Día 187

2 SAMUEL 5, 1 CRÓNICAS 11.1-9, 12.23-40, 13.1-5.

Después de que los oponentes potenciales de David habían desaparecido de escena (tanto Abner como Is-boset, por circunstancias trágicas, no por la mano de David), el v. 1 del capítulo 5 nos describe la reacción del pueblo de Israel para con David: “Luego todas las tribus de Israel fueron a David en Hebrón….” Y ahí hicieron un pacto con David. Ellos reconocían que antes, cuando Saúl era rey, finalmente era David quien los dirigía en batalla (v. 2) y también estaban conscientes de que Dios le había prometido el reino a David. El v. 4 registra la edad de David al iniciar su reinado sobre todo Israel: 30 años, así como el tiempo que duró su reinado total: 40 años (7 años y 6 meses en Hebrón y 33 años sobre todo Israel y Judá desde Jerusalén, v. 5).

Los versículos 6 al 9 describen la toma de Jerusalén por parte de David y sus hombres. Varios comentarios importantes al respecto son:

  1. ¿Qué había pasado con esta ciudad? De acuerdo con la Biblia de Estudio Arqueológica, la ciudad fue ocuipada durante el tercer milenio a.C. y fue una ciudad real durante el tiempo de Abraham. Cuando sucedió la conquista de la Tierra Prometida, tanto Judá como Benjamín habían atacado la ciudad pero al final la recuperaron los jebuseos (Josue 15.63) y también fue conocida con el nombre de Jebus. Así que para tiempos del rey David, Jerusalén era territorio pagano.
  2. La actitud burlona de los jebuseos (v. 6). Le dijeron a David, “«¡Jamás entrarás aquí! ¡Hasta los ciegos y los cojos pueden impedir que ingreses!». Pues los jebuseos pensaban que estaban a salvo.” El Commentary on the Old Testament, de Hendrickson Publishers, menciona que los habitantes de Jerusalén se sentían muy confiados porque la ciudad estaba ubicada en una montaña rodeada de valles profondos en sus costados, así que de forma sarcástica expresaron que para detener a David bastaría con ubicar a los ciegos y cojos en su camino y listo. Sin embargo David tomó la ciudad.
  3. La frase que dijo David en el v. 8,  “Odio a esos jebuseos “ciegos” y “cojos”.”, de acuerdo con la Biblia de Estudio Apologética, no significaba que en realidad David despreciara a los discapacitados, ya que en el caso del hijo de Jonatán (Mefiboset), veremos más adelante el trato humanitario que le dió. Más bien era una respuesta sarcástica a lo que los jebuseos habían dicho sobre su ataque. Sus palabras con el tiempo se interpretaron como un dicho, “«Ni el ciego ni el cojo pueden entrar en la casa»”.

Los versículos 10 al 12 describen cómo el poder de David se iba acrecentando. Pero es importante notar la razón, “porque el SEÑOR Dios de los Ejércitos Celestiales estaba con él.” (v. 10). La fuente del poder de David no era su gran capacidad táctica para la guerra o su carisma impresionante que atraía multitudes o su físico imponente. Era simplemente su relación con Dios. Por algo escribió en el Salmo 59.9 (DHH-LA), “9 (10)En ti estaré protegido, Dios mío, pues tú eres mi fortaleza y protección.”

Otro detalle importante está en el v. 12, que asegura que cuando Hiram, rey de Tiro, envió mensajeros a David con madera y carpinteros para que le construyeran un palacio, es ahí cuando “se dio cuenta de que el SEÑOR lo había confirmado como rey de Israel y que había bendecido su reino por amor a su pueblo Israel.” ¿Por qué hasta ese momento? La Biblia de Estudio Arqueológica nos ayuda nuevamente comentando que al recibir tal regalo y mensajeros de otro rey, era el primer reconocimiento internacional que recibía de su reinado. Y también el palacio era muy importante para los reyes del Cercano Oriente ya que simbolizaba su poder y su reinado. Así, Dios estaba trabajando a través del rey de Tiro para confirmar a David no solo dentro de Israel, sino también hacia afuera, con las demás naciones.

Los versículos 13 al 16 se enfocan ahora en la familia de David. La Biblia dice que “tomó más concubinas y esposas, y ellas tuvieron más hijos e hijas.” (v. 13). Parece que David continuó con su conducta de tener muchas mujeres y muchos hijos. Su hijo Salomón continuaría con el ejemplo de su padre más adelante. Recordemos que el hecho que David haya incurrido en estas conductas no significa automáticamente que era agradable a Dios, simplemente está registrado el hecho histórico.

Finalmente, el resto del capítulo (v. 17 – 25), narra los ataques de los filisteos ahora que ya se habían enterado de que David había sido ungido como rey para Israel y Judá. Ante los ataques, podemos ver la actitud de humildad de David ante Dios al ir a consultarlo no solo una sino dos veces (v. 19, 23). Era una costumbre en David buscar a Dios y consultarlo sobre asuntos difíciles para tomar decisiones. Y lo más sorprendente es la respuesta que Dios le dio la segunda ocasión, “Cuando oigas un sonido como de pies que marchan en las copas de los álamos, ¡mantente alerta! Esa será la señal de que el SEÑOR va delante de ti para herir de muerte al ejército filisteo” (v. 24). ¡Qué privilegiado era David! Dios peleaba sus batallas junto a él y le daba la victoria, ¡y David podía escuchar incluso señales de esa ayuda divina! ¿No sería increíble experimentar algo parecido en nuestros días? Seguramente.

No olvides leer los pasajes indicados del libro de Crónicas, que te darán un panorama más completo de ciertos relatos contenidos en el capítulo 5 de 2 Samuel.

Conclusiones:

  1. Siempre que localizemos un pasaje controvertido que nos puede llevar a conclusiones erróneas, no olvidemos buscar pasajes paralelos que nos proporcionen más claridad con respecto al punto. Sin los pasajes de apoyo en el caso de Mefiboset, pudiéramos concluir fácilmente que David aborrecía a los discapacitados y nos preguntaríamos cómo alguien conforme al corazón de Dios podría comportarse de esa manera.
  2. Asegurémonos como creyentes que la fuente de nuestro poder y nuestra seguridad siempre sea nuestra relación con Dios y no nuestros talentos, habilidades, apariencia física o inteligencia. Que como con David, nuestra fortaleza siempre sea Dios y nadie más.
  3. Hagamos una costumbre en nuestra vida el consultar a Dios siempre y especialmente en decisiones difíciles que debemos tomar. No nos aventuremos a decidir rumbos en las diferentes áreas de nuestra vida sin una buena dieta de oración, probablemente ayuno y estudio bíblico al respecto. Decisiones importantes en la vida cristiana siempre deben estar respaldadas con esas disciplinas espirituales.

6 Responses to “Día 187”

  1. Adriana Casas dice:

    Gracias Arturo, realmente tener a Dios en nuestra vida, es un privilegio que debemos cuidar y valorar.

  2. victor dice:

    Gracias Arturo por que me recuerdas poner siempre a DIOS al frente de cualquier decision en mi vida y ver las cosas siempre de manera espiritual. Saludos

  3. Noilyn Marín Vargas dice:

    Muchas gracias, le agradezco mucho su ayuda en este proceso de aprendizaje sobre la Biblia.

  4. Samanta dice:

    Aunque en repetidas ocasiones se mencioan que no está bien que haya tenido tantas esposas, en la biblia no se refleja que Dios le haya llamado la atención a David por ello. Es más todo lo contrario, ya que le contestaba en sus oraciones ya que David seguía dependiendo de Él y Dios le daba la victoria, a pesar de su pecado por estar casado con tantas mujeres ……..

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.