Día 56

ÉXODO 32.

Una vez que terminaron todas las instrucciones de parte de Dios hacia Moisés, la atención del texto bíblico se enfoca ahora a lo que estaba sucediendo abajo del monte, entre el pueblo, ya que Moisés había estado “cuarente días y cuarenta noches” ahí (Ex 24.18). Lamentablemente las cosas abajo no estaban tan gloriosas como arriba. El pueblo se descarrió. Veamos lo que sucedió.

El v. 1 dice, “Cuando los israelitas vieron que Moisés tardaba tanto en bajar del monte, se juntaron alrededor de Aarón y le dijeron: —Vamos, haznos dioses que puedan guiarnos. No sabemos qué le sucedió a ese tipo, Moisés, el que nos trajo aquí desde la tierra de Egipto.”, “como el pueblo vio que Moisés tardaba en bajar del monte” (BTX). Dos cosas importantes a resaltar aquí:

  1. El punto de partida de la desviación fue que Moisés se tardó demasiado. Es decir, los israelitas se desesperaron, perdieron la paciencia, ya no quisieron continuar esperando. La impaciencia y la desesperación nos pueden llevar a muy malas decisiones. El problema actual es que tenemos en nuestra contra toda la cultura “fast-food” de la vida moderna que nos afecta cuando se trata de esperar en Dios y confiar en sus tiempos. Todo lo queremos rápido. Tal vez muchos de nosotros no hubiéramos durado ni los 40 días de espera, tal vez a la semana ya hubiéramos reaccionado igual.
  2. La primera reacción de ellos fue pedir, “haznos dioses que puedan guiarnos.” ¿Por qué no le dijeron a Aarón, “-Ve y consulta a Dios a ver qué pasó o qué hacemos o por qué tarda tanto Moisés.” Una reacción completamente pagana, “haznos dioses”. Qué triste es entender que después de tantos prodigios de los que fueron testigos los israelitas, su corazón no guardaba una lealtad al Dios verdadero.

Ahora, el pueblo no estaba sin guía, Moisés había dejado a Aarón abajo, y al ser el sacerdote principal, se esperaría que pusiera orden y transmitiera confianza al pueblo. ¿Qué hizo entonces Aarón? Los versículos 2 al 5 registran que pidió al pueblo que entregaran aretes de oro, los fundió y moldeó todo en forma de becerro (v. 4). Y los israelitas al verlo le rindieron culto e incluso aseguraron que ese era el dios que los había sacado de Egipto.

Antes de hablar del aspecto moral de Aarón, pensemos, ¿por qué eligió un becerro? ¿Por qué no una vaca o un águila? La Biblia de Estudio Arqueológica comenta que en el mundo antiguo “era una creencia muy difundida que los becerros o los toros funcionaban como pedestales para los dioses.” Así que es probable que los israelitas vieran al becerro como un lugar sobre el cual estaba Dios de alguna forma. O también otra posibilidad es que lo relacionaran con el dios egipcio Apis, el dios -toro, que era un símbolo de la fertilidad y del poder en Egipto. Sea cual fuera la razón de la decisión, su orientación era totalmente pagana.

En cuanto a la conducta de Aarón como sacerdote, el v. 5 nos da una clave del por qué de su falta de convicción y celo por Dios para ayudar al pueblo: “Al ver Aarón el entusiasmo del pueblo, edificó un altar frente al becerro.” Aarón quería dar gusto a las masas, su satisfacción como líder, en este pequeño período de tiempo que quedó al frente, no venía de agradar a Dios sino de agradar a la gente, de hacerlos sentir bien. Tenía un concepto torcido de lo que el liderazgo espiritual significa, ya que no es precisamente una democracia, donde la mayoría decide el rumbo del pueblo de Dios. El principal punto de referencia debería ser la Palabra de Dios, no los deseos de las personas. La alegría del pueblo por tener su becerro de oro y dirigir su adoración hacia él le dio a Aarón las fuerzas para continuar con el trabajo de desviación y construir ahora un altar e incluso anunciar un festival religioso para el día siguiente.

¿Qué sucedió el día de la fiesta, el día siguiente? “Temprano a la mañana siguiente, el pueblo se levantó para sacrificar ofrendas quemadas y ofrendas de paz. Después, todos celebraron con abundante comida y bebida, y se entregaron a diversiones paganas.”, “Después el pueblo se sentó a comer y a beber, y se levantaron para juguetear.” (BTX), “, y se entregó al desenfreno.” (NVI). El verbo hebreo utilizado aquí tenía connotaciones sexuales y de acuerdo a la Biblia de Estudio Arqueológica, era común en tiempos antiguos que las orgías inmorales acompañaran a la alabanza pagana.

¡Qué panorama! El pueblo de Israel, amado y rescatado por Dios, por no querer esperar se había entregado a la idolatría y a la inmoralidad sexual en un instante. Se olvidaron de todo lo que Dios hizo por ellos y se entregaron a hacer precisamente lo que Dios no quería que hicieran. Desviaron su corazón y no mostraron lealtad ni fidelidad a su Dios. Muy triste, ¿no crees?

¿Cómo reaccionó Dios ante todo esto?

  1. En los versículos 7 – 9 nos damos cuenta que Dios se dio cuenta de todo y expresó, “se ha corrompido”, “¡Qué pronto se apartaron de la forma en que les ordené que vivieran!”, “He visto lo terco y rebelde que es este pueblo.” A los ojos de Dios, el problema de Israel era su terquedad y su rebeldía, lo que hizo que rápidamente se apartaran de lo que Él les había enseñado y se corrompieran. Siempre van de la mano: terquedad y rebeldía, apartarse de Dios y corrupción. ¡Qué grave problema es la terquedad y la rebeldía! En nuestra sociedad moderna estas características son incluso alabadas, pero para Dios son un verdadero obstáculo para que Él pueda trabajar de forma completa en una persona.
  2. El versículo 10 es impresionante, “Ahora quítate de en medio, para que mi ira feroz pueda encenderse contra ellos y destruirlos. Después, Moisés, haré de ti una gran nación.”, “Deja ahora que se encienda mi ira contra ellos, y los consumiré” (BTX), “Tú no te metas. Yo voy a descargar mi ira sobre ellos, y los voy a destruir.” (NVI). Literalmente Dios estaba decidiendo exterminar a todo Israel y comenzar de nuevo todo, pero ahora con Moisés. ¡Tan enojado estaba que decidió esto! ¿Faltaría entonces a su promesa a Abraham? En realidad no, porque Moisés era descendencia de Abraham finalmente, y si comenzaba de nuevo con él y construía una gran nación a partir de él, pues la línea de la descendencia se mantendría. Necesitamos entender que sí Dios es completamente amoroso y compasivo, pero también es justo y no soporta el pecado. Dios tiene todo el derecho y el poder para juzgar a los hombres por sus actos y si lo hace, eso no le quita lo amoroso y compasivo.

¿Y cómo reaccionó Moisés? El v. 11 dice, “trató de apaciguar al SEÑOR su Dios.”, “trató de calmar al Señor su Dios” (DHH-LA), “trató de aplacar a Yahvé su Dios” (BJL). Sorprendentemente, Moisés, el mismo hombre que en Ex 4.13 no quería hacer caso al llamado de Dios de ser el libertador del pueblo y que en Ex 5.22 le reclamó a Dios ante el primer obstáculo que se presentó, ahora es un hombre que intercede por el pueblo de Israel rogándole a Dios que detenga su ira y no lleve a cabo su plan. Durante todo este proceso del Éxodo algo había cambiado en el corazón de Moisés con respecto al pueblo de Israel: realmente estaba preocupado por ellos y a pesar de sus fallas tan graves intercedió por ellos. Si no hubiera sido por esa petición, la historia bíblica hubiera sido completamente diferente. Moisés habría tomado el lugar de Abraham y sería el segundo “padre de la fe” y patriarca de Israel. Moisés se comportó como un verdadero pastor de Israel, no solamente como alguien que estaba a la fuerza en un cargo que no eligió. Esa transformación interna es la que todo líder cristiano debe experimentar: convertirse en un auténtico pastor para el pueblo de Dios.

De acuerdo al v. 14, Dios cambió de parecer y decidió no hacerles el daño que había pensado hacer. Esto nos recuerda a la intercesión de Abraham por Sodoma, al igual que Moisés, Abraham mostró un corazón de pastor, pensando en toda la gente y sus necesidades. Y Dios respondió también a las peticiones de Abraham. Esto nos revela algo muy importante: Dios responde a las peticiones y ruegos de intercesión de líderes con un verdadero corazón de pastor para su pueblo. Dios aprecia que amemos y cuidemos en nuestro caso a la iglesia cristiana y toma muy en cuenta las oraciones de sus siervos que son sinceros y genuinos en cuanto a su amor por la iglesia.

Cuando Moisés bajó y vio la escena con sus propios ojos, su reacción fue intensa (v. 15 – 32):

  1. El v. 19 dice que ” ardió de enojo. Entonces tiró las tablas de piedra al suelo, las cuales se hicieron pedazos al pie del monte.”, “se encendió la ira de Moisés” (BTX). Apenas había recibido las tablas del pacto y en un arranque de ira, las destruyó.
  2. Quemó el becerro, lo molió y obligó a los israelitas a tomar el polvo diluido con agua (v. 20).
  3. Confrontó la tibieza y el mal liderazgo de Aarón, que argumentó excusas tan ridículas como “yo les dije: “Los que tengan joyas de oro, que se las quiten”. Cuando me las trajeron, no hice más que echarlas al fuego, ¡y salió este becerro!” (v. 24). Era obvio que Aarón no entendía lo que había hecho. A Moisés le quedó claro que Aarón “había permitido que el pueblo se descontrolara por completo”. Si bien Aarón era un hombre más talentoso que Moisés (Ex 4.14, hablaba mejor que Moisés), podemos percibir que el corazón de Moisés era diferente al de Aarón con respecto a obedecer a Dios y cuidar a su pueblo.Talentos, carisma y habilidades de liderazgo pero sin un corazón de un auténtico pastor, pueden terminar en un verdadero desastre para los ministerios cristianos que son dirigidos por este tipo de personas.
  4. Ordenó a los israelitas fieles a Dios que ejecutaran a quien fuera que participó en todo esto, no importando que fueran familiares tan directos como sus mismos hermanos e hijos. Los levitas obedecieron esa orden y Dios los bendijo por haber mostrado ese celo por su Nombre.
  5. Moisés, a pesar de su ira, vuelve a interceder por el pueblo e incluso le pide a Dios que si no quiere perdonar a todo Israel, entonces que quite su nombre del registro divino también (v. 32).

Al final, Dios le afirma a Moisés que ningún inocente pagaría por las culpas de otros, sino que Él sabría guardar las consecuencias para el momento exacto cuando dijo, “Cuando llegue el día de pedirles cuentas a los israelitas, ciertamente los haré responsables de sus pecados.” Los infieles pagarían aunque por el momento se hubieran salvado. Dios trataría con ellos tarde o temprano. Y aún así envió una terrible plaga sobre el pueblo (v. 35).

Conclusiones:

  1. Cuánto daño nos puede hacer a nuestra espiritualidad y nuestra relación con Dios la impaciencia y la desconfianza en Dios. Aferrarnos a querer lo que queremos rápido y sin obstáculos puede ser mortal para nuestra fe. No todo lo que deseamos está de acuerdo a los planes de Dios en tiempo y forma. Si mostramos terquedad y rebeldía ante principios bíblicos simplemente porque no van de acuerdo con nuestros gustos o preferencias o necesidades, terminaremos siendo infieles a Dios, como los israelitas lo fueron. Tengamos cuidado y aprendamos a depender de Dios y confiar en sus planes para nuestra vida.
  2. Si servimos en algún cargo de responsabilidad o liderazgo en la iglesia cristiana, meditemos en el mal ejemplo de Aarón y la diferencia con Moisés. Todo partió de tener o no un corazón de pastor. Ambos presenciaron todos los milagros de Dios, ambos escucharon la voz de Dios, ambos recibieron privilegios de Dios. Pero no desarrollaron el mismo corazón. Como líderes debemos cuidarnos de la tentación de ser un agradador de personas y de ser tibios en nuestras convicciones. Siempre será más importante agradar a Dios que a las personas.
  3. Oremos para que Dios nos cambie el corazón con respecto a su pueblo durante nuestro viaje de fe. Tal vez al inicio no sentíamos ningún aprecio o deseo de cuidado hacia la iglesia. Pero con el paso de los meses y los años, necesitamos crecer en nuestro amor por el pueblo de Dios al grado de querer lo mejor para él y cuidarlo. Así el sucedió a Moisés y así nos puede suceder a nosotros.

Para terminar, les dejo una ilustración sobre este momento cuando Moisés rompe las tablas del pacto, tal como aparece en The Bible and Its Story, Volume 2: The Law, Leviticus to Deuteronomy, de Francis R. Niglutsch, de dominio público.

Moisés rompe las tablas de la ley

 

 

 


15 Responses to “Día 56”

  1. Juan Martínez dice:

    Es impresionante darnos cuenta que tan sólo basta un momento de impaciencia y desconfianza de nuestra parte hacia Dios y sus preceptos para peder todo lo que él nos ha dado.

  2. Erika Zavala dice:

    Cuando estás en la prueba de fe, el tiempo es están largo, pero no nos justifica para desconfiar, me anima ver que Dios le agrada que seamos pacientes, así como con Moisés está planeando un destino para su pueblo dando le las formas de adorarlo para una vida plena y feliz, es igual cuando él se “tarda” ó que sientas que el tiempo es pesado y largo, Dios está preparando algo increíble para nosotros.
    🙂 Que especial 🙂

  3. Minelia M.H. dice:

    Que importante es tener una relación profunda con Dios para no perder de vista su voluntad hacia nuestras vidas y ni perder la esperanza que tarde o temprano El cumplirá sus promesas.
    1Tes.1:9-10.El regreso de Jesús.
    Aveces dependemos tanto de un líder para hacer las cosas que cuando un líder cambia de ciudad ó se aleja de Dios tambaleamos en nuestras convicciones.Nuestro amor por Dios necesita ser genuino y permanente pues todos seremos llamados a dar cuentas de nuestros actos aun si el líder nos dio un buen ejemplo o no;por que Dios nos dio el ejemplo de Jesús.Muchas gracias por ésta gran enseñanza me ayudó mucho.Buen día.

  4. MANUEL PEREZ dice:

    HERMANO GRACIAS POR TU TRABAJO
    tengo 16 años de discípulo y estoy convencido de que una decisión puede marcar la diferencia, y soy testigo de que Dios a actuado en mi vida y en la de otros cuando decidimos ser pacientes y esperar en el, hoy atravieso por un tiempo de prueba en mi fe pero el trabajo que hoy nos presentaste me anima y me lleva a confiar mas en Dios y esperar en sus planes.

  5. Lourdes Lovera dice:

    Muchas gracias, si antes tenía presenta esta virtud de la paciencia, ahora la apreció más y deseo hacerla una fortaleza en mi vida para glorificar a Dios.

  6. JOSÉ JUAN BARRIENTOS MAYA dice:

    Muchas veces he sido como Aarón, pocas veces meditaba y ponía en manos de Dios “mis planes”, otras tantas hice lo que me recomendaron mis amigos y el resultado fué desastrozo, ahora necesito aprender a esperar la respuesta de Dios a mis peticiones, 40 días parece mucho esperar, pero hay decisiones que tomas en un segundo y te dañan por toda la vida, ahora procuro preguntarme lo que voy a hacer le agrada a Dios?.
    Gracias Arturo.

  7. lulu tovar dice:

    Hola Arturo
    Sin duda esta leccion en particular me llena mucho mi corazon,para seguir con el plan de Dios para con nosotros.mil gracias

  8. Beatriz Sandoval dice:

    Gracias, muchas gracias

  9. Vicky dice:

    Wow Gracias, interceder en oración por los demás, apesar de su necedad y pecado. Oraré por tener un corazón autentico de pastor. DTB

  10. CINTHYA SOLANO dice:

    muchas gracias, me inspira mucho el corazón de Moises, ese corazón de pastor que ante la atractiva propuesta de Dios, de epezar todo con el siendo como un patriarca, no lo penso ni dudo en ser alguien que intercediera por el pueblo para que Dios cambiara de opinión, no le importaba la posición, el no se atrevia a abandonar al pueblo.

  11. blanca dice:

    Mucchas gracias por el devocional que tenemos que cuidar nuestro corazon y no permitirnos de tener desconfianza en DIOS y si no acon fiar en que el va ser lo mejor posible en nuestra vida y caminar confiadamente y no desesperarse ´po que podemos cometer errores que podamos lamentar. y sobre el liderazgo apenas en la iglecia estamos llevando un cargo pero si es cierto tener un corazon agradecido y lleno de amor para poder giar a nuestros hermanos claro con la ayuda de DIOS.

  12. BETTY dice:

    “amar y cuidar a su pueblo”; Dios hablando mucho a mi vida de como mi corazon debe ser como el de un pastor que vela y cuida a su pueblo, que se reponsabiliza pero no por obligacion sino por entender que es algo sagrado, que es de Dios pero tambien es parte mio, aprendiendo a llevarlo a Dios, haciendo parte de mi sus necesidades…. GRACIAS DIOS ANHELANDO SIEMPRE DARNOS LO MEJOR Y SIN DUDA CAPACITANDONOS PARA TODA CLASE DE BUENAS OBRAS………GRACIAS ARTURO

  13. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo día a día , descubro que debo arrepentirme y esforzarme más para ser realmente fiel al Señor .
    Hace días viví el tema de la impaciencia a raíz de mi dolencia y veo como mi fe y perseverancia decayeron, hoy gracias al fiel Señor estoy luchando por levantarme y ser realmente fiel, el haber retomado los estudios me esta ayudando bastante.
    Un gran abrazo.

  14. Hector Z. dice:

    Señor quita de mi la terquedad y rebeldía, y ayúdame a hacer tu obra en el pueblo que has apartado para ti!.

  15. Javier Tizcareño dice:

    Que importantes es recordar que cuando se dirige siempre debemos buscar agradar a Dios y no a los hombres y como un lidereazgo basado en el amor es mas eficiente que uno basados en los talentos de los hombres

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.