Día 79

NÚMEROS 3 – 4.

Estos 2 capítulos centran su atención en los detalles de las responsabilidades de los levitas y su relación con los sacerdotes, es decir, Aarón y sus descendientes. Entender la diferencia entre ambos grupos es importante para evitar confusiones durante el resto de la lectura bíblica. La santidad de Dios también es evidente en estos capítulos con las advertencias del peligro de acercarse a objetos prohibidos para levitas o incluso verlos. Analizemos entonces ambos capítulos.

Los primeros 4 versículos inician con un recordatorio de los nombres de los hijos de Aarón: Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar. Todos ellos “fueron ungidos y ordenados para ministrar como sacerdotes”, pero los 2 primeros murieron por su infidelidad en el servicio a Dios (v. 4). Así que solo quedaron 2 hijos de Aarón y él mismo para servir como sacerdotes, nadie más. Eran muy pocos para tanto trabajo que involucraba la adoración y los sacrificios requeridos por Dios en el tabernáculo.

Dios entonces llamó a Moisés y le pidió que entregara a la tribu de Leví a Aarón “para que sean sus ayudantes” (v. 6). Dios no era indiferente al tamaño de la labor que esperaba de los sacerdotes y el poco número de ellos así que decidió que una tribu completa se dedicara a ser ayudantes de los sacerdotes en el servicio del templo. Aquí es tiempo entonces de preguntarnos, ¿cuál es la diferencia entre la tribu de Leví y los sacerdotes?:

  1. Moisés mismo era descendiente de la tribu de Leví (Ex 2.1) por lo tanto Aarón también y todos sus hijos. Ahora, de acuerdo con Ex 6.16-20, Moisés era hijo de Amram que a su vez fue hijo de Coat que a su vez fue hijo de Leví. Así que Moisés y Aarón pertenecían al clan de los coatitas.
  2. Dios ya había determinado en Num 1.47-51 que los Levitas estarían dedicados al servicio del templo.
  3. De acuerdo a la Biblia de Estudio Arqueológica, la ley de Moisés determinaba claramente las divisiones entre sacerdotes y levitas: A) Los sacerdotes eran miembros de la familia de Aarón mientras que los levitas eran el resto de la familia de Leví. B) Los sacerdotes eran consagrados (Ex 29.1-37) mientras que los levitas eran purificados (Num 8.5-22). C) Los levitas fueron entregados a Aarón para servir como sus ayudantes. D) Solo los sacerdotes podrían entrar al santuario mientras que el resto de los levitas podrían en el resto del área del tabernáculo (Ex 28.1, 29.9, Nm 3.10, 38).
  4. En los versículos 5 al 10 de este capítulo 3 de Números podemos confirmar todo esto, ya que Dios le deja claro a Moisés que los levitas “fueron dedicados para este propósito” (v. 9), que era ayudar a los sacerdotes en el desempeño de sus labores propias de su rol y también cuidar del mobiliario de la carpa; pero tenían también la advertencia clara en el v. 10, “Nombra a Aarón y a sus hijos para que lleven a cabo los deberes del sacerdocio. Pero toda persona no autorizada que se acerque al santuario será ejecutada”, y eso incluía a los levitas que no eran sacerdotes.

Ahora, de los versículos 11 al 13 y 44 al 51 tenemos una situación interesante: Dios había elegido a los levitas también para que fueran “sustitutos” de todo primer hijo varón del pueblo de Israel (v. 12). ¿A qué se refería Dios? El v. 13 aclara que el día que Dios hirió de muerte a los primogénitos de Egipto, Él apartó para sí mismo a todo primogénito de Israel, tanto personas como animales y dijo, “Ellos son míos. Yo soy el Señor”. Cuando Moisés y Aarón hicieron el censo de los levitas de un mes o más de edad llegó a 22,000 (v. 39). Y después cuando contaron a los varones del resto de Israel de un mes o más de edad, contaron 22,273. Es decir, había una diferencia de 273 varones. Entonces Dios decretó que Israel debía pagar “rescate” por ese excedente y determinó una ofrenda específica de cinco piezas de plata por cada varón para ser entregada a Aarón y sus hijos “como precio de rescate de los primeros hijos varones que exceden al número de levitas” (v. 48).

Ahora, en cuanto al censo hecho hacia los levitas y sus responsabilidades por familias, este es el resultado:

  1. Gersonitas: 7,500 varones. Área occidental del tabernáculo. Responsables de carpa sagrada con cubiertas, cortinas de entrada, cuerdas y accesorios.
  2. Coatitas: 8,600 varones. Área sur. Responsables de arca, mesa, candelabro, altares, objetos usados en el santuario, cortina interior.
  3. Meraritas: 6,200 varones. Área norte. Responsables de cuidar la estructura que sostenía el tabernáculo con postes y todos los accesorios correspondientes.

El total de acuerdo al v. 39 de levitas varones mayores a un mes de nacidos era de 22,000. Sin embargo, si hacemos una suma aritmética de las cantidades anteriores, nos da un total de 22,300. ¡Una diferencia de 300! ¿Cómo explicamos esto? La Biblia de Estudio Apologética dice que la discrepancia se puede resolver de dos formas: a) El número 22,000 puede ser entendido como un redondeo, similar a los 600,000 israelitas que registra Ex 12.37 contra los 603,550. b) Una edición antigua en griego del AT menciona que el número para los coatitas era 8,300 (300 menos que en las traducciones actuales) y varios de los manuscritos masoréticos hebreos mencionan lo mismo. Eso arreglaría el problema de los 300 extras.

El capítulo 4 trata con asignaciones específicas que se les dieron a los grupos de coatitas, gersonitas y meraritas:

  1. Los coatitas, Dios pide a Moisés que los hombres de ese grupo entre los 30 y 50 años que cumplan los requisitos para servir en el tabernáculo se encargaran de cuidar “los objetos más sagrados”. Después que los hijos de Aarón entraran a las partes más sagradas del tabernáculo para desmontarlo y cubrirlo, los coatitas tenían la importante labor de transportar todo, incluyendo el arca del pacto con su tapa, desde donde Dios les hablaba a los israelitas. Es por esa cercanía con los objetos más importantes del tabernáculo que Dios les da varias advertencias a los coatitas, “no deberán tocar los objetos sagrados, pues morirán” (v. 15), “Los coatitas jamás deben entrar en el santuario a mirar los objetos sagrados ni por un instante, sino morirán” (v. 20). ¡Era peligroso el trabajo que realizaban sin duda! Pero a la vez un privilegio.
  2. Los gersonitas. Con los mismos requisitos de edad, su responsabilidad sería transportar cargas (las cortinas y accesorios principalmente) y el servicio en general.
  3. Los meraritas. Este grupo era el de menor responsabilidad, transportar travesaños, postes y bases del tabernáculo.

El capítulo concluye como otros con respecto a la obediencia que se mostró ante las instrucciones de Dios: “tal como el SEÑOR había ordenado por medio de Moisés.”

Conclusiones:

  1. Desde el inicio del culto formal a Dios, Él planeó que hubiera grupos encargados de funciones específicas y cada quien hiciera su parte. Si todos hacían lo suyo, las cosas salían bien. Nos recuerda a la visión de Dios para construir la iglesia en Ef 4.16 (DHH-LA), “16Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor.”
  2. Los levitas eran el “rescate” que Israel tuvo que pagar por la liberación que Dios les dió en Egipto, ya que mató a cada primogénito de los egipcios. En el NT se maneja el término “rescate” también, para referirse a la liberación de la esclavitud del pecado mediante la muerte de Cristo (Mt 20.28, Lc 1.68, Gl 3.13). En un sentido, también nosotros fuimos “rescatados” a través de la muerte del “primogénito” de Dios.
  3. La santidad de Dios debería respetarse aún por los mismos levitas e incluso por los sacerdotes. Constantemente ellos pensarían en la advertencia de muerte si iban más allá de su rol estando dentro del tabernáculo. Así nosotros debemos pensar más seguido en la santidad de Dios y por reverencia a Él, buscar que su Nombre sea glorificado en todo lo que hacemos o decimos. Es un desafío pero finalmente Dios lo merece.

8 Responses to “Día 79”

  1. José Luis Teja dice:

    En lo que respecta a la diferencia de los totales con la suma aritmetica de 22300 y los 22000 que maneja la biblia. Me parece una mejor opción el inciso b), ya que en Num. 3:46 menciona el numero excedente de 273 primogenitos israelitas… (del censo hecho con un total de 22273), osea que esto confirmaria la cantidad de 22000 de los levitas mayores de un mes sin ser un redondeo.

    Muchas gracias por el estudio Arturo…
    un abrazo 😀

  2. blanca dice:

    Gracias por el devocional todo tiene un por que es muy importante saver todo de los levitas y cada papel que desarrolla ahi en ese tiempo de los primogenitos es mut interesante.

  3. Astrid dice:

    Gracias Arturo, puedo ver el celo de Dios por su santuario. Hoy su templo somos nosotros…¡Cuanto debemos cuidar de cada corazón que está en la Iglesia!

  4. Minelia M.H. dice:

    Gracias Arturo me siento desafiada y conmovida por el servicio que todos éstos hombres brindaban a Dios,pero también me siento muy privilegiada e inspirada.Estoy convencida que Dios merece lo mejor de nosotros como sus hijos y sus siervos. Buen fin de semana para todos.

  5. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo por tu perseverancia en darnos los estudios que tanta falta nos hace y que solos nos tomaría mucho tiempo hacerlo mil gracias Arturo

  6. Bibiana Cisneros dice:

    Gracias Arturo, por enseñarnos de una manera más sencilla a entender estas escrituras que Dios dejo en su palabra y que a veces nos cuesta trabajo asimilar.

  7. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo, que importante tener bien claro que tenemos una función especifica sirviendo al Señor, que importante es seguir al pie de la letra siempre las instrucciones que recibamos en cuanto al servir al Señor y al pueblo.
    Es apasionante como el Señor nunca deja nada al azar.
    Debemos entender que el respeto al Señor es irrestricto, jamas cambiara, en todo actuar debemos respetar al Señor.
    Gracias nuevamente Arturo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.