Día 20

GÉNESIS 30.25 – 31.22.

En los versículos 25 al 34 encontramos la ayuda de Dios a Jacob en su trabajo para Labán, cuando dice “En verdad tenías muy poco antes de que yo llegara, pero tu riqueza aumentó enormemente. El SEÑOR te ha bendecido mediante todo lo que he hecho. ¿Pero y yo, qué? ¿Cuándo podré comenzar a mantener a mi propia familia?” (v. 30). A pesar de que Jacob no estaba trabajando para él mismo en un negocio propio, Dios bendecía su trabajo como empleado y por su fe en Él y por las promesas que le había hecho a Abraham y sus descendientes, Dios bendecía todo lo que hacía, incluso aunque el beneficio fuera para el avaricioso y mentiroso Labán. Esto me hizo recordar algunos pasajes del NT que pueden aplicarse a la relación laboral moderna empleado – jefe / patrón:

  1. 18Sirvientes, sométanse con todo respeto a sus amos, no solamente a los buenos y comprensivos sino también a los malos. 19Porque es cosa agradable a Dios que uno soporte sufrimientos injustamente, por sentido de responsabilidad delante de él. 20Pues si a ustedes los castigan por haber hecho algo malo, ¿qué mérito tendrá que lo soporten con paciencia? Pero si sufren por haber hecho el bien, y soportan con paciencia el sufrimiento, eso es agradable a Dios. [1 P 2.18-19, DHH-LA].
  2. 22Esclavos, obedezcan en todo a quienes aquí en la tierra son sus amos, no solamente cuando ellos los estén mirando, para quedar bien con ellos, sino de corazón sincero, por temor al Señor. 23Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor y no a los hombres. 24Pues ya saben que, en recompensa, el Señor les dará parte en la herencia. Porque ustedes sirven a Cristo, que es su verdadero Señor. 25Pero el que hace lo malo, recibirá el pago del mal que ha hecho, porque Dios juzga imparcialmente. [Col 3.22-25, DHH-LA].

Labán no se había portado bien con Jacob, a pesar de ser éste su familiar directo. Como jefe o patrón, Labán no había sido justo con Jacob sino que lo había explotado. Humanamente hablando, para muchas personas hoy estas son suficientes razones para portartse con rebeldía, amargura, odio, o falta de respeto hacia el jefe o patrón. Sin embargo, para un creyente, Dios nos dejó dirección clara de qué espera de nosotros cuando nos encontramos en una situación similar:

  1. Someterse a los jefes, “con todo respeto”.
  2. Soportar sufrimientos injustamente por sentido de responsabilidad delante de Dios.
  3. Soportar esos sufrimientos con paciencia.
  4. Obedecer de forma sincera a los jefes, no solo para quedar bien o agradar hombres.
  5. Todo lo que hagamos hacerlo de buena gana.
  6. Adoptar la perspectiva de que el trabajo que hacemos para el jefe/patrón es como si lo dedicáramos a Dios.

Resultado de esta conducta, “en recompensa, el Señor les dará parte en la herencia” (Col 3.23), “es agradable a Dios” (1 P 2.20). Dios recompensa al siervo suyo que se desempeña con estas convicciones en su trabajo, independientemente del tipo de jefe / patrón que tenga, y a pesar de injusticias o maltratos. ¿Qué tal? ¿Qué te parece esta posición? ¿Qué refleja tu vida laboral al respecto?

En los versículos 35 al 43, Dios bendice a Jacob en su plan para armar un patrimonio propio para él y su familia después de que sirvió por más de 14 años fielmente a Labán a pesar de los engaños y abusos que sufrió por parte de él. Dios permite que el plan de Jacob de cruzar a los corderos y aumentar las crías fuertes y saludables. El resultado lo dice el v. 43, ” Como resultado, Jacob se hizo muy rico, con grandes rebaños de ovejas y cabras, siervas y siervos, y muchos camellos y burros.” Dios vio la injusticia hecha por Labán contra Jacob y también la paciencia y la rectitud con la que Jacob se condujo durnte esos 14 años y decidió darle un buen patrimonio. Y no fue poco, fué mucho. Nuevamente la confianza que Jacob mostró en Dios tuvo sus frutos y Dios fue fiel a largo plazo (¡más de 14 años de espera!).

En los versículos 31.1-17 podemos entender una explicación más detallada del origen del plan de Jacob y la situación que se presentó. Los versículos 1-2 son claros al mencionar el cambio de actitud de Labán y su familia hacia Jacob al ver la riqueza que generó: “hijos de Labán se quejaban de él, y decían: «¡Jacob le robó todo a nuestro padre! Logró toda su riqueza a costa de nuestro padre».” Sabemos que la realidad era diferente, más bien Labán armó su riqueza (después de no tener casi nada) a costa de la bendición de Dios al trabajo de su empleado que era Jacob. Esto está muy claro en Gn 30.27, “—Por favor, escúchame —respondió Labán—. Me he enriquecido, porque el SEÑOR me ha bendecido por causa de ti.” Labán estaba totalmente consciente de que a través de Jacob él había sido enriquecido. La pregunta sería entonces, ¿por qué permitió que sus hijos tuvieran esa perspectiva torcida de Jacob asegurando que el abusivo fué Jacob? ¿Por que no fue íntegro con su familia para aclarar las cosas y no permitir que se dañara la relación entre sus hijos y Jacob (que finalmente eran primos)? Este es un pequeño ejemplo de cómo los sentimientos y las preferencias familiares nos pueden cegar a hacer lo recto e íntegro delante de Dios. Jesús dejó claro una enseñanza al respecto:

25Mucha gente seguía a Jesús; y él se volvió y dijo: 26“Si alguno viene a mí y no me ama más que a su padre, a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun más que a sí mismo, no puede ser mi discípulo. [Lc 14.25-26, DHH-LA].

Los cristianos hoy debemos tener mucho cuidado con poner nuestros sentimientos y lealtades familiares por encima de la rectitud, la integridad y la justicia que implica el estilo de vida al que Jesús nos llamó. Si Labán hubiera tenido en su corazón en primer lugar a Dios, él habría impedido que sus hijos hubieran tomado esa actitud y él mismo no tendría esa actitud. Pero influenció y se dejó influenciar por su familia antes que por lo que Dios quería. Así puede pasar hoy cuando tenemos familiares creyentes alrededor y tomamos una postura ciega de favoritismos y protección sin asegurarnos qué es es realmente lo más recto, íntegro y justo a los ojos de Dios.

Regresando a la historia de Jacob, Dios mismo es quien le pide a Jacob que saliera de ahí (31.1). Él sabe cuando son los tiempos adecuados para cada situación. Si estás viviendo una situación estresante por mucho tiempo, busca a Dios y confía en Él, ya tiene los tiempos medidos y sabe hasta cuándo se puede soportar algo y cuándo es tiempo de moverse y partir hacia otro rumbo. Durante el transcurso de la plática de Jacob con sus mujeres podemos notar algunos aspectos interesantes:

  1. Labán le cambio el salario a Jacob 10 veces, o sea, lo estafó (v. 7).
  2. A pesar de esto, Dios no permitió que Labán le hiciera daño.
  3. Dios mandó su ángel para darle una visión a Jacob donde le mostró el plan a seguir y la razón, “he visto el modo en que Labán te ha tratado”. Dios fue el autor de la idea y actuó con respecto a la injusticia que Labán consistentemente había estado mostrando hacia Jacob, no fué indiferente a ese pecado contra su escogido.
  4. Las hijas de Labán, esposas de Jacob, reconocen la falta de integridad con la que actuó su padre y apoyan a su esposo en todo su plan y reconocen también que Dios estaba del lado de Jacob (v. 15). ¡Qué difícil lograr esto en una familia común hoy! La lealtad a Dios termina con los favoritismos familiares.

Conclusiones:

  1. Si eres empleado(a) y tienes un jefe / patrón, Dios tiene un estándar de conducta y de actitud para tí, no espera menos. ¿Lo estás viviendo? ¿Has sido un fiel ejemplo de estas convicciones? ¿O te has comportado como cualquier otro compañero(a) de trabajo reaccionando mal ante un jefe / patrón injustos?
  2. Dios sabe recompensar a los siervos fieles y que sufren por hacer el bien por un sentido de responsabilidad y de conciencia delante de Él. No te desesperes, Dios a su debido tiempo te recompensará grandemente.
  3. Los lazos familiares son muy fuertes y tienen mucha influencia sobre nosotros. Pero cuando se trata de juzgar íntegramente o hacer lo recto, debemos ubicar estos lazos en la perspectiva del llamado básico del discipulado (Lc 14-25-26) y demostrar más lealtad a Jesús y su Palabra que a nuestra propia familia, aunque esto sea difícil. Dios estará en control y al final el resultado será bueno para todos.
  4. Dios no es indiferente a las injusticias cometidas contra sus hijos. Tarde o temprano sabrá poner las cosas en su lugar y hacer justicia.
  5. Dios sabe los tiempos para cada cosa. Confía en Él. Tiene un plan para tí y no serás olvidado(a). Se paciente para que te lo revele.
  6. Jacob tuvo que vivir en carne propia las consecuencias del engaño y Dios le permitió pasar por ahí. Tal vez quería que aprendiera una lección con respecto a ese pecado generacional que venía arrastrando. ¿Has aprendido ya lecciones valiosas de las consecuencias de pecados que tú mismo(a) has cometido contra otros en el pasado? ¿Tienes ya la convicción de no tratar a nadie como tú fuiste tratado (en el sentido pecaminoso)?


15 Responses to “Día 20”

  1. Nancy Lucio dice:

    muchísimas gracias!! Que Dios te siga iluminando y utilizando.

  2. marco y mirna hdez dice:

    muchas gracias te damos arturo por tu trabajo y por el tiempo que dedicas para el crecimiento de nuestra iglesia.
    que dios te bendiga.

  3. Juan Martínez dice:

    Estimado Arturo,

    Gracias por el estudio.

    No hay duda que si somos pacientes aun estando en medio de la adversidad y la injusticia. Dios se encargara de poner todo en su lugar.

  4. Vicky dice:

    Gracias, me hizo recordar mi estancia actual en el trabajo, en el gobierno SAGARPA en el área de adquisiciones, es una área de donde he sabido que se maneja la corrupción, en donde yo estoy por el momento no lo he visto, me da risa una ocasión me comento mi jefa que le preocupaba el cambio de gobierno por cuestiones de corrupción y le pregunte Y CUAL ES TU CONVICCIÓN? su respuesta fue no robar, ni mentir…mi jefa sabe que soy cristiana y mi vocabulario es el mismo que en la congregación, el equipo de trabajo al que pertenezco sabe cuando tengo mi servicio, cuando salgo a un congreso de música, cuando estudio la biblia con alguna amiga, sobre mis convicciones. En el trabajo cuando es redoblar esfuerzos doy lo mejor por Dios. (El que hace bien su trabajo esta al servicio de reyes) le he compartido escrituras y clases a mi jefa y es especial el ver la confianza que ella me tiene, conforme a mis hechos. “Gracias por confirmarnos si vamos por buen camino o nos estamos desviando”. DTB

  5. Martin Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo, estuve esperando con mucho deseo el estudio de hoy, cada lección es un bálsamo para mi espíritu y un reto a mi corazón. Estoy aprendiendo mucho, el día de hoy, para quien trabaja asalariado la lección cae como anillo al dedo, en cuanto a la conducta intachable que debemos mantener más como Cristianos, en cuanto a los favoritismos, no hay duda que a la hora de elegir, el Señor debe tener nuestra prioridad, podrá ser difícil más también por eso es que el Señor nos da sabiduría para saber como hacer cada cosa y con nuestro actos ser luz para los demás.
    Un gran abrazo y como siempre gracias por tu trabajo.

  6. israel chavez dice:

    Saludos ,gracias Arturo 🙂

  7. rocio rodrigues dice:

    Gracias,
    Gracias,
    Gracias.

  8. Guadalupe Islas _Gia dice:

    Gracias, por ayudarme a ver que necesito regresar a tener de nuevo
    esta actitud hacia las autoridades en el trabajo….pues lo he vivido, cuando mas he soportado las injusticias, el abuso o explotamiento de parte de mis jefes pero haciendo mi trabajo dedicándoselo a Dios y haciéndolo de modo como sí Jesús fuera mi jefe, Dios me ha bendecido poniéndome como dice la escritura al servicio de reyes (en este caso de directivos) y aparte me ha cuidado de que no me hagan mal personas llenas de envidia en esos trabajos. Pero ahora cuando he reaccionado sin sometimiento a mis jefes por que veo en ellos abuso y además ya no he dedicado mi trabajo a Dios, las consecuencias has sido dolorosas ….. Definitivamente necesito regresar a este principio que nos enseña el ejemplo de Jacob ante Laban

  9. Andoreni dice:

    Gracias a Dios por lo edificante de este estudio! Gracias Arturo…

  10. blanca dice:

    gracias por haberno hecho recapacitar en este devocional hacerca del trabajo que todo lo que hagamos lo hagamos para dios y tener paciencias sobre las injusticias por que algo tenemos que aprender . mil bendiciones .

  11. Raul Archundia Tellez dice:

    Excelente estudio, me hizo acordarme de un trabajo donde estuve un año y medio en un ambiente estresante y grotesco de presion excesiva y salario bajo. (Era lo unico que habia, ya que estabamos en crisis del 2008-2009) yo le pedia a Dios valor y firmeza para aguantar el ritmo y me dijera el momento de cambiar. En el 2010 Dios me bendijo con un mejor trabajo y poder tener de compañeros de trabajo a otros hermanos de diferentes regiones de la Iglesia. Un cambio radical en el ambiente, armonia, educacion. alegria, discipulado en grupo durante las comidas y demostrando un excelente ejemplo. Algo muy especial que solo Dios se encargo de bendecirme. Gracias Arturo

  12. Hector Z. dice:

    Muchas gracias!
    Yo he vivido la bendición de ser obediente a la dirección de Dios en mi trabajo, y también he vivido la amargura de no hacerlo así.
    Gracias! Me hace reflexionar en cuanto debo esforzarme hoy por llevar esta enseñanza a mi vida.

  13. pablo fierros dice:

    gracias hermano sabes me hace pensar cuanto tengo que mostrar como discipulo mi conviccion de someterme a mi jefe o patron y no para que lo miren hombres sino para agradar a Dios y meditando sobre el tema lo que pasamos en la actualidad no es nada comparado con lo que paso Jacob y el mismo Jesus.

  14. Rosa María Frausto dice:

    Me animo mucho este estudio y me hizo meditar en la actitud de Jacob, el nunca se quejó ni hizo nada encontra de su tío fue paciente y Dios lo bendijo. Gracias Arturo por todo tu trabajo para Dios.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.