Día 57

ÉXODO 33 – 34.

En el capítulo 33 encontramos el “recuento de daños” del episodio del becerro de oro y sobre todo con respecto a cómo se sentía Dios del asunto. Cuando estudiamos estos versículos podemos descubrir diferentes aspectos del corazón de Dios, que al igual que nosotros, siente dolor, enojo, ira, alegría, etc. Finalmente somos creación de Dios a su imagen y semejanza.

En los versículos 1 al 6 encontramos a Dios dolido de cierta forma por el descarriamiento del pueblo de Israel y también tomando medidas preventivas para cuidar a su pueblo de su ira. Las palabras de Dios son fuertes, “Váyanse, tú y el pueblo que sacaste… yo no los acompañaré, porque son un pueblo terco y rebelde… seguramente los destruiría en el camino… mientras decido qué hacer con ustedes.” Dios estaba tomando una decisión: parar de acompañar a Israel en su viaje y enviar a un ángel en su representación para expulsar a los pueblos nativos de la tierra prometida. También notamos dolor y algún tipo de decepción en estas palabras. Incluso Dios les dice que pensaría que haría con ellos. Realmente el episodio de la infidelidad fue muy fuerte para Dios, Él esperaba algo mejor de parte de su pueblo y seguramente le ocasionó un gran dolor ver la conducta de ellos.

Los israelitas, al escuchar las palabras que Dios le dijo a Moisés, “hicieron duelo”, “prorrumpió en llanto” (BTX), “guardó luto” (RVR95) y nadie se puso ropas lujosas ni joyas, que representaban un ambiente festivo de alguna manera. Para todo el pueblo fue muy fuerte darse cuenta cuán gravemente habían ofendido a su Dios, después de todo lo que Él había hecho por ellos y les dolió mucho también. Ese día había en el campamento un ambiente de dolor y de tristeza por todo lo que había pasado. Debemos comprender que el pecado tiene consecuencias y puede llegar un punto en la vida de un creyente donde ha regresado al pecado de forma tan fuerte que, literalmente, su relación con Dios se fractura y Dios mismo ya no puede caminar más con él o con ella. En nuestros días si alguien cae en ese punto tal vez no se da cuenta en realidad que Dios decidió ya no caminar con él o ella, sino hasta tiempo después. Pero qué fuerte sería escuchar la voz de Dios diciendo, “-Desde hoy ya no caminaré contigo, sigue tu camino solo(a).” Seamos responsables con nuestra propia salvación y no nos permitamos vivir una vida que ofenda a nuestro Dios y le ocasione dolor y decepción en su corazón.

Los versículos 7 al 11 nos describen la forma en que Moisés se comunicaba con Dios estando en el campamento y la relación especial que él tenía con su Creador. La famosa “columna de nube” que Dios había enviado a guiar a Israel a su salida de Egipto aparece nuevamente en escena en este punto apareciéndose en la entrada del Tabernáculo mientras Moisés hablaba con Dios. Todo el pueblo se daba cuenta de esto y mostraban reverencia al ponerse de pie e inclinarse. Debió haber sido algo impresionante ver esta escena y entender el momento que estaban viviendo: Dios hablando con Moisés cara a cara. Necesariamente les tendría que inspirar reverencia, temor y respeto.

Un detalle importante lo encontramos en el v. 11, “Dentro de la carpa de reunión, el SEÑOR hablaba con Moisés cara a cara, como cuando alguien habla con un amigo.”, “hablaba con Dios personalmente, como si hablara con un amigo.” (TLA). Algunas consideraciones sobre este pasaje aquí:

  1. La Biblia de Estudio Apologética plantea un problema interesante, si este versículo dice que Dios hablaba “cara a cara” con Moisés, ¿por qué Dios le dice en el v. 20 que no podrá ver su rostro? ¿Suena esto a una contradicción bíblica? Y faltaría mencionar lo que dice Juan 1.18, “Nadie ha visto jamás a Dios…” En 3 ocasiones el A.T. nos dice que Moisés tuvo estas conversaciones “cara a cara” con Dios: Ex 33.11, Nm 12.8, Dt 5.4. Sin embargo, el mismo Nm 12.8 nos da más detalles qué significaba esta expresión cuando dice, “Con él habló cara a cara, claramente y sin enigmas” (NVI). Así que esa expresión no debe ser tomada literalmente sino en el contexto que la usaron ellos, refiriéndose más bien a la claridad, transparencia, apertura y franqueza de la comunicación que Moisés tenía con Dios.
  2. Ya entendida la cuestión de la frase “cara a cara”, pensemos ahora en qué especial era que Moisés tuviera ese tipo de comunicación con el Creador de todo el universo, con el Dador de la vida, con el Dios único y Todopoderoso que ha existido por siempre y para siempre. No necesitaba de un intermediario, no requería rituales complejos, simplemente entraba en la tienda cuando quería y hablaba con Dios de forma abierta y clara. Moisés sabía que Dios estaba ahí en el Tabernáculo, siempre dispuesto a escucharlo y además le contestaba. ¡Eso era un verdadero privilegio!
  3. Si ya entendimos el enorme privilegio de que gozaba Moisés, ahora sintámonos igual de privilegiados como cristianos, ya que el libro de Hebreos en la DHH-LA con respecto a los discípulos de Jesús: Heb 4.16, “16Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de necesidad.”, Heb 10.19–22, “19Hermanos, ahora podemos entrar con toda libertad en el santuario gracias a la sangre de Jesús, 20siguiendo el nuevo camino de vida que él nos abrió a través del velo, es decir, a través de su propio cuerpo. 21Tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios. 22Por eso, acerquémonos a Dios con corazón sincero y con una fe completamente segura, limpios nuestros corazones de mala conciencia y lavados nuestros cuerpos con agua pura.” Nosotros gozamos de una completa libertad para acercarnos a Dios en cualquier momento y en cualquier lugar, para presentarnos delante de su trono y para recibir su misericordia y su bondad; todo gracias a la sangre de Jesús. ¿No te sientes privilegiado el día de hoy? Espero que sí, porque lo somos.

Si esto nos sorprende, meditemos en los versículos 12 al 23. Hay varias cosas impresionantes que son reveladas aquí:

  1. En el v. 12, Moisés asegura que Dios le había dicho antes “te conozco por tu nombre y te miro con agrado” y en el v. 17 Dios mismo lo afirma diciendo, ” te miro con agrado y te conozco por tu nombre”. Otras traducciones dicen, “pues cuentas con mi favor y te considero mi amigo” (NVI), “realmente te amo y confío en ti” (TLA). ¿Qué significa que Dios conoce alguien “por su nombre”? De acuerdo al Bible Knowledge Commentary: An Exposition of the Scriptures, de Victor Books, esa expresión significaba que Moisés pertenecía a Dios. Dios confiaba en Moisés, le entregaba todo su favor, lo escuchaba, tomaba en cuenta sus peticiones y más. Y ahora impresionémonos más, ya que 1 Co 8.3 dice, “Pero si alguno ama a Dios, ha sido conocido por Él” (BTX) o “…si alguien ama a Dios, Dios lo conoce a él” (DHH-LA). Nosotros somos “conocidos” por Dios si lo amamos a Él, contamos con su favor, tenemos su disposición a escucharnos y tomarnos en cuenta, contamos con su cuidado y protección. ¿Te anima esto? Ojalá que sí.
  2. En los v. 15-17, Moisés intercede por Israel nuevamente planteando a Dios que ” —Si tú mismo no vienes con nosotros, no nos hagas salir de este lugar.” Y aclara que si Dios no estaba con su pueblo, ¿qué diferencia tendría con los pueblos del resto de la tierra? Pues ese detalle es el que hacía toda la diferencia. Aquí hay una verdad poderosa para nuestra vida espiritual, si no andamos con Dios o si Dios ya no anda con nosotros, ¿qué sentido tiene todo? ¿Qué clase de vida nos espera? ¿Qué esperanza y que alegría tendremos? Todos los cristianos deberíamos pensar de esta manera, que si no andamos con Dios o Él no anda con nosotros, nuestras vidas realmente pierden todo su sentido.
  3. En los versículos 18 al 23 Moisés le pide a Dios que le mostrara su “gloriosa presencia” y Dios se lo concede, “??22 y sucederá que cuando pase mi gloria, te pondré en la hendidura de la roca y te cubriré con la palma de mi mano hasta que haya pasado.    ??23 Después apartaré la palma de mi mano, y verás mis espaldas, pero mi rostro no se dejará ver.” (BTX). ¿Quiere decir esto que Dios efectivamente tiene manos, espalda, cabeza, ojos y todas las partes de un cuerpo humano ordinario? ¿Qué no dice Juan 4.24, “Dios es Espíritu” y en Col 1.15, “…Dios, que es invisible”? De acuerdo con una nota de la Biblia de Estudio Apologética, este es un ejemplo de “antropomorfismo“, que es una forma de personificara una deidad a través de cualidad humanas. En realidad, Dios no tiene un cuerpo físico porque la Biblia dice que es “Espíritu” y es invisible, pero puede manifestarse en la forma como él quiera. En este caso, dada la insistencia de Moisés, muy probablemente Dios hizo el esfuerzo de presentarse en una forma física ante Moisés que él pudiera entender y asimilar, y lo hizo por consideración a él. En el caso de Abraham, ya estudiamos que se presentó en forma de un cuerpo humano. Así que Dios “le dió gusto” a Moisés y se presentó ante él. Otra muestra de que realmente contaba con su favor.

En el capítulo 34, Dios ordena a Moisés que preparara de nuevo otras tablas de piedra y que subiera al monte Sinaí otra vez para que le entregara otra copia de las mismas, ya que la primera Moisés la rompió en un arrebato de enojo al ver al pueblo pecar. Dios le reveló a Moisés algunos aspectos más de su carácter:

  1. v. 6 – 7a. “Dios de compasión y misericordia… lento para enojarme… lleno de amor inagotable y fidelidad… derramo amor a mil generaciones… perdono la iniquidad…” Una cualidad primaria en Dios es esta: es un Dios de amor, compasión y misericordia y siempre dispuesto a perdonar.
  2. v. 7b. “… no absuelvo al culpable… extiendo los pecados de los padres sobre sus hijos y sus nietos; toda la familia se ve afectada, hasta los hijos de la tercera y cuarta generación”. Esto es lo que hemos denominado el “pecado generacional”. El pasaje no está diciendo que Dios es quien ocasiona el daño a las generaciones subsecuentes de padres pecadores, sino que es el mismo pecado de los padres el que afecta a toda la familia hasta la tercera y cuarta generación. Por ejemplo, un padre alcohólico afectará a sus hijos pero muy probablemente también a sus nietos y bisnietos. El pecado generacional es tan poderoso, puede afectar a muchas personas inocentes. ¿Qué esperanza tenemos entonces? Recordemos las palabras de Jesús en Jn 8.31-32 (NVI), “—Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” Solo al lado de Jesús podemos romper definitivamente los pecados de nuestros padres y ofrecer un futuro diferente a nuestros hijos y a sus hijos también.
  3. La preocupación de Dios con respecto a la influencia que el mundo que les esperaba en la tierra prometida podía tener sobre Moisés y su pueblo, “Ten mucho cuidado de no hacer tratados con los pueblos que viven en la tierra adonde te diriges. Si los haces, seguirás sus malos caminos y quedarás atrapado.” (v. 12). Efectivamente el mundo trabaja así, si nos dejamos enredar, nos “atrapa”.
  4. Lo que siguió después es una repetición de las instrucciones que previamente Dios ya le había dado a Moisés antes del episodio del becerro de oro. Dios realmente quería que su pueblo recordara sus mandatos y se los repitió a Moisés para que quedaran claros y él pudiera transmitirlos fielmente.
  5. El brillo del rostro de Moisés, v. 28-35. Moises regresó otros 40 días a la cumbre del monte para estar con Dios y la Biblia registra que al bajar, “su rostro resplandecía porque había hablado con el SEÑOR.” (v. 29). ¿Qué fue exactamente lo que le pasó a Moisés en la cara? No se sabe con exactitud. Era algún tipo de destello luminoso en la piel de la cara exclusivamente, no en el resto del cuerpo (“la tez de su rostro”, BTX). De alguna forma, Dios quiso que esta vez que Moisés estuvo con él otros 40 días, quedara una evidencia física de ese encuentro, de tal forma que todos los israelitas lo vieran y precisamente, como les pasó en el v. 30, tuvieran temor. Lamentablemente los israelitas necesitaban “ver para creer” y mientras vieran el resplandor en la cara de su líder tendrían más conciencia de sus actos y de su relación con Dios. Los v. 34 – 35 narran que en los sucesivos encuentros de Dios con Moisés, este fenómeno se repetía.
  6. El apóstol Pablo relaciona este evento con la acción del Espíritu Santo en la vida de los creyentes en 2 Co 3.7–18 (NVI), “El ministerio que causaba muerte, el que estaba grabado con letras en piedra, fue tan glorioso que los israelitas no podían mirar la cara de Moisés debido a la gloria que se reflejaba en su rostro, la cual ya se estaba extinguiendo. Pues bien, si aquel ministerio fue así, ¿no será todavía más glorioso el ministerio del Espíritu?…11 Y si vino con gloria lo que ya se estaba extinguiendo, ¡cuánto mayor será la gloria de lo que permanece! 12 Así que, como tenemos tal esperanza, actuamos con plena confianza. 13 No hacemos como Moisés, quien se ponía un velo sobre el rostro para que los israelitas no vieran el fin del resplandor que se iba extinguiendo… 18 Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.” Según él, escribiendo inspirado por Dios también, una razón de Moisés para cubrirse el rostro con un velo era porque el brillo se iba extinguiendo y se renovaba hasta que estaba de nuevo ante la presencia de Dios. Para los cristianos, en cambio, la acción del Espíritu Santo nos mantiene radiantes, reflejando cada vez más y más la gloria de Dios.

Un dato curioso. El v. 29 en la Biblia Sacra Vulgata (la versión “oficial” en latín del Catolicismo por siglos), dice “29 cumque descenderet Moses de monte Sinai tenebat duas tabulas testimonii et ignorabat quod cornuta esset facies sua ex consortio sermonis Dei.” Señalé con negritas la palabra “cornuta“, que significa “cuernos”. Los traductores de la Vulgata Latina escogieron esta palabra porque la palabra hebrea para “resplandecía” proviene de una raíz que significa precisamente “cuernos”, pero no es ese el significado con el que se utilizó ahí (Pablo lo confirma, nuevamente inspirado por Dios, en 2 Co 3.7 cuando dice “la gloria que se reflejaba en su rostro”). El problema fue que el gran escultor Miguel Ángel, en la época del Renacimiento, al tener como base la Vulgata Latina, esculpió su famosa escultura de Moisés ¡con cuernos! (Actualmente se encuentra en la basílica de San Pedro Encadenado, en Roma). ¡Lo que puede hacer una mala traducción!

Conclusiones:

  1. Tomemos en serio el poder destructivo del pecado para nuestra vida espiritual. Si no vivimos en la luz y si permitimos que el pecado haga nido en nuestro corazón y nos domine de nuevo, podemos fracturar nuestra relación con Dios a un punto extremo donde puede ser que Dios nos abandone a nuestra suerte y nuestros caminos y que ya no camine con nosotros.
  2. Apreciemos tanto la relación con Dios que tenemos hoy en el cristianismo. No necesitamos un Tabernáculo ni un Templo en Jerusalén ni una sinagoga para poder entrar en la presencia de Dios y acercarnos a Él. Gracias a la sangre de Jesús, solo necesitamos hacer lo que él nos enseñó en Mt 6.6, “Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.” Dios es ahora nuestro Padre, más que un amigo incluso. Con esa confianza nos podemos acercar a Él. ¡Agradezcamos diario por la bendición tan grande de poder orar y conectarnos con Dios como con un Padre todos los días!
  3. Tomemos en serio el poder destructivo del pecado para nuestras relaciones familiares. Si no le ponemos un alto en nuestro tiempo de vida, nuestros seres queridos serán afectados de alguna manera en varias generaciones. Acerquémonos a Jesús, quien tiene poder para darnos libertad de cualquier cadena de esclavitud de pecado.
  4. Apreciemos el trabajo del Espíritu Santo en nuestra vida, que continuamente nos está transformando a la imagen y la gloria de Dios, si nosotros se lo permitimos, claro está.

Te dejo algunas ilustraciones sobre lo que estudiamos hoy, cortesía de los blogs Hoshana Rabbah e Historia del Arte.

Moses-shining-face
Moisés de Miguel Angel


17 Responses to “Día 57”

  1. Minelia M.H. dice:

    Muchas gracias aprendí muchas cosas,definitivamente Dios me muestra las consecuencias de caminar sin su dirección;el domingo pasado fueron reintegrados 3 hermanos a la Iglesia y nos compartieron las consecuencias que vivieron por haberse alejado de Dios el proceso de sus restauraciones llevaron tiempo pero hemos visto que hay una gran diferencia.Hoy reflejan brillo en sus ojos por que caminan con Dios.El día de ayer estudiamos la Biblia mi esposo y yo con un matrimonio y precisamente les compartíamos la importancia de tener una relación con Dios como uno de los fundamentos más importantes en la vida de un cristiano.Este miércoles será bautizada una mujer que durante años asistió a la Iglesia pero no había entendido algunas cosas y hasta éste tiempo Dios le quitó el velo y puede entender el amor de Dios en su vida.Todo ésto no sería posible sin la gracia de Dios,sin las oraciones y sin el poder del espíritu santo que obra para bien en la vida del hombre.He compartido éstas enseñanzas que nos brindas y muchos les ha ayudado,que Dios bendiga tu trabajo y a tu familia por que también ellos permiten que nos brindes ésta ayuda.Buen día!

  2. ESTELA GARCIA dice:

    ME FALTAN PALABRAS PARA DECIRTE LA MAGNITUD DE LO QUE LA CLASE DE HOY ME AYUDO!! MUCHAS GRACIAS!!!!! ARTURO POR TU GRAN TRABAJO. QUE DIOS TE BENDIGA.

  3. Mirna Barrera de Hdz dice:

    Muchas gracias

  4. Sandra Duarte dice:

    CUANTO ME AYUDA ENTENDER QUE DIOS NO ES QUIEN CASTIGA POR GENERACIONES, ES NUESTRO PROPIO PECADO EL QUE AFECTA A NUESTROS HIJOS, NIETOS Y BISNIETOS, ¡YA HAY QUE SALIR DE ESE CIRCULO!.
    GRACIAS

  5. Sandra Torres de Zapata dice:

    Muchísimas Gracias Arturo, me ha ayudado grandemente a mi vida espiritual, es un gran privilegio que no hay palabras para describir la oportunidad tan grande que tenemos de caminar con nuestro Dios y poder entrar en su Santuario en todo momento, Alabado sea nuestro Señor Jesucristo por su sangre derramada, que nos limpia de todo pecado.

  6. Erika Zavala dice:

    Muchas gracias Arturo por tu trabajo, y que privilegio tenemos al poder entrar con Dios cada mañana y platicar con el cara a cara, sentir lo, encontrar su paz y alegrarnos en él, que bendecidos somos.

  7. Lourdes Lovera dice:

    Mi agradecimiento y admiración por tu trabajo, pero sobre todo por el deseo en tu corazón de que conozcamos más a Dios y que esto nos lleve a tener una vida de rectitud y plenitud con él.

  8. rosa maria dice:

    muchas gracias arturo valoro lo que haces por el pueblo de Dios

  9. JOSÉ JUAN BARRIENTOS MAYA dice:

    ARTURO, CUANTAS VIDAS TENDRIAMOS QUE VIVIR PARA DESENTRAÑAR LO QUE DIOS NOS DICE EN LAS ESCRITURAS? YO NO LO SÉ, PERO PRESUMO QUE NUNCA ACABARIAMOS. SIEMPRE ME PREGUNTE POR QUE LOS CUERNOS DE MOISES Y HASTA HOY SÉ LA RESPUESTA, GRACIAS POR LA LECCIÓN.

  10. Erika Pèrez dice:

    Nuevamente querido Maestro te agradezco tu gran trabajo y la preciosa herramienta que es para nuestra vida estos devocionales diarios…. Especialmente el de hoy me hizo sentir tan agradecida y especial al poder tener cada dìa de mi vida una relaciòn tan cercana con mi Padre.. Al saber que cada día mi Señor camina junto a mí y sobre todo al entender que debo cuidar sobre manera mi relaciòn con Dios alejándome cada día del pecado… Mi gratitud para tu vida querido Arturo..

  11. Sergio Robles dice:

    Mil gracias hermano , me anima aprender mas de la palabra

  12. Vicky dice:

    Gracias, deseo de todo corazón Dios me de la oportunidad, constancia y perseverancia, de seguir día a día leyendo estos devocionales hasta el final y a ti te de siempre toda la sabiduria, salud, fuerza, amor y firmeza para seguir compartiendolo. Dios te bendiga a ti y a tu familia!!!! 🙂

  13. yolima dice:

    Muchas Gracias por todo tu trabajo esto nos ayuda a ir mas a Dios..

  14. blanca dice:

    Gracias por que me dicenta que nuestros ´propios actos y pecados nos lleva arastrar a nuestros hijos por lo de generacion que bueno es tener conciencia que si estamos con DIOS y nos alluda a vivir una vida fielmente con el y que de verdad lo amemos el rompe con todo esto Gracias por este devocional.

  15. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Arturo muchas gracias, es increíble como el Señor nos muestra la cruda realidad, el pecado lo destruye todo y nosotros debemos entender que una característica de la fe es la paciencia.
    Sobre Moisés hablando con Dios cara a cara, que tal privilegio que nosotros podamos hacer o mantener una relación directa, hablarle al Señor directamente, sin tapujos y más bien sabiendo que el Señor desea escucharnos. Sobre el Espíritu Santo ojala siempre tengamos el deseo de escucharlo, pues sin El es imposible ser discípulos de Cristo.
    Gracias nuevamente Arturo

  16. Hector Z. dice:

    Señor gracias por tu misericordia y amor.
    Gracias por ser mi Padre y permitirme tener una relación tan cercana contigo. Te pido, no permitas que el pecado haga nido en mi corazón y me aparte de ti.
    Gracias Arturo por dejarte utilizar!

  17. Monica Loaeza dice:

    Qué vergüenza y dolor cuando nos damos cuenta de nuestros pecados y de cómo lastimamos a Dios! Agradezco todas las cosas que este Devocional me aclaró, por ejemplo, cuando leí (aquí) sobre Moisés hablando cara a cara con Dios, pensé precisamente en nuestros tiempos con Él, qué increíble privilegio!!
    También me había desconcertado mucho la escultura de Miguel Ángel, gracias por la aclaración. Por otro lado me surgió la duda (con la otra ilustración) de si a partir del resplandor de Moisés surgirían las representaciones católicas donde los “santos” y demás tienen un brillo (rayos) o una aureola.
    También me impacta lo claramente que Pablo comprendía la Palabra, pues aclara la intención de Moisés para usar el velo y siempre tenía muy en cuenta cada privilegio, enseñanza e intención de Dios para con Su pueblo, sin duda por su comunión con Él.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.