Día 141

JOSUÉ 3 – 4.

Después del reporte de los 2 espías que Josué había mandado a Jericó, estos 2 capítulos que estudiaremos hoy se enfocan en el momento en que todo el pueblo de Israel finalmente cruzó el río Jordán para comenzar a tomar posesión de la Tierra Prometida. Sin duda fue un momento histórico donde las promesas de Dios que durante 40 años estuvieron recibiendo por fin se comenzaban a hacer realidad.Dios siempre estuvo en control de los primeros pasos de Israel hacia la Tierra Prometida (3.2-8, 4.1-7). Aunque a inicios del capítulo 3 aparece Josué dando instrucciones importantes a Israel sobre cómo deberían avanzar y cruzar, en realidad no era él quien estaba decidiendo eso, sino que Dios mismo le había dado previamente esa información, como dice el v. 15, “El SEÑOR le había dicho a Josué:” refiriéndose a instrucciones previas que Dios le había dado a él para que Israel las obedeciera. Para Dios este era un momento muy importante.

Uno de los eventos más importantes del libro de Josué es el milagro de separar las aguas del río Jordán para que Israel cruzara por tierra seca (3.9-17). Hay varios aspectos relevantes sobre esto:

  1. El significado teológico del evento. El v. 11 dice “Hoy sabrán que el Dios viviente está entre ustedes. Sin lugar a dudas, él expulsará a los cananeos, a los hititas, a los heveos, a los ferezeos, a los gergeseos, a los amorreos y a los jebuseos de delante de ustedes.” Dios ya sabía lo que iba a hacer con el agua del Jordán. Para Él, ese milagro no serviría solo para que Israel cruzara, sino para que les quedara claro tanto a Israel pero también a los pueblos paganos de la zona que solo Él era el verdadero Dios. De acuerdo con la Biblia de Estudio Arqueológica, el dios de los cananeos era Baal (considerado el rey de los dioses porque había triunfado sobre el rey del mar). Así que al dominar las aguas del Jordán como estaba a punto de hacerlo, Dios estaba demostrando que Él estaba por encima de Baal. Por otro lado, quien primero cruzó el río fueron los sacerdotes cargando el Arca del Pacto (3.11), es decir, ¡Dios mismo! (porque la presencia de Dios estaba conectada con el Arca). ¿Por qué Dios haría esto? No fue así en el caso de Moisés y el Mar Rojo, ya que en aquella ocasión con unos movimientos del bastón de Moisés se abrieron las aguas (Ex 14.16). Nuevamente la Biblia de Estudio Arqueológica nos informa que en el antiguo Cercano Oriente era común que para obtener el veredicto judicial de los dioses, se obligaba al acusado a librar una lucha con el agua. El asunto aquí, para las culturas locales de Canáan, era si Dios tenía el derecho legítimo de tomar posesión de sus tierras. Si el acusado se ahogaba, significaba que era culpable. Si no, era inocente. En este caso, Dios mismo entró en el río Jordán, peleó con las aguas, se quedó hasta que cruzó todo su pueblo y venció. No fue Israel quien se ganó el derecho a la Tierra Prometida, fué Dios ya que él abrió el camino y se mantuvo ahí (simbólicamente a través del Arca) mientras todo el pueblo cruzaba. Así, para todos los pueblos paganos que escucharan esta hazaña, les quedaría claro que Dios se había ganado el derecho de poseer el territorio. ¡La forma en que Dios hace las cosas tiene significados más profundos de lo que nosotros llegamos a pensar!
  2. Los detalles gráficos del evento (3.15-17). Estos versículos proporcionan información muy detallada sobre cómo se dió el milagro: a) “Era la temporada de cosecha, y el Jordán desbordaba su cauce.” Es decir, esto pasó en los meses de abril o mayo (primavera) y era la época en que el Jordán inundaba las tierras por causa de las lluvias. b) El agua que venía de río arriba se amontonó a gran distancia del lugar (hasta una ciudad llamada Adán, ahora llamada Tell ed-Damiyeh, aprox. a 26 km al norte del punto donde cruzaron) mientras que el resto siguió su camino al mar Muerto y desembocó ahí. Dicen las diferentes traducciones, “se fueron elevando como en un embalse” (BTX), “formaron un muro que se veía a la distancia” (NVI), “formaron un solo bloque a gran distancia” (BJL). ¿Cómo explicar esto? ¿Es científicamente posible? Bueno, si entendemos que se trató de un milagro, posiblemente no encontraremos una explicación científica completa. Sin embargo, la historia registra que el río Jordán ha sufrido varios bloqueos de su flujo de agua por terremotos justo a la altura de esa ciudad (Adán), formando una especie de represa. El evento más reciente fue en 1927, donde por el terremoto que sucedió, se derrumbó un terrapén de 46 m. de alto bloqueando completamente el agua durante 21 horas (de acuerdo también con la Biblia de Estudio Arqueológica). Otras fechas donde han ocurrido eventos similares han sido 1906, 1834, 1546, 1267 y 1160 d.C. Tal vez Dios utilizó un terremoto para detener de esa manera las aguas del Jordán y otro para liberarlas.
  3. La necesidad de dejar una memoria del evento para las generaciones futuras (todo el capítulo 4). Dios ordenó a Josué que doce hombres (uno por cada tribu) armaran un una especie de monumento con una piedra cada uno, para conmemorar ese histórico momento. ¿La razón?  “??6 Las usaremos para levantar un monumento conmemorativo. En el futuro, sus hijos les preguntarán: “¿Qué significan estas piedras?”. 7 Y ustedes podrán decirles: “Nos recuerdan que el río Jordán dejó de fluir cuando el arca del pacto del SEÑOR cruzó por allí”. Esas piedras quedarán como un recordatorio en el pueblo de Israel para siempre».” (v. 6 -7). Y también, “Lo hizo para que todas las naciones de la tierra supieran que la mano del SEÑOR es poderosa, y para que ustedes temieran al SEÑOR su Dios para siempre».” (v. 24). Recordemos que esta generación nueva de israelitas no habían presenciado (muchos de ellos) el milagro de las aguas del Mar Rojo, este evento quedaría guardado en su memoria para siempre. Dios tenía una doble intención entonces con este monumento conmemorativo: a) que su pueblo le temiera y reconociera lo que Él había hecho por ellos, b) que las naciones paganas de la tierra entendieran cuánto poder tenía Dios. Cuando Dios hace grandes cosas en nuestra vida no solamente las hace pensando en nuestro beneficio, sino también en la gloria y alabanza que le darán aquellos que no lo conocen aún. Con una sola bendición Él puede tocar muchos corazones a la vez sin que nosotros nos demos cuenta. Por eso debemos apreciar todo lo bueno que Dios nos da y darle la gloria que merece delante de los hombres, porque nunca sabemos cómo Él va a trabajar a través de nuestras bendiciones para que otras personas puedan conocerlo.
  4. La forma como levantó el liderazgo de Josué (3.7, 4.14). Antes de que Dios le revelara más detalles a Josué de qué pensaba hacer ese día, le dijo, “«A partir de hoy, empezaré a convertirte en un gran líder a los ojos de todos los israelitas. Sabrán que yo estoy contigo, tal como estuve con Moisés.” (3.7). Y después de haber llevado a cabo el milagro y todo lo que pasó, dice el 4.14, “Ese día, el SEÑOR convirtió a Josué en un gran líder a los ojos de todos los israelitas, quienes, por el resto de su vida, lo respetaron tanto como habían respetado a Moisés.” Otra de las formas en que Dios trabajó en el corazón de los israelitas a través del milagro del río Jordán fue en levantar el respeto y la admiración de todo el pueblo hacia Josué, su nuevo líder designado por Dios. ¿Cuál fue la actitud de Josué durante este episodio? a) Josué obedeció todo lo que Dios le pidió, al pie de la letra, no se desvió en nada, y todo el pueblo vio en él esa congruencia. b) Josué creyó en las palabras de Dios, tuvo fe en Él, no mandó al pueblo a cruzar el río pero dudando y temeroso de qué pasaría. El pueblo notó eso también. c) Josué le dio la gloria a Dios en todo momento, nunca se atribuyó a sí mismo el crédito de nada de lo que estaba pasando. Esta victoria sería una prueba para el corazón de Josué, ya que pudo haber reaccionado de forma orgullosa y no reconocer el poder de Dios (como le pasó a tantos reyes posteriores de Israel). El pueblo notó eso también. Podemos entender entonces cómo el pueblo decidió respetar a Josué tanto como a Moisés, básicamente vieron el mismo corazón de Moisés en Josué.

 

Aquí tenemos un mapa de la futura batalla de Jericó pero que contiene una referencia al punto exacto donde las aguas del Jordán se detuvieron (en el pueblo de “Adam” con la leyenda “Waters of Jordan Stopped”, al norte del punto de cruze), contenido en el sistema Logos 5 de Logos Bible Software.

Mapa Batalla de Jericó

Conclusiones:

  1. Cuando Dios hace grandes cosas en nuestra vida o a nuestro alrededor, entendamos que puede haber múltiples propósitos con dichas bendiciones derramadas. Otras personas serán tocadas en su corazón, otros meditarán en sus vidas también, otros tendrán deseos de conocer a ese Dios. ¡No menospreciemos ninguna de las bendiciones que recibimos de Dios! Porque solo Él sabe cómo piensa utilizarlas.
  2. Dios quiere que recordemos todas sus hazañas y victorias. Así como le pedía a Israel continuamente que erigiera monumentos o altares para recordar tal o cual evento, así también para nosotros sería una gran idea recordar los grandes hechos de Dios en nuestras vidas, para mantenernos agradecidos con Él.
  3. El liderazgo en el pueblo de Dios es levantado por Dios a los ojos de las personas no por medios mundanos, como influencias, compadrazgos, favores o autoritarismo. El plan de Dios es que un líder en su pueblo (con cualquier nivel de responsabilidad) se gane el respeto de los creyentes a través de su obediencia a las Escrituras, de la fe que muestra en palabras y hechos, y de la reverencia que le muestre a Dios, nunca quitándole la gloria para adjudicársela a sí mismo (no frases como “-Yo hice esto… yo logré aquello… mis convicciones han generado esto…yo… yo… yo…”). A veces cristianos que aspiran a funciones de liderazgo o incluso aquellos que ya lo ejercen no alcanzan a comprender que el respeto en la iglesia se gana de esta manera y se frustran porque no lo logran, pero así es el plan de Dios para un liderazgo espiritual exitoso.

8 Responses to “Día 141”

  1. ENRIQUE GAM dice:

    MUCHAS GRACIAS ARTURO POR TU ESFUERZO EN ESTE PROYECTO Y POR COMPARTIRNOS TUS PRUEBAS DE FE. ME ANIMAN Y ME HACEN CONFIAR MAS EN DIOS. QUE A EL SEA TODA LA GLORIA!

  2. cristina pineda roa dice:

    gracias, se aprende mucho

  3. Adriana Casas dice:

    Gracias por ayudarnos a meditar en su Palabra!!!

  4. Monica Loaeza dice:

    No había yo pensado que el hecho de ir por delante el Arca significaba que Dios mismo dirigía a Su pueblo. ¡Qué especial entonces fue también que Dios se mantuviera en medio del cauce del Jordán hasta que todos sus hijos pasaron! Yo no lo entendí hasta hoy pero ellos sí y seguramente se les grabó en el corazón, como se ha quedado en mí gracias a tu explicación.
    La idea de conmemorar o hacer algo para recordar continuamente sus bendiciones me parece muy buena… Tal vez hacer unos cuadros pequeños que se puedan enmarcar y se cuelguen para leerlos continuamente y recordar sus bendiciones, o una cena o algo que nos alegre y permita recordarlo y aún compartirlo para animar a nuestros discípulos y charlas ¡gracias, Arturo, por la enseñanza!

  5. Samanta dice:

    1. Curioso que se llame Adán o Adam (en versión Dios Habla Hoy), como el primer hombre…
    2. No aspiro a liderazgo de momento, pero sí aspiro a esa confianza y obediencia súper fuerte en Dios como Josué la tuvo.

  6. Lulu tovar dice:

    Asi Dios tiene planes para cada uno de sus hijos mil gracias Arturo

  7. Gildardo dice:

    Jos 3:5 Josué le ordenó al pueblo: «Purifíquense, porque mañana el SEÑOR va a realizar grandes prodigios entre ustedes.» Me llama la atención que el llamado de Dios al pueblo es a purificarse antes de ver milagros y creo que asi es tambien en nuestra vida al iniciar nuestro servicio a Dios es necesario purificar el corazón para tener los motivos correctos para ser instrumento de Dios.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.