Día 51

ÉXODO 24 – 25.

Después de todas las leyes y las advertencias que Dios le dio a Moisés, éste va con el pueblo y le presenta todo lo que Dios le había dicho. La reacción del pueblo al escuchar todo fue, “«Haremos todo lo que el SEÑOR ha ordenado».” (v. 3b), “Cumpliremos todas las palabras que YHVH ha hablado.” (BTX). Esta afirmación implicaba una aceptación del pacto que Dios estaba haciendo con los israelitas, donde había muchas promesas de bendiciones de parte de Él y la única condición que les puso fue OBEDIENCIA  a sus palabras.

Es importante resaltar este hecho, ya que el pueblo de Israel se estaba haciendo responsable de su parte en el pacto que Dios les ofrecía. Pudieron haberlo rechazado, pero no fue así. Para Dios, estas palabras de aceptación fueron muy importantes. Cuando hacemos un compromiso con Él, es mejor cumplirlo. Recordemos Ecl 5.4–5 (DHH-LA), “4(3)Cuando hagas una promesa a Dios, no tardes en cumplirla, porque a él no le agradan los necios. Cumple lo que prometes, 5(4)pues vale más no prometer, que prometer y no cumplir.” Dios tomaría muy en cuenta la aceptación verbal que ellos hicieron de su pacto. Así Dios toma muy en cuenta cuando aceptamos un compromiso hacia Él. Para nosotros puede ser fácil deshacerlo y ya, pero para Él no, así como cuando Él promete algo: no es un juego, está hablando en serio.

En los v. 4 – 8 identificamos el momento en el que Moisés ” escribió cuidadosamente todas las instrucciones del SEÑOR”, “escribió todas las palabras del SEÑOR. ” (NBLH). Varias consideraciones aquí con respecto a esta acción:

  1. De acuerdo al New American Commentary: Exodus, de Broadman & Holman Publishers, el crear un registro escrito del Pacto era necesario para enseñar a los niños y las demás futuras generaciones cuál era la voluntad de Dios, al igual que los extranjeros o aquellos que llegaban de lugares lejanos y que se quisieran integrar a la vida religiosa de Israel.
  2. El material en que se escribió. El v. 7 dice “Luego tomó el Rollo del Pacto y lo proclamó a oídos del pueblo” (BTX). Interesante que la BTX es la única versión que lo traduce como “Rollo”, todas las demás mencional “Libro”. Moisés pudo haber usado papiro, que es una planta de junco que crecía en pantanos y junto al delta del Nilo, y que fue el material común en que se escribían documentos en tiempos del A.T.
  3. Una defensa a la autoría del Éxodo. De acuerdo al Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia, de Editorial Caribe, existe una tendencia en algunos estudiosos del Pentateuco que asegura que Moisés no escribió el mismo, sino que todo se escribió hasta siglos después de su muerte. Sin embargo, este versículo junto con Ex 17.14, 34.27-28 y Nm 33.2 testifican Dios le ordenó directamente a Moisés que se pusiera a escribir lo que escuchaba y él obedeció. ¡Moisés si escribió el Pentateuco! Al menos, la mayoría de él.
  4. Este “Libro del Pacto” se puede considerar como una especie de documento legal, un convenio entre Dios y el pueblo de Israel, un pacto. Y tan importante fue esto que Moisés levantó un altar con doce piedras (representando a las doce tribus) y mandó ofrecer sacrificios a Dios. Era toda una experiencia espiritual lo que estaba pasando y necesitaba darle la importancia correspondiente.
  5. Una vez que el libro es leído en público (v. 7), Israel ratificó su compromiso ante el pacto, “«Haremos todo lo que el SEÑOR ha ordenado. Vamos a obedecer».” Estaba hecho, el pacto entre Dios y su pueblo era oficial. El rociado de la sangre en el v. 8 confirmó el pacto de forma rituall. Nos recuerda el sacrificio de Cristo, su derramamiento de sangre confirmó el nuevo pacto, gracias al cual podemos nosotros, no-judíos, acercarnos a Dios y establecer una relación personal con Él.

Posteriormente, en los versículos 9 al 18 del capítulo 24, un grupo integrado por Moisés, Aarón, Nadab y Abiú y setenta ancianos de Israel subieron al monte por instrucciones de Dios. Eran en total 74 personas. ¿Qué hicieron allá arriba?

  1. Vieron al Dios de Israel. ¿Pero esto era posible? El mismo v. 11 registra, “Aunque estos nobles de Israel pudieron contemplar a Dios, él no los destruyó.” ¿Qué no se supone que nadie puede ver a Dios y seguir viviendo, como el mismo Moisés lo registraría posteriormente en Ex 33.20? La Biblia de Estudio Apologética nos comenta que la Biblia registra un número de teofanías (apariciones de Dios o de Cristo) en diferentes momentos, y no es fácil determinar desde la descripción del pasaje si lo que vieron fue una especie de visión interna o realmente una visión externa y física. Pudieron haber visto al “Ángel del Señor” que Dios mismo había enviado para estar con ellos. Como sea que haya sido, lo que presenciaron fue algo extraordinario, “Bajo sus pies había como una hechura de piedra de zafiro, semejante en pureza a los mismos cielos.” (BTX). Una primera descripción bíblica de la gloria de Dios, que en diferentes momentos en toda la Biblia será descrita también.
  2. Comieron con él (v. 11). De acuerdo al mismo New American Commentary: Exodus, este tipo de comida significaba una aceptación del acuerdo, o una aprobación del pacto por las partes involucradas. Sería como hoy una comida de negocios para cerrar un trato. Esta comida formal entre los líderes del pueblo de Israel, Moisés y Dios mismo puede ser entendida como una demostración de un acuerdo común, cooperación, aceptación y respeto.
  3. Dios le pide a Moisés que suba porque le entregaría unas tablas de piedra en las que él mismo había escrito “las instrucciones y los mandatos para que puedas enseñar al pueblo»” Aquí podemos darnos cuenta que la principal razón por la cual Dios decidió entregarle a Moisés las tablas fue puramente para instrucción del pueblo, Él estaba preocupado al máximo para que su pueblo recibiera la instrucción precisa, adecuada y constante de todo lo que Él quería de ellos. Para Dios es muy importante el tema de la instrucción del pueblo, tanto en el A.T. como en el N.T. El sabe el poder para bien que tiene el entrenar e instruir a los creyentes en su Palabra. ¡Nunca debemos menospreciar la instrucción sobre Dios que recibimos! Ha sido su plan desde hace miles de años.

En el capítulo 25, ya que Moisés está en la presencia de Dios en la punta del monte, habiendo traspasado la nube con aspecto de fuego consumidor (24.17-18), Dios le da a Moisés más instrucciones ahora con respecto al futuro “Tabernáculo”. Comienza en el v. 1 al 7 pidiendo que el pueblo de Israel presentara una ofrenda especial para Él, “Dile al pueblo de Israel que me traiga sus ofrendas sagradas.”, “Di a los hijos de Israel que recojan para mí una ofrenda.” (RVR95). Es interesante que la primera instrucción en cuanto a la construcción del futuro lugar de adoración llamado Tabernáculo es, nada menos y nada más, ¡que solicitar una ofrenda al pueblo! ¿Qué características tendría esta ofrenda?

  1. No era obligatoria, “Acepta las contribuciones de todos los que tengan el corazón dispuesto a ofrendar.”, “De todo varón generoso de corazón recogeréis una ofrenda para mí.” (BTX), “Pero no los obligues a dar nada. Quiero que su ofrenda sea voluntaria y de todo corazón” (TLA). Dios no quería solamente aportaciones materiales frías, Él quería ver corazones generosos y dispuestos a cooperar para construir la vida devocional de Israel. No quería que nadie ofrendara a la fuerza ni de mala gana. Es interesante que esto es precisamente el mismo espíritu que encontramos en el N.T. en 2 Co 9.7 (DHH-LA), “Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría.” Desde las primeras ofrendas registradas en la Biblia como la de Abel y la de Abraham, podemos ver el mismo espíritu: ofrendas voluntarias, generosas y de corazón. ¡Y Dios sabe recompensar a quienes deciden ofrendar de esta manera! Pero también sabe tratar a quienes ofrendan con un corazón incorrecto. La pregunta es, ¿tenemos todos el corazón para ayudar a construir la vida devocional del pueblo de Dios? ¿Lo estamos demostrando activamente?
  2. Los materiales eran de lo mejor: oro, plata, bronce, hilos de colores de la realeza (azul, púrpura y escarlata), lino fino (que de acuerdo con la Biblia de Estudio Arqueológica era una tela de excepcional calidad que usaba la realeza egipcia), pieles y cueros de la mejor calidad, madera de la más fina, aceites finos, piedras preciosas, etc. Simplemente lo mejor. ¿De dónde conseguirían los israelitas todo esto si se encontraban enmedio del desierto? Recordemos Ex 11.2, “Dile a todos los hombres y a todas las mujeres israelitas que pidan a sus vecinos egipcios objetos de plata y de oro»” Los israelitas estaban cargados de todo este material desde que salieron de Egipto. Y aquí viene un simbolismo interesente: Dios les dió todas las riquezas que traían cargando desde Egipto y ahora Dios les pedía que de forma voluntaria aportaran algunas de ellas para la construcción de su Tabernáculo. ¿No es así con la ofrenda hoy? Dios nos da para que podamos dar para su causa, no solo para nuestro beneficio.

Finalmente, en los versículos 9 al 40, Moisés recibe las instrucciones de parte de Dios sobre un modelo del futuro Tabernáculo y todo el mobiliario que requería. ¿Qué era el Tabernáculo? Era como dice el v. 8, “un santuario santo para que yo habite en medio de ellos.” Era una especie de templo móvil donde los israelitas podrían ir a adorar a Dios y a establecer contacto con Él. Sería un lugar físico y visible que representaba la presencia de Dios entre ellos, y realmente Dios pensaba estar ahí, enmedio de ellos a través de este recinto especial.

Las primeras instrucciones con respecto al mobiliario entonces son con respecto al Arca de la Alianza (25.10 – 22), que era “un cofre sagrado que mida un metro con quince centímetros de largo, sesenta y nueve centímetros de ancho, y sesenta y nueve centímetros de alto.” (v. 10). Estaba hecha principalmente de madera pero recubierta de oro puro por dentro y por fuera, y tenía detalles muy precisos: los anillos, varas para transportarla, una tapa de oro puro, dos querubines en la parte superior de la tapa de una sola pieza de oro, viéndose frente a frente y con las alas extendidas hacia ellos mismos, como protegiendo el contenido del arca. Dios quería que Moisés depositara en esa Arca las dos tablas de piedra que Dios le daría después, con el pacto grabado en las mismas. Y además Dios aseguró que desde encima de la tapa le hablaría a Moisés (v. 22). Realmente Dios quería usar esa Arca como un dispositivo de comunicación con Moisés.

Veamos una ilustración de lo que posiblemente fue el Arca, gracias a las imágenes contenidas en Logos Bible Software Infographics.

Arca de la Alianza

Del v. 23 al 30 tenemos las instrucciones para la construcción de la Mesa del Pan de la Presencia, con sus recipientes y accesorios de oro. Y finalmente del v. 31 al 39 las instrucciones para el candelabro y las siete lámparas que necesitaba, todo trabajado artesanalmente y también de oro, un trabajo muy fino y preciso. Veamos dos ilustraciones de la misma fuente (Logos Bible Software Infographics) sobre estos dos artefactos:

Tabla del Pan de la Presencia

Candelabro del Tabernáculo

El capítulo termina con el v. 40 y Dios diciéndole a Moisés, “Asegúrate de hacer todo según el modelo que te mostré aquí en la montaña.” Dios quería precisión y exactitud en la reproducción de este modelo a la vida real. Era muy importante que Moisés obedeciera a detalle y se asegurara que los artesanos hicieran justo lo que se les pedía. Era un asunto espiritual, no solo artístico.

Conclusiones:

  1. Cuando hacemos alguna promesa o algún compromiso con Dios, entendamos que no es una cosa ligera lo que estamos haciendo. Nuestras palabras tienen mucho valor para Dios. Si nos comprometimos con Él hace años y dijimos, “-Jesús va a ser mi Señor y mi Salvador toda mi vida”, ¡que así sea! Dios nos pedirá cuentas un día de nuestros compromisos y nuestras promesas. Tengamos cuidado en lo que decimos con Él.
  2. Para Dios es sumamente importante la instrucción y el entrenamiento a su pueblo. Desde el inicio de la Biblia podemos darnos cuenta cómo Él estaba muy interesado en que se dejara un registro escrito de sus palabras y de sus hechos para con el pueblo de Israel no con el fin de que un día estuvieran en un museo, sino para que se utilizaran activamente para instruir a su pueblo en sus leyes. Hoy Dios sigue teniendo el mismo interés en que su pueblo sea instruído, entrenado y enseñado en sus preceptos, leyes y mandamientos; es decir, en su Palabra. ¡Apreciemos que hoy tenemos un lugar donde reunirnos como cristianos y recibir instrucción! ¡Apreciemos cada momento que se comparte públicamente la Escritura y a cada persona que se prepara para enseñárnosla! Ha sido y seguirá siendo el plan de Dios para su pueblo y no se debe cambiar. Una persona que no se congrega constantemente pierde mucho del plan de Dios para su crecimiento espiritual, ¡y más aún cuando es por tibieza de convicciones! Seamos constantes en nuestras reuniones y expongámonos a la instrucción y predicación pública de la Palabra de Dios.
  3. El Antiguo Pacto fué sellado con sangre, y el Nuevo también. Para nosotros, la sangre de Jesús nos abrió las puertas a una relación con Dios y selló el Nuevo Pacto, del cual ahora disfrutamos. Entendamos las prefiguras en el AT sobre lo que sería el plan de Dios en el NT.
  4. Practiquemos el ofrendar continuamente con un corazón sincero, generoso y lleno de fe. El plan de Dios fue desde el principio que su pueblo ofrendara de lo material que Él mismo les daba para contribuir a construir la vida devocional y espiritual de la congregación. ¡Sigamos ese principio hoy en la iglesia moderna!
  5. Dios tomó muy en serio la vida ritual y devocional de su pueblo al grado que fue muy detallista en la construcción del Tabernáculo y el mobiliario que lo integraría: simplemente lo mejor de lo mejor. Sin un afán de legalismo, seamos también detallistas en todo lo que se refiere al servicio y la adoración a Dios. Demos nuestro mejor si participamos en un coro de alabanza, o si estamos en un Ministerio de Niños, o si somos Edecanes, o si predicamos, o si animamos, o lo que sea. Los detalles son importantes cuando se trata de adorar a Dios y servirlo.

10 Responses to “Día 51”

  1. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Muchas gracias, esto me ayuda a recordar que Dios me pide lo mejor de mi y que cuando lo hago voluntariamente y de corazón llega como un aroma agradable ante El, en otras palabras no es lo que doy sino como lo doy y si lo doy hacerlo bien.

  2. Vicky dice:

    Gracias,
    **ofrendar de todo corazón, no olvidar el compromiso que hicimos con Dios al bautizarnos, servir a Dios dando lo mejor de lo mejor 🙂 de todo corazón, seguir siendo instruída, entrenada y enseñada en su palabra.****
    Amén. DTB

  3. blanca dice:

    Gracias Arturo es muy bonito las enseñanzas de DIOS por que se empexo apracticar desde hace tiempo cuando mDIOS establecio los 10 mandamientos y cuando uno hace un pacto con DIOS tenemos ya el compromiso de segirlo no por interes si no ´por amor a el mi pacto que yo quiero servir y contarle alas personas como DIOS trasforma nuestra vida pero siempre y cuando aprendamos a obedecer y ser le fielmente.

  4. Sandra Duarte dice:

    Grascias por el detalle de ponernos las imagenes.
    Que Dios siga bendiciendo tu corazòn para ayudar a su pueblo a comprender mejor su palabra.

  5. LAURA SAMPEDRO dice:

    GRACIAS POR LA EN SEÑANZA…. TREA ASPECTOS IMPORTANTES 1) CUMPLIR NUESTRAS PROMESA: SOMOS TAN IMPORTANTES PARA DIOS QUE A NUESTRAS PALABRAS LE DA UN ALTO VALOR…. 2)LA OBEDIENCIA: DIOS NOS DA LAS INTRUCCIONES PRECISAS DE LO QUE ESPERA DE DE CADA UNO DE NOSOTROS Y EL ESPERA LA OBEDIENCIA TOTAL DE NUESTRAPARTE….. 3) OFRENDAR: DIOS ESPERA NUESTRAS MEJORES OFRENDAS DADAS CON ELCORAZON…. HOY ME QUEDO CON ESTAS TRES COSAS IMPORTANTES PARA DIOS…. BUEN DIA

  6. Bibiana Cisneros dice:

    Gracias Arturo, el devocional de hoy me recuerda, que es muy importante ser excelentes en el servicio para Dios, pero es más importante hacerlo de todo corazón y no caer en formas o legalismo y más aún querer que los hermanos hagan lo mismo, sino ” estan mal “.

  7. JOSÉ JUAN BARRIENTOS MAYA dice:

    Gracias Arturo.

  8. Monica Loaeza dice:

    Saludos, Arturo. No había agradecido esta clase porque me había atrasado con mis devocionales. Pero te agradezco mucho el habernos compartido las imágenes de cómo pudieron ser todos estos objetos y lugares especiales para la adoración a Dios. Me encanta leer la descripción en el A. T., pero la verdad me confundo al tratar de imaginarlo. Sin embargo, me gusta leerlo (repito) porque me impacta pensar en cuán exactamente sabe Dios lo que quiere y lo que espera de nosotros. También me impresiona el esfuerzo que hicieron todos esos ebanistas, artesanos, herreros, tejedores, en hacer esas obras ‘primorosas’, por su gran deseo de agradar a Dios y obedecerle, haciéndolos TAL Y COMO ÉL DIJO. Me parece muy ejemplar. Gracias, hermano.

  9. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Arturo como siempre muchas gracias por tu trabajo, por dedicarte a enseñarnos y si es que ya lo habíamos visto a recordarnos todo aquello que el Señor desea que tengamos presente en nuestra vida de discípulos.
    Tenemos un Padre tan amoroso que se preocupa de un tema importantisimo la constante instrucción de sus hijos en todos y cada uno de los aspectos que ha diseñado para esa vida.
    Gracias por el estudio de hoy.

  10. Hector Z. dice:

    Señor, que lo que hagamos sea agradable a ti. Que veamos la grandeza y perfección de tu plan para establecer contacto con cada uno de nosotros.
    Gracias por tan grande amor!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.