dios espera que lo adoremos, que lo alabemos y que nos humillemos ante Él, ¡nada menos que esto! Él es digno de todo ello y nosotros no somos nadie para mantener la frente en alto delante de Dios en una actitud orgullosa, como si mereciéramos todo lo que nos ha dado. Obedezcamos el mandato bíblico y humillémonos constantemente ante Dios, además de incluir la alabanza a Él en nuestro estilo de vida.

El salmo 97 termina diciendo, “¡Ustedes, los que aman al SEÑOR, odien el mal!” (Sal 97.10), “El SEÑOR ama a los que odian el mal” (NVI). Todo el concepto de alabar a Dios, mantener una relación personal con Él y recibir sus bendiciones y su ayuda en tiempos difíciles está conectado con las convicciones personales contra el mal que Él espera que desarrollemos en nuestro interior, como respuesta a su amor. Una persona que se entrega a la maldad aunque con su boca alabe a Dios es una contradicción total y de ninguna manera experimentará los mismos resultados en su vida que los creyentes sinceros y congruentes en su fe y en sus acciones.

Conclusiones:

  1. ¿Te sientes feliz de contar con una relación personal con Dios? ¿Estás experimentando gozo interno al orar y estudiar las Escrituras? ¿Disfrutas la confraternidad con otros creyentes? La vida cristiana, aunque tiene sus desafíos, es una vida de gozo y alegría por el simple hecho de tener a Dios al alcance. ¿Es así en tu caso?
  2. Entendamos de una vez por todas que tener fe en Dios no es igual a no experimentar angustias, sufrimientos, problemas y dificultades. Más bien es recibir la ayuda de Dios para desarrollar una fortaleza interna que nos permita pasar por esos retos y vencer. Una fortaleza interior que también nos genera alegría en medio de las pruebas. Desde un punto de vista humano eso es contradictorio, pero no desde la perspectiva de la sabiduría divina.
  3. Podemos conocer a Dios a través del estudio de su Palabra. Hay muchísimas pistas en las Escrituras sobre su carácter, su mente, sus sentimientos y todo lo que quieras saber de Él. Y lo mejor de todo es que la Biblia está a nuestro alcance. ¿La estás aprovechando?
  4. Hagamos de la alabanza y la humillación personal ante Dios un hábito en nuestra vida, si nos llamamos verdaderamente “creyentes” o “cristianos”. No hay otra forma de agradar a Dios. Sin humildad y sin alabanza no podemos ser de su agrado, porque lo único que nos impide hacerlo es nuestro orgullo.

6 Responses to “Día 265”

  1. norma de la cruz dice:

    Muchas Gracias!!! sin duda necesitamos ser humildes para depender y buscar siempre a Dios para que él sea nuestra fuente de vida para hacer frente a cada situación, con el corazón correcto, puro, animado y lleno de fe y confianza, el Salmo que estudiamos hoy es una gran inspiración, para mi será un estandarte, Gracias por tu ensañanza correcta Arturo, saludos!!!!

  2. citlali gamboa dice:

    Tremenda enseñanza sobre quien es Dios y lo q es tener fe, se pulen convicciones básicas y reconforta no ser pasiva ante el mal, el versículo dice odian Sal 97:10, el mal si produce reacciones. Y mucha tarea para alabar a Dios. Gracias totales y saludos.

  3. Alejandra Flores dice:

    Siento que la mayor bendición q hemos recibido los díscipulos de Jesús es poder tener una Relación Personal con Dios, qué especial tener contacto directo con Nuestro Creador y recurrir a Él ante cualquier situación. En Él encontramos paz, confianza, fortaleza y sabiduria para enfrentar cualquier situación. He aprendido q la verdadera felicidad no es la ausencia de adversidades, sino de saber que Dios controla todo.

  4. blanca martinez dice:

    Gracias por esta clase que hoy leimos sobrela fortaleza y lo que habla los salmos yo les puedo compartir algo que DIOS ha hecho estos ultimas semanas estaba pasando por una situacion muy dificil en mi vida mi hijo se fue a vivir a otro lado el tenia dos meses que habia salido del centro de reabilitacion me sentia una persona muy feliz por que estaba nuevamente en casa pero por circustancias el se fue ha vivir con su abuelita para mi fue algo muy duro por que de una manera el estaba conmigo yo podia estar al pen diente de el pero ahora no ahi fue donde realmente es donde se prueba la verdadera fe, satanas me hempezo atacar muy fuerte con malos pensamiento al grado que entre en una deprecion que me queria moriri nada tenia sentido para mi pero gracias a mis decipuladores que increiblemente son usados por DIOS me empezaron ayudar por otros dicipulos en oracion pero lo que me levanto fue el amor de DIOS su misericordia y increiblemente me fortalezio me dio fuerzas para seguir adelante ,esperanza y sobre todo le creo a DIOS que el me ba hayudar a regresar a mi hijo y trasformado amen. gracias es un testimonio se los cuento por que me identifico por este salmos que vimos.

    • Beatriz Sandoval dice:

      Gracias Blanca. Qué bueno que reconoces la ayuda de otras personas, pero sobre todo el poder de Dios, pues “sabemos que Dios dispone TODAS las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales Él ha llamado de acuerdo con su propósito” (Romanos 8.28).

      ¡Gracias Arturo!

  5. Adriana Casas dice:

    Gracias por lo que compartes Blanca, mi hijo se fue de la Iglesia hace siete años, él ahora tiene 25, fue muy duro para mí porque se juntó con la muerte de mi papá, tenía un dolor en mi corazón insoportable, sin embargo nunca he dejado de buscar a DIOS y la gran bendición que obtuve es su gran consuelo y el aprender a confiar y creer que EL tiene su tiempo para cada cosa, mi hijo no ha regresado a la Iglesia pero sin duda DIOS ha trabajado en él a lo largo de éste tiempo, ahora te puedo decir que tengo la absoluta certeza de que DIOS lo tiene en sus manos y que mi Fe y Gratitud han aumentado, nuestro DIOS es FIEL. Gracias por este espacio Arturo, ojalá que pueda leer esto Blanca.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.