Día 204

SALMOS 12 – 17, 19 – 21.

Continuamos con los salmos atribuídos tradicionalmente al rey David, tal como lo afirman textos dentro de los títulos de cada salmo. Aprendamos algunas lecciones para nuestra vida de cada uno de ellos:

  1. Salmo 12. Desde el título nos podemos dar cuenta de la intención original del salmo. En este caso, dice, “Para el director del coro: salmo de David; acompáñese con instrumento de ocho cuerdas.” Ciertamente era un salmo que se esperaba que se cantara públicamente y se acompañara con música. El salmo parece ser una queja del autor contra la falsedad de la sociedad que lo rodeaba. Específicamente denuncia la mentira entre vecinos (v. 2) y el cinismo con que practicaban ése pecado, “«Mintamos todo lo que queramos —dicen—. Son nuestros los labios; ¿quién puede detenernos?».” (v. 4). Después compara las promesas verdaderas y puras de Dios contra las mentiras humanas, y asegura que Dios cuidará y protegerá a las personas que son víctimas de mentirosos y mal intencionados. La confianza de David era, “sabemos que protegerás a los oprimidos; los guardarás para siempre de esta generación mentirosa” (v. 7). A pesar de vivir rodeados de maldad y de gente mentirosa, Dios protege con su poder a los que confían en Él.
  2. El Salmo 13 presenta un lamento fuerte del autor hacia Dios, afirmando lo siguiente, ” ¿Hasta cuándo tendré que luchar con angustia en mi alma, con tristeza en mi corazón día tras día? ” (v. 2), y literalmente asegura que Dios se había olvidado de él. Todo el tono del salmo es muy triste, como de un hombre pasando un momento terrible, y aunque inicia con algunos posibles reclamos contra Dios, se pone en manos de Dios a la mitad del salmo y termina diciendo, “??5 Pero yo confío en tu amor inagotable; me alegraré porque me has rescatado. 6 Cantaré al SEÑOR porque él es bueno conmigo.” (v. 5- 6). ¿Qué estaba haciendo en el salmo? ¡Orando! Ésta plegaria es una muestra de el poder que tiene la oración para cambiar nuestra perspectiva cuando nos encontramos pasando por un mal momento. Si vamos con Dios y nos ponemos realmente en sus manos, no sin antes desahogarnos con él primero, después cambiará nuestra actitud y estaremos más agradecidos y llenos de fe acerca del final del asunto.
  3. El Salmo 14 nos pinta la imagen de los “necios” (v. 1) que dicen “No hay Dios” y la consecuencia inmediata de su incredulidad se reflejada en sus actos: “son corruptos y sus acciones son malas”. Es un hecho que un concepto bajo de Dios (ateísmo) se traduce en una vida sin valores morales altos y por lo tanto, llena de atropellos al prójimo y de insensibilidad hacia los demás. No es esto una descripción de todos los ateos, sin embargo, es interesante observar que en países que han sido ateos de forma oficial por años es donde curiosamente existen un gran número de denuncias del exterior sobre violaciones a los derechos humanos, crueldad, maltratos, etc. Por otro lado, el salmista nos muestra a un Dios que “mira desde los cielos a toda la raza humana; observa para ver si hay alguien realmente sabio, si alguien busca a Dios.” (v. 2), “miró desde los cielos sobre los hijos del hombre, Para ver si había algún entendido que buscara a ’Elohim.” (BTX), “contempla a los mortales, para ver si hay alguien que sea sensato y busque a Dios.” (NVI). Dios está activamente buscando en la tierra a personas que sinceramente tengan el deseo de buscarlo y conocerlo, nunca es indiferente a ellos.
  4. El Salmo 15 nos describe las características de aquellos que pueden adorar en el santuario de Dios, de los que pueden entrar a la presencia en el monte santo de Dios. Es decir, de aquellas personas con una relación con Dios. ¿Qué encontramos? a) “anda en integridad” (NVI), un estilo de vida de rectitud, no perfección, pero sí una tendencia hacia hacer lo recto y lo íntegro a los ojos de Dios. b) “los que dicen la verdad con corazón sincero”, personas que rechazan las mentiras para preferir la verdad siempre. c) “Los que no se prestan al chisme ni le hacen daño a su vecino, ni hablan mal de sus amigos.” Un estándar muy alto en cuanto a la forma de manejar las relaciones humanas. d) “Los que desprecian a los pecadores descarados y honran a quienes siguen fielmente al Señor … aunque salgan perjudicados” (v. 4). Se trata de tener una convicción fuerte contra el pecado y contra quienes promueven el pecado, pero a su vez apreciar a aquellos que han decidido honrar a Dios en sus vidas. Una nota de precaución aquí sería pensar en la visión del Nuevo Pacto para nosotros los cristianos con respecto a los pecadores: estamos llamados a tenerles compasión y buscar acercarlos a Dios. La promesa para quienes viven así, “Esa gente permanecerá firme para siempre.” (v. 5). Hay una recompensa para quienes se esfuerzan genuinamente por vivir este estilo de vida agradable a Dios en todo tiempo.
  5. El Salmo 16 nos muestra a un hombre que se alegra grandemente en tener una relación personal con Dios. Él le puede decir sinceramente a Dios, “¡Tú eres mi dueño! Todo lo bueno que tengo proviene de ti.” (v. 2). ¿Podemos decir lo mismo nosotros con corazón sincero? ¿Lo creemos en realidad? El v. 3 nos muestra un aprecio fuerte que tenía el autor por las personas de fe, “¡Los justos en la tierra son mis verdaderos héroes! ¡Ellos son mi deleite!” Las versiones NTV, BTX, NBLH, TLA, BJL y RVR95 traducen el versículo con la misma idea. Pero las versiones NVI y DHH-LA dicen “Poderosos son los sacerdotes paganos del país, según todos sus seguidores” (NVI), y “Los dioses del país son poderosos, según dicen los que en ellos se complacen.” (DHH-LA). ¡Una idea completamente diferente! Una evidencia de que la versiones no son inspiradas por Dios, pero la Biblia sí. Finalmente las versiones son trabajos humanos de traducción y es una buena disciplina comparar varias cuando estudiemos un texto específico para encontrar cualquier variante y la mejor idea posible. Un versículo importante es el v. 10, “porque tú no dejarás mi alma entre los muertos ni permitirás que tu santo se pudra en la tumba.”. Hch 2.27 y 13.35 mencionan este salmo como un anuncio profético sobre la crucifixión de Cristo. Así es como el Espíritu Santo guió a los apóstoles a comprender este pasaje. ¡Sin duda Dios tenía esa intención cuando inspiró al rey David a escribirlo!
  6. El Salmo 17 contiene el ruego que un hombre recto hace a Dios y el recuento que hace de su propio estilo de vida: “Presta oído a mi oración, porque proviene de labios sinceros… me has escudriñado y no encontraste ningún mal. Estoy decidido a no pecar con mis palabras. He seguido tus mandatos… no he vacilado en seguirte…” Podemos entender que el autor era un hombre sincero en su fe y que se esforzaba mucho por agradar a su Dios, aún cuidaba que las palabras que dijera no fueran pecaminosas. Si un hombre lucha por ser íntegro aún en sus palabras, con mucha más razón lo será en sus obras. Básicamente el autor apela a su rectitud para rogarle a Dios que se incline y escuche su oración. La verdad es que nosotros muchas veces no nos sentimos así, que podemos apelar a nuestra rectitud e integridad para “merecer” que Dios nos escuche. En realidad no merecemos nada de Él. Sin embargo, este salmo sí nos deja claro que el ser consistentes en un estilo de vida de rectitud tiene sus recompensas a largo plazo. Y la mayor recompensa creo que está mencionada en el v. 15, “Porque soy recto, te veré; cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho.”, “Pero yo, en verdad, quedaré satisfecho con mirarte cara a cara, ¡con verme ante ti cuando despierte!” (NVI). ¿Una posible referencia a la salvación y a la eternidad con Dios?  Sorprendentemente pasajes en el NT como 1 Jn 3.2 (“Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.”, NVI) y Ap 22.4 (“lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en la frente.”, NVI), nos muestran un panorama parecido. Posiblemente cuando se escribió el salmo sus lectores originales no lo comprendían así, pero es gracias a la revelación en el Nuevo Pacto que podemos ver un sentido más amplio en el texto, más completo y más relevante para nosotros hoy.
  7. El Salmo 19 constituye todo un himno a la grandeza de Dios, involucrando a los cielos y los astros (el sol) como evidencias de su gran poder y gloria. Encontramos también varias referencias al poder y la efectividad de la Palabra de Dios con sus mandatos y ordenanzas: “su mensaje se ha difundido por toda la tierra, y sus palabras por todo el mundo… Las enseñanzas del Señor son perfectas, reavivan el alma… son confiables, hacen sabio al hombre sencillo… son rectos, traen alegría al corazón… son claros, dan buena percepción para vivir… son verdaderas, cada una de ellas es imparcial. Son más deseables que el oro…” Había un gran aprecio por la Palabra de Dios en el autor sin duda, y también un ruego a Dios para que sus “pecados ocultos” no lo controlaran, “Entonces estaré libre de culpa y seré inocente de grandes pecados.” (v. 13). La práctica de “pequeños” pecados nos llevan a cometer “grandes pecados”.
  8. El Salmo 20 nos habla de la bendición de contar con una relación con Dios especialmente cuando hay “tiempos de dificultad” (v. 1). Según el autor, Dios tomará en cuenta “todas tus dádivas… tus ofrendas quemadas”. Una vida de devoción a Dios consistente no es indiferente al Señor cuando hay tiempos de necesidad. Y justo en esos momentos, cuando nuestro corazón anhela soluciones y éxito, “Que él conceda los deseos de tu corazón y haga que todos tus planes tengan éxito.” (v. 4). Y por supuesto, “Que gritemos de alegría cuando escuchemos de tu triunfo y levantemos una bandera de victoria en el nombre de nuestro Dios. Que el SEÑOR conteste a todas tus oraciones.” (v. 5). ¡Qué gran alegría es cuando Dios nos contesta enmedio de tiempos de dificultad y nos da respuestas! ¿No crees? ¿Lo has experimentado?
  9. En el Salmo 21 encontramos un rey que disfruta mucho su relación con Dios en todas las áreas de su vida, recibiendo bendición tras bendición y también la derrota de sus enemigos. Es el reflejo de un corazón agradecido porque sus oraciones han sido contestadas y porque ha sido levantado en victoria. Aún en los éxitos y logros, el salmista, posiblemente el rey David, fue humilde y agradecido con Dios por todo lo que recibía de Él.

Conclusiones:

  1. Varios de éstos salmos nos muestran que hay grandes recompensas y bendiciones para personas que deciden llevar un estilo de vida agradable a Dios a largo plazo y en forma consistente. Aquellos que solo quieren agradar a Dios por temporadas o por emoción definitivamente no verán los mismos resultados. El punto clave es la fidelidad a largo plazo. ¡Vale la pena!
  2. No olvidemos que la oración tiene mucho poder para cambiar también nuestra mentalidad. Podemos iniciar una oración de forma muy negativa, quejosa, amargada y más; pero si continuamos orando y somos más profundos en la oración, al final Dios transformará nuestra mente para terminar con una actitud de fe, confiada y agradecida. ¡Haz la prueba!
  3. Una persona que lleva una verdadera relación con Dios apreciará mucho a todos aquellos seres humanos que están en la misma lucha y no los menospreciará, al contrario, buscará su compañía y su amistad. Los cristianos tenemos la iglesia como ese medio donde podemos apreciar y valorar a los “héroes” en la fe que nos rodean (cada cristiano básicamente) y gozarnos en la compañía de los fieles. Si te llamas cristiano, ¿cuál es tu actitud hacia la iglesia? ¿Criticarla? ¿Menospreciarla? ¿O valorar tanto la compañía de los fieles?
  4. En tiempos de dificultad, Dios aprecia mucho nuestra fidelidad a largo plazo, no es indiferente a nuestro sufrimiento y siempre proveerá la salida para encontrar la victoria. ¡Vale la pena ser fieles! Tarde o temprano veremos los frutos  y los resultados.

6 Responses to “Día 204”

  1. blanca martinez dice:

    Gracias Arturo que bonito y animante son los salmos nos anima meditarlos y hirlos practicando cada palabra gracias por tu amor y tu fidelidad y por hacernos reflexionar que de vemos buscar mas a DIOS en oracion ahi es donde se gana la victorias.

  2. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo!! yo he experimentado en carne propia la fidelidad de Dios y eso ha traído mucha esperanza a mi corazón. Gracias por tu servicio.

  3. Ana Veronica Serrano dice:

    Gracias Arturo por ayudarnos a crecer en nuestra relacion con Dios, estaba observando que al margen de los salmos sale la palabra selah es un nombre? el que trascribio el salmo ?

  4. Filiberto Sosa dice:

    Gracias Arturo, efectivamente he podido comprobar que en cuanto más tiempo oremos, nuestro corazón se va ablandando más hasta el punto en que profundizamos mejor, y sentimos esa conexion verdadera con Dios, por eso es tan importante no orar a las prisas, pues eso no nos servirá de mucho. Gracias por este estudio!

  5. De la P. Ez. dice:

    Gracias. Un abrazo y Dios les siga bendiciendo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.