Día 254

OSEAS 1.1 – 8.14.

Continuando con el orden cronológico de los eventos, ahora pasaremos al estudio del libro de Oseas, que fue un profeta contemporáneo a los reyes de Israel y de Judá cuyas vidas estamos analizando. Veamos un poco de contexto del libro de Oseas.

Contexto del libro de Oseas.

  1. Poco se sabe acerca de la persona del profeta Oseas, excepto el nombre de su padre (Beeri). De acuerdo con la International Standard Bible Encyclopedia, de Wm. B. Eerdmans, se cree que tanto el lugar de residencia como el ministerio completo de Oseas se ubicaba en el reino del norte. La única pista para ubicar el ministerio de Oseas está en Oseas 1.1, “El SEÑOR le dio este mensaje a Oseas, hijo de Beeri, durante los años en que Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías eran reyes de Judá, y Jeroboam II, hijo de Yoás, era rey de Israel.” Se sabe que Jeroboam II de Israel murió en el 747 a.C., así que el ministerio de Oseas debió haber tomado lugar antes de ese año.
  2. Se puede decir también que Oseas fue el profeta de los últimos años del reino del norte, es decir, Samaria, Israel o también como Oseas la llamaba, Efraín.. Por eso su libro contiene elementos dramáticos que reflejan los difíciles años previos al desastre final que se acercaba para Israel. De acuerdo con el Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, de Sociedades Bíblicas Unidas, las indicaciones que encontramos dentro del libro hacen pensar que Oseas amaba a su tierra y a su pueblo (el reino del norte), por lo tanto sufrió mucho con cada censura y amenaza que lanzaba contra el pueblo y el lenguaje utilizado en el libro refleja la intensidad de sus emociones personales.
  3. El libro constituye el primero de la colección de los 12 profetas menores del Antiguo Testamento. Algunos autores del Nuevo Testamento, como Pablo y Pedro, utilizaron profecías de Oseas que originalmente estaban destinadas a Israel pero para referirse a la salvación de los gentiles (Ro 9.25, 1 P 2.10). Esto demuestra que el alcance profético del libro va más allá de su tiempo y nos apunta finalmente a Cristo, como otros libros proféticos del AT también lo hacen.

Veamos ahora algunos aspectos relevantes de los primeros 8 capítulos:

  1. La constante analogía de la relación de Dios e Israel con el matrimonio. Como sucedió con otros profetas, Dios le pidió a Oseas que viviera de alguna manera el mensaje que quería dar a su pueblo. En este caso le pidió casarse con una prostituta y tener hijos con ella (Os 1.2). Él mismo comunica su propósito: “Esto ilustrará cómo Israel se ha comportado como una prostituta, al volverse en contra del SEÑOR y al rendir culto a otros dioses.” El nombre de cada hijo de Oseas tuvo un significado especial con un mensaje para Israel: “Lo-ruhamá” (“no amada”) y “Lo-ammí” (“no es mi pueblo”). En el capítulo 2 encontramos fuertes analogías de la relación entre Dios y su pueblo como un esposo que quiso amar a una mujer adúltera y prostituta. El mensaje revela el dolor de Dios al sentirse traicionado por Israel a quien a pesar de haber rescatado de Egipto, terminó buscando otros dioses (“amantes”) en otros pueblos y venderse a ellos (Os 2.5), como lo haría una prostituta. Por toda esta infidelidad, Dios decretó que abandonaría a Israel y le quitaría todo lo que le dio, avergonzándola en público (Os 2.10). Las palabras de juicio son fuertes: “… le quitaré… la desnudaré… pondré fin… destruiré… la castigaré…” El máximo dolor de Dios fue que Israel se olvidó de Él por completo (Os 2.13). Meditemos en este último aspecto, el dolor que sentía Dios por su pueblo infiel, como el de un esposo que descubre que su esposa ha sido infiel no solo con un hombre, sino con muchos. ¡A Dios le duele que le seamos infieles!
  2. La denuncia de las maldades de Israel. Los capítulos 4 al 8 contiene varias listas de las acusaciones que Dios hacía contra Israel y especialmente contra sus diregentes. Contra el pueblo en general encontramos denuncias como: “… No hay fidelidad ni bondad… Haces votos y los rompes… Hay violencia en todas partes… sus hombres hacen lo mismo, pecando con rameras y prostitutas de los templos paganos… Traicionaron el honor del Señor… Galaad es una ciudad de pecadores… Los sacerdotes forman bandas de asaltantes… Son todos adúlteros… Matan a sus reyes uno tras otro… ” y más. También encontramos en diversos pasajes las consecuencias para las almas de los israelitas de vivir en estos pecados: “Por eso la tierra está de luto y todos desfallecen” (Os 4.3), “Comerán pero se quedarán con hambre. Se prostituirán, pero no lograrán nada” (Os 4.10), “El vino le ha robado el entendimiento a mi pueblo” (Os 4.11), “Ahora su falsa religión los devorará junto con sus riquezas” (Os 5.7), “El rendir culto a dioses ajenos consume sus fuerzas, pero ellos ni cuenta se dan. Su cabello se ha encanecido pero no se dan cuenta de que estan viejos y débiles” (Os 7.9). Su concepto de Dios era muy difuso ya que dice en el v. 2 de Oseas 7, “La gente no se da cuenta de que los estoy mirando. Están cercados por sus acciones pecaminosas y las veo todas.” Definitivamente vivir en pecado y en rebeldía contra Dios trae consecuencias espirituales muy profundas en el alma del ser humano: vacío, insatisfacción interna, tristeza profunda, estupidez, desgaste y más cosas.
  3. La razón principal de su estado espiritual. Durante estos capítulos Dios afirma el por qué Israel había llegado tan bajo: “Mi pueblo está siendo destruido porque no me conoce” (Os 4.6), “Me abandonaste como una prostituta deja a su esposo” (Os 5.3), “En lugar de invocarme con corazón sincero se quedan sentados en sus sillones y se lamentan” (Os 7.14), “Miran en todas partes menos al Altísimo” (Os 7.16), “El pueblo de Israel nombró reyes sin mi consentimiento” (Os 8.4), “A pesar de que les di todas mis leyes, actúan como si esas leyes no se aplicaran a ellos” (Os 8.12). En pocas palabras, Israel se apartó del conocimiento de Dios y por eso su entendimiento se oscureció y comenzó a tropezar con cualquier cosa. Cuando nos apartamos de la Palabra de Dios y dejamos de estudiarla continuamente un proceso de decadencia comienza dentro de nosotros, ya que estamos dejando de alimentar a nuestro espíritu con el conocimiento del Todopoderoso. Podemos terminar pensando y sintiendo como si jamás hubiéramos conocido las Escrituras. ¡Tengamos cuidado!
  4. El mensaje de esperanza de una redención futura. Nuevamente utilizando una situación viva que estaba sucediéndole a Oseas con su esposa, Dios mandó un mensaje a Israel. La esposa de Oseas se había prostituido nuevamente con otro hombre (Os 3.1) y Dios le pidió a Oseas que fuera por ella y la rescatara y la trajera de vuelta con él, pagando una cierta cantidad. De acuerdo con Deuteronomio 24.1-4, Oseas podía haberse divorciado por la infidelidad de ella, pero la orden de Dios fue que la recuperara. El pago por el rescate fue necesario ya que, de acuerdo con el Evangelical Commentary on the Bible, de Baker Book House, es posible que ese amante la había esclavizado. Al regresar con él, Oseas somete a su esposa a una estricta disciplina donde no tendría relaciones con nadie, ni con él, y a cambio recibiría el amor de su esposo (Os 3.3). Esta ilustración sirve de punto de partida para varios mensajes de redención y salvación que encontramos en el libro: la futura restauración de la unidad de su pueblo donde los pueblos de Judá e Israel se volverían a unir y regresarían juntos del destierro (Os 1.10-11), la promesa de Dios que intentaría conquistar de nuevo a su esposa Israel y enamorarla como al principio (Os 2.14-23), la invitación a Israel para que experimentara verdadero arrepentimiento y encontraría restauración espiritual (Os 6.1-3), la expresión del deseo del corazón de Dios para con Israel (“Quiero que demuestren amor, no que ofrezcan sacrificios. Más que ofrendas quemadas, quiero que me conozcan.”, Os 6.6). A pesar de todas las maldades de Israel, aún quedaba una esperanza para ellos, que se haría efectiva en el futuro, por el amor que Dios les tenía no los abandonaría para siempre.

Conclusiones:

  1. No perdamos de vista que desde que decidimos convertirnos en discípulos de Jesús, entramos en una relación personal con Dios. Y como en toda relación, cualquier infidelidad o traición duele, y pues en este caso la parte que comete esa falta no es Dios, sino nosotros. Entendamos que a Dios le duele toda infidelidad nuestra. Busquemos causarle alegría con nuestra vida, no más dolor, ya bastante tuvo con mirar toda nuestra vida pasada y dolerse por nuestros pecados.
  2. Mantengamos firme nuestra convicción contra el pecado y reafirmemos el entendimiento de las fuertes consecuencias internas que nos deja el pecado. Recordemos el vacío y la desesperanza que algún día tuvimos y cómo sólo Dios pudo llenar esas necesidades, aunque buscamos inútilmente llenarla con otras cosas antes de conocerlo a Él. De esa manera, rechazemos regresar al pecado en nuestra vida, porque nada nos espera del otro lado, lejos de Dios. ¡Sólo Él puede satisfacer nuestra alma!
  3. Perseveremos en nuestro estudio bíblico constante, conociendo cada vez más a Dios. Tristemente he visto de cerca cristianos que no solamente se alejaron de la iglesia donde nacieron espiritualmente sino que además abandonaron definitivamente la Palabra de Dios e incluso la rechazaron, permitiendo entrar a sus corazones “nuevas” corrientes doctrinales e incluso enseñanzas de las religiones orientales, donde la Biblia es “un libro más” junto con otros libros sagrados que existen. Aprendamos del mal ejemplo de Israel.
  4. Creamos en un Dios que siempre desea que nos acerquemos a Él, que restauremos nuestra relación con Él, que caminemos de nuevo junto a Él, que siempre está dispuesto a mostrar compasión. ¡Ese es el Dios que seguimos! Si hoy te estás desviando del camino, ¿qué esperas para volver a tu Dios? Él te está esperando con los brazos abiertos. Solo no te tardes mucho para que tu corazón no se endurezca y termines pensando y sintiendo como el pueblo de Israel en su perdición.

9 Responses to “Día 254”

  1. Luz dice:

    Gracias Arturo por cada clase que nos brindas, me ayuda muchísimo. Cuenta con nuestras oraciones siempre para que nuestro Padre te siga utilizando en su reino y en tu vida al lado de tu familia. Saludos desde Lima- Perú.

  2. luis diaz dice:

    Muchas gracias por este medio de poder ayudar a mi fe. Ayer escuche un semon de perseverancia y hoy comense a perseverar y me tope con esto. Muchisimas gracias hermano yo soy disipulo por 12 años conosco a Rafael lua vivo en oregon usa. Gracias

  3. citlali gamboa dice:

    Dios toma ejemplos convencionales para el entendimiento y sentir humano, es cierto la arrogancia de no buscarlo confirma q el amor por él es como “nube” Oseas 6.-4. Q importante la conclusión 1, ser de él para causarle alegría, gracias totales y saludos.

  4. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo!! increíble devocional que nos hace recordar lo Celoso y Compasivo de nuestro Dios y cómo podemos llegar a lastimarlo con nuestro pecado. ¡Oremos mucho por mantenernos firmes!

  5. Elsa Pérez dice:

    Que alegria leer sobre Dios y que gusto tan grande como Dios hace de ti Arturo un instrumento tan valioso y que sorprendente desde donde te leen otros discipulos

  6. blanca martinez dice:

    GRACIAS ARTURO por que de una manera DIOS te usa increiblemente aveces cuando vienen pruebas muy duficiles es cuando realmernte podemos encontrar el verdadero amor de DIOS ese es el reto si realmente creemos en el pero el estar estudiando estos devocionales me he dado cuenta que DIOS estan bueno que se que el no me ba hadejar nunca que solamente puedo confiar en DIOS no en mis propias fuerzas. GRACIAS.

  7. Citlalli Fernández dice:

    Tengo cercanos a mí personas que se congregan en otras iglesias. Lo que me ha llevado a estar muy agradecida a Dios por la Iglesia en la que me congrego: No nos enseñan solo teoría, sino a llevar una vida práctica!!! Gracias por estas clases!!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.