Día 238

1 REYES 17.1 – 20.43.

Justo en el entorno de los reyes de Israel y de Judá encontramos el surgimiento de los grandes profetas de Dios enviados para advertir a su pueblo, instruirlo y llamarlo a que se volviera a Él. Después del gran profeta Natán de tiempos del rey David, encontramos ahora a Elías, uno de los más grandes profetas. ¿Qué sabemos de Elías en realidad? De acuerdo con la International Standar Bible Encyclopedia (ISBE), de Wm. B. Eerdmans Publishing Co., aunque el nombre y la memoria de Elías han trascendido al tiempo, se sabe muy poco de él:

  1. Era de Tisbé en Galaad (1 R 17.1), mencionado también en el deuterocanónico Tobit 1.2.
  2. Los lugares que frecuentaba estaban fuera de las ciudades y su ropa característica era un manto (1 R 19.13, 9; 2 R 2.8, 13). El manto era de piel y tenía un cinturón de cuero atado a la cintura (2 R 1.8). Después esta indumentaria sería reconocida como la vestimenta tradicional de un profeta (Zac 13.4, Mt 3.4).
  3. No se sabe nada de sus características físicas, aunque se cree que ya debió haber estado entrado en años cuando inició su ministerio profético.

El arranque de su trabajo profético se da cuando Dios le ordenó ir con Acab y anunciarle que no habría lluvia sobre Israel hasta que Dios mismo diera la orden (1 R 17.1-7). ¿Por qué razón Dios lo mandaría a hacer algo así? Recordemos que Israel se encontraba en cuanto a su relación con Dios en una crisis grave. Los reyes anteriores a Acab y el mismo Acab habían introducido la idolatría a Israel y habían fomentado la fusión de la cultura de Israel con la cultura de los pueblos cananeos que quedaban en la tierra. Además, su esposa Jezabel era gran devota de Baal y su consorte Astarté. Así que había una guerra ideológica y religiosa entre el culto al verdadero Dios y el culto a los falsos dioses paganos. Bajo ese contexto surge la figura de Elías, enviada por Dios para advertir a Israel del grave pecado que estaban cometiendo y de alguna manera llamarlos a volver al camino correcto. Dios no envió a Elías para castigar a Israel, sino para ayudarlo a que se arrepintiera y darle una oportunidad más.

Otro aspecto importante de la vida de Elías es que su ministerio estuvo marcado desde el inicio por una fuerte actividad milagrosa. Tan solo en estos capítulos encontramos lo siguiente:

  1. Elías siendo alimentado por cuervos que Dios mandaba con comida para él (1 R 17.2-7).
  2. La multiplicación milagrosa de harina y aceite de oliva en la casa de la viuda que atendió a Elías (1 R 17.8-16).
  3. El milagro más grande que encontramos en la Biblia, ¡la resurrección! En este caso, del hijo de la viuda que enfermó (1 R 17.17-24). Elías clamó a Dios para que lo resucitara y Dios le respondió después de una oración muy profunda y larga que hiciera Elías, tendiéndose sobre el niño 3 veces y orando, y a la tercera vez el niño resucitó.
  4. El fuego del cielo que cayó para quemar el holocausto ofrecido por Elías y el agua que lo rodeaba (1 R 18.36-38).
  5. La oración para generar un aguacero (1 R 18.41-45).
  6. Las fuerzas extraordinarias que recibió Elías para correr y alcanzar el carro del rey Acab y llegar antes que él (1 R 18.46).
  7. Elías siendo alimentado por ángeles mientras huía de Jezabel (1 R 19.3-8).
  8. El encuentro de Elías con Dios mismo en la cueva (1 R 19.9-18).

Es importante recordar que desde tiempos de Moisés y Josué ya no eran comunes los milagros en Israel. Es hasta el ministerio profético de Elías que comenzaremos a ver toda una oleada de milagros en cada capítulo que trata con su vida, al igual que con su discípulo Eliseo. A veces las personas creen que la Biblia está llena de milagros, pero no es cierto, los milagros se encuentran en la Biblia especialmente en 3 etapas específicas: a) el Éxodo, b) los profetas, c) Jesús. ¿Y por qué razón Dios permitía que ciertos personajes bíblicos hicieran milagros? Las palabras de la viuda en 1 Reyes 17.24 después de que Dios resucitó a su hijo a través de la intercesión de Elías resumen perfectamente el propósito de Dios para los milagros en la Biblia: “—Ahora estoy convencida de que usted es un hombre de Dios y que de verdad el SEÑOR habla por medio de usted.” Así que hay 2 conclusiones que podemos generar con respecto a los milagros y la Biblia: a) servían para confirmar al mensaje y al mensajero que venían realmente de Dios, b) no había nada imposible para Dios, cuando Él generaba milagros, se podía esperar lo que fuera, ¡hasta muertos resucitados!, que siempre será el milagro más grande que pueda existir.

Algunos aspectos prácticos acerca del ministerio de Elías contenido en estos capítulos son los siguientes:

  1. La demostración de la supremacía de Dios por encima de las divinidades paganas (1 Reyes 18.1-40). Ante la falta de lluvia y siendo Israel una sociedad que dependía completamente de la agricultura para su subsistencia, el rey Acab buscó de alguna forma alimento para los animales reales. Y es entonces cuando aparece Elías, quien confronta a Acab con su idolatría que había desviado a Israel y le propone algo: que juntara a los 450 profetas de Baal que existían y los convocara en el monte Carmelo. Cuando Elías estuvo frente a ellos y con todo el pueblo reunido, pronunció las palabras que han trascendido generaciones: ” «¿Hasta cuándo seguirán indecisos, titubeando entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, ¡síganlo! Pero si Baal es el verdadero Dios, ¡entonces síganlo a él!»” (1 R 18.21). Después puso en ridículo a los 450 profetas de Baal quienes conforme a sus rituales paganos, danzaban y se cortaban con cuchillos todo el cuerpo, ¡por horas!, sin ningún resultado. El The New American Commentary: 1, 2 Kings, de Broadman & Holman Publishers, nos da un poco de contexto sobre esta confrontación entre profetas, ya que nos dice que es probable que los Baales que los israelitas adoraban y que tenían un origen cananeo y fenicio eran divinidades de la tormenta, es decir, ellos creían que dichos dioses eran los generadores de las lluvias. Elías les demostró en este pasaje que Dios el Señor es el único que hace llover y que permite que la tierra sea fructífera, no las deidades paganas inútiles. La demostración de esta supremacía de Dios fue espectacular, con fuego descendiendo del cielo y consumiendo todo lo que Elías había ofrecido en el altar, después de una gran oración: ” ¡Oh SEÑOR, respóndeme! Respóndeme para que este pueblo sepa que tú, oh SEÑOR, eres Dios y que tú los has hecho volver a ti».” (1 R 17.37). Dios derramó su poder delante de los idólatras israelitas y su rey para darles una oportunidad más de reconocer que Él era el verdadero Dios y de ayudarlos a volverse a Él. ¡No los quería destruir por su pecado! Más bien intentaba salvarlos una vez más.
  2. La perseverancia en la oración. 1 Reyes 18.41-46 nos habla del tiempo de oración largo y profundo que Elías pasó en la cumbre del monte Carmelo rogando a Dios que hiciera llover. Fue hasta la séptima vez que mandó a su ayudante a revisar el cielo para ver si había nubes que entonces encontró la evidencia de que la tormenta se acercaba, y llovió un fuerte aguacero. Este episodio trascendió hasta el Nuevo Testamento en Santiago 5.17–18 (NVI), que dice, “17 Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio. 18 Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos.”
  3. La realidad de las debilidades humanas. Tal como Santiago 5.17 dice, Elías “era un hombre con debilidades como las nuestras”, y el episodio narrado en 1 Reyes 19.1-8 nos demuestra esto con toda claridad. A pesar de la valentía demostrada por Elías previamente en el enfrentamiento con Acab y sus 450 profetas de Baal, después encontramos un Elías que se acobardó ante las amenazas de muerte de la pagana Jezabel y literalmente huyó a esconderse de ella. Durante su viaje de huída sin rumbo fijo, pasó por diferentes estapas: a) se llenó de pánico y huyó, b) dejó a su sirviente en Beerseba y siguió solo, c) pidió a Dios morirse en el desierto, d) quería estar dormido todo el tiempo, e) se sintió como él era el único que estaba sufriendo y que nadie lo comprendía. Pensando en estos síntomas, podríamos decir que Elías estaba pasando por un cuadro depresivo intenso, como cualquiera de nosotros tal vez lo ha pasado alguna vez en su vida: deseos de huír de una situación, deseos de estar dormido todo el tiempo, deseos de morirse, deseos de estar solo, etc. Elías perdió su confianza en Dios en esos momentos y se entregó al miedo.
  4. La realidad de quién es Dios (1 Reyes 19.9-18). Cuando Dios se presentó a Elías, no estuvo en el “viento fuerte e impetuoso” ni en el terremoto ni en el incendio. Más bien Dios se encontró en el “suave susurro” o en el “susurro apacible y delicado” (BTX) o en el “ruido delicado del silencio” (TLA). ¿Por qué Dios se presentó de esta manera? Tal vez para ayudar a cambiar la visión personal que tenía Elías de Dios mismo. Elías se presenta ante Dios como un profeta que había fracasado en la misión que Dios le había encomendado (1 R 19.14) y que además era el único que quedaba. Tenía una mentalidad de culpa y de fracaso. Dios le enseñó a Elías que Él no quería ser un Dios para Elías de juicio y castigo (posibles imágenes que transmitía el concepto del terremoto, el viento fuerte y el incendio); sino un Dios que daba paz y confianza. ¡Una lección tremenda para Elías! Dios estaba reinventando la mentalidad de Elías y de esa manera le estaba ayudando a vencer sus miedos y sus inseguridades para salir adelante. Si te interesa profundizar más en el episodio de la cueva, puedes dar click al estudio “Cuando un Líder se Reinventa“.
  5. El amor de Dios por Israel (1 Reyes 20). A pesar de todas las maldades de Israel y de su rey Acab, Dios nos muestra en el capítulo 20 de 1 Reyes que Él estaba dispuesto a salvar a su pueblo. Ante la amenaza de reyes extranjeros de una invasión y completa derrota de Samaria, Dios mandó a un profeta para darle un mensaje, ““¿Ves todas esas fuerzas enemigas? Hoy las entregaré en tus manos. Así sabrás que yo soy el SEÑOR”.” (1 R 20.13). Y dos veces ayudó a Israel a vencer a los hombres de Ben-Adad, rey de Aram. ¿Por qué los quiso ayudar si habían decidido vivir como enemigos del Señor? La única explicación posible es que fue por amor, porque no querían que se perdieran, porque estaba luchando por ayudarles a creer de nuevo y volverse a Él. Tristemente, Acab no entendió el mensaje y terminó desobedeciendo las instrucciones que Dios le mandó con el profeta y al final Dios dictó sentencia contra él y contra Israel en 1º Reyes 20.42, “—Esto dice el Señor: “Por haberle perdonado la vida al hombre que yo dije que había que destruir ahora tú morirás en su lugar, y tu pueblo morirá en lugar de su pueblo”.”

Conclusiones:

  1. Tengamos cuidado con los aparentes milagros modernos que afirman brindar las iglesias pertenecientes al movimiento carismático. Comprendamos que bíblicamente hablando, cualquier milagro podía pasar incluyendo resurrecciones, y tanto el AT como el NT dan testimonio de ello. Dios determinó que los milagros aparecerían en tiempos específicos en la historia de su pueblo y con un propósito específico, y cuando aparecían, ¡eran impresionantes! No nos dejemos deslumbrar por los supuestos milagros carismáticos donde además para poder tener acceso a ellos, hay que pagar la cuota de entrada al espectáculo de los sanadores evangélicos modernos. Si te interesa profundizar en el tema, escucha la clase llamada “El Movimiento Carismático“.
  2. En nuestra vida como creyentes debemos tomar a diario una decisión muy importante: si vamos a vivir indecisos y titubeantes en nuestra fe dudando si servimos o no a Dios de corazón, o si vamos a comprometernos a seguir al Señor al 100% y sin excusas. El llamado a una decisión de parte de Elías debe seguir resonando en los corazones de todos los que decimos creer en Dios.
  3. Perseveremos en las oraciones. Comprendamos que no hay salidas fáciles, toda respuesta de Dios requiere un esfuerzo de nuestra parte en oración y tal vez ayuno para mover su voluntad hacia lo que estamos clamando. Sin embargo, la buena noticia es que hombres como nosotros, llenos de debilidades al igual que Elías, pero fervorosos, pueden ver grandes respuestas de Dios.
  4. Estemos conscientes de nuestras debilidades, son reales y pueden obstaculizar nuestro caminar de fe en algún momento. No lo permitamos, dependiendo todo el tiempo de Dios y aprendiendo a confiar en Él.
  5. En las crisis es cuando se revela cuál es nuestra visión personal de quién es Dios. Ten por seguro que si tu visión de Dios es incorrecta, Él se encargará de ayudarte a corregirla a través de las pruebas y dificultades, para que refines tu propia fe y la perfecciones. Así le sucedió a Elías y así nos sucederá también a nosotros. Al final, Dios siempre estará en el “ruido delicado del silencio”. ¿Lo has buscado ahí?

8 Responses to “Día 238”

  1. blanca martinez dice:

    QUE HERMOSO DEVOCIONAL ESTO ME ALIMENTO MUCHO PARA SEGUIR ADELANTE EL VIERNES ESTUVEVEN UNA CRISIS MUY MAL HABECES EL DIABLO NOS JUEGA JUGARRETAS Y UNO PEDE CAER EN LA TRAMPA PERO GRACIAAS A DIOS QUE EL ME HAYUUDO PERDI POR UN INSTANTE LA RAZON NO SE QUE ME PASO PERO CAI EN SHOW PERO DESPUES DIOS ME HAYUDO A DEJAR DE PENSAR EN TONTERIAS YO SE QUE EL TIENE UN PLAN PARA MI Y MI FAMILIA.

  2. De la P. Ez. dice:

    Gracias. Ahora voy al estudio de referencia. Necesito reinventarme. Saludos.

  3. Citlali Gamboa dice:

    Dios utilizó Profetas, Elías impactaba x sus milagros, enseña a distinguir el PODER D DIOS Y NO PARA TENERLE MIEDO SINO CONFIANZA única e individual, hoy quieren convencer d la existencia d Dios c cosas triviales o exponiendo “milagros” en sus vidas pero afecta la imagen d Dios, hoy no hay profetas d Dios, entiendo, personas pueden servir y/o enseñar. La clase d movimiento carismático, muy completa, contundente respecto a las emociones q se buscan para sentir a Dios, personalmente recordare q Dios pudo hacer milagros para enfermos, miembros d IICMAR. Así como el milagro lo da para un creyente con o sin denominación. También q la última palabra de Dios es LA BIBLIA para aprender a confiar en él. Felicidades x conocer Israel, gracias totales y saludos.

  4. Adriana Casas dice:

    Este estudio ayudó mucho a nutrir mi Fe. MIL GRACIAS!!!

  5. Erika Pèrez dice:

    Gracias Arturo.. Es maravilloso recordar el Dios tan grande y poderoso que tenemos…..

  6. Lulu tovar dice:

    Que hermoso devociónal me ayuda de gran manera mil gracias Arturo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.