Día 236

1 REYES 13.1 – 15.34, 2 CRÓNICAS 12.1 – 14.15.

Desde el estudio anterior, ya estamos completamente inmersos en el tema de los reyes de Israel y Judá. En cada día estudiaremos un grupo de reyes, según la cronología nos lo marque, y aprenderemos más sobre el corazón humano y sobre el corazón de Dios. Hoy le toca el turno a terminar con las historias de Roboam y Jeroboam, y continuar con Abiam y Asa (de parte de Judá), y con Nadab y Baasa de parte de Israel. Es importante notar que 2 Crónicas se enfoca más en la historia de los reyes de Judá mientras que en 1 Reyes encontramos más material con referencia a los reyes de Israel, y en ciertos momentos ambos libros complementan las historias.

  1. Los últimos días de Jeroboam (1 R 13.1 – 14.20). Como podemos recordar, Jeroboam se había desviado de la fidelidad a Dios por inseguridad y por no aprender a confiar en el Señor. En el capítulo 13 de 1 Reyes podemos observar la reacción de Dios ante el pecado de Jeroboam: enviar un “hombre de Dios” o un “profeta” (DHH-LA) desde Judá para darle una advertencia pública a Jeroboam y a Israel sobre la destrucción que se les vendría encima. Incluso Dios le permitió hacer una señal milagrosa en contra de Jeroboam cuando le paralizó el brazo al señalar al profeta y amenazarlo (1 R 13.4), además de que uno de los altares paganos de Israel se desmoronó en pedazos. Ante tal situación, Jeroboam le pidió al profeta intercesión por él ante el “Señor tu Dios” (1 R 13.6) (ya no era su Dios, era el Dios del profeta). En otra ocasión, al tener a su niño muy enfermo, Jeroboam quiso engañar a un profeta de Dios llamado Ahías (1 R 14.1), pero Dios se lo impidió y confrontó a su esposa a través del profeta dándole un mensaje muy fuerte, “Como me has dado la espalda, 10 traeré desastre sobre tu dinastía y destruiré a cada uno de tus descendientes varones, tanto esclavos como libres, en todo Israel. Consumiré tu dinastía real como se quema la basura, hasta que toda haya desaparecido.” (1 R 14.9-10). También se refirio a su niño enfermo que moriría como “porque este niño es lo único bueno que ve el SEÑOR, Dios de Israel, en toda la familia de Jeroboam.” (1 R 14.13). Además, por causa del pecado de idolatría que Jeroboam introdujo en Israel, Dios advirtió que llegaría el día en que Israel sería exiliado de su tierra rumbo a la esclavitud (1 R 14.15-16). ¡Fuertes palabras contra Jeroboam, su familia y el pueblo que lo seguía! 1 R 14.20 termina afirmando que Jeroboam reinó 22 años en Israel y murió, siendo sucedido por su hijo Nadab. Tristemente, el rey Jeroboam nunca se quiso arrepentir de su traición contra Dios y pagó las consecuencias.
  2. Los últimos días de Roboam. Entre 1 Reyes y 2 Crónicas podemos complementar la historia del rey Roboam de Judá de la siguiente manera: A) Al haberse fortalecido en su trono y después de la rebelión de Jeroboam, Roboam se enorgulleció y “abandonó la ley del Señor y todo Israel lo siguió en ese pecado” (2 Cr 12.1). Esa actitud llevó al pueblo de Judá a pecar de idolatría también de forma muy fuerte (1 R 14.22-24). Llegaron a construir santuarios paganos, a adorar a la diosa Asera y a practicar la prostitución ritual con hombres y mujeres. B) Dios decidió castigar a Judá por su pecado y permitió que el rey Sisac de Egipto invadiera a Judá y atacara Jerusalén con un ejército innumerable. C) Ante el aviso de parte del profeta Semaías a Roboam y sus funcionarios de que la invasión venía como castigo de parte de Dios por el pecado de Judá, tanto el rey como sus funcionarios se humillaron (2 Cr 12.6) y por lo tanto, Dios decidió no ejecutar al 100% su plan original (que era destruirlos completamente), sino solamente quedar sujetos al dominio egipcio. D) Sin embargo, Dios si permitió que el Templo de Salomón fuera saqueado completamente. Roboam reinó 17 años en Jerusalén. ¿Cuál fue la evaluación final de su reinado? “Fue un rey malvado, porque no buscó al Señor con todo el corazón” (2 Cr 12.14), aunque por haberse humillado ante Dios en la invasión egipcia, la Biblia también dice de él, “Aún quedaban algunas cosas buenas en la tierra de Judá” (2 Cr 12.12). Es interesante la mención que se hace sobre la madre de Roboam, que fue mujer de Salomón, y que provenía de Amón (2 Cr 12.13). Pensemos en Roboam, el tremendo conflicto interno que tenía de por un lado haber tenido a un padre que conoció al Dios verdadero, lo sirvió y además enseñó muchísimo sobre Él aunque después se desvió; y por otro lado una madre completamente pagana que nunca dejó sus creencias. El resultado fue lo que leímos sobre él, estaba justo entre los 2 mundos.
  3. El breve destello de fe de Abías o Abiam. 1 Reyes 15.1-8 y 2 Crónicas 13.1-22 narran la historia del mismo rey (con pequeñas diferencias en el nombre en cada libro), el rey Abías o Abiam. Era hijo de Roboam, hijo de Salomón, y gobernó sobre Judá. 2 Crónicas 13 nos presenta un aspecto casi heróico de Abías, cuando en un combate contra Jeroboam y donde estaba en plena desventaja, Abías valientemente subió a una montaña y confrontó públicamente la idolatría de Israel, su desobediencia y su rebelión contra Salomón y contra Dios mismo. Y además afirmó que en Judá no habían abandonado a Dios ni el culto a Él como estaba establecido en la ley mosáica, a diferencia de Israel que habían cambiado todo. Y a la mitad de su discurso y al ser atacados por la retaguardia, Abías y su ejército clamaron a Dios por ayuda, y Dios los ayudó a derrotar completamente al ejército de Israel, como dice 2 Cr 13.18, “Judá venció a Israel en esa ocasión porque confió en el Señor”. Sin embargo, 1 Reyes nos presenta el siguiente panorama de Abiam, “Abiam cometió los mismos pecados que había cometido su padre antes de él, y no fue fiel al SEÑOR su Dios como lo había sido su antepasado David” (1 R 15.3). Podemos concluir entonces que el episodio descrito en 2 Crónicas fue una especie de “destello de fe”, mientras que a largo plazo la vida de Abiam no hizo ninguna diferencia con respecto al pecado de su padre. Para ser aprobados por Dios no nos sirven chispazos de fe, sino una vida de fe a largo plazo más bien.
  4. Los reyes Nadab y Baasa de Israel (1 Reyes 15.25-34). Al morir Jeroboam, Nadab fue su sucesor, era su hijo, reinó 2 años, pero tristemente tampoco hizo ninguna diferencia con respecto a la maldad de su padre, “Él hizo lo malo a los ojos del SEÑOR y siguió el ejemplo de su padre; continuó con los pecados que Jeroboam hizo cometer a Israel.” (1 R 15.26). Fue durante su reinado que la profecía de Dios se hizo realidad y a través de Baasa, un israelita que conspiró contra Nadab, fué exterminada toda la familia de Jeroboam. Sin embargo, ya en el poder, Baasa tampoco hizo ninguna diferencia ya que la Biblia dice, “Él hizo lo malo a los ojos del SEÑOR y siguió el ejemplo de Jeroboam; continuó con los pecados que Jeroboam hizo cometer a Israel.” (1 R 15.34). Su reinado duró 24 años, pero de ninguna manera se volvió a Dios.
  5. El rey Asa (1 Reyes 15.9-24, 2 Crónicas 14.1-15). Asa sucedió en el trono a Abiam, en Judá, y gobernó 41 años. A diferencia de los demás, la Biblia registra que “Asa hizo lo que era agradable a los ojos del SEÑOR, igual que su antepasado David.” (1 R 15.11). Hubo acciones radicales de parte de Asa para restaurar la rectitud en Judá, desde derribar los altares paganos, expulsar a las personas dedicadas al culto inmoral a los dioses paganos, removió a su abuela Maaca de su puesto de “reina madre” por su idolatría y  trató de restaurar el templo de Dios a su función. Incluso 2 Crónicas 14 registra que en un episodio de combate donde se encontraba en desventaja, Asa clamó a Dios y recibió una poderosa respuesta derrotando al enemigo de Etiopía. Al parecer las cosas comenzaban a cambiar en Judá debido a la fidelidad de Asa.

Conclusiones:

  1. Darle la espalda a Dios no es una cosa de juego. El rey Jeroboam pagó las consecuencias de su acción. Dios valora mucho la lealtad de los seres humanos hacia Él.
  2. Nunca es en vano el entrenamiento en la fe que damos a nuestros hijos, aunque por otro lado necesitamos entender como padres que nuestro ejemplo es vital para ellos. Si nosotros no nos mantenemos fieles, ellos probablemente tampoco lo harán. Roboam siguió al final el ejemplo de su padre Salomón en su desviación, aunque la semilla de fe que le dejó fue util para su vida en diferentes momentos y Dios respondió a las más mínimas muestras de fe de Roboam.
  3. Agradar a Dios no es un asunto de tener fe unas semanas y después regresar a vivir como enemigos de Dios. Hemos entendido que Dios nos evalúa a largo plazo, no por momentos específicos solamente. Es bueno dar muestras de fe en momentos clave, pero es mejor mantener la fe bajo toda circunstancia, buena o mala.
  4. ¿Estamos haciendo una diferencia con respecto a la maldad que nos rodea? ¿O por miedo, apatía o indiferencia no nos preocupamos de brillar como luz enmedio de este mundo oscuro? Que nuestro paso por este mundo haga una diferencia, no seamos uno más, seamos uno diferente para nuestro Dios.

12 Responses to “Día 236”

  1. MAURICIO SOLEDAD dice:

    EXCELENTE… GRACIAS

  2. Sandra L. Duarte dice:

    yo tengo una duda Arturo: ¿el hombre de Dios fue castigado por no apegarse a la orden de Dios y creer en el profeta anciano, aunque este primero fue engañado, el engaño no valiò para alegar inocencia ? ¿tu porque crees ?
    Gracias

    • Vero Romano dice:

      Hola Arturo, tengo la misma pregunta. Si el hombre de Dios fue engañado, porque fue castigado tan severamente? Y porqué el anciano no recibió ningún castigo? Gracias!!

    • Agustin MG dice:

      Saludos Sandra.
      En espera de la respuesta de Arturo, te comparto literalmente el comentario de la Biblia de estudio NVI, 2001, pág. 517, que dice: “Ni los profetas antiguos mintieron, ni su propia necesidad justificada la desobediencia al mandamiento directo y explícito de Dios. La acción pública tomada por él en esta situación destruye el sentido de respeto por la autoridad divina y todo lo que él había dicho en Betel”. También comenta -lo mato. .. el león y el asno se quedaron junto al cuerpo…- sella este evento como juicio divino…y provee otra señal que confirma que el mensaje provenía de Dios y tenia que ser comunicado en Betel donde se hallaban altares paganos, sin embargo esto no logró que Joroboán se arrepientiera (v.33)”.
      Atte Agustín y Citlali
      Saludos desde Hidalgo Hermana.

    • admin dice:

      Buena pregunta, no hice el análisis de esa parte del pasaje, pero esta es una buena oportunidad para que todos ustedes, que han estado aprendiendo más como profundizar en la Escrituras, encuentren por ustedes mismos la interpretación que crean es la más acertada y la compartan en este blog, para comparar las conclusiones a las que llegaron.

  3. norma de la cruz dice:

    Muchas Gracias!!! que bueno es mirar las actitudes que hablan del corazón y como me alejan de Dios, la clase me ayudo a reflexionar acerca de mi conducta para con Dios, especialmente en tener una fe constante y solida y firme. gracias, hoy ha sido muy refrescante y confrontante la clase.

  4. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Gracias, es especial ver que Dios es fiel en todo momento.

    • Agustín MG dice:

      Saludos.
      Creo que esta enseñanza busca tomar muy serio mi conducir en la vida delante de Dios, saber que si es amoroso y paciente; pero no al grado de estarle viendo la cara abusando de su “gracia”. Yo lo tomo como una advertencia y buscar realmente agradarle de todo corazón, en la Iglesia me encuentro en un proceso de esto desde hace 20 años, sigo aprendiendo y renovando mi corazón.
      Gracias hermano por tu trabajo

  5. citlali gamboa dice:

    El profeta fue probado en sus convicciones y falló una vez, también David falló una vez, Asá fue siempre fiel, cuanto cuidado para conducirse de manera digna d aprobación por parte de Dios realmente 1Re 15:5 . Gracias totales y saludos

  6. Citlali Gamboa dice:

    El profeta fue probado en sus convicciones y falló una vez, también David falló una vez, Asá fue siempre fiel, cuanto cuidado para conducirse de manera digna d aprobación por parte de Dios realmente 1Re 15:5 .
    Gracias totales y saludos

  7. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo, ando atrasada en mis devocionales, me estoy poniendo al corriente. Y considero que si el profeta gozaba de una comunicación directa con Dios, debió confiar en ello por encima de todo, siento que Dios prueba nuestra fidelidad de muchas maneras. En fin, por otro lado considero que como cristianos, nuestro enfoque debe ser formar a Cristo en nuestro corazón, recordar que somos Criaturas Renacidas en Cristo para poder ser luz en este mundo de tinieblas. GRACIAS

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.