Día 106

DEUTERONOMIO 17 – 18.

En el capítulo 17 continuamos con regulaciones con respecto a la forma de aplicar justicia en diferentes situaciones, con la excepción del versículo 1 que trata el asunto de sacrificios de animales enfermos o con defectos que fueran dedicados a Dios por algún israelita. Literalmente la Biblia dice, “él detesta esa clase de ofrendas”, “es abominación para YHVH tu Dios” (BJL). Meditemos en lo siguiente:

  1. Entendemos entonces que Dios podía agradarse de las ofrendas o podría aborrecerlas, todo dependía de la actitud con la que los israelitas las dieran. ¿Por qué prohibió que se le sacrificaran ese tipo de animales? Pues porque no tenían ningún valor para el pueblo, al estar enfermos o con defectos no los podían vender ni consumir. Entonces si un israelita entregaba en ofrenda a uno de estos animales, ¿qué estaría reflejando su corazón? Que daba a Dios las “sobras” de su patrimonio y solo lo hacía para cumplir un requisito y dar la apariencia de ser obediente con el resto del pueblo.
  2. Este es el manejo básico que la Biblia le da al dinero y las posesiones, especialmente cuando se trata de dar a Dios. Encontramos estos principios a lo largo de todas las Escrituras. Si el pueblo de Dios ofrendaba con mala actitud o las “sobras” de sus posesiones, para Dios eso era una evidencia de un corazón torcido y por lo tanto rechazaba esa ofrenda al grado de aborrecerla y detestarla. Estos principios siguen vigentes también en el cristianismo.

En los versículos 2 al 17 encontramos varios linemientos a seguir con respecto a la administración de justicia y el respeto a las instrucciones de los gobernantes del pueblo que tuvieran en ese momento:

  1. Si había algún rumor o noticia de que un israelita, hombre o mujer, estuviera viviendo en idolatría, habría que tomar esa noticia con cautela e investigar el asunto a fondo (v. 4). No se debería aceptar ninguna conclusión definitiva sin antes un cuidadoso trabajo de investigación, de lo contrario se podría cometer una injusticia.
  2. Como hemos entendido anteriormente, el castigo para la idolatría seguía siendo la pena capital (v. 5). Pero Dios pone una condición para aplicar este castigo: “nunca le quites la vida a nadie por el testimonio de un solo testigo. Siempre tendrá que haber dos o tres testigos.” (v. 6). Nuevamente Dios quería proteger a algún inocente de morir de forma ilegal por el testimonio de una persona mal intencionada.
  3. Una responsabilidad que tendrían los testigos de tal crimen sería “arrojar las primeras piedras” al momento de la ejecución por lapidación (v. 7) y después el pueblo los seguiría. Dios puso una responsabilidad seria a aquel que veía el pecado de un tercero, no aceptaría que esa persona fuera indiferente y aparentara que no vio nada y no se involucrara. Al contrario, se involucraría tanto que al momento mismo de la ejecución tendría la iniciativa para la misma.
  4. En los versículos 8 al 13 Dios ordena que el pueblo hiciera caso a los veredictos que los jueces designados o los sacerdotes levitas hubieran concluído con respecto a algún caso “demasiado difícil de resolver” que se les entregó para solución por parte de miembros del pueblo. Una vez que estos jueces generaran un veredicto, Dios esperaba que de forma muy estricta se les obedeciera, sin alterar nada por ningún motivo. ¿Cómo veía Dios a aquellos israelitas que simplemente no quisieran obedecer tal instrucción? “Cualquiera que tenga la arrogancia de rechazar el veredicto de un juez o de un sacerdote que representa al SEÑOR tu Dios tendrá que morir.”, “El varón que proceda con soberbia” (BTX), “Y el hombre que proceda con orgullo” (NBLH), “Y si un hombre procede insolentemente” (BJL). Las palabras son claras: arrogancia, orgullo, soberbia, insolencia. Dios no toleraría este tipo de conductas rebeldes del pueblo si ya se había llegado a la resolución de una situación. Él consideraba esto como un acto de maldad que debería ser limpiada de Israel (v. 12b).

Ahora, en los versículos 14 al 20 del capítulo 17 Dios dejó por anticipado lo que Él esperaría de un futuro rey de Israel. Recordemos que hasta este momento esa figura de gobierno no existía en Israel, a pesar de que las naciones vecinas sí lo tenían. Israel comenzaría como un estado teocrático, es decir, la organización de un gobierno a través de una religión. Dios era el gobernante de Israel y usaba a Moisés como su vocero y por los siguientes años así lo haría utilizando otros hombres como Josué, los jueces, los sacerdotes o algún profeta. Fue hasta tiempos de Samuel que los israelitas pidieron su rey y tuvieron a Saúl, el primer rey de Israel. Pero enfoquémonos en lo que Dios pedía de ese futuro rey:

  1. El rey debería ser israelita, no extranjero (v. 15).
  2. No debería construir muchos establos ni tener muchos caballos ni enviar a su gente a Egipto por ellos (v. 17). ¿Por qué este requisito? De acuerdo al The Jerome Biblical Commentary, de Prentice-Hall Inc., para los israelitas que estaban acostumbrados a transportarse en burros y camellos, el caballo era un símbolo de orgullo y además la máquina de guerra por excelencia. Los egipcios los usaban y por lo tanto sería una tentación grande hacer negocios con ellos por los caballos, sometiéndose así al riesgo de la idolatría nuevamente. El ideal de Dios era un rey que dependiera más de su Señor que de la fuerza militar que pudiera tener y que de ninguna manera se enorgulleciera de su cantidad de caballos y carros de guerra, como los reyes paganos alrededor de Israel.
  3. La prohibición de no “tomar muchas esposas para sí, porque ellas apartarán su corazón del Señor” (v. 17). Tampoco acumular mucho oro y plata. Mujeres y materialismo, una debilidad común en gobernantes de todos los tiempos. El ideal de Dios para el matrimonio, aún para los reyes y gobernantes, fue lo que Él instituyó en Génesis: un hombre para una mujer. El hombre en su camino de pecado cambió ese ideal por la poligamia pero nunca ha sido el plan de Dios que fuera así.
  4. La orden de que el rey tuviera a su alcance una copia de la Ley (v. 18). ¿Qué debería hacer con ella? Tenerla siempre consigo y leerla diario (v. 19). ¿Qué impacto tendría esta disciplina espiritual de contacto diario con la Palabra de Dios? a) aprendería a temer a Dios, b) cumpliría con exactitud los mandatos de Dios sin desviarse, c) impediría que se volviera orgulloso o “que su corazón no se eleve” (BTX) o “no se creerá superior” con respecto al resto del pueblo de Israel, d) garantizaría un largo reinado de su dinastía a través de sus descendientes, si todos ellos abrazaban también este mandato. Es decir, estar cerca de la Palabra de Dios ayudaría al rey en las necesidades más básicas que se presentan en todo gobernante de cualquier nivel en todos los tiempos: a) falta de temor a Dios por sentirse poderoso, b) indiferencia por la voluntad de Dios, c) el orgullo que lleva a la prepotencia y el autoritarismo, d) una línea de liderazgo ejemplar. La cercanía con la Biblia ayudaba mucho a los gobernantes a resolver todos esos problemas típicos de tener autoridad sobre otros a gran escala.

Les dejo una ilustración de unos caballos egipcios con carros de guerra contenida en A Popular Account of the Ancient Egyptians, Volume 1, de John Murray Publishers.

Caballos Egipcios

En el capítulo 18, en los versículos 1 al 8, Dios trata brevemente con algunas instrucciones adicionales con respecto al cuidado y la atención que el pueblo debería prestar a los levitas y con su estilo de vida. El recordatorio al pueblo de que los levitas tenían derecho a comer de las ofrendas entregadas a Dios aparece de forma constante. Israel no debería olvidar el trabajo sagrado que hacían los levitas ni debería menospreciarlos por no tener una herencia en la tierra, como las demás tribus.

En los versículos 9 al 14, Dios hace una advertencia contra las prácticas paganas de los pueblos vecinos. Él menciona una lista de las cosas aborrecibles que estos pueblos hacían en su paganismo: sacrificio de niños a deidades, práctica de la adivinación, la hechicería, la brujería, la comunicación con los muertos (médiums). Su perspectiva de ellos es clara, “Cualquiera que practique esas cosas es detestable a los ojos del SEÑOR. ” (v. 12). Dios les aclara que las naciones que iban a conquistar precisamente hacían todo eso (v. 14). En toda la Biblia es claro el rechazo y el aborrecimiento que Dios tiene hacia quienes practican las artes ocultas en todas las generaciones. Ningún miembro del pueblo de Dios debería de ninguna manera asociarse con ese tipo de personas por el peligro de la contaminación ritual.

Terminamos el capítulo 18 con una profecía muy interesante, en los versículos 15 al 22, con respecto a que en el futuro Dios levantaría un profeta como Moisés de entre las filas de Israel:

  1. La razón para el envío de este profeta está en el v. 16, “pues eso fue lo que ustedes le pidieron al SEÑOR su Dios cuando estaban reunidos al pie del monte Sinaí. Dijeron: No queremos oír nunca más la voz del SEÑOR nuestro Dios ni ver este fuego ardiente, porque moriremos” Aparentemente por esa petición Dios determinó el envío de otro profeta del nivel de Moisés, con quien Dios tuviera una cercanía impresionante, para comunicarle su voluntad a su pueblo.
  2. Dios esperaría obediencia de parte del pueblo hacia el profeta. Y asegura, “Yo mismo trataré con cualquiera que no preste atención a los mensajes que el profeta proclame en mi nombre.” (v. 19). Para Dios sería tan serio que alguien desobedeciera o ignorara a ese profeta así como cuando Israel desobedecía a Moisés en el desierto.
  3. En los v. 20 al 22 termina dando una guía para reconocer profetas falsos: si lo que habían dicho se cumplía o no, es decir, si hablaban con el respaldo de la autoridad de Dios.

Dos reflexiones sobre este último pasaje:

  1. Moisés parece auto-exaltarse cuando asegura que Dios le dijo, “Levanteré un profeta como tú…” La Biblia de Estudio Apologética comenta que esto es una muestra de la inspiración divina de las Escrituras, ya que fue por el Espíritu de Dios que Moisés dijo esto. Dios consideraba en este punto a Moisés como un modelo de profeta para el futuro, debido a toda la oposición y los obstáculos que enfrentó y a su papel central en establecer la vida ritual de Israel.
  2. ¿Quién era ese famoso profeta que vendría después? La misma Biblia comenta que los musulmanes han afirmado que Moisés estaba refiriéndose a Mahoma. Sin embargo, el NT nos da luz con respecto a este pasaje cuando Esteban, “lleno del Espíritu Santo”, dio su discurso de defensa en Hch 7.37 (NVI), “37 »Este Moisés les dijo a los israelitas: “Dios hará surgir para ustedes, de entre sus propios hermanos, un profeta como yo.” El tema de todo el capítulo en Hechos es Jesús. Así que ese profeta sería Jesús, no Mahoma.

Conclusiones:

  1. Dios puede agradarse de una ofrenda o puede aborrecerla y detestarla. Este principio sigue activo en el NT en pasajes como 2 Co 9.7 (NVI), “Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.” Ofrendar no se trata de quedar bien con hombres ni de dar una imagen de piedad y devoción de forma superficial. Siempre se tratará del corazón que tengamos para Dios, del amor que le mostremos, de la sinceridad con la que nos movemos. ¿Qué generan nuestras ofrendas a Dios en la iglesia moderna? ¿Le generamos damos un buen momento o un mal rato? Pensemos en esto.
  2. Una frase que conocemos muchos en México con respecto a la telefonía celular es, “el que llama paga”. Pensando en el asunto de la administración de justicia y los testigos, si hay una frase que podemos ubicar tanto en el AT como en el NT al respecto es la siguiente: “el que vió que haga algo al respecto”. Recordemos Gal 6.1 (DHH-LA), “Hermanos, si ven que alguien ha caído en algún pecado, ustedes que son espirituales deben ayudarlo a corregirse.” Es el mismo principio: aquel quien presenció la falta necesita actuar y no dejarle la responsabilidad a alguien más haciéndose indiferente al asunto. Dios está observando siempre estas situaciones. ¿Qué te caracteriza en este aspecto? ¿Eres alguien que ve la debilidad o el pecado de otro hermano o hermana y actúa al respecto, tratando de ayudar a corregir su camino a esa persona? ¿O prefieres “acusar” a esa persona con alguien más pero tú no decirle nada? O peor aún, ¡hacerte el que ni vió nada cuando sí viste! Siempre tendremos excusas para justificarnos por qué vimos y no hicimos nada, pero la voluntad de Dios sobre este tema es clara en las Escrituras. ¿La vas a obedecer?
  3. ¿Por qué Dios aborrece el ocultismo y quienes lo practican? En las Escrituras está clara su posición con respecto a ese pecado. Practicar cualquier disciplina relacionada con ocultismo es en realidad una forma de orgullo extremo contra Dios, básicamente porque la persona piensa que aunque Dios no nos permita acceder a ese mundo oscuro, no importa, él o ella tienen el derecho de buscarlo por sus propios medios. Es una afrenta directa contra Dios.
  4. Si tenemos una resposabilidad de liderazgo o servicio en la iglesia cristiana, ¡necesitamos estar cerca de la Palabra de Dios diario! Hay tantas posibilidades de ser transformados más a la imagen de Cristo si nos mantenemos estudiando la Biblia diariamente. Sin embargo, para cuaquier cristiano mantener esta disciplina es algo benéfico y necesario para su crecimiento espiritual. Si no es la Palabra de Dios la que alimenta tu alma diario, ¿entonces qué es?
  5. Todo el AT apunta a Jesús en el NT. Muchas prefiguras y sombras de Cristo son encontradas a lo largo del AT que fueron reconocidas hasta tiempos del NT. ¡Apreciemos el plan de Dios completo! ¡Apreciemos que hoy lo podemos entender mejor que los israelitas de los tiempos del AT y que los mismos judíos de tiempos de Jesús!

6 Responses to “Día 106”

  1. blanca dice:

    Gracias por ir recordando todo al respeto de leer la palabra de DIOS nos hayuda mucho que por nada debemos de depender de otras cosas seres malignos como el ocultismo si no de nuestro unico DIOS verdadero que es lo mas hermoso que tenemos .

  2. Adriana Casas dice:

    Gracias por todas éstas reflexiones “Meditaré en tus preceptos y pondré mi atención en tus caminos:” Sal. 119.15, porque sólo conociendo su palabra, podremos hacer lo que a El le agrada.
    “He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti.” Sal. 119.11
    Lindo dia!!

  3. Hilda Zavala dice:

    Hola agradezco la explicación pero.. me quede con dudas respecto a la comida, podrias hacer un blog sobre el tema de porque no comer ciertos animales ya en algunas ocasiones he escuchado sobre los motivos que tenian que ver con la salud y en esa epoca no tenian los conocimientos cientificos y como DIOS los cuidaba en todos los sentidos, si me quede con la espectativa del blog de hoy pensando que mencionarias ampliamente esto. Un saludo!! 😉

  4. Monica Loaeza dice:

    Gracias, hermano. Es especial ver el cuidado de Dios para que no caigamos en la INJUSTICIA, las VENGANZAS (acusando falsamente a alguien), la DESOBEDIENCIA (“Hagan todo tal y como ellos [sacerdotes levitas y juez] lo indiquen… sin hacerle ningún cambio” [lo que también evitaba la CRUELDAD, creo yo]) o la SOBERBIA. ¡Dios nos conoce bien! Realmente es muy especial apreciar, como nos dices, el PLAN COMPLETO DE DIOS, muchas veces he oído, ante la pregunta de “¿en qué otra época te habría gustado vivir/ a quién hubieses querido conocer?”, que muchos responden “en la época de Jesús/ haberlo conocido a Él”… Personalmente no me convence la idea, ya que ¿qué tal que – siendo como soy – no hubiera apreciado esa oportunidad única? La verdad es que contamos con una bendición inigualable al poder ver ese Plan Completo, ¡sin duda Dios nos ha mostrado un Amor y una Compasión sin par!

  5. blanca dice:

    Gracias Arturo por que si es cierto cuando uno deja de tener su relacion con DIOS y no leemos su palabra nos sentimos que nos falta algo y si la decuidamos mas llega un momento que uno empieza actuar como antes mejor hay que esforzarnos para segir en esa relacion con nuestro padre celestial.

  6. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo, es tan importante recibir esta instrucción. Aunque atrasado y luchando contra la debilidad, confió en que el Señor me levantara a su debido tiempo.Yo debo perseverar y orar mucho.
    Gracias por tu ejemplo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.