Día 304

JEREMÍAS 37.1-10, 49.34 – 51.64.3; 2 CRÓNICAS 36.10 – 14, 1 CRÓNICAS 3.10 – 16; 2 REYES 24.10 – 20.

El día de hoy la narrativa bíblica en los diferentes pasajes estudiados se enfocará en el rey Joaquín y en su tío el rey Sedequías, que sería su sucesor. También estudiaremos más aspectos sobre otro saqueo que sufrió Jerusalén a manos de Nabucodonosor y por último más profecías sobre la caída de Jerusalén pero también sobre la venganza de Dios sobre Babilonia por todo el mal que le hizo a su pueblo.

Primero hablemos de la información que encontramos sobre los reyes Joaquín y Sedequías, que fueron los últimos que gobernaron el pueblo de Judá:

  1. El segundo saqueo de Jerusalén: recordemos que 2 Reyes 24.9 dice, “Joaquín hizo lo malo a los ojos del Señor, igual que su padre.” Por esa razón Dios determinó que el rey Nabucodonosor castigara a Joaquín con un sitio contra Jerusalén y con un saqueo de la ciudad y de los tesoros del templo. Llama la atención que 2 Crónicas 36.10 dice que “En la primavera de ese año, el rey Nabucodonosor llevó a Joaquín a Babilonia. En esa ocasión, también se llevaron muchos tesoros del templo del SEÑOR.”, mientras que 2 Reyes 24.13 dice, “Como el SEÑOR ya había dicho, Nabucodonosor se llevó todos los tesoros del templo del SEÑOR y del palacio real. Sacó todos los objetos de oro que el rey Salomón había puesto en el templo.” Aunque ambos pasajes difieren un poco sobre la cantidad de objetos extraídos del templo, podemos entender que el saqueo fue bastante grande, posiblemente la mayoría de los objetos sagrados del templo fueron llevados a Babilonia. Este sería el segundo saqueo de Jerusalén ya que recordemos que el primero sucedió durante el reinado de Joacim (el padre de Joaquín) donde según 2 Crónicas 36.7 el rey Nabucodonosor se llevó algunos de los tesoros del templo para llevarlos a su palacio personal. Los estudiosos piensan que fue entre estos eventos de los saqueos y la destrucción final del templo que vendría más adelante que se perdió la famosa arca del pacto, para nunca más aparecer. Ese tema lo estudiaremos a fondo más adelante.
  2. La primera parte del exilio: de acuerdo con 2 Reyes 24.14 fue justo durante el reinado de Joaquín que el rey Nabucodonosor se llevó “cautiva a toda la población de Jerusalén” (10,000 personas), pero dejó a la gente más pobre. Estos exiliados comprendían toda la realeza con su familia (incluyendo al rey Joaquín), las personas más influyentes de la sociedad, los mejores soldados, los mejores artesanos y otras personas “habilidosas” (2 R 24.16). Esta sería la primera oleada del exilio babilónico donde la mayoría del pueblo de Judá abandonó sus tierras para vivir por varios años en el extranjero.
  3. La terquedad del rey Sedequías: ya que Joaquín fue tomado prisionero y solo duró su reinado 3 meses (2 R 24.8), no tuvo tiempo de tener descendientes y por lo tanto Nabucodonosor instaló en el trono de Judá a su tío Matanías a quien le cambiaron el nombre por Sedequías (2 R 24.17). ¿Cuál fue el desempeño espiritual de Sedequías de acuerdo a la Biblia? Veamos varias referencias: a) “hizo lo malo a los ojos del Señor, igual que Joaquín.” (2 R 24.19), b) “se negó a humillarse cuando el profeta Jeremías le habló directamente de parte del Señor” (2 Cr 36.12), c) “era un hombre duro y terco, y rehusó volverse al Señor, Dios de Israel” (2 Cr 36.13), d) “ni Sedequías ni sus ayudantes ni la gente que se quedó en la tierra de Judá hicieron caso de lo que el Señor decía a través de Jeremías.” (Jer 31.2). Obviamente al tener un rey como Sedequías, la condición del pueblo era, “todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo se volvieron cada vez más infieles.” (2 Cr 36.14). Solo con estos pasajes podemos darnos cuenta de la dureza del corazón del nuevo rey de Judá, sellando así el destino del pueblo de Dios al exilio, ya que sin un líder que deseara volverse a Dios de corazón y que quisiera aprender la lección de los errores de sus antecesores, pues el pueblo simplemente no tenía esperanza alguna. Sedequías será el último de los tristes ejemplos de los reyes de Judá y de Israel que prefirieron el camino del orgullo y la arrogancia al de la humildad y la sinceridad para con Dios.

Ahora veamos algunos aspectos importanes de los mensajes proféticos contra la gran Babilonia:

  1. Una de las razones que Dios presentó para castigar a Babilonia fue su idolatría: “Sus imágenes e ídolos serán hechos pedazos. Sus dioses Bel y Merodac serán completamente deshonrados.” (Jer 50.2), “Entonces yo castigaré a Bel, el dios de Babilonia, y haré que vomite todo lo que se comió.” (Jer 51.44), “¿Y por qué? Porque toda la tierra está llena de ídolos y la gente está locamente enamorada de ellos.” (Jer 50.38). Dios estaba guardando las cuentas pendientes de toda la idolatría de Babilonia las cuales serían “cobradas” por Él en un futuro próximo.
  2. Otra razón para la caída de Babilonia fue la maldad con la que trataron no solo al pueblo de Dios, sino a otras naciones: “Es la venganza del SEÑOR, así que vénguense también ustedes. ¡Háganle lo mismo que ella les hizo a otros!” (Jer 50.15), “»Le daré a Babilonia y a sus habitantes el pago que se merecen por todo el mal que le hizo a mi pueblo en Jerusalén», dice el SEÑOR.” (Jer 51.24). Aunque Babilonia fue el instrumento de Dios para disciplinar a su pueblo, fueron demasiado lejos en la crueldad que mostraron y por lo tanto Dios les regresaría todo ese mal en su momento, que sería muy pronto.
  3. Pistas proféticas sobre las naciones que atacarían y conquistarían Babilonia. De forma sorprendente (ya que coincide con los registros históricos), estos pasajes nos muestran lo siguiente: a) que el ataque vendría desde “el norte” (Jer 50.3) con “un gran ejército” (Jer 50.41), b) se formaría una alianza entre “una gran nación y muchos reyes” (Jer 50.41), c) hay una referencia específica a “los reyes de Media” (Jer 51.11) que estarían dirigiendo “los ejércitos de las naciones” (Jer 51.28), e) ese ejército se caracterizaría por ser diestros en el manejo de arcos y lanzas y por ser crueles y sin compasión (Jer 50.42), f) finalmente la Biblia afirma que la caída final de Babilonia sería durante una borrachera de las “autoridades y hombres sabios” (Jer 51.57) ya que estarían dormidos cuando el enemigo llegara y “nunca más se desperatarán”. De acuerdo con el Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, de Sociedades Bíblicas Unidas, serían los persas comandados por Ciro quienes entrarían a Babilonia el 16 de octubre del 539 a.C. precisamente, como dice Daniel durante un gran banquete del rey Belsasar donde hubo una gran borrachera, durante la cual sucedió la invasión y también su asesinato. De acuerdo con Jeremías 51.59, este mensaje profético contra Babilonia fue anunciado por Jeremías “durante el cuarto año del reinado de Sedequías” (que vendría siendo el 593 a.C.). Esto quiere decir que 54 años antes de que sucediera la caída de Babilonia, Dios ya había revelado detalles precisos de cómo sucedería todo. ¡Otra evidencia de que la Biblia está inspirada por Dios!

En estos pasajes encontramos también un mensaje de esperanza para Judá pero también para Israel:

  1. Israel y Judá regresarían a su tierra, ambos, no solamente Judá (Jer 50.4).
  2. El estado de sus corazones sería muy diferente a como habían sido: a) llegarían “llorando en busca del Señor su Dios” (Jer 50.4), b) se aferrarían a Dios con todas sus fuerzas (Jer 50.5), c) regresarían en paz con Dios y perdonados por Él de todos sus pecados (Jer 50.20).

A través de todas las pruebas y dificultades que enfrentarían su pueblo (tanto Israel como Judá), Dios mismo trabajaría en sus corazones para que el día que tuvieran que regresar a su tierra, lo hicieran con un corazón completamente diferente, verdaderamente arrepentidos, completamente sinceros y totalmente sedientos de Dios. ¡Hacía muchos años que ni Israel ni Judá habían estado así! Definitivamente de todo lo malo que pasaría, Dios lograría que algo muy bueno saliera de eso. Así lo hizo en ese tiempo y así lo sigue haciendo en nuestro tiempo también.

Es importante mencionar también que de acuerdo con la Biblia de Estudio Apologética, varios críticos de la Biblia afirman que no es posible que Jeremías hubiera sido el autor de estos mensajes proféticos contra Babilonia ya que Jeremías, que escribió eso en el 594 a.C., no podría saber de ninguna manera que sería hasta el 550 a.C. que Media se levantaría como una potencia importante y después sería controlada por Ciro, quien se encargaría de tomar Babilonia. Obviamente para aceptar que Jeremías fue el autor de estos mensajes hay que aceptar también que la Biblia está inspirada por Dios y que realmente fue Él quien inspiró a hombres como Jeremías para que escribieran sobre eventos futuros con una precisión asombrosa.

Conclusiones:

  1. La terquedad y la necedad siempre representarán para nosotros como creyentes mucho peligro, ya que si permitimos que nos dominen, podemos terminar tomando decisiones tontas cargadas de orgullo y alejarnos de la verdadera voluntad de Dios para nosotros. Eso le sucedió a Sedequías, que no quiso escuchar a los enviados de Dios como Jeremías y prefirió seguir sus caminos. Tengamos cuidado con este mal ejemplo para que no lo repitamos en nuestra vida.
  2. Dios toma muy en cuenta cuando un individuo o una nación maltrata a otros cruel y despiadadamente. Él sabe cómo regresarle a esa o esas personas todo el mal que hicieron a su prójimo. Esforzémonos diariamente por cuidar la forma en que tratamos a nuestros semejantes, porque Dios está observando todo el tiempo.
  3. Dios puede transformar nuestros corazones para bien a través de los tiempos difíciles en nuestro caminar de fe. Creamos en su poder y creamos que Él siempre tiene un propósito para permitirnos pasar por ciertas circunstancias, algo bueno nos espera del otro lado si somos fieles y humildes para con Él.
  4. Las profecías bíblicas son una fuerte evidencia de la inspiración divina de la Biblia y de la existencia de Dios. Estudiar el cumplimiento de dichas profecías a lo largo de la historia humana es una actividad fascinante ya que podemos reafirmar que la Biblia no es cualquier libro sino más bien es “el Libro”.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.