Día 203

SALMOS 4 – 6, 8 – 9, 11.

Una vez que terminamos de estudiar la vida del rey David en todos los libros del AT que seguían su trayectoria, es momento ahora de estudiar los Salmos del rey David, al menos los restantes de los que ya estuvimos estudiando durante el análisis de 1 y 2 Samuel. Para esto, es importante que tengamos un poco de información de contexto sobre el libro de Salmos, de acuerdo con el Harper’s Bible Dictionary, de Harper & Row:

  1. Por tradición muchos de los salmos se atribuyen al rey David y han tenido un papel central en sinagogas judías e iglesias cristianas a lo largo de los siglos. Ha sido un libro que ha servido como inspiración a miles y miles de cristianos alrededor del mundo a través de todos los siglos. Incluso el libro de los Salmos era el libro más conocido por la gente durante la Edad Media.
  2. La palabra “Salmos” viene del griego psalmos, que a su vez es la traducción del hebreo mizmor, que significa “canción”, una palabra que aparece en los títulos de varios salmos. En hebreo el libro es más conocido como sefer tehilim o “libro de alabanzas”. Otro nombre que se le dio al libro fue “Salterio”, del griego psalterion, un instrumento de cuerdas.
  3. Los salmos son muy diversos en cuanto a estilo, forma literaria, fecha de composición, autor, propósito original y contexto de vida en que fueron escritos. Algunos salmos fueron hechos específcamente para agradecer a Dios por bendiciones recibidas, otros para celebrar triunfo sobre enemigos, otros son de carácter de ruego por las difíciles circunstancias del autor y pidiendo la intervención divina. Algunos salmos fueron escritos para ser cantados de forma individual y otros para ser cantados o recitados por un grupo.

De acuerdo con el Tyndale Bible Dictionary, de Tyndale House Publishers, hay 5 elementos que favorecen la autenticidad de la autoría de David en varios salmos:

  1. La autenticidad del lamento de David por Jonatán (2 Sam 1.19-27) es aceptada, lo que implica una alta habilidad poética en David. También “las últimas palabras de David” son otro poema davídico en los libros historicos (” Sam 23.1-7).
  2. David tenía una reputación de músico hábil desde el inicio (1 Sam 16.16).
  3. La nueva monarquía de Israel favoreció la creatividad artísitica, que seguramente David encabezaba.
  4. Hay una correspondencia histórica entre ciertos eventos en la vida de David y varios salmos.
  5. David es mencionado específicamente como autor de varios salmos en el NT: Mt 22.41-45, Hch 1.16, Ro 4.6.

Así que podemos decir que si bien no todos los salmos son de David, él sí fue el autor de varios de ellos y en otros tuvo una fuerte influencia. Estudiaremos entonces los que con considerados “salmos de David” conforme aparece en los títulos de cada salmo en la Biblia hebrea.

Un breve análisis de cada salmo estudiado hoy sería:

  1. El Salmo 4 está enfocado mucho a la reacción que una persona de fe debe tener con respecto a la hostilidad injusta de terceros. El autor apela constantemente a la justicia divina (v. 3) e incluso llama a ejercitar el dominio propio cuando dice, “No pequen al dejar que el enojo los controle; reflexionen durante la noche y quédense en silencio. ” (v. 4). La respuesta correcta más bien debe ser ofrecer sacrificios “con un espíritu correcto y confien en el Señor” (v. 5). No debemos dejarnos vencer por el enojo fuera de control y la amargura cuando nos encontramos en ambientes hostiles, sino más bien buscar el espíritu correcto para tratar con este desafío. Al final, el salmista termina confiado y en paz. ¡Esa es la expectativa al enfrentar situaciones de injusticia y agresiones!
  2. El Salmo 5 es uno de los salmos que inspiran para orar por las mañanas por excelencia, cuando dice, “Señor, escucha mi voz por la mañana; cada mañana llevo a ti mis peticiones y quedo a la espera.” (v. 3). Después de expresar toda la maldad de la que estaba siendo objeto, termina diciendo, “Pero que se alegren todos los que en tí se refugian” (v. 11). Una gran fuente de inspiración para mantener viva nuestra relación con Dios confiando que ninguna oración es en vano y que siempre Dios recompensa la constancia en buscarlo a Él, especialmente antes de comenzar nuestro día de trabajo, por la mañana.
  3. El Salmo 6 es la oración de un hombre que reconoce que tiene culpa por pecado y que clama por misericordia a Dios, “Oh Señor, no me reprendas en tu enojo ni me disciplines en tu ira.” (v. 1). A pesar de ver su realidad, el salmista apela al “amor inagotable” (v. 4) de Dios para que sea rescatado y restaurado en su fe. Los versículos 6 al 7 reflejan un corazón quebrantado en el salmista (“Estoy agotado de tanto llorar”). Al final, el salmo termina con un toque de esperanza, “El Señor ha escuchado mi ruego” (v. 9). Así, a pesar de haber pecado, el salmista encontró misericordia en Dios y confianza para levantarse y seguir adelante. ¡Qué así sea con nosotros!
  4. El Salmo 8 es un himno a la creación de Dios con detalles muy específicos que nos dejan sorprendidos, como “A los niños y a los bebés les has enseñado a hablar de tu fuerza” (v. 2). Hay algo especial en los infantes sin duda, en la Biblia encontramos varias comparaciones de su inocencia y su confianza con lo que Dios espera de nosotros. Los demás versículos presentan a una humanidad que sin merecer nada, ha sido levantada por Dios y ha recibido mucho. ¡Es un privilegio ser un humano! Dios desde el inicio nos creó con un propósito especial.
  5. El Salmo 9 es principalmente un salmo de gratitud a Dios por “las cosas maravillosas que has hecho” (v. 1). Y aclara, “Gracias a tí, estaré lleno de alegría” (v. 2). El salmista se siente inspirado para cantar alabanzas al nombre de Dios por todas las bendiciones que ha recibido y por la forma en que Dios le ayudó a derrotar a sus enemigos. Y por su experiencia en su relación con Dios a través de momentos difíciles pudo decir, “El Señor es un refugio para los oprimidos, un lugar seguro en tiempos difíciles” (v. 9), y también, “tú, oh Señor, no abandonas a los que te buscan” (v. 10). El autor hablaba de su experiencia personal y nos asegura que Dios es un refugio y si lo buscamos, no nos abandona, aunque estemos en la peor situación. ¿Así podemos decir nosotros en base a nuestra propia experiencia?
  6. El Salmo 11 es un salmo de confianza en la “protección de Dios” (v. 1). El autor compara los desafíos que otros hacen a su fe para hacerlo dudar de su confianza, pero él se mantiene firme en Dios. Y mejor deja a los malvados en manos de Dios ya que asegura que Dios “observa de cerca a cada uno y examina a cada persona sobre la tierra” (v. 4). ¿Entendemos bien qué implica esto? Ninguna persona está fuera del ojo observador de Dios, ¡nadie se escapa a su escrutinio! Y ninguna acción oculta se escapa tampoco. Y es cuando el autor afirma que el Señor “aborrece a los que aman la violencia” (v. 5). Dios sabe cuidar a los justos pero también sabe disciplinar a los malvados que aman el pecado.

Conclusiones:

  1. Aún en la peor de las injusticias y los maltratos por personas hostiles, siempre hay una manera espiritual de enfrentar y resolver los asuntos. Sin embargo, qué tan fácil cristianos modernos se entregan a la amargura por dificultades entre hermanos que no se han resuelto como debe ser. ¡Aprendamos del salmista! Que no permitió que el enojo fuera de control lo dominara sino que decidió confiar en Dios y recuperar su paz interna. ¡Que así sea en nosotros!
  2. Buscar a Dios antes de comenzar el día siempre es refrescante y fortalecedor. Nunca pensemos que nuestros tiempos de oración matutinos son “legalismo”, sino más bien una necesidad del alma de todo cristiano que anhela comenzar un día y acercarse a su Creador y a su Padre.
  3. Aún cuando pecamos, tengamos la confianza de acercarnos a Dios y buscarlo, porque al final él escuchará nuestro ruego también. No sigamos el patrón equivocado de algunos cristianos que cuando fallan en su vida personal se alejan más de Dios en lugar de buscarlo con mayor necesidad.
  4. Alabemos a Dios todos los días por las bendiciones recibidas, comenzando por el privilegio de amanecer un día más. Ya tan solo con ese “detalle”, tenemos mucho que agradecer a Dios.
  5. Aún cuando personas mal intencionadas nos persigan, confiemos en Dios que está observando a todo ser humano y que un día pondrá las cosas en orden con cada uno, pidiendo cuentas de nuestras acciones. Tengamos cuidado con incluir la violencia como parte de nuestra vida o nuestra mentalidad para resolver las cosas, porque Dios odia ese pecado profundamente.

8 Responses to “Día 203”

  1. blanca martinez dice:

    GRACIAS ESTOS SALMOS LOS VOY A LEER SE QUE ME HAYUDARA MUCHISIMO GRACIAS POR TU AMOR Y POR TRASMITIRNOS TU ENSEÑANZA ES DE BENDICION TE QUEREMOS DIOS TE BENDIGA.

  2. Noilyn Marín Vargas dice:

    Gracias por tu servicio para nuestro crecimiento espiritual.

  3. Adriana Casas dice:

    Me gusta mucho el lenguaje poético de los salmos para describir la hermosura y el amor de DIOS y cómo nos ve y nos sentimos delante de ÉL.
    Gracias Arturo!!!!

  4. Beatriz Sandoval dice:

    ¡Uf! He tenido días de dudas, confusión y temor, de sentir que el esfuerzo no ha valido la pena… y sí, llegué a pensar que no tenía caso seguir orando, pero Dios es mi refugio, ¿a dónde voy si no a ÉL? Padre mío.
    Gracias Arturo

  5. Lulu tovar dice:

    Gracias mil Arturo bendiciones

  6. Laura bazavilvazo dice:

    Gracias por e señarnos a conocer profundamente el corazon de david, y ver porque Dios lo veia diferente, gracias por Acercarme a Jesuü

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.