Día 34

GÉNESIS 49 – 50.

Jacob siente que su muerte está próxima y se toma un tiempo para dar sus palabras finales a cada uno de sus hijos, pero de una forma profética, como dice el v. 1, “es diré lo que le ocurrirá a cada uno de ustedes en los días venideros”, ” voy a declararles lo que les va a suceder en el futuro:” (NVI). Y el v. 28 dice, ” Los bendijo con un mensaje apropiado para cada uno.” Dios estaba hablando a través de Jacob para dejar saberles qué pasaría con sus descendientes en el futuro. Analizemos algunas de las más relevantes bendiciones:

  1. Rubén (v. 3-4). A pesar de ser el primogénito y tener derechos y privilegios especiales por encima de todos los demás hijos de Jacob, perdió tal lugar de honor debido a su pecado: “ya no serás más el primero. Pues te acostaste con mi esposa; deshonraste mi cama matrimonial.”, “Porque subiste a la cama de tu padre, Y la profanaste: él subió a mi lecho.” (NBLH). En Gn 35.22 está registrada esta escena, “Mientras vivía allí, Rubén tuvo relaciones sexuales con Bilha, la concubina de su padre, y Jacob se enteró enseguida.” ¿Por qué hizo esto? El v. 4 dice, “eres tan impetuoso como una inundación”, “°Incontrolable como las aguas” (BTX), “pues eres como el mar, que no se puede controlar.” (TLA), “hierves como agua, ¡no te desbordes!” (BJL). El problema era su temperamento. De hecho, la Biblia de Estudio Apologética sugiere que Rubén hizo lo que hizo con Bilha para hacer valer, a su manera, su derecho de hijo mayor, ¡aún cuando su padre vivía! No era paciente, no confiaba, era impulsivo, hacía las cosas a su manera. Resultado = perdió el privilegio de la primogenitura. Si somos impulsivos y perdemos el control a menudo, tengamos cuidado, podemos perder muchas bendiciones que nos esperarían si fuéramos pacientes y con dominio propio.
  2. Simeón y Leví (v. 5- 7). Reprobados por su violencia: “Maldito sea su enojo, porque es feroz; maldita sea su ira, porque es cruel. Los esparciré entre los descendientes de Jacob; los dispersaré por todo Israel.” (v. 7). Recordemos que en Gn 34.25 asesinaron a todo el pueblo de Siquem, el hombre que había deshonrado a su hermana Dina. Cometieron una masacre. Su venganza fue extrema y causaron una tragedia. También esa conducta tuvo su recompensa. Recordemos Sal 11.5 (DHH – LA), “5 El Señor vigila a justos y a malvados, y odia con toda su alma a los que aman la violencia.” Una persona violenta pagará las consecuencias de sus acciones tarde o temprano.
  3. Judá (v. 9 – 12). Algo muy interesante sucede con la bendición a Judá. Recordemos que él fué líder en el complot contra José, que buscaba mujeres paganas y que no quiso cumplir con su obligación con Tamar. Sin embargo, José afirma que su símbolo es “un león joven” y dice además: “Judá, tus hermanos te alabarán. Agarrarás a tus enemigos por el cuello. Todos tus parientes se inclinarán ante ti.” (v. 8). Jacob le estaba anunciando un lugar de honor. Y después aparece una profecía mesiánica, “El cetro no se apartará de Judá, ni la vara de mando de sus descendientes, hasta que venga aquel a quien le pertenece, aquel a quien todas las naciones honrarán.”  (v. 10). ¿De quién estaba hablando? Pues de los grandes reyes que vendrían y al final de Jesús. Era una profecía sobre la genealogía de Jesús: vendría de los descendientes de Judá. De hecho, otro nombre para Jesucristo es “El León de la Tribu de Judá” (Ap 5.5) La descripción siguiente en los v. 11 al 12 de con imágenes de una vid, lavar ropas en vino, ojos oscuros y dientes blancos; son, de acuerdo The New American Commentary, de Broadman & Holman Publishers, símbolos relacionados con mucha prosperidad y abundancia, riqueza y poder. ¿Por qué semejante privilegio para Judá? Recordemos la transformación profunda que Judá demostró durante el encuentro con José: un corazón humilde y arrepentido para reconocer sus pecados y una actitud de auto-sacrificio en favor de su hermano menor. Para Dios fue suficiente para escogerlo para que el Mesías descendiera de él. En otras palabras, un pecador arrepentido. ¡Cuánto poder tiene el arrepentimiento! Puede cambiar nuestro destino eterno, cómo pasaremos a la historia. ¿Sigues practicando el arrepentimiento?
  4. Del 13 al 27 termina con el resto de los hermanos y un símbolo de bendición: Dan (serpiente), Neftalí (gacela), Gad (atacante), Aser (ricos alimentos), Isacar (asno), Zabulón (nave), José (fertilidad), Benjamín (lobo). Para cada hijo una bendición adecuada a su futuro. En un buen comentario bíblico puedes encontrar más referencia sobre la situaciones futuras de estas tribus y cómo coincidieron con las profecías de Jacob.

En los últimos versículos del capítulo 49, Jacob da instrucciones de que, una vez muerto, sus restos fueran llevados al mismo campo donde estaban enterrados su padre y su abuelo y sus esposas: la cueva del campo de Macpela que había comprado Abraham a Efrón, el hitita. El capítulo 50 narra cómo José procedió a obedecer esta instrucción de su padre y llevar a cabo todos los preparativos conforme a la cultura egipcia para el embalsamamiento de Jacoby y su posterior traslado a la tierra de Canáan con grandes honores. En los versículos 1 al 14 se narra todas esta historia, y podemos apreciar toda la solemnidad y seriedad con la que los egipcios tomaron la muerte del padre de José y todo el apoyo que el faraón le brindó para cumplir la última voluntad de Jacob.

Después de la muerte de Jacob, los versículos 15 al 21 registran una reacción bastante humana en los hermanos de José: ¡miedo! Su mentalidad era: “dijeron: “Quizá José guarde rencor contra nosotros, y de cierto nos devuelva todo el mal que le hicimos.” (NBLH). Ellos creían en el fondo de su corazón que José aprovecharía que su padre ya no estaba para ejecutar su venganza sobre todos los hermanos. Todavía no alcanzaban a comprender la sinceridad del corazón de José cuando no les hizo el daño que pudo sino que los perdonó y los recibió de nuevo como hermanos. En el v. 17, al enterarse José de que así pensaban sus hermanos, reacciónó así: “Cuando José recibió el mensaje, perdió el control y se echó a llorar.” ¡Realmente le dolió mucho que sus hermanos pensaran así de él! Estaban extremadamente inseguros. Cuando la inseguridad nos domina, manejamos nuestras relaciones humanas con muchos prejuicios: “-ya sé como es, seguro va a hacerme esto o aquello”, “-ya la conozco, seguro va a reaccionar así”, “-no creo en sus palabras, seguro va a cambiar todo”, etc. Si somos personas inseguras, construiremos relaciones humanas con muchos prejuicios.

En el v. 19 José dijo algo muy cierto, “—No me tengan miedo. ¿Acaso soy Dios para castigarlos?” No podemos tomar el lugar de Dios para castigar por sus pecados a alguna persona. Nuestro deber cristiano siempre es perdonar, aunque el proceso cueste trabajo, pero una vez que lo logramos, no podemos volvernos ejecutores de la venganza divina. A veces en situaciones de conflictos entre hermanos en la fe, podemos perder de vista esta realidad y tomar un papel que no nos corresponde al juzgar. Fuera de la disciplina que la misma Biblia nos ofrece para casos extremos, no podemos ir más allá de las Escrituras para saciar nuestra sed de venganza. Déjaselo a Dios, Él es conocido también como el “Dios de las venganzas” (Sal 94.1).

En los versículos 20 al 21, José afirma algo extraordinario: “Ustedes se propusieron hacerme mal, pero Dios dispuso todo para bien.”, “Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios lo cambió en bien” (NBHL), “Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien” (RVR95). Para Jacob la evaluación espiritual de todo lo que había pasado era clara: aunque los hombres tramaron el mal contra él, Dios lo cambió en bien. Y si Dios lo permitió, ¿quién era José para vengarse de forma humana y alterar el desarrollo del plan de Dios? Esto nos debe inspirar para que en cada situación adversa, cuando sentimos a los seres humanos tratando de hacernos daño, busquemos a Dios y seamos pacientes para lograr ver cómo Él, con todo su poder, cambiará ese deseo de mal en algo bueno. ¡No todo lo malo que nos pasa termina mal! A veces, de la mano de Dios, los planes para nuestro mal terminan en bendiciones.

Para terminar, los versículos 24 al 26 nos muestran otro aspecto profético ahora de boca de José: el anuncio del Éxodo de Israel fuera de Egipto. Llegaría el día en que “Dios los ayudará y los sacará de esta tierra de Egipto. Él los hará volver a la tierra que solemnemente prometió dar a Abraham, a Isaac y a Jacob.” José encarga a sus hermanos sacar sus huesos de ahí y al final, muere a los 110 años de edad.

Conclusiones:

  1. Desde el primer libro de la Biblia podemos aprender las graves consecuencias que el ser impulsivo nos puede acarrear. Escrituras como Prv 14.17 (“El que es impulsivo actúa sin pensar”), Prv 15.18 (“El que es impulsivo provoca peleas”), Prv 25.28 (“como ciudad sin muralla y expuesta al peligro, así es quien no sabe dominar sus impulsos”). Si tienes esta deficiencia en tu carácter, trátala con seriedad, busca a Dios, pide ayuda, busca arrepentirte siempre. De lo contrario, grandes bendiciones dejarán de estar a tu alcance por no aprender dominio propio.
  2. Dios reprueba fuertemente el carácter violento, al hombre que todo lo quiere arreglar a golpes, insultos, agresiones y ofensas. El violento seguirá su camino pero tarde o temprano pagará por sus violencias. Busquemos más a Dios y desarrollemos el carácter pacífico y bondadoso mejor.
  3. No dejemos de valorar el arrepentimiento. Literalmente, si seguimos practicándolo, podremos cambiar nuestro futuro entero, podremos dejar una huella positiva cuando ya no estemos, podremos cambiar nuestro destino eterno. El arrepentimiento verdadero transforma vidas para siempre.
  4. Las personas inseguras siempre van a tener problemas en el área de las relaciones humanas: los prejuicios los dominarán, el temor los controlará y al final pueden terminar dañando a personas que aprecian. Necesitamos encontrar nuestra seguridad personal en Dios y no en las circunstancias o en las personas. Ser inseguro(a) no solo te daña a tí mismo, sino también a los que te rodean.
  5. Nunca tomemos el lugar de Dios para ejecutar venganza contra personas que nos hacen daño. Dejemos que Él se encargue y confiemos en su justicia.
  6. Aprendamos de la madurez de José para evaluar todo lo que le había sucedido. Cuando nos pasen cosas malas, o cuando personas traten de hacernos daño, preguntémosle a Dios en oración, “-¿qué quieres de mí con todo esto? ¿Qué quieres que cambie? ¿Qué quieres que aprenda?” Si somos pacientes y confiamos en Él podremos descubrir el bien que está al otro lado del mal. ¡Dios es poderoso para transformar situaciones malas en buenas!

16 Responses to “Día 34”

  1. Lina dice:

    Muchas gracias Arturo, me ayudo mucho. Dios te siga usando

  2. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Arturo el culminar el estudio de esta famila y ver como el Señor saca siempre adelante su plan es lo más animante que podemos apreciar en todas la biblia, ahora el plan continua y somos nosotros los llamados a darle la continuidad que el Señor desea, por algo somos “Embajadores de Cristo”
    Sobre todas las eseñanzas de JJacob, Jose y sus hermanos, nocotros vivimos en carne propia lo que es el arrepentimiento y las transformacion que el Señor realiza en nuestras vidas con el fin de que actuemos de acuerdo a su voluntad.
    Gracias al Señor por su bondad , misericordia, compasión, y por el gran amor que nos permite hoy optar a la salvación.
    Gracias Arturo que este sa un muy buen domingo

  3. Sonia Uribe de Arroyo dice:

    Gracias. Hemos pasado situaciones difíciles aquí en la cuidad de Monterrey y esta Escritura es la que oro cada día que todo esto sirva para que mucha gente se salve, el dolor y sufrimiento de tanta gente incluyendo muchos Hnos nuestros Dios lo utlice para qué gente llegue a conocerlo. Les pido sus oraciones.

    • lulu Tovar dice:

      Mil gracias Arturo por ayudarnos a aprehender cada dia mas de la palabra de Dios,cuanta falta nos hace.y nos hace agradecer las vivencias que hemos vivido malas ,El con su divina misericordia las transformo en buenas.

  4. Minelia M.H. dice:

    Gracias me conmovió mucho ver la bendición para Judá,su arrepentimiento y su transformación.Y el perdón que José siempre mostró por sus hermanos.Excelente devocional!

  5. Mario y Evelyn Bustamante dice:

    Muchas gracias Arturo, nos ayuda a confiar más en Dios y los planes que tiene para nuestras vidas. Oramos para que Dios te siga utilizando. Saludos.

  6. CINTHYA SOLANO dice:

    ¡¡gracias Arturo!!, es muy cierto lo del daño que puede causar el ser personas inseguras, aun estando en la fe reconozco que es uno de los pecados que me han dominado, creo que Dios no quita el dedo del renglon en esa area en mi vida y se que nunca lo ara, él me ha enseñado a sentirme más segura de quien soy y de cuanto valemos todos y cada uno de sus hijos por el espiritu santo que el nos ha dado, MUCHAS GRACIAS POR TU TRABAJO 🙂

  7. Ana Rosa Herrera dice:

    Muchas gracias. Me reta el pensar cuanto necesito mantenerme sensible para seguir cambiando mi carácter y desarrollar un corazon bondadoso y pacifico. Y no perder la capacidad de poder arrepentirme y luchar x mantener mi corazon sensible y vulnerable al pecado .
    Que Dios te bendiga siempre.Te amo mucho.

  8. angelica sandoval!! dice:

    Mil gracias por ayudarme a tener presente cuanto Dios perdona a quien tiene un corazon arrepentido, pero tambien cuanto aborrece el sentimiento de venganza, la inseguridad y el ser impulsiva.
    Me leva a pensar que tengo mucho que trabajar para ver los cambios que Dios quiere.

  9. Bibiana Cisneros dice:

    Gracias Arturo, me llena de Fe y Esperanza, pensar que cuando nos pasan cosas malas… Dios esta en control y aún en medio de la confusión y el sufrimiento, nos ayudará a ver su justicia, su amor y su poder.

  10. Vicky dice:

    Aprecio y valoro mucho esta herramienta que Dios pone para profundizar en su palabra de una manera mas desmenuzada. Gracias!

  11. hsl dice:

    woaooo! increible !Que gran Esperanza tengo en el temor de mi Señor, su gran compasion, Justicia en amor!!

    Alli ejemplo claro que Su amor es eterno hasta nuestros Dias…nos ama, y nos perdona!!

  12. Hector Z. dice:

    Controlar el ser implusivo; ser pacífico y bondadoso (no violento); practicar el arrepentimiento; no vivir con inseguridad; no ejecutar venganza.
    Descubramos el bien que esta del otro lado del mal.
    Gracias!

  13. RAUL ARCHUNDIA dice:

    DIOS ME LLAMA A NO TOMAR VENGANZA, QUE EL SE ENCARGARA DE HACER JUSTICIA. TAMBIEN A PRACTICAR EL ARREPENTIMIENTO Y LAS COSAS CAMBIAN RAPIDAMENTE (JUDA), ASI COMO PRACTICAR EL PERDON PARA NO AMARGARSE (JOSE) Y AMARGAR A OTROS. GRACIAS. TAMBIEN ME LLAMA A NO SER INSEGURO PARA QUE MI VIDA NO ESTE LLENA DE PREJUICIOS. ARTURO POR ESTA LECCION ME HA PARECIDO LA MAS IMPORTANTE PARA MI.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.