Día 458

APOCALIPSIS 11.1-13.1.

Después de que estudiamos el toque de las 6 trompeta de parte de los 6 ángeles, ahora analizaremos el caso de los “dos testigos”, lo que sucedió cuando se tocó la séptima trompeta, el encuentro entre la mujer y el dragón, la aparición de la bestia, los 144,000 de nuevo, los tres ángeles y la cosecha de la tierra.
Iniciemos con los eventos principales que ocurrieron entre el toque de la sexta y la séptima trompeta. En Apocalipsis 11.1-14 encontramos lo siguiente:
  1. Juan describe que se le pidió que midiera el templo de Dios y el altar, pero no la zona del atrio exterior del templo, ya que sería entregada a las naciones paganas para que la pisotearan (Ap 11.1-2). Sabemos que efectivamente el templo de  Jerusalén fue destruido completamente por el ejército romano en el año 70 d.C. y que también Jerusalén se convirtió en un ciudad pagana, y así duró mucho tiempo.
  2. En los versículos 3 al 14 del capítulo 11, se anuncia la llegada de los “dos testigos” de Dios. De acuerdo al relato, ellos profetizaron durante un determinado tiempo (tres años y medio), y su mensaje sería tan fuerte que el mundo entero los aborrecería. Sin embargo, Dios los dotó de poder para matar a sus enemigos. ¿Quiénes serían estas personas? No se sabe a quién se refiere, solamente entendemos, como lo comenta la Biblia de Estudio Apologetica, que esos hombres hacía milagros como los que hacía Elías y Moisés y también su descripción coincide con la imagen que nos brinda Zacarías 4 (en la mención a los dos olivos y los dos candelabros). Así, mientras duraba su ministerio, Dios los protegería de forma sobrenatural contra cualquier peligro.
  3. Sin embargo, en los versículos 7 al 14 se narra la aparición de otro personaje que no había sido mencionado hasta este momento “la bestia que sube del abismo” (v. 7). Otras referencias bíblicas (2 Tes 2.9-11, 1 Jn 2.18), nos ayudan a comprender que se está refiriendo al famoso Anticristo, como un personaje específico en la historia. Este individuo representado como esa bestia haría la guerra contra los testigos y los vencería aparentemente, matándolos (v. 7), pero “tres días y medio” (v.11) después, Dios los resucitaría y se los llevaría al cielo. Hubo un terremoto posterior con muchas muertes. Nuevamente no tenemos al alcance la interpretación exacta de este pasaje, no podemos definir quiénes serían esos dos testigos, pero podemos hacer la analogía con la persecución que vivió la iglesia a finales del S. I y por los siguientes 2 siglos, donde aparentemente Satanás había vencido a los cristianos, pero la realidad era que ellos ya habían alcanzado la victoria a través de la sangre de Jesús. Posiblemente esta historia ayudó a cristianos que enfrentaron persecución a tener esperanza y mantenerse firmes.
A partir de Apocalipsis 11.15, tenemos registrados una serie de eventos que siguieron al toque de la séptima trompeta. Veamos en orden varios de ellos:
  1. Adoración en el cielo (11.15-19). El pasaje describe que después del toque de la séptima trompeta, en el cielo resonaron voces, los 24 ancianos adoraron a Dios, se abrió el cielo y se vio el templo de Dios y el arca. Lo relevante de todo esto son las palabras que se dijeron, cosas como “El  reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Señor y de su Cristo… te damos gracias porque has asumido tu gran poder… ha llegado tu castigo, el momento de juzgar a los muertos…” Es como si el toque de esta trompeta significara el paso final del plan de Dios y la conclusión de algo, pareciera ser el momento del juicio final.
  2. La mujer y el dragón (12.1-6). El pasaje relata la aparición de “una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza.” (v. 1). También se describe que de esta mujer nacería un hijo varón “que gobernará a todas las naciones con puño de hierro” (v. 5). Además se menciona que el dragón (otro nombre bíblico para Satanás) que tenía siete cabezas y diez cuernos la perseguiría. En cuanto a la figura del dragón, recordemos que anteriormente habíamos explicado que la imagen de los cuernos representa autoridad o gobierno. Así, posiblemente el dragón de siete cabezas y diez cuernos se refiere al gobierno del imperio romano con sus 10 emperadores desde que llegó Jesús al mundo hasta el tiempo de Domiciano. Así comprenderíamos que Satanás utilizó al imperio romano para intentar lograr sus fines. En cuanto a la identidad de la mujer, diversos estudiosos proponen diferentes interpretaciones. Una de ellas, según el IVP Bible Background Commentary: New Testament, de Inter-Varsity Press, menciona que la mención del sol y  las 12 estrellas en la corona es una referencia inequívoca de las doce tribus de Israel. Así, la mujer podría tratarse del remanente restaurado de Israel. Recordemos también que finalmente Jesús nació de una tribu de Israel.
  3. La guerra en el cielo y la expulsión del dragón (12.7-13.1). Este pasaje narra una guerra entre el arcángel Miguel y los ángeles de Dios contra Satanás y sus ángeles, donde éstos últimos perdieron y fueron expulsados a la tierra (v. 12). Según el texto, Satanás ya no se encuentra en la corte celestial acusando constantemente a los creyentes, sino que está lejos de la presencia de Dios. Además aclara que los creyentes vencieron a Satanás a través de la sangre de Jesús, llegando al punto de no valorar su  vida sino de morir por causa de Cristo (un aviso indudable de la persecución que se vendría sobre la audiencia original del libro de Apocaliplsis). El dragón continuó su guerra contra la mujer en la tierra, pero ella fue protegida. Al final, el dragón terminó plantado a la orilla del mar (13.1). Esto también nos muestra que Satanás no vive en el infierno como popularmente mucha gente piensa, sino que su morada actual es entre nosotros, en la tierra. Y además sabiendo que le queda poco tiempo, continúa su guerra contra Dios por todos los medios que pueda.

Conclusiones:

  1. Recordemos que para los cristianos de finales del s. I d.C., el tema del Cordero venciendo al dragón aunque pareciera que el segundo estaba venciendo al primero era muy importante para ellos, debido a la intensa persecución que en varias regiones estaban experimentando a manos del imperio romano. Apreciemos el mensaje de esperanza que surge dentro de todos los símbolos de la literatura apocalíptica de este libro.
  2. Aunque las cosas parezcan ir mal y creamos que el enemigo está ganando la batalla, recordemos que Dios está en control y todas las cosas ya están contempladas por Él. No perdamos nuestra confianza en Dios aún cuando el panorama se vea muy oscuro.
  3. Recordemos también que nuestro enemigo no vive en otra dimensión lejos de nosotros, sino más bien está en este mundo. Sabe que tiene la batalla perdida, pero en su odio contra Dios intentará llevarse a los que más pueda con él al castigo final y lastimar lo que pueda al pueblo de Dios. ¡Estemos alerta ante sus ataques!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.