Día 406

1 TESALONICENSES 4.1-5.28, 2 TESALONICENSES 1.1-3.18.

Continuaremos con nuestro estudo de las cartas a los Tesalonicenses el día de hoy. Recordemos que tanto 1 como 2 Tesalonicenses fueron escritas con un intervalo muy breve de diferencia, para tratar asuntos importantes que a Pablo le preocupaban sobre esa joven iglesia que no tuvo oportunidad de ser fortalecida por el apóstol debido a la persecución. Sin embargo, Pablo también aprendió que Dios está en control de su pueblo y Él mismo se había encargado de fortalecer a los cristianos enmedio de los sufrimientos que pasaban.
Después de que Pablo sintió un gran alivio al escuchar muy buenas noticias de la fe de los tesalonicenses de parte de Timoteo (1 Tes 3.6-13), el apóstol se enfocó en animar a los cristianos a progresar “en el modo de vivir que agrada a Dios” (1 Tes 4.1), que aunque Pablo estaba seguro que ellos ya lo estaban practicando, no estaba de más recordárselos. De acuerdo con el The Pillar New Testament Commentary: The Letters to the Thessalonians, de W. B. Eerdmans Publishing Company, es importante comprender que la ética judía y la cristiana no estaba basada en una colección de ideas o virtudes (como la ética griega), sino más bien giraba en torno a la voluntad de Dios, la cual se puede definir como el plan moral de Dios para los seres humanos que debe ser conocido por ellos y puesto en práctica.
Uno de los aspectos más importantes de ese plan moral de Dios para la humanidad es una vida libre de inmoralidad sexual (1 Tes 4.3-7):
  1. Pablo inicia en el v. 3 afirmando que “La voluntad de Dios es que sean santificados” o “La voluntad de Dios es que sean santos” (NTV). ¿Qué implica exactamente el ser “santos” o llevar una “vida santa” (DHH-LA)? De acuerdo con el Greek-English Lexicon of the New Testament based on Semantic Domains, de United Bible Societies, el griego para “santo” es ἁγιασμός (hagiasmos), y significa “dedicado al servicio de y en lealtad a la deidad… consagrarse, dedicarse a Dios, dedicación”. Según el apóstol una de las evidencias más importantes de consagración a Dios en la vida de un creyente era su separación absoluta del manejo torcido de la sexualidad humana que el mundo ofrecía. Apartarse de la “inmoralidad sexual” (1 Tes 4.3) o “todo pecado sexual” (NTV) o “relaciones sexuales prohibidas” (TLA) o “fornicación” (RVR95). Especialmente en el contexto del paganismo que imperaba en el imperio romano, la sexualidad torcida estaba por todos lados y los discípulos de ese contexto vendrían fuertemente influenciados de una cultura inmoral sin freno y sin límite. Según también el PNTC (el último comentario bíblico referido), la palabra griega para “inmoralidad sexual” πορνεία (porneia) implicaba cualquier tipo de relación sexual fuera del matrimonio ya fuera fornicación, adulterio, homosexualismo, incesto, prostitución y bestialismo. Pablo aclaró a los tesalonicenses que la voluntad de Dios es que se apartaran por completo de estas conductas, no solo un alejamiento moderado.
  2. Mantener bajo control los malos deseos del cuerpo. Pablo pidió específicamente que los tesalonicenses desarrollaran dominio propio (“que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, 5 sin dejarse llevar por los malos deseos”, 1 Tes 4.4-5). El mismo apóstol aclara que los paganos vivían sin control de sus instintos, pero los cristianos estamos llamados a un estándar superior donde aprendemos a desarrollar dominio propio.
  3. Cuidarnos de las malas influencias a otros creyentes en esta área. Pablo dijo, “que nadie perjudique a su hermano ni se aproveche de él en este asunto” (1 Tes 4.6) o “Nunca hagan daño ni engañen a un hermano cristiano en este asunto” (NTV) o “Que nadie falte a su hermano ni se aproveche de él en este punto” (NBLH). Ya bastante maldad es practicar la inmoralidad sexual como para todavía tratar de abusar de un cristiano en ese tema. Debido a la fuerte influencia del mundo, los discípulos de Tesalónica estaban expuestos a permitir que esa mentalidad se infiltrara en la iglesia y poner en riesgo a otros cristianos. Pablo advierte que “El Señor castiga todo esto, como ya les hemos dicho y advertido.” (1 Tes 4.6) o  “el Señor se vengará de todo esto, como se lo dijimos ya y lo atestiguamos” (BJL). Dios nunca dejará sin castigo a aquellos cristianos que engañen y abusen de otros discípulos en cuanto a la inmoralidad sexual, ¡Él siempre cobra esa factura!
  4. Comprender el llamado que Dios nos hizo: “Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad” (1 Tes 4.7). Todo inicia entendiendo bien a qué fuimos llamados por Dios y es claro que no fue a continuar viviendo en la inmoralidad sexual que el mundo practica, más bien necesitamos hacer una diferencia.
  5. Tan alto es el llamado que, de acuerdo a Pablo, “el que rechaza estas instrucciones no rechaza a un hombre sino a Dios” (1 Tes 4.8). Si alguna persona que llamándose “cristiano” o “creyente” intenta enseñar que la inmoralidad sexual no es mala y que no hay ninguna consecuencia en practicarla, en realidad está oponiéndose a Dios mismo y enfrentará las consecuencias de sus acciones y de sus palabras.
La segunda parte del gran plan moral de Dios para la humanidad es una vida llena del amor fraternal (1 Tes 4.9-12). Pablo levantó esta área en la iglesia en Tesalónica porque eran ejemplares en ello. También afirmó que fue Dios mismo quien les enseñó a amarse unos a otros (1 Tes 4.9), no Pablo, ya que él no pudo quedarse más tiempo para hacerlo. El apóstol termina exhortándolos a crecer más en ese amor fraternal, a vivir en paz con todos y a llevar vidas laborales ejemplares para ganarse así “el respeto de los que no son creyentes” (1 Tes 4.12) y ser autosuficientes. Podemos concluir así que para Dios no solamente es importante la moral personal sino también el desarrollo del amor al prójimo. Nunca estará completa en la vida espiritual de un creyente si no aprende a desarrollar estos 2 aspectos.
Otro tema importante que tanto 1 como 2 Tesalonicenses tratan tiene que ver con el regreso de Cristo y el fin del mundo (1 Tes 4.13-5.11, 2 Tes 2.1-12). Veamos los aspectos más relevantes:
  1. Pablo consideró importante que la joven iglesia en Tesalónica no se quedara en la ignorancia con respecto a la vida después de la muerte, especialmente haciendo referencia a los miembros de la iglesia de esa ciudad que ya habian muerto (tal vez debido a la persecución que estaban enfrentando desde el inicio de la fundación de la iglesia).
  2. El apóstol llama a la iglesia a que no se entristecieran “como esos otros que no tienen esperanza” (1 Tes 4.13). La muerte de un cristiano, si bien aunque duele y sigue siendo una gran pérdida, se debe procesar de una manera diferente debido a la promesa bíblica siguiente: “Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.” (1 Tes 4.14). Para un seguidor de Jesús, la muerte representa la transición de esta vida terrenal limitada y sufrida a la segunda resurrección para estar toda la eternidad con Jesús. Es decir, es una muerte con esperanza, no sin esperanza.
  3. Dentro de este mismo contexto, Pablo profudizó en el tema y habló de cómo sería esa resurrección futura de los muertos (1 Tes 4.15-17): a) cuando Jesús regrese “los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tes 4.16), b) los creyentes que estén vivos en el momento de su regreso “seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire.” (1 Tes 4.17) o “seremos arrebatados simultáneamente con ellos en las nubes” (BTX). Literalmente Pablo afirma que eso mismo sucederá en el día del regreso de Cristo. La palabra griega para “arrebatados” es ἁρπάζω (harpazō), que de acuerdo con el Léxico Griego-Español del Nuevo Testamento, de Editorial Mundo Hispano, significa “robar por la fuerza, arrebatar, raptar, asir rápidamente”. De esta idea nació la doctrina del “Arrebatamiento” (click para ver más detalles) que muchas iglesias cristianas fundamentalistas enseñan. Este evento se combina con el regreso de Cristo y otros conceptos controversiales como el milenio (más adelante hablaremos de esto). También es importante hacer énfasis en la forma en que Pablo aseguró que Jesús regresaría: “El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando” (1 Tes 4.16), lo cual coincide con las palabras de los ángeles que hablaron con los apóstoles cuando Jesús ascendió: “—Galileos, ¿por qué se han quedado mirando al cielo? Este mismo Jesús que estuvo entre ustedes y que ha sido llevado al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse allá.” (Hch 1.11). Entonces todo el evento relacionado con “el rapto” o “el arrebatamiento” sucederá en el cielo físico, simultáneamenbte con el regreso de Cristo a la tierra y la resurrección de los muertos en Cristo.
  4. El propósito de Pablo al compartir esta enseñanza a los tesalonicenses era también: “Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.” (1 Tes 4.18). Recordemos que los discípulos de Tesalónica estaban soportando persecución y el pensar en la esperanza que seguía a la muerte y el regreso de Cristo sin duda los animaría a perseverar.
  5. “En cuanto al tiempo exacto del regreso de Cristo, Pablo afirmó: “ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas, 2 porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche.” (1 Tes 5.1-2). En armonía con lo que el mismo Jesús enseñó sobre su regreso, Pablo dijo que ese día sería repentino y caería sobre el mundo justo cuando este se sintiera más seguro (1 Tes 5.3). Por eso precisamente Pablo exhortó después a los tesalonicenses para que vivieran alertas espiritualmente hablando y no se durmieran (1 Tes 5.6), porque “no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón.” (1 Tes 5.4). Lo mejor que podía hacer un cristiano del primero siglo así como de nuestro siglo presente al respecto del fin del mundo es enfocarse en “anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.” (1 Tes 5.11). Los cristianos no estamos llamados a involucrarnos en discusiones y especulaciones para tratar de descubrir la fecha exacta del regreso de Jesús. Más bien, estamos llamados a estar preparados en todo momento, porque no sabemos cuándo puede ser ese día.
  6. Otro detalle que Pablo añade a esta discusión, pero ahora en 2 Tesalonicenses, es el tema del “hombre de maldad” (2 Tes 2.3) o “el hombre de iniquidad” (BTX) o “el hombre de pecado” (NBLH). El apóstol estaba advirtiendo a los tesalonicenses sobre ciertos engaños que andaban circulando en la época con supuestos escritos, mensajes orales y profecías de Pablo que afirmaban que el día final ya había llegado (2 Tes 2.2). Para aclarar mejor su punto, afirmó que antes de ese día tendría que manifestarse “la rebelión contra Dios” y “el hombre de maldad, el destructor por naturaleza” (2 Tes 2.3). ¿Qué características tendrá de acuerdo con Pablo?: A) Una es “se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios.” (2 Tes 2.4). Por la mención el templo de Dios pareciera que está hablando de un tiempo ubicado en el siglo I d.C. (recordemos que el templo de Jerusalén fue destruido por los romanos en el 70 d.C.). B) “Bien saben que hay algo que detiene a este hombre” (2 Tes 2.6). Pablo afirma también que todavía no se había manifestado tal persona pero que pronto lo haría en cuanto fuera removido un obstáculo. C) El poder de Satanás respaldaría a esta persona, permitiéndole incluso hacer “toda clase de señales, milagros y prodigios falsos” (2 Tes 2.9). D) Tendría éxito con todas aquellas personas que se negaron a amar la verdad y prefirieron la mentira. 2 Tes 2.11 dice, “Por eso Dios permite que, por el poder del engaño, crean en la mentira.” Pareciera que Dios utilizaría esta situación como un filtro para que quedaran en evidencia todas las personas que en el fondo de su corazón realmente no decidieron amar la verdad. E) Esa persona malvada tendría su fin asegurado cuando Jesús regresara (2 Tes 2.8). Todo esto suena poco claro para nosotros, pero la teología completa del NT nos muestra que este pasaje se refiere a la famosa figura del “anticristo” (que después estudiaremos). Existen diferentes interpretaciones a este pasaje pero en realidad no podemos saber con exactitud a qué persona se refiere. Especular tampoco es la solución ya que podemos crear más confusión.
Veamos otros temas importantes que tratan el resto de las cartas a los tesalonicenses y que Pablo consideró importante como elementos éticos importantes para todo joven cristiano:
  1. Aprender a apreciar y respetar a “los que trabajan arduamente entre ustedes, y los guían y amonestan en el Señor.” (1 Tes 5.12). Probablemente se referían a los cristianos que hacían funciones de liderazgo en la iglesia de Tesalónica, quienes ante la falta de los fundadores de la misma, tuvieron que levantarse para servir en la iglesia y dirigirla. Ellos se merecían el respeto, el aprecio, el amor y la gratitud de los discípulos allá por los esfuerzos heróicos que habían hecho de llevar el liderazgo de esa iglesia bajo circunstancias tan difíciles como las que estaban enfrentando (persecución).
  2. Aprender a distinguir el estado espiritual de cada cristiano y ayudarlo acorde su necesidad (1 Tes 5.14). El apóstol identificó a 3 tipos de seguidores de Cristo: a) los “holgazanes” a quienes había que amonestar, b) los “desanimados” a quienes había que estimular, c) los “débiles” a quienes había que ayudar. Y a todos tratarlos con paciencia. Esto quiere decir que cuando un cristiano necesita pastoreo y consejería, primero necesitamos identificar cuál es su situación espiritual para después determinar la ruta que dicha ayuda deberá tomar.
  3. La importancia de la oración constante, el buen ánimo y la gratitud a Dios (1 Tes 5.16-18). Estas tres cosas deberían ser trabajadas por todo joven cristiano para su pleno desarrollo. ¿Por qué? Pablo afirmó que “esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tes 5.18). De hecho, Pablo pidió apoyo para que la iglesia orara por su trabajo misionero en 2 áreas: a) para que el “mensaje del Señor se difunda rápidamente” (2 Tes 3.1), b) para que Dios los protegiera de aquellos individuos peligrosos para la fe (2 Tes 3.2). La oración de toda la iglesia es muy importante para Dios y Él trabaja en diversas maneras a través de esas oraciones.
  4. Como el don de profecía estaba activo en la iglesia primitiva, Pablo ordenó “No apaguen el Espíritu, 20 no desprecien las profecías, 21 sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, 22 eviten toda clase de mal.” (1 Tes 5.19-22). Podía llegar una persona con la iglesia afirmando que traía un mensaje directo de Dios, pero los cristianos tenían la responsabilidad de mantenerse conectados al Espíritu Santo para que pudieran tener la capacidad de discernir si el mensaje proclamado era realmente de Dios o era una mentira. Pablo les pidió que sometieran todo supuesto mensaje de Dios a prueba y se alejaran de lo malo. Ningún cristiano responsable puede abrirse completamente a cualquier nueva enseñanza y aceptarla sin compararla contra las Escrituras primero para verificar que sea verdadera.
  5. Confianza en Dios enmedio de los sufrimientos (2 Tes 1.3-12). Pablo levantó la fe de la iglesia en Tesalónica “por la perseverancia y la fe que muestran al soportar toda clase de persecuciones y sufrimientos.” (2 Tes 1.4). Pero además también les dijo que “Dios, que es justo, pagará con sufrimiento a quienes los hacen sufrir a ustedes.” (2 Tes 1.6). Dios se encargaría de los perseguidores a su debido tiempo, ¿pero cuándo pasaría esto? “Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego” (2 Tes 1.7). Pablo se estaba refiriendo al regreso de Cristo y el juicio que traería sobre este mundo, “para castigar a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. 9 Ellos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la majestad de su poder” (2 Tes 1.8-9). Jesús traería juicio a la tierra en su segunda venida y afectaría principalmente a todas las personas que rechazaron el evangelio y no quisieron obedecer a Dios. Pablo pide a los cristianos de Tesalónica que, enmedio de sus sufrimientos por causa de su fe, pensaran en el juicio final y dejaran la venganza a Dios, ¡Él se encargaría de sus perseguidores!
  6. Exhortación a la perseverancia (2 Tes 2.13-17). Pablo les dijo a los cristianos, “Así que, hermanos, sigan firmes y manténganse fieles a las enseñanzas que, oralmente o por carta, les hemos transmitido.” (2 Tes 2.15). Era fundamental que la iglesia de Tesalónica desarrollara perseverancia y fidelidad a las enseñanzas que recibieron de Pablo. Si no lograban esto, fracasarían en su fe completamente. Pero la buena noticia es que no estaban solos en su esfuerzo, ya que Dios mismo podía animarles y fortalecerles el corazón (2 Tes 2.17). De hecho, Pablo va más allá para explicarles el alcance del poder de Dios para ayudarlos: “Que el Señor los lleve a amar como Dios ama, y a perseverar como Cristo perseveró.” (2 Tes 3.5). Es decir, Dios podía enseñar a los cristianos a amar como Él amaba (un estándar muy alto) y a perseverar como Cristo perseveró (otro estándar muy alto). Así como Dios podía hacer esto en las vidas de aquellos cristianos, así tiene el mismo poder para seguir trabajando en la vida de los creyentes modernos. Amor y perseverancia son dos cosas muy importantes que todo joven cristiano necesita desarrollar en su vida espiritual.
  7. La importancia del ejemplo personal (2 Tes 3.6-15). Pablo giró instrucciones para ayudar y disciplinar si era necesario a “todo hermano que esté viviendo como un vago y no según las enseñanzas recibidas de nosotros.” (2 Tes 3.6). ¿No va esto en contra de las enseñanza de ayudar a los hermanos necesitados? Era diferente ya que Pablo dijo, “Nos hemos enterado de que entre ustedes hay algunos que andan de vagos, sin trabajar en nada, y que sólo se ocupan de lo que no les importa.” (2 Tes 3.11). No se trataba de miembros de la iglesia desamparados y sin posibilidades de tener ingresos, más bien eran personas que abusaban de la generosidad y la hospitalidad de la iglesia al grado de vivir de la caridad de los cristianos, como una forma de vida. Tan mal ejemplo daban, que Pablo tuvo que emitir una de las primeras instrucciones concernientes al tema de la disciplina en la iglesia: “Si alguno no obedece las instrucciones que les damos en esta carta, denúncienlo públicamente y no se relacionen con él, para que se avergüence… no lo tengan por enemigo, sino amonéstenlo como a hermano.” (2 Tes 3.14.-15). El objetivo de esta medida extrema no era destruir a la persona, sino llevarla al arrepentimiento para que un día fuera restaurada a la confraternidad con la iglesia y a la obediencia a Dios. Más adelante encontraremos más referencias a este importante tema de la disciplina en la iglesia. ¿Por qué estaba pasando esto? Las notas de la DHH-LA comentan que posiblemente había una corriente de enseñanza en Tesalónica que afirmaba que Cristo regresaría pronto y con esa idea como excusa, varios cristianos habían dejado de trabajar y eran una carga financiera para la iglesia. Pablo reprobó esta conducta y exhortó a todos a vivir una vida ejemplar.
  8. Los saludos entre cristianos y la firma de Pablo (1 Tes 5.26, 2 Tes 3.17). Pablo pidió a los tesalonicenses lo siguiente: “Saluden a todos los hermanos con un beso santo.” (1 Tes 5.26). De acuerdo con el The New American Commentary: 1, 2 Thessalonians, de Broadman & Holman Publishers, saludarse con un beso era común en el mundo antiguo. El único énfasis diferente que hizo Pablo tenía que ver con el aspecto de santidad del beso. Esto va de acuerdo con la convicción moral de la fe, que aún en los saludos entre hermanos, debemos mostrar mucha santidad. Ahora, en cuanto a ” Yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra. Ésta es la señal distintiva de todas mis cartas; así escribo yo.” (2 Tes 3.17), el mismo recurso nos comenta que existe mucha evidencia que apunta a que Pablo siempre utilizó los servicios de un secretario que le asistía para la escritura de sus documentos. Sin embargo, el hecho de que firmara al final varias de sus cartas para garantizar su autenticidad (y más con el antecedente de falsos escritos a su nombre como dice 2 Tes 2.2), no es algo fuera de lo común tampoco.

Conclusiones:

  1. Aceptemos el plan moral de Dios para los seres humanos, que incluyen tanto alejarnos de todo pecado sexual como el aprender a amar al prójimo. Luchemos por llevar una vida de santidad y también por desarrollar cada vez más amor fraternal. Dios recompensará todo esto.
  2. El tema del regreso de Cristo y el fin del mundo no es tan sencillo como para especular fácilmente cualquier tipo de conclusión. Si te interesa escuchar varias lecciones sobre estos temas, da click en “El Regreso de Cristo y el Fin del Mundo”.
  3. Las convicciones básicas que todo joven cristiano necesita tener incluyen la oración constante, la gratitud, la perseverancia y el ejemplo personal. Es importante que todo nuevo creyente se esfuerze en conocer mejor estas virtudes cristianas y en desarrollarlas en su vida. Muchas recompensas a largo plazo esperan a quien lo lleve a cabo.
Los dejo con un documental sobre el arrebatamiento y el fin de los tiempos de History Channel, así como un trailer de una película que pronto se estrenará en EU llamada Left Behind y que trata sobre el mismo tema.


Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.