Día 160

JUECES 13.

Después del trágico final de la historia de Jefté estudiemos ahora la aparición de un nuevo juez, tal vez uno de los más famosos de todos: Sansón. El capítulo 13 está dedicado enteramente al encuentro entre un ángel enviado por Dios y los padres de Sansón. El capítulo 14 se enfoca en sus primeras hazañas dirigido por el Espíritu de Dios.

La hisotira de Sansón comienza desde el mismo punto de partida que los jueces anteriores: “Una vez más, los israelitas hicieron lo malo a los ojos del SEÑOR, así que el SEÑOR los entregó en manos de los filisteos, quienes los oprimieron durante cuarenta años.” (v. 1). La infidelidad de Israel se hacía presente de nuevo y esta vez tuvieron que pagar nada menos y nada más que 40 años de opresión por parte de los filisteos, ¡toda una vida! Uno de los tiempos más largos de disciplina de parte de Dios que Israel experimentaba.

El v. 2 nos dice que el futuro padre de Sansón se llamaba Manoa, de la tribu de Dan, y que su esposa no podía tener hijos (“era estéril”, BTX). Recordemos como estudiamos en el caso de Sarai, la esposa de Abraham, que en el mundo antiguo del Medio Oriente el no poder tener hijos era interpretado como algo malo, como un castigo de los dioses por alguna ofensa cometida contra ellos. De acuerdo al The New American Commentary: Judges, Ruth, de Broadman & Holman Publishers, en el Israel antiguo los niños eran una marca de las bendiciones de Dios y la esterilidad era una señal de un rechazo divino, de una maldición. Es posible que la esterilidad sobre diversas mujeres israelitas fuera parte del castigo de Dios sobre el pueblo por su infidelidad además de la opresión filistea. Sea como fuera, Manoa y su esposa no tenían mucho futuro en la sociedad por la situación que estaban viviendo de infertilidad. Es curioso que aunque el nombre de Manoa aparece varias veces en en la historia de Sansón, el nombre de su esposa jamás aparece, permanece anónimo.

En este contexto se le aparece un ángel a la esposa de Manoa para avisarle que a pesar de su problema, tendría un hijo (v. 3).. Esto nos recuerda inmediatamente la intervención divina en el matrimonio de Abraham y de Sarai, y posteriormente en la madre de Jesucristo. El ángel le dio una advertencia a la futura madre: no beber ningún tipo de bebida alcohólica ni comer ninguno de los alimentos prohibidos (v. 4). Además le advierte que a su hijo no se le podrá cortar el cabello jamás porque será “consagrado a Dios como nazareo desde su nacimiento” o ” será Nazareo para Dios desde el seno materno” (NBLH). Aquí es un buen momento para las siguientes consideraciones:

  1. Números 6.1–5 (NVI) dice, “6 El Señor le ordenó a Moisés que les dijera a los israelitas: «Cuando un hombre o una mujer  haga un voto especial, un voto que lo consagre al Señor como nazareo, deberá abstenerse de vino y de otras bebidas  fermentadas. No beberá vinagre de vino ni de otra bebida fermentada; tampoco beberá jugo de uvas ni comerá uvas ni  pasas. Mientras dure su voto de nazareo, no comerá ningún producto de la vid, desde la semilla hasta la cáscara.  »Mientras dure el tiempo de su consagración al Señor, es decir, mientras dure su voto de nazareo, tampoco se cortará el cabello, sino que se lo dejará crecer y se mantendrá santo.” El ángel estaba haciendo referencia a este voto que en el caso de Sansón no era voluntario sino por decisión de Dios. Es interesante que este juez de Israel fue seleccionado desde antes de nacer y consagrado a Dios, no como el caso del resto de los jueces que fueron llamados ya como adultos para servir a Dios y liberar a Israel.
  2. Esto no significa que tomar alcohol es pecado sino simplemente es un llamado a respetar el voto de nazareo con todos sus requisitos. El pecado con respecto al alcohol es emborracharse, es decir, intoxicarse con vino, beber en exceso. Jesús mismo bebió convirtió agua en vino en Juan 2.1-12 durante la fiesta de la boda de Caná de Galilea.
  3. Es necesario apreciar el sacrificio de la madre de Sansón, que también participaría de forma directa en el voto de nazareo al ser su futuro hijo escogido por Dios para la misión especial que le aguardaba. Ella fue fiel también en no tomar alcohol ni comer alimentos prohibidos todo el tiempo que su hijo estuvo en formación en su vientre.

En los versículos 6 al 23 encontramos relatos detallados sobre la comunicación entre el ángel de Dios y los padres de Sansón. Varias consideraciones importantes son:

  1. Aunque el ángel se aparece en forma humana, había algo en su aspecto físico que inmediatamente llevó a la mujer de Mano a pensar que se trataba de un ángel de Dios: “Tenía el aspecto de uno de los ángeles de Dios, daba miedo verlo.” (v. 6), “su aspecto era como el aspecto del ángel de Dios, muy imponente” (NBLH). Hay diferentes formas en las que un ángel se aparece a los seres humanos de acuerdo a los relatos bíblicos. A veces sucedió como dice en Hebreos 13.2 (DHH-LA), “No se olviden de ser amables con los que lleguen a su casa, pues de esa manera, sin saberlo, algunos hospedaron ángeles.” Así que según la ocasión y según lo considerara Dios, los ángeles se podían presentar a los humanos en una forma física imponente y atemorizante o podían pasar desapercibidos hasta revelar su verdadera identidad, como en el caso de los ángeles que recibieron Abraham y Lot respectivamente en el libro de Génesis. En aquella ocasión, los ángeles comieron (Gn 18.8) pero en el encuentro con Manoa, el ángel no quiso comer nada de lo que se le ofreció, más bien ordenó que se entregara esa comida a Dios como ofrenda (v. 16).
  2. La disposición de Dios para enviar de nuevo al ángel para que Manoa platicara con él (v. 8). Ante la noticia de parte de la esposa con respecto a la aparición del ángel y su mensaje, Manoa decidió pedirle a Dios que lo enviara de nuevo, ¡y Dios respondió! Podemos apreciar la disposición de Dios para conectarse de nuevo con su pueblo y demostrarle que realmente quería salvarlos.
  3. La falta de entendimiento de Manoa en contraste con la sabiduría de su esposa. En el texto encontramos 3 evidencias de que a Manoa le faltaba un adecuado entendimiento: a) Manoa no alcanzó a discernir que el hombre con quien hablaba se trataba realmente de un ángel de Dios, a pesar de lo que su esposa le dijo, por eso le ofreció comida (v. 16). b) Cuando le pregunta al ántel su nombre “Pues queremos honrarte cuando todo esto se haga realidad.” (v. 17). El ángel le contesta, “—¿Para qué preguntas mi nombre? —contestó el ángel del SEÑOR—. Es demasiado maravilloso para que tú lo comprendas.” o “Y el Ángel de YHVH respondió a Manoa: ¿Por qué preguntas mi Nombre si ves que es oculto?” (BTX). Pareciera como un reclamo del ángel a Manoa por no darse cuenta de que estaba hablando con un verdadero ángel. Este momento indudablemente nos recuerda la pelea de Jacob con el ángel y la misma pregunta que le formuló (Gn 32.29). c) La reacción de Manoa al ver que el ángel subió al cielo dentro de las llamas del sacrificio a Dios, “¡Seguramente moriremos, porque hemos visto a Dios!” (v. 22). La esposa mostró mucho más discernimiento con su respuesta, “—Si el SEÑOR hubiera querido matarnos, no habría aceptado nuestra ofrenda quemada ni nuestra ofrenda de grano. No se nos hubiera aparecido, ni habría dicho algo tan maravilloso, ni hecho estos milagros.” (v. 23).

El relato termina con el nacimiento de Sansón y las primeras evidencias de que el Espíritu de Dios se estaba manifestando en él desde joven (v. 24 – 25). Dios cumplió su promesa a la esposa de Manoa. Y el hecho de que el niño haya nacido como se prometió y que Dios lo bendijera durante su crecimiento es una evidencia de que la esposa de Manoa también cumplió su parte del trato y obedeció fielmente las instrucciones que el ángel le había dado.

Conclusiones.

  1. En el relato del nacimiento de Moisés encontramos varios paralelos con otros nacimientos importantes como el nacimiento de Isaac, hijo de Abraham; y el nacimiento de Jesucristo. Es común que en el AT encontraremos “sombras” de realidades que se dieron a plenitud en el NT.
  2. Sansón fue privilegiado al ser escogido por Dios desde antes de nacer, como los grandes profetas en Israel. ¿Qué tal nosotros? Efesios 1.11 (DHH-LA) dice, “11En Cristo, Dios nos había escogido de antemano para que tuviéramos parte en su herencia, de acuerdo con el propósito de Dios mismo, que todo lo hace según la determinación de su voluntad.” De alguna manera, todos los que decidimos seguir a Cristo voluntariamente somos “escogidos” por Dios también. ¿No deberíamos sentirnos privilegiados igualmente?
  3. La falta de discernimiento espiritual de Manoa es evidente, posiblemente como fruto de una sociedad israelita alejada de la Palabra de Dios y hundida de nuevo en la idolatría. Cuando no andamos cerca de Dios y cuando no tenemos su Palabra cerca del corazón, la falta de discernimiento espiritual se presenta como una de las primeras consecuencias de nuestra falta de relación con Dios. Por algo Pablo luchaba fuertemente por esto en Colosenses 2.2 (DHH-LA),  “2Lucho para que ellos reciban ánimo en su corazón, para que permanezcan unidos en amor y enriquecidos con un perfecto entendimiento que les permita comprender el designio secreto de Dios, que es Cristo mismo”. Mantengámonos cerca de la Palabra de Dios para que crezcamos en entendimiento espiritual y podamos escoger siempre lo mejor y además identificar claramente la voluntad de Dios para nuestras vidas en todo momento.
  4. Pero también apreciemos a la esposa de Manoa. Aunque aparece en el texto anónimamente, mostró más fe, más obediencia y más entendimiento que nadie más en todo el capítulo. Una fe sencilla pero comprometida a la vez.

7 Responses to “Día 160”

  1. Paolo dice:

    Gracias Arturo, por esta gran enseñanza. un abrazo

  2. Javier Flores dice:

    Gracias Arturo tenemos que sentirnos privilegiados x que DIOS tambien ya nos escogio

  3. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!! cada ves que leo la Biblia Dios me enseña profundamente lo que mi corazón necesita y hoy no fue la excepción, hoy me senti triste por no entender por que pasan cosas para que, por que, si tienen sentido etc.. y sin duda se lo dije a Dios y leer el devocional me ayuda a darme cuenta y me anima a no alejarme para nada de Dios, Gracias Arturo por tu esfuerzo al hacer el devocional y dejarte utilizar por DIos, Saludos!!

  4. Juan Orozco dice:

    Es verdad soy privilegiado fui escogido desde antes que yo naciera de nuevo.

  5. Gildardo dice:

    DIOS CUMPLIO SU PROMESA. Me anima recordar que Dios cumple sus promesas y que a la vez la madre de Sanson cumple sus promesas, a la vez me recuerda la necesidad de siempre haga promesas de acuerdo a la voluntad de Dios y que las cumpla,
    Jdg 13:24 La mujer dio a luz un niño y lo llamó Sansón. El niño creció y el SEÑOR lo bendijo.
    Jdg 13:25 Y el Espíritu del SEÑOR comenzó a manifestarse en él mientras estaba en Majané Dan, entre Zora y Estaol.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.