Día 201

1 CRÓNICAS 29.1-22, 1 REYES 1.

Después de una semana complicada por interrupciones por problemas técnicos con el servicio de hosting, regresamos a nuestro estudio. En esta ocasión estudiaremos 1 Crónicas 29, que es la continuación de la historia iniciada en 2 Samuel 24 sobre la edificación del altar y la preparación del material para la futura construcción del templo. Pero también estudiaremos 1 Reyes 1 y la razón principal es porque cronológicamente hablando, ese capítulo precede a 1 Samuel 23, el capítulo que nos falta para cerrar el libro de 2 Samuel. Recordemos que nuestro estudio es cronológico y por lo tanto nuestra guía principal no es el orden canónico de los libros en la Biblia sino el tiempo en el que sucedieron los eventos narrados y en el que fueron escritos.

En cuanto a 1 Crónicas 29, la Biblia nos muestra a un rey David completamente apasionado por la construcción del templo de Dios. Veamos algunos aspectos importantes:

  1. David reconoció la trascendencia de la obra que le dejaba a su hijo Salomón (v. 1). Después de reconocer la juventud e inexperiencia de Salomón, David dijo, “El trabajo que él tiene por delante es enorme, porque el templo que construirá no es para simples mortales, ¡es para el SEÑOR Dios!” David estaba consciente de la magnitud de la misión que Salomón tenía en sus manos y se encargó muy bien de transmitírsela tanto a él como al resto del pueblo de Israel. Ciertamente el trabajo de construir el templo de Dios no solo era físico, ¡era 100% espiritual también!
  2. La disposición de David por sacrificar para la construcción del templo y el llamado a otros a imitarlo (v. 2 – 9). Como asegura el v. 2, David ciertamente había hecho grandes esfuerzos en sus campañas militares por recolectar materia prima valiosa para la construcción del templo (oro, plata, bronce, hierro, madera, ónice, joyas costosas, piedras fina y mármol). Sin embargo, como él dijo, “debido a la devoción que tengo por el templo de mi Dios” (v. 3), decidió entregar todos sus tesoros personales de oro y plata (¡lo más valioso que tenía!) “para ayudar en la construcción” (v. 3). Su tesoro personal consistía en 102,000 kg. de oro y 238,000 kg. de plata, ¡casi nada! Y después lanzó un llamado al pueblo de Dios, “¿quiénes de ustedes seguirán mi ejemplo y hoy darán ofrendas al SEÑOR?” (v. 5). Acto seguido, los jefes de Israel respondieron y donaron personalmente grandes cantidades de oro, plata, hierro, bronce y piedras preciosas. Y todo fue hecho de forma voluntaria, siguiendo el gran ejemplo que les puso David. El resultado fue: “El pueblo se alegró por las ofrendas, porque había dado libremente y de todo corazón al SEÑOR, y el rey David se llenó de gozo.” (v. 9).
  3. La devoción a Dios que mostró David (v. 10 – 20). Al ver la reacción que tuvo el pueblo de ofrendar voluntariamente para la construcción del templo y “ponerse la camiseta” de esa misión, David se llenó de gozo y elevó una poderosa oración en la que reconocía la grandeza de Dios y cómo Él es quien da fuerzas y poder a las personas (v. 12), la insignificancia de David y el pueblo de Israel ante Dios y el privilegio que tenían de darle algo a Dios con la convicción clara de “¡Todo lo que tenemos ha venido de ti, y te damos sólo lo que tú primero nos diste!” (v. 14), lo fugaz de la vida terrenal (v. 15), la pureza de motivos de David y el pueblo para construirle un templo a Dios así como el énfasis en que Dios examina los corazones y se alegra cuando encuentra integridad en los mismos (v. 17), y las conmovedoras peticiones a Dios para que Él hiciera que tanto su pueblo como su hijo siempre deseara obedecerle de corazón y sinceramente (v .19). Definitivamente una oración muy profunda y que nos revela mucho del corazón de David para con su Dios, así como el entendimiento que David tenía de quién era Dios. ¡Impresionante!
  4. La segunda coronación de Salomón (v. 21 – 22). Dentro de un ambiente de festejo y de ofrendas espirituales a Dios, fue ratificada la coronación del nuevo rey Salomón, hijo de David

Ahora, comenzaremos a estudiar el libro de 1 Reyes y por lo tanto necesitamos un poco de información de contexto sobre el mismo:

  1. De acuerdo con la clasificación cronológica de los libros del Antiguo Testamento de Gleason Archer que estamos siguiendo, los libros de 1 y 2 Reyes fueron escritos en el 587 a.C., es decir, unos 400 años después de la escritura de 1 y 2 Samuel.
  2. De acuerdo con el Easton’s Bible Dictionary, de Harper & Brothers, los 2 libros de Reyes originalmente formaban un solo libro en las Escrituras Hebreas. La división en 2 libros fue hecha a partir de la Septuaginta (LXX) y junto con la Vulgata les llamaron a los libros de Samuel y de Reyes como 1a, 2a, 3a y 4a de Reyes.
  3. La autoría de 1 y 2 Reyes es incierta, y aunque existe una teoría circulando de que Jeremías fue el autor de ambos libros, lo más probable es que fue Esdras quien después del cautiverio compiló los documentos escritos por David, Salomón, Natán, Gad y otros y los ordenó en el orden que ahora conocemos.

Ya entonces en 1 Reyes 1, encontramos a un David “muy anciano” que requería cuidados personales cercanos ya que por su avanzada edad no podía mantenerse solo y tenía mucho frío (v. 1- 4). Y es en ese contexto que se presentó otro intento de golpe de estado, por otro de sus hijos, Adonías, hijo Haguit. Veamos algunos aspectos relevantes de la historia:

  1. El origen de la rebelión de Adonías fue su orgullo personal (“comenzó a jactarse diciendo: Voy a proclamarme rey”, v. 5).
  2. Una referencia a la crianza de Adonías por parte de David nos indica la deficiencia grave que David presentó con el resto de sus hijos, “Ahora bien, su padre, el rey David, jamás lo había disciplinado, ni siquiera le preguntaba: «¿Por qué haces esto o aquello?». Adonías había nacido después de Absalón y era muy apuesto.” (v. 6). Podemos asegurar entonces que Adonías era un joven malcriado y caprichoso que nunca había recibido corrección de parte de su padre, lo cual le hizo mucho daño al no tener límites para su conducta incorrecta.
  3. Adonías se proclamó rey y pidió el apoyo de Joab (el comandante de los ejércitos de Israel) y de el sacerdote Abiatar, enmedio de una celebración donde invitó al resto de sus hermanos (sin Salomón) y a los funcionarios reales de Judá (v. 9-10). Esto nos revela que otros funcionarios del reino de David aceptaron gustosos apoyar a este hombre.
  4. El profeta Natán y Betsabé, la madre de Salomón, denunciaron la rebelión ante David (v. 15 – 27). Betsabé le pidió a David que ratificara su decisión de nombrar rey a Salomón rápido, porque de lo contrario, “mi hijo Salomón y yo seremos tratados como criminales en cuanto mi señor el rey haya muerto.” De acuerdo con la Biblia de Estudio Arqueológica, la eliminación de todos los posibles reclamantes al trono era una práctica común en las antiguas monarquías, así que el peligro para ellos era real.
  5. La respuesta de David ante el asunto fue hacer una ceremonia pública también en contraparte a la de Adonías para nombrar a Salomón de manera oficial como rey (v. 28 – 20), con el respaldo del profeta Natán y el sacerdote Sadoc y la guardia personal del rey. El pueblo estaba muy contento después de este nombramiento.
  6. Llama la atención la reacción de David al enterarse que la ceremonia de coronación de su hijo Salomón se había llevado a cabo, “Entonces el rey inclinó la cabeza en adoración mientras estaba en su cama” (v. 47) y elevó una oración a Dios. Aún estando en la cama David no perdió su espiritualidad y su corazón agradecido a Dios por cada detalle que le permitía vivir.
  7. La reacción de Adonías y sus invitados al enterarse del nombramiento de Salomón por parte del rey David fue asustarse muchísimo porque sabían que estaban cometiendo traición al rey con sus actos. Literalmente la Biblia dice que estaban “presos del pánico” (v. 49), saltando por encima de las mesas y desapareciendo velozmente.
  8. Adonías mismo buscó refugiarse en los cuernos del altar y rogaba que Salomón no lo matara (v. 51).  Sorprendentemente, Salomón le prometió lo siguiente, “Salomón respondió: «Si él demuestra ser leal, no se le tocará un pelo de la cabeza; pero si causa problemas, morirá».” (v. 52), y lo dejó ir a su casa. El reinado de Salomón comenzó con un acto de compasión ante una acción que merecía la muerte por ser traición.

Conclusiones:

  1. De acuerdo con Efesios 2.21 (NVI), “En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor.”, la iglesia cristiana es el templo moderno de Dios. Al igual que en el caso del templo de Jerusalén, la construcción del templo de Dios en el cristianismo es una labor muy seria y de gran importancia, que requiere fuerzas físicas, mentales y espirituales. Todos los cristianos estamos llamados por Dios a participar activamente en la construcción de la iglesia.
  2. La devoción que tenía David al proyecto del templo nos debe inspirar para levantar nuestra devoción y dedicación a construir el templo moderno de Dios, que es la iglesia cristiana. Nuestras ofrendas económicas son una forma de ayudar a esto. Imitemos el ejemplo de David también siendo ejemplares en sacrificio y constancia al ofrendar, motivando así a otros cristianos a nuestro alrededor a hacer lo mismo.
  3. La falta de fijación de límites en los hijos les genera graves problemas de conducta en el futuro. Si somos padres necesitamos reflexionar en cuánto nos hemos invertido en fijar límites para ellos en la edad adecuada. Si somos negligentes con esto y lo dejamos pasar, un día será demasiado tarde para ayudarlos, como en el caso de Adonías, que su orgullo y su arrogancia estaban fuera de control por la falta de liderazgo de su padre en su vida.
  4. La oración que David pronunció nos debe inspirar a mantener una relación viva y activa con Dios, que se renueve cada día y donde podamos establecer una comunicación sincera y continua con nuestro Dios. Reconozcamos diario al igual que David que no somos nada, que todo lo que tenemos viene de Él y que lo necesitamos muchísimo.
  5. La actitud de Salomón al iniciar su reinado con respecto a su hermano Adonías significó una “segunda oportunidad” para él. Si vamos a comenzar un labor de liderazgo cristiano con un grupo nuevo, siempre es una buena práctica iniciar con segundas oportunidades para todos. De cada uno dependerá si la aprovechan o no.

8 Responses to “Día 201”

  1. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Gracias Arturo por todo el trabajo que ha implicado para que nos hagas llegar este alimento espiritual, es una bendición la tecnología a pesar de los inconvenientes, estoy muy agradecida pues sin esto no tendriamos esta oportunidad de aprender de nuestro Padre, que Dios te bendiga y te siga llenando de sabuduría.

  2. Gustavo Ulloa dice:

    Gracias por dejarnos ver a través de estos estudios profundos como pueden aplicarse al presente de nuestras vidas y precisamente estoy junto con mi esposa empezando un nuevo grupo de fe. Estudiar el blog para nosotros es una gran herramienta que nos ayuda y así podemos ayudar a nuestro grupo

  3. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo, cada día debemos esforzarnos en nutrir nuestra relación con Dios, y estos devocionales son de gran ayuda. Gracias por tu esfuerzo, personalmente me han ayudado mucho a entender mejor la palabra de Dios y por ende a acrecentar mi Fe y mis convicciones. Muchas bendiciones!!!

  4. blanca martinez dice:

    GRACIAS ARTURO POR TUS CONSEJOS SON DE BENDICION EN NUESTRAS VIDAS PARA NUESTROS HIJOS SI LEES ESTE MENSAJE COMO PODRIAYO HECERLE UN CONSEJO QUE TE QUIERO PEDIR ES QUE MI HIJO VA HA SALIR DE UN CENTRO DE REAVILITACION EL YA BA HA CUMPLIR 18 AÑOS NO SE SI PONERLO ATRABAJAR OTRA VEZ O QUE SE DE DIQUE HA ESTUDIAR NADA MAS Y QUE HAGA UNA ACTIVIDAD DEPORTIVA .

  5. Lulu tovar dice:

    Maestro Arturo mil gracias bendiciones a ti y tu familia

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.