Día 223

PROVERBIOS 8.1 – 10.32.

En el estudio de hoy terminaremos la primera colección de poemas sapienciales de Salomón (Prv 1 – 9) e iniciaremos la segunda colección, también llamada “Dichos de Salomón” (Prv 10 – 22). Los capítulos 8 y 9 nos presentan un estudio profundo acerca del origen y del valor de la sabiduría de Dios. Veamos algunos aspectos relevantes:

  1. El llamado de la Sabiduría (8.1-11). La sabiduría de Dios está dirigida a todos, pero especialmente el pesaje hace énfasis en los “ingenuos” y los “necios”, o los “simples” e “insensatos” (BTX), o los “ignorantes” e “inexpertos” (TLA). Y el llamado específico es a usar el buen juicio y a mostrar un poco de entendimiento (v. 5). Las personas ignorantes y necias no se caractrizan por ejercitar ni el buen juicio ni el entendimiento, sino por seguir una vida dirigida por impulsos, emociones y sentimientos fuera de control, sin pensar bien las cosas. Incluso la Sabiduría de Dios se comparara con metales preciosos como la plata y el oro, y piedras preciosas como los rubíes,  y hace un llamado a elegirla mejor a ella que a dichos metales o piedras preciosas. Su juicio final al respecto es, “Nada de lo que uno puede desear se compara con ella” (v. 11).
  2. Las características de la Sabiduría (8.12-21). Este pasaje nos proporciona aspectos que distinguen a la sabiduría de Dios: a) está relacionada con el buen juicio, conocimiento y discernimiento (v. 12), b) odia y aborrece el orgullo, la arrogancia, la corrupción y el lenguaje perverso (v. 13); c) lleva al sentido común, al éxito, y nos da fuerza e inteligencia (v. 14). d) ofrece riquezas, honor, justicia y prosperidad duraderas (v. 18); y e) quienes la buscan, ¡la encuentran! (v. 17).
  3. El origen de la Sabiduría (8.22-31). Estos versículos nos aseguran que Dios creó la sabiduría “desde el comienzo, antes de crear cualquier otra cosa” (v. 32). Esto quiere decir que la sabiduría no es propia de los seres humanos, sino que procede directamente de Dios. También la Biblia afirma que Dios utilizó la sabiduría como “arquitecta” (v. 30) durante el proceso de creación del universo entero y específicamente de la Tierra. E incluso nos dice que se alegró con la creación del ser humano (v. 31). No es posible encontrar la verdadera sabiduría haciendo a un lado a Dios de nuestra vida y buscándola en otra parte, ya que procede directamente de Dios y sin Él, no existe.
  4. El rechazo humano a la Sabiduría divina (9.1-18). Aunque la sabiduría divina nos ofrece tantas bendiciones si la buscamos y la seguimos, la Biblia nos expone la triste realidad de ciertos tipos de corazones humanos, que no aceptaron la sabiduría de Dios aunque tuvieron que pagar las consecuencias de ello: a) los “burlones” (v. 7), que al ser reprendidos por una persona sabia y bien intencionada, desarrolla odio contra la misma en lugar de aprovechar la oportunidad para corregir el camino y mejorar. Todos los que aconsejamos personas en el ámbito de la fe hemos tenido experiencias con este tipo de personas. b) Los que siguen a “la mujer llamada Necedad” (v. 13), que representa las personas necias que por andar “ocupados en sus propios asuntos” (v. 15), no se dan tiempo para escuchar la sabiduría de Dios y prefieren seguir cualquier consejo que el mundo les presente, mientras sea práctico y fácil, sin importar si es agradable a Dios o no ya que pensaron, “¡El agua robada es refrescante; lo que se come a escondidas es más sabroso!” (v. 17). Si tan solo nuestra sociedad corrupta y tramposa escuchara más la sabiduría divina, seguramente tendríamos un mundo mejor para vivir y para ofrecerle a nuestros hijos.

El capítulo 10 trata con diversos temas, así que vamos a estudiarlo desde dicha perspectiva temática:

  1. La sabiduría en los hijos (v. 1, 5). Nuestros hijos pueden crecer como “sabios” o como “necios”, el primero traerá “alegría” a los padres y el segundo “dolor”. ¡Esto es muy cierto! Muchos padres en el mundo están llenos de dolor por ver a sus hijos destruirse más y más cada día porque prefieron el camino de la necedad. Pero también hay padres gozosos porque sus hijos decidieron no dejarse influenciar por los caminos del mundo y llevar una vida llena de valores morales y espirituales. Por otro lado, el “joven sabio” levantará cosecha en el tiempo adecuado, pero el perezoso se dormirá y llevará vergüenza a sus padres. ¡]Qué improtante es no cansarnos de instruiír y educar en el camino de la sabiduría divina a nuestros hijos! Su futuro depende de ello.
  2. La inteligente decisión de llevar una vida íntegra. Varios versículos como el v. 2 (“Las riquezas mal habidas no tienen ningún valor duradero; pero vivir debidamente puede salvar tu vida.”) o el v. 9 (“Las personas con integridad caminan seguras, pero las que toman caminos torcidos tropezarán y caerán.”) resaltan el resultado a largo plazo de elegir el camino de la rectitud y la integridad para todas las áreas de nuestra vida. Es un hecho que seguir los pasos de los caminos torcidos nos traerán resultados rápidos justo como queremos, pero tarde o temprano todo se derrumbará y quedará solo la ruina y la vergüenza. Sin embargo, aquellos que decidan seguir el camino largo de la honestidad, la rectitud, la integridad, la verdad por encima de todas la cosas y más, ¡encontrarán éxito, prosperidad y felicidad a largo plazo! Y si pensamos en cuestión de tiempos y duración, ésta última es la decisión más inteligente que podemos tomar.
  3. La sabiduría y las palabras. Otros pasajes como el v. 11 (“Las palabras de los justos son como una fuente que da vida; las palabras de los perversos encubren intenciones violentas.”), o el v. 13 (“Las palabras sabias provienen de los labios de la gente con entendimiento, pero a los que les falta sentido común, serán castigados con vara.”), o también el v. 19 (“Hablar demasiado conduce al pecado. Sé prudente y mantén la boca cerrada.”), nos indican que una de las evidencias de tener o no sabiduría es cuando hablamos. Nuestras palabras hablan completamente de lo que está en nuestro corazón. ¿Qué reflenjan tus palabras día a día? ¿Sabiduría divina o necedad? ¿Inteligencia o ignorancia? ¿Sentido común o ingenuidad? ¿Pecado o integridad?
  4. La sabiduría y el trabajo duro. Varios versículos como el 4 (“Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos.”) o el v. 15 (“La riqueza del rico es su fortaleza, la pobreza del pobre es su ruina.”) nos dicen que la sabiduría es trabajar duro y constantemente. La pereza aparece como una enemiga de la sabiduría divina. Las personas perezosas carecen de sabiduría y siguen más bien la estupidez humana de pensar que sin hacer nada, las cosas llegarán solas. Tarde o temprano el perezoso pagará las consecuenicas de su tonta manera de pensar.
  5. La sabiduría en las “tormentas de la vida”. El v. 25 dice, ” Cuando lleguen las tormentas de la vida, arrasarán con los perversos; pero los justos tienen un cimiento eterno.” Éste y otros más hacen referencia a que la sabiduría nos da herramientas para resguardarnos de forma segura de las “tormentas de la vida” o “el torbellino” (BTX), que sin duda aparecerán en cualquier momento, y aquellas personas que carecen de sabiduría e instrucción divinas encontrarán mucho más difícil salir adelante y superarlas, que aquellos que han sido entrenados en la sabiduría de la Palabra de Dios. Tener fe no significa que nunca pasaremos tormentas en la vida, sino que tenemos las herramientas para que cuando se presenten, poderlas superar con éxito.
  6. La sabiduría y la forma de gastar el dinero. El v. 16 dice, “Las ganancias de los justos realzan sus vidas, pero la gente malvada derrocha su dinero en el pecado.”, ¡aún en la forma de gastar nuestro dinero reflejamos sabiduría o necedad! ¿Por qué hay tanto pecado alrededor? Porque la gente sigue pagando por él. La industria pornográfica es de las más redituables en el mundo, las empresas cigarreras siguen avanzando, el negocio del narcotráfico es un imperio económico mundial, y podríamos continuar con la lista. ¿Para qué usamos nuestro dinero? Pensemos en esto.

Conclusiones:

  1. No despreciemos la sabiduría contenida en la Palabra de Dios, hay tantos tesoros escondidos en ella. Si somos creyentes, esforzémonos por crecer en sabiduría y discernimiento, no llevemos un vida dirigida por emociones y sentimientos solamente. Un discípulo de Jesús que está dominado por sus emociones y no refleja sabiduría en sus decisiones está viviendo una contradicción muy fuerte.
  2. Pensemos en cada uno de los temas que trata el capítulo 11, ¿qué estamos reflejando en cada uno en nuestra vida personal? ¿Qiué refleja nuestra boca? ¿Qué dicen nuestras acciones? Hay mucho material para meditar aquí.

7 Responses to “Día 223”

  1. citlali gamboa dice:

    De joven discípula se usaba el termino “emocional”, pero manejarlo con sabiduría brinda salud y no se es una carga. Si los gobiernos escucharan a sus científicos encontrarían soluciones para evitar sufrimientos. Pro 11:9 ; Pro 11:14 . Un especialista en aves el sexenio pasado aseguro q México tenía seguridad alimentaria en el huevo y carne de pollo aún con la influenza aviar, entoncés lo subieron de precio y empezaron a importar. En lugar de apoyar y cuidar la producción mexicana. Gracias totales y saludos

  2. norma de la cruz dice:

    Muchas gracias!!! saber lo que significa la sabiduria es bueno, y él hecho de obtenerla sólo atravez de Dios me hace entender la seriedad y dedicación en mi relación con Dios.

  3. Ramón López B dice:

    Arturo, muchas gracias por este estudio. Me ayudó a retomar el camino hacia la verdadera sabiduría, la que proviene de Dios.
    Saludos.

  4. Ricardo Verde dice:

    Muchas gracias!!!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.