Día 145

JOSUÉ 10 – 11.

Después del engaño de los gabaonitas en el capítulo anterior, en estos siguientes 2 capítulos encontramos una impresionante campaña militar donde prácticamente los israelitas se apropiaron de la Tierra Prometida casi en su totalidad. Comenzaron esta campaña con una fuerza tremenda ya que Dios peleaba al lado de ellos y les mostró manifestaciones increíbles de su apoyo, como lo estudiaremos.Comenzando entonces con el capítulo 10, en los versículos 1 al 5, la Biblia nos describe cómo Adonisec, “rey de Jerusalén”, ante las noticias de las victorias de Israel, decidió armar una coalición de reinos para enfrentar juntos a Gabón por aliarse con Israel. Eran Hebrón, Jarmut, Laquis y Hebrón. Aunque las Escrituras nos hablen de reyes y reinos, en realidad eran ciudades-estado, es decir, una ciudad que se auto-gobernaba de forma independiente a otras y tenía su propia monarquía. Así cada ciudad representaba para los israelitas enfrentar un reino diferente con su propio rey y sus propias costumbres, pero todas seguían religiones paganas y todas habían caído ya bajo el juicio divino por sus maldades, como se estudió anteriormente.

Desde el versículo 8 hasta el 43 del mismo capítulo 10, la Biblia nos describe una inmensa campaña militar que comenzó con el pueblo de Israel acudiendo al llamado de auxilio de los gabaonitas, amparados al pacto que habían hecho con Israel, y de ahí continuó ciudad por ciudad hasta conquistar un amplio territorio y vencer a muchos reyes. Veamos algunos aspectos relevantes:

  1. La presencia constante de Dios animando y fortaleciendo su pueblo se hace evidente en el v. 8, “No les tengas miedo —le dijo el SEÑOR a Josué—, porque te he dado la victoria.” Para Dios era muy importante que Josué no se dejara vencer por el temor. Posiblemente en cada acto de guerra nuevo el corazón de Josué llegaba a sentir temor pero Dios estaba ahí, justo a su lado, para fortalecerlo e infundirle confianza para la batalla. Algo parecido le pasó al apóstol Pablo mientras estaba predicando en Corinto, en Hechos 18.9–10 (DHH-LA), “9Una noche, el Señor le dijo a Pablo en una visión: “No tengas miedo; sigue anunciando el mensaje y no calles. 10Porque yo estoy contigo y nadie te puede tocar para hacerte daño, pues mi pueblo es muy grande en esta ciudad.” Cuando nos encontramos haciendo la voluntad de Dios, Él quiere que estemos seguros que está con nosotros, que extirpemos el miedo de nuestro corazón y que no paremos de hacer lo a que a Él le agrada, aunque el panorama se vea muy desafiante.
  2. La intervención divina durante la batalla a favor de Israel (5.10-11). Dios participó directamente de la siguiente manera: “El Señor llenó de pánico a los amorreos… el Señor los destruyó mediante una terrible tormenta de granizo que envió desde el cielo… El granizo mató a más enemigos de los que mataron los israelitas a filo de espada.” Las palabras de ánimo de Dios para Josué no eran simples frases motivacionales, en realidad Dios actuó milagrosamente para contribuir a la victoria total de Israel. No dudemos del poder de Dios cuando se trata de hacer su voluntad, Él puede intervenir directamente en las situaciones para que se haga su voluntad siempre.
  3. La famosa y controvertida oración de Josué (5.12-14). Este pasaje es uno de los más famosos y controvertidos del AT. A Josué se le ocurrió hacer una oración muy atrevida, ” «Que el sol se detenga sobre Gabaón, y la luna, sobre el valle de Ajalón».” (v. 12). La Biblia registra que Dios contestó su oración tal cual como la formuló “y el sol se detuvo y la luna se quedó en su sitio hasta que la nación de Israel terminó de derrotar a sus enemigos… El sol se detuvo en medio del cielo y no se ocultó como en un día normal.” (v. 13).  ¿Realmente sucedió que la tierra alteró su movimiento de rotación natural por la petición de Josué? Hace varios años estuvo circulando una historia por Internet donde supuestamente la NASA había descubierto a través de cálculos hechos por computadoras que a la historia humana le faltaba un día y concluían que ese “día perdido” era precisamente el día que Josué 5.13 menciona. Sin embargo, después tal historia fue desmentida y se comprobó que era solamente una fantasía que muchas personas con fe en Cristo creyeron sinceramente como una prueba irrefutable de la veracidad científica de la Biblia. Puedes leer el artículo completo en el blog Razones para Creer. La realidad es que no tenemos ninguna evidencia científica sobre este evento, no hay manera de comprobarlo hoy. No debemos recurrir a historias fraudulentas para ayudar a nuestros amigos escepticos a creer. Asegurémonos siempre que nuestras fuentes son confiables y no basemos argumentos en historias que encontramos en Internet. Una de las fuentes falsas más famosas en cuanto a arqueología bíblica son los supuestos descubrimientos de Ron Wyatt, que han sido desmentidos por científicos, historiadores y estudiosos bíblicos.
  4. Sin embargo, el v. 14 reafirma el evento y la respuesta de Dios diciendo, “Jamás, ni antes ni después, hubo un día como ese, cuando el SEÑOR contestó semejante oración.”, “en que YHVH atendiera a la voz de un hombre” (BTX), “fue el día en que el SEÑOR obedeció la orden de un ser humano” (NVI). De acuerdo con el Theological Wordbook of the Old Testament, de Moody Press, la palabra “contestó” en hebreo es ?????? (š?ma?), que significa “escuchar a u obedecer”. Esta palabra tiene una fuerza mucho mayor que solamente decir “escuchó”, implica obediencia y solo aparece otras 2 veces en todo el AT en el contexto de Dios. Esto quiere decir que Dios realmente obedeció la petición de Josué y se puso a su disposición. La referencia a que ni antes ni después Dios contestó una oración de un hombre de esta manera es realmente todo un honor para Josué, ¡ni el caso de Moisés se describe algo así! Si realmente Dios hizo más lenta la rotación de la Tierra para que durara 48 horas en lugar de 24 o si es un lenguaje simbólico para el hecho de que Dios declaraba una guerra total (el sol y la luna participando) contra los amorreos (como algunos estudiosos afirman por la combinación de poesía y prosa en el v. 13), lo relevante aquí es el poder de la oración, es decir, cómo las oraciones sinceras y devotas de un hombre pueden generar una respuesta poderosa de Dios sobre cualquier asunto.
  5. La mención del libro de “Jaser” o “el Rollo del Justo” (BTX) o “el Libro del Justo” (DHH-LA) (5.13). De acuerdo con The Bible Knowledge Commentary, de Victor Books, era una colección literaria hebrea de cantos escritos en estilo poético para honrar los logros de grandes líderes de Israel. Una segunda mención en la Biblia de este libro está en 2º Samuel 1.17–18 (NVI), “17 David compuso este lamento en honor de Saúl y de su hijo Jonatán. 18 Lo llamó el «Cántico del Arco» y ordenó que lo enseñaran a los habitantes de Judá. Así consta en el libro de Jaser”. El autor del libro de Josué lo menciona entonces como una segunda fuente extrabíblica de la intervención divina en la victoria de Israel sobre los amorreos.
  6. Josué transmitiendo confianza en Dios a sus comandantes (5.24-25). “??24 Cuando los sacaron, Josué les dijo a los comandantes de su ejército: «Acérquense y pónganles el pie sobre el cuello a estos reyes». Y ellos hicieron lo que se les dijo.    ??25 «Jamás tengan miedo ni se desanimen —les dijo Josué a sus hombres—. Sean fuertes y valientes, porque el SEÑOR hará lo mismo con todos sus enemigos».” De acuerdo al The New Manners and Customs of the Bible, de Bridge-Logos Publishers, el acto de poner los pies en el cuello del enemigo representaba una total subyugación y expresaba una victoria total sobre él. Josué quería que sus jefes del ejército de Israel estuvieran convencidos de la guerra que estaban librando y de la victoria segura que Dios les daría en todo el territorio. Dios animaba a Josué y él a su vez animaba a sus comandantes.
  7. La campaña se extendió a las ciudades de Maceda (5.28), Libna (5.29), Laquis (5.31), Eglón (5.34), Hebrón (5.36), Debir (5.38). En cada ciudad hacía lo mismo: exterminar a todos. El capítulo resalta la obediencia de Josué en este sentido, “Destruyó por completo a todos los habitantes del territorio sin dejar a nadie con vida, tal como el SEÑOR, Dios de Israel, lo había ordenado.” (5.40). No volvió a cometer el mismo error que con los gabaonitas, aprendió la lección.

Después de todas estas victorias consecutivas, el capítulo 11 registra que los israelitas enfrentaron un desafío mucho mayor: otra coalición de los reyes de Madón, Acsaf, los reyes de la zona montañosa del norte, los reyes del valle del Jordán, los reyes de las colinas de Galilea, los reyes de Nafot-dor, de Canáan y de los amorreos, hititas, ferezeos, jebuseos y heveos. Sus ejércitos combinados se describen como “una inmensa multitud… cubrieron el terreno como la arena a la orilla del mar.” (11.4). Una vez más, Dios anima a Josué a no tener miedo y a enfrentarlos, asegurándoles la victoria sobre ellos (11.6), con la instrucción específica de “lisiar” (romper las patas) a sus caballos y quemar carros de guerra. ¿Por qué esta última instrucción? Posiblemente para evitar que sus enemigos los persiguieran en los carros sobrantes o para evitar que el mismo Israel se confiara más en la posesión de sus nuevos accesorios de guerra y no en Dios.

Una vez más, Dios le dió la victoria a Israel de una forma aplastante, exterminando a todos, no dejando a nadie con vida. Un detalle que encontramos en este capítulo es el énfasis en la obediencia de Josué al relatar los actos de Josué y repetir al final la frase, “tal como el Señor lo había indicado”. El v. 15 lo deja más claro: “Tal como el SEÑOR le había ordenado a su siervo Moisés, también Moisés le ordenó a Josué. Y Josué hizo lo que se le indicó, obedeció cuidadosamente todos los mandatos que el SEÑOR le había dado a Moisés.” Indudablemente Dios actuó de esta manera a través de Josué por ser un líder ejemplar, obediente y fiel a Él. Cuando decidimos obedecer a Dios de forma sincera y completa, Él puede trabajar a través de nosotros de forma más poderosa, pero cuando tomamos a la ligera nuestra obediencia a su Palabra y jugamos más bien con la fe, es posible que nos cerremos esa posibilidad.

El capítulo 11 termina afirmando que entre los pueblos que exterminó Josué estuvieron también los descendientes de Anac. También al parecer se termina la campaña principal de Josué y se afirma que tomó control de “todo el territorio” (11.23) y después repartió la tierra conquistada entre Israel, tal como Dios lo había prometido a Moisés. Y “Entonces por fin la tierra descansó de la guerra”. Al parecer este versículo resume la totalidad de la vida militar de Josué.

Conclusiones:

  1. En cada batalla que enfrentamos en nuestro caminar de fe, Dios estara ahí para animarnos y fortalecernos de alguna manera. Solamente necesitamos estar atentos a los detalles, las señales o las circunstancias para darnos cuenta que Dios no está lejos de nosotros y que tampoco nos deja solos en la pelea.
  2. Cuando Dios nos anima, nosotros necesitamos animar también a nuestros compañeros creyentes. Fue exactamente lo que hizo Josué: transmitir a otros la confianza que Dios le había inspirado a él. Nada de lo que recibimos de Dios es para quedárnoslo para nosotros, de forma egoísta, está diseñado para nuestro beneficio pero también para compartirlo con nuestro prójimo para que esa bendición alcance a muchos. ¿Estás compartiendo con otros las bendiciones y las victorias que Dios te ha dado en tu vida? ¿O mantienes un enfoque egoísta de las cosas buenas que recibes de Dios?
  3. Siempre que necesitemos presentar un argumento para defender nuestar fe, tengamos cuidado con nuestras fuentes. Asegurémonos que son confiables y seguras. No creamos todo lo que leemos en Internet, hay muchas mentiras, falsas doctrinas e historias fraudulentas circulando por ahí. La fe es muy valiosa como para defenderla con este tipo de cosas, por muy buenas intenciones que tengas.
  4. Reflexionemos en el poder de la oración fervorosa y sincera. Dios puede hacer grandes cosas a través de hombres y mujeres entregados a la oración de corazón. ¿Cómo está tu vida de oración personal? ¿Estás viendo respuetas a tus oraciones o tiene tiempo que tu vida de oración se ha convertido en un ritual muerto y frío? No permitamos que sea así, la oración es algo muy valioso y es nuestra responsabilidad mantenerla viva y activa.

11 Responses to “Día 145”

  1. De la P. Ez. dice:

    Gracias, creo que he bajado la guardia de la fe, etc.

  2. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Gracias Arturo

  3. Samanta dice:

    Te cito: “Él quiere que estemos seguros que está con nosotros, que extirpemos el miedo de nuestro corazón y que no paremos de hacer lo a que a Él le agrada, aunque el panorama se vea muy desafiante.” ya que me animó mucho leerlo

    Dios responde a la oración “obedeciéndola” como respuesta a nuestra propia obediencia. Creo que había un lazo increíble entre Josué y Dios. El primero aprendió mucho de él, tal cual como se aprende de un padre y éste, le escuchó.

    Lo que me sorprende es la matanza, de mujeres, niños, embarazadas, ancianos etc. Fue válido. No soy nadie para juzgarle y no lo intento sólo que no entiendo esta visión permisiva de asesinar y luego la instrucción de ama a tu prójimo como a ti mismo. Incluso ama a tus enemigos..

    • Monica Loaeza dice:

      Hola, Samantha: Espero que mi comentario te sea útil. Hay que recordar todo lo que hemos estudiado en este blog sobre que Dios es Santo y no soportaba el inmenso pecado de esos pueblos. En el caso de Sodoma y Gomorra Dios estaba dispuesto a perdonar a todos si había “diez justos” al menos, pero ¡ni eso encontró! (Gén. 18:32). Por lo visto, aquí pasó lo mismo: no había NADIE justo. Por esto, no es que Dios sea “permisivo”, sino que no quedaba otro remedio para acabar con la maldad, e impedir que ellos contaminaran la consagración y la seriedad contra el pecado que tenían los israelitas. Por otra parte, recuerda que el tratar al prójimo como a uno y el amar a los enemigos lo dijo Jesús para enseñar a los creyentes a ser congruentes con su fe y no sólo religiosos cumplidores de la Ley. Saludos y bendiciones.

  4. Jorge R. Moreno Peñaloza dice:

    Gracias Arturo, que sea un día excelente para todos y en verdad cuanta enseñanza que nos ayuda a corregir muchas de las áreas difíciles de nuestra vida.

  5. Sandra Duarte dice:

    Gracias! Para mi es muy valioso lo que nos compartes porque nùnca antes me gustò tanto el AT. como me està gustando ahora y esque el saber es poder apreciar.

  6. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Maestro Arturo

  7. Adriana Casas dice:

    Mil gracias por tan valiosas reflexiones, que verdaderamente me están llegando y creando una revolución, en lo más profundo de mi corazón.

  8. Monica Loaeza dice:

    ¡Hola de nuevo! Perdón, me había faltado agradecerte por ahondar sobre los ‘descubrimientos” acerca del “día faltante”… Gracias también por la liga al blog “Razones para Creer”, me pareció muy interesante. Creo que es importantísimo que sepamos cuáles evidencias de la Biblia son ciertas y cuáles no (Wyatt), para que en caso de haber algún comentario al respecto al compartir nuestra fe con gente que sepa de ellas, no echemos a perder nuestro testimonio con supercherías. Dios es todo sabiduría, mal haríamos si permitimos que la gente crea que para seguirlo hay que ser fanático o ignorante. Saludos y bendiciones.

  9. Gildardo dice:

    Jos 10:12 Ese día en que el SEÑOR entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le dijo al SEÑOR en presencia de todo el pueblo: «Sol, deténte en Gabaón, luna, párate sobre Ayalón.» Este año deseo mantenerme orando con la misma de de Josue para ver la gloria de Dios.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.