Día 258

ISAÍAS 13.1 – 16:14.

Continuaremos ahora con las profecías contenidas en el libro de Isaías. Cronológicamente hablando nos encontramos justo en el momento que describe Isaías 14.28, “Recibí este mensaje en el año que murió el rey Acaz”. Recordemos que después de morir Acaz, rey de Judá, lo sucedió en el trono su hijo Ezequías. Es durante ese período que Isaías recibió varios mensajes proféticos de parte de Dios con respecto al futuro de diversas naciones.

En los capítulos 13.1 – 14.23 encontramos las profecías contra Babilonia y su rey. Anteriormente en Isaías 10.5-19 el profeta había emitido diversos juicios contra el Imperio Asirio, que como sabemos fue el instrumento de Dios para ejercer su disciplina sobre el reino del norte o Israel. Sin embargo, ahora Isaías se enfoca en profetizar contra Babilonia, ¿por qué? Pues porque sería el Imperio Neobabilónico (626 – 539 a.C.) el que sería el encargado de disciplinar ahora al reino del sur, o Judá. El rey Acaz murió en el 715 a.C. y la destrucción de Jerusalén por parte de Babilonia fue en el 587 a.C. Esto quiere decir que aproximadamente 100 años antes de que comenzara el castigo de Judá, Dios ya estaba anunciando la caída de la nación que ocasionaría tanto dolor al reino del sur. Los versículos 2 al 5 de Isaías 13 nos hablan del ejército compuesto de gente de muchas naciones que atacaría a Babilonia. De acuerdo con el Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, de Sociedades Bíblicas Unidas, sería el Imperio Persa quien derrotaría y ocuparía a Babilonia, en el 539 a.C. De hecho la información está clara en Isaías 13.17, “… yo incitaré a los medos contra Babilonia”, donde los “medos” se refería también a parte del imperio persa. En Isaías 13.11 la Biblia afirma que Dios castigaría “al mundo por su maldad y a los perversos por su pecado… la arrogancia de los soberbios… y el orgullo de los poderosos”. Babilonia pagaría por sus maldades también, en el momento adecuado.

Ahora, en Isaías 13.19-22 se relata una destrucción terrible contra Babilonia con expresiones como: “será devastada como Sodoma y Gomorra… nunca más volverá  a ser habitada, permanecerá vacía de generación en generacion… las bestias del desierto se instalarán en la ciudad en ruinas…” La Biblia de Estudio Apologética nos informa que no fueron solo los medos quienes se encargaron de la destrucción de Babilonia, sino también los asirios. El rey Senaquerib atacó a Babilonia en el 689 a.C. y después Ciro el persa la invadió en el 539 a.C. Para el tiempo en que Dios reveló a Isaías esta profecía ni una ni otra invasión (asirios y persas) había sucedido en Babilonia y en ambas participaron medos (en el primer caso apoyando a Asiria).

En Isaías 14.1-23 encontramos una profecía que ha sido muy controversial a lo largo de los últimos siglos. El enfoque de esta revelación es directamente en referencia a un rey de Babilonia, del cual no tenemos la certeza quién es. Sin embargo, se generó otra interpretación de la Escritura debido a la traducción en la Vulgata Latina del versículo 12 que dice: “quomodo cecidisti de caelo lucifer qui mane oriebaris corruisti in terram qui vulnerabas gentes”. Las diferentes traducciones en español dicen: “¡Cómo has caído del cielo, oh estrella luciente, hijo de la mañana!”, “… oh Lucero, hijo de la mañana” (BTX), “… lucero del amanecer” (DHH-LA), “… Lucero, hijo de la Aurora” (BJL). Debido precisamente a la traducción de la Vulgata Latina (VUL) se ha pensado que es una referencia directa a la caída de Satanás, sin embargo de acuerdo con La Biblia de Estudio Apologético, la traducción “lucifer” de la Vulgata Latina no tiene nada que ver con el sentido del texto hebreo original del pasaje, que se refería a un rey humano que moriría y llegaría al “lugar de los muertos” (Is 14.9) o “El Seol” (BTX) o “el reino de la muerte” (TLA), que claramente de acuerdo con el mismo versículo 9 es donde residen los espíritus de los que ya murieron, incluyendo a “los líderes mundiales y de los reyes poderosos que murieron hace tiempo”. El nombre de “hijo de la mañana” bien pudo haber sido una expresión sarcástica para referirse a las pretensiones arrogantes de dicho rey babilónico. Todo esto quiere decir que no tenemos la seguridad de que Isaías 14.1-23 se refiera a Satanás. Sin embargo, resulta interesante la afirmación que hace Isaías acerca de que cuando ese rey llegara al “lugar de los muertos”, los espíritus de los reyes poderosos serían capaces de identificarlo y saldrían a recibirlo. ¿Podríamos decir entonces que después de muertos tendremos la conciencia suficiente para identificar a familiares muertos y a grandes personajes muertos también? La parábola de Lázaro y el rico que contaría muchos años después Jesús en Lucas 16.19-31 parece apuntar a la misma idea.

El resto del estudio de hoy contiene más mensajes proféticos contra otras naciones como Asiria (Isaías 14.24-27), Filistea (Isaías 14.28-32) y Moab (Isaías 15.1-16.14). Esta destrucción no se dio al mismo tiempo sino en diferentes momentos históricos y por diferentes medios, pero la Biblia nos deja en claro que era Dios quien estaba atrás de cada acción, disciplinando a pueblos que históricamente habían causado muchos problemas a Israel, como los filisteos o los moabitas, y como ya dijimos, a los asirios. El texto nos indica diferentes denuncias que Dios hizo sobre las maldades de estos pueblos: la opresión y la tiranía que los asirios imponían a los pueblos sometidos (Is 14.25), y el enorme orgullo, la arrogancia y la altivez de Moab (Is 16.6). De hecho, después de mencionar la profecía contra Moab, Dios afirmó que desde tiempo atrás ya venía proclamando la destrucción de Moab, y ahora le estaba dando una fecha: “Dentro de tres años, tal como los cuenta un obrero que vive de su salario” (Is 16.13).

Para terminar, es importante mencionar que en Isaías 16.4b-5 se menciona que después de toda la destrucción y el dolor, un rey descendiente del rey David gobernaría sobre Judá y “reinará con misericordia y verdad; hará siempre lo que es justo y estará deseoso de hacer lo correcto”, “un Juez celoso del derecho” (BTX). Muchos estudiosos piensan que se refiere al rey Ezequías que ya se encontraba gobernando, sin embargo las características que menciona Isaías de dicho rey van más allá de Ezequías y posiblemente apunten hacia el Mesías, es decir, a Jesucristo, de quien ya Isaías había hablado en el 9.6-7 y donde menciona características muy parecidas al rey del capítulo 16.

Conclusiones:

  1. Es interesante reflexionar en que 100 años antes de que Dios disciplinara a Judá por medio de Babilonia, Dios ya estaba anunciando la dura caída de ese pueblo invasor. Tal vez en una forma de consuelo Dios quería que Judá supiera esto, para que creyeran que a pesar de todo el dolor que se aproximaba, Él estaba en control. Pensemos en nuestras pruebas y nuestros sufrimientos, Dios tiene el control de toda situación y necesitamos confiar en que en algún momento serán derribadas también esas fuerzas opresoras que se mantienen lastimándonos ahora.
  2. Así como el rey de Babilonia se creía una “estrella luciente”, así muchas personas hoy están tan dominadas por la arrogancia y el orgullo que literalmente se creen también “estrellas” en su mundo. Pero así como ese rey caería por su orgullo, así también toda persona orgullosa enfrentará un día su caída si no se arrepiente antes. Recordemos que el orgullo nos lleva a finales muy tristes. ¡Cuidémonos de ese pecado!
  3. Todo el que hace maldad enfrentará las consecuencias de la misma en algún momento en su vida y esto por la acción justa de Dios. A menos que la persona experimente arrepentimiento y perdón de sus pecados, tendrá que enfrentar en carne propia la retribución por sus maldades en esta vida y en la venidera. Dios es justo y de Él nadie se burla.

4 Responses to “Día 258”

  1. Adolfo Bravo Jr. dice:

    Increíble, muchas gracias.
    Sin duda, tener la certeza de que Dios está en control aún de las pruebas y de los tiempos difíciles es una motivación a seguir luchando. Dios es justo y muy poderoso, somos sus hijos y debemos honrarlo, porque nosotros conocemos lo que es capaz de hacer nuestro Dios, tanto en amor, como en poder.
    Un abrazo y muchísimas gracias Arturo. Saludos desde Izcalli.

  2. norma de la cruz dice:

    Muchas gracias!!! es muy impresionante como el orgullo puede dominarnos de tal manera que nos confunda hasta pensar que estamos muy bien, llevamos varias clases hablando del orgullo eso me hace pensar seriamente que debo incliur siempre en mi oración que Dios me haga verlo para arrepentirme y me llene de humildad, aprecio tanto como Dios te utiliza para que nos enseñes, saludos Arturo!!!

  3. Adriana Casas dice:

    Como siempre MIL GRACIAS!!!!

  4. citlali gamboa dice:

    Son muy detallados estos versículos, ni me había percatado de q eran advertencias, pero al estudiarlas si deja pensando q nada material puede detener a Dios, aunque parezca q está callado o no se da cuenta, como nos explicas pasaron 100 años pero cumple, otra vez no angustiarse humanamente x sufrimiento ni caer en orgullo y maldad..gracias totales y saludos.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.