Día 82

NÚMEROS 7 – 8.

El capítulo 7 narra la presentación de ofrendas de parte de todos los jefes de las tribus registradas en el censo previo. Es muy detallado, tribu por tribu, jefe por jefe y de hecho contiene 89 versículos. Es un capítulo largo pero los detalles que aparecen ahí son muy importantes para comprobar la fidelidad a las instrucciones que Dios previamente les había dado.

La primera parte de las ofrendas presentadas fueron 6 carretas grandes y 12 bueyes (1 carreta por cada 2 tribus y un buey por tribu). Todo esto fue entregado a los clanes de los levitas para hacer su trabajo, con excepción del clan de los coatitas, ya que a ellos se les requirió cargar los objetos sagrados del tabernáculo sobre sus hombros (v. 9).

Después los jefes presentaron las llamadas “ofrendas de dedicación” para el altar una vez ungido. Y Dios determinó que las ofrendas fueran entregadas por los jefes uno por día, así que fueron 12 días de ofrendas, una por tribu. El registro bíblico en este capítulo es detallado para cada tribu, exactamente qué presentaron. Al final de los 12 días, el v. 84 hace un pequeño resumen de todo lo que se entregó en ese período, tanto las bandejas y tazones de oro y plata como todos los animales y el grano. Todo fue medido y pesado exactamente.

Aunque para nosotros en el mundo moderno leer estos detalles puede resultar tedioso, recordemos que para ellos no lo fue así. Era importante dejar registrado como cada tribu, una por una, cumplió con exactitud con los términos del pacto que Dios había hecho con ellos, y por lo tanto reflejaron unidad con estos sacrificios. De acuerdo con la Biblia de Estudio Apologética, el orden de la presentación de las tribus va de acuerdo con la distribución de cada tribu en el campamento. Para las generaciones futuras de cada tribu este relato resultaría un registro histórico importante y una prueba de que descendían de tribus que se unieron por igual para adorar a Dios en los términos que Él mismo había predefinido. Ninguna tribu fue rebelde a este proceso.

Llama la atención el v. 89, “Cada vez que Moisés entraba en el tabernáculo para hablar con el SEÑOR, Moisés oía la voz que le hablaba de entre los dos querubines que estaban sobre la tapa del arca —el lugar de la expiación— que está sobre el arca del pacto. Desde ahí el SEÑOR le hablaba a Moisés.” Pareciera que sale del contexto que estamos leyendo. De hecho algunos estudiosos han propuesto que este versículo fue añadido después y no pertenecía al relato original de la presentación de las ofrendas. Sin embargo, este versículo es importante porque registra el cumplimiento de Ex 25.22, NVI, “Yo me reuniré allí contigo en medio de los dos querubines que están sobre el arca del pacto. Desde la parte superior del propiciatorio te daré todas las instrucciones que habrás de comunicarles a los israelitas.” Al terminar las ofrendas Moisés ya podría entrar al tabernáculo y hablar con Dios. Literalmente leemos que una voz salía de entre los dos querubines que estaban sobre la tapa del arca. ¡Debió haber sido algo impresionante! Tener a Dios mismo hablándo directamente con Moisés.

El capítulo 8 trata entonces con la purificación de los levitas para el trabajo de servicio que les había sido asignado. Dios decretó algunas instrucciones para la colocación de las lámparas del candelabro (deberían alumbrar hacia adelante) en los versículos 2 al 4. Este último describe la calidad del trabajo en oro labrado del candelabro y asegura, “Se fabricó conforme al diseño exacto que el SEÑOR le había mostrado a Moisés.” Artísticamente hablando, el candelabro era una obra de arte y además muy valioso (de oro). Por algo fue un botín de guerra muy deseado en las futuras invasiones enemigas y saqueos del futuro templo de Jerusalén.

Ahora, de los versículos 5 al 26, Dios le da instrucciones a Moisés con respecto a la separación y purificación de los levitas:

  1. Primera cosa importante: necesitaban hacerse “ceremonialmente puros” (v. 6). Este proceso involucraba lavamiento con agua y presentación de ofrendas.
  2. La presentación de los levitas ante Dios (v. 10). De acuerdo al siguiente versículo (11), se les ofreció como una especie de sacrificio vivo a Dios, “una ofrenda especial del pueblo de Israel”. Y en base a una ceremonia especial se les dedicaba públicamente para el servicio a Dios.
  3. Se requería una ofrenda por el pecado (v. 12) para “para purificar a los levitas y hacerlos justos ante el SEÑOR.” Era necesario limpiarlos de pecado primero para que pudieran estar activos en el servicio en el tabernáculo.
  4. Esta ceremonia era muy importante ya que les daba su pase de entrada al servicio en el tabernáculo, “porque los purificaste y los presentaste como una ofrenda especial” (v. 15). Purificación y presentación.
  5. En los versículos 16 al 19 aparece un recordatorio de la razón por la que Dios separó a los levitas para su servicio: por causa de los hijos primogénitos que mató en Egipto para liberar a Israel.
  6. Y ahora los levitas ayudarían para que a través de su servicio y los sacrificios presentados, mantendrían al pueblo limpio de pecado para que “ninguna plaga los azote cuando se acerquen al santuario”  (v. 19). Su trabajo ayudaría a la relación con Dios del resto del pueblo.

Los versículos 20 al 26 narran la ejecución de estas instrucciones y todo salió perfecto, “Moisés, Aarón y toda la comunidad de Israel dedicaron a los levitas, siguiendo cuidadosamente todas las instrucciones del SEÑOR a Moisés.” También es interesante notar que Dios determinó que los levitas servirían activamente en su rol entre los 25 y 50 años de edad, y después se tendrían que jubilar o retirar y hacer labores menores de servicio pero ya no al nivel anterior (como oficiar en las ceremonias).

Nuevamente en este punto podría parecer que hay una discrepancia bíblica ya que Num 4.2, NVI, dice, “«Hagan un censo, por clanes y por familias patriarcales, de los levitas que descienden de Coat. Incluye en él a todos los varones de treinta a cincuenta años de edad que sean aptos para trabajar en la Tienda de reunión.” ¿Por qué el censo fue a patir de los 30 años si la orden acá es que a partir de los 25 podrían servir? Algunos estudiosos piensan que los levitas pasaban por un período de entrenamiento de 5 años donde servían como aprendices, y a los 30 ya estaban en el servicio completo. Es una forma d explicar esta aparente discrepancia, pero finalmente parece que estos límites eran flexibles de alguna manera.

Conclusiones:

  1. Para Dios fue importante que quedara registrado en el Pentateuco los detalles de cantidades y pesos exactos al momento de la presentación de ofrendas de cada tribu cuando ya se había ungido el altar. Así quedaría testimonio de la fidelidad de cada tribu y esto impactaría las generaciones futuras. Apreciemos aún estos detalles en las Escrituras, aunque para nuestros ojos occidentales nuevamente parezca una lectura tediosa.
  2. La purificación requerida de los levitas para el servicio en el tabernáculo para Dios nos hace recordar 2 Tim 2.20–21 (DHH-LA), “20En una casa grande, no solamente hay objetos de oro y de plata, sino también de madera y de barro; unos son para usos especiales y otros para uso común. 21Si uno se mantiene limpio de esas faltas, será como un objeto precioso, consagrado y útil al Señor, apropiado para cualquier cosa buena.” Nosotros también como cristianos necesitamos mantenernos limpios delante de Dios si realmente queremos estar a su servicio de alguna manera.
  3. ¿Queremos servir y a la vez andar sucios espiritualmente? No se puede, al menos Dios no lo aprueba. Si es nuestro caso, necesitamos purificar nuestros corazones con la confesión y el arrepentimiento. No permitamos andar sirviendo a Dios pero con corazones llenos de pecado que no ha sido tratado.

8 Responses to “Día 82”

  1. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias por cada clase, han sido muy profundas, muy inspirantes para renovar mi mirada y amor hacia Dios, además de que ha sido muy inspirante, para seguir el devocional cada dia, saludos!!!

  2. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Muchas gracias Arturo, que Dios te siga guiando y te llene de sabiduria.

  3. Erika Pèrez dice:

    Muchas gracias nuevamente Arturo por el gran trabajo que haces y tanta enseñanza que es de gran valor para nosotros.. Sin duda que mi anhelo es ser un objeto de uso valioso para mi Dios.. Saludos….

  4. BLANCA MTZ. dice:

    mil gracias arturo por tu amor y dedicacion por el amor inmenso que tienes a DIOS por compartir estos de vocionales que para mi me han hayudado mucho.

  5. Bibiana Cisneros dice:

    Gracias Arturo, siempre es un gozo poder leer este blog, que con tanta dedicación haces para nosotros… y tener un acercamiento a esas enseñanzas que no son tan fáciles de entender.

  6. Vicky dice:

    Amén quiero ser utilizada para hacer toda clase de bien, Gracias Arturo Dios te bendiga!!

  7. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Es sorprendente como el Señor nos va enseñando acerca de la consagración y la purificación que cada uno debe tener para ser bien aceptado para su servicio, así como también el Señor da gran importancia al hecho de la obediencia en cuanto a como ir dando de nuestra vida para ese servicio.
    Gracias Arturo cada estudio hace meditar y lleva al arrepentimiento, siempre hay de que arrepentirse sobre todo al recordar detalles especifico que para el Señor son tan importantes.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.