Día 115

INTRODUCCIÓN AL LIBRO DE JOB.

Recordemos que el propósito de este blog es efectuar un análisis exegético – devocional de toda la Biblia en orden cronológico en un período de 2 años. Esto quiere decir que el orden de estudio de los libros que llevaremos no corresponderá siempre con el orden canónico, es decir, como aparecen listados los libros en el índice de cualquier Biblia. Trataremos de seguir un orden cronológico de escritura de todos los libros de la Biblia de acuerdo con las posiciones más conservadoras y tradicionales.

Por esa razón estudiaremos el libro de Job. De acuerdo a la Biblia de Estudio Apologética, se ha considerado a Job uno de los libros más antiguos de la Biblia por la siguientes razones:

  1. Existe una afirmación en el Talmud (una colección de escritos rabínicos acerca de la interpretación y la práctica de la Ley judía) que asegura que Moisés escribió Job.
  2. La ausencia de alguna mención de Israel como pueblo o de la Ley mosáica en este libro reafirma que el contexto que maneja es muy antiguo.
  3. La centralidad de la figura del clan familiar manejada en Job era típica de la época patriarcal.
  4. Los nombres de los personajes que aparecen en el libro también son comunes en la época patriarcal.

A ciencia cierta no se sabe con exactitud la fecha de escritura del libro ni el autor. Muchos estudiosos piensan que la historia de Job es ficción, sin embargo Ezequiel 14.14 citando a Dios mismo dice (DHH-LA), “Y si en ese país vivieran Noé, Daniel y Job, solo ellos tres se salvarían por ser justos. Yo, el Señor, lo afirmo.” Al parecer Dios mismo estaba reconociendo la autenticidad del personaje y su carácter de justo. A pesar de estas controversias, el lugar de Job en el canon bíblico reconocido como inspirado por Dios nunca ha estado en duda.

De acuerdo con la International Standard Bible Encyclopedia, de Wm B. Eerdmans Publishing Company, el nombre de Job en hebreo es ?îyô? (y en griego es I?b). Es similar a la palabra hebrea para “enemigo”, así que posiblemente la etimología implica que el tema del libro es cómo Job fue tratado como “enemigo” de Dios. También se cree que el nombre de Job tiene una raíz acadia que significa “¿Dónde está mi padre?” El libro de Job está formado de tres grandes partes: a) prólogo (caps. 1 – 2), b) diálogo (3.1-42.6), c) epílogo (42.7-17).

Está catalogado dentro de los libros poéticos en el canon del Antiguo Testamento, ya que la mayoría del libro está escrito en poesía y solamente la introducción y el prólogo en narrativa. Por el buen manejo del idioma hebreo en ese estilo poético se ha considerado que el autor debió haber sido un gran poeta. Por esa misma maestría con la que se manejó el idioma hebreo, la traducción del libro a los idiomas contemporáneos ha representado siempre un enorme desafío y hay algunas variantes en las traducciones que saldrán durante este estudio seguramente.

JOB 1.

El v. 1 nos proporciona información sobre el lugar de residencia de Job así como su aspecto moral. Dice que vivía en “la tierra de Uz”. Este lugar se cree que estaba al este de Palestina y al norte de Edom. En cuanto a su rectitud, la Biblia afirma varias cualidades de Job: a) “hombre intachable, de absoluta integridad”, “varón perfecto y honrado” (BTX), “recto e intachable” (NVI); b) “tenía temor de Dios”, c) “se mantenía apartado del mal”, “vivía apartado del mal” (NVI). Ciertamente Job parece ser un ejemplo en integridad como persona y Dios lo apreciaría por eso seguramente. Si meditamos profundamente en cada una de sus cualidades seguramente entenderemos cómo aún hoy vivir en ese estándar no es para cualquier persona, ¡es todo un desafío! Job seguramente brillaría entre sus conocidos por su rectitud.

Los versículos 2 al 5 nos dan más información sobre sus posesiones, su vida familiar y su liderazgo espiritual:

  1. Tenía 10 hijos en total y miles de animales, además de muchos sirvientes. El v. 3 dice, “era la persona más rica de toda aquella región”. Estamos hablando entonces de un hombre muy recto pero también muy rico, ¡extraña combinación aún para nuestros días! Bien sabemos que cuando hay mucho dinero la tendencia natural puede ser mucho abuso, mucho destrampe, mucho libertinaje y en pocas palabras, mucho pecado. Pero Job era una excepción, supo combinar la riqueza con la integridad para con Dios y para con los hombres.
  2. El v. 4 nos habla de la armonia familiar entre sus hijos e hijas. Los varones acostumbraban ofrecer banquetes “e invitaban a sus tres hermanas para que celebraran con ellos”. No había ninguna discriminación para ellas por ser mujeres, eran tratadas con la misma dignidiad y honor que los hombres. Esto nos habla de los altos valores familiares que Job les había inculcado seguramente y que fielmente los hijos estaban reproduciendo.
  3. El v. 5 nos habla el liderazgo espiritual de Job en su casa. Después de cada fiesta y por el temor de que sus hijos hubieran pecado contra Dios en el transcurso de las mismas, Job ofrecía “una ofrenda quemada por cada uno de ellos” para purificarlos ante el Señor. Podemos entender de este versículo que Job tenía fe en Dios y que también tenía nociones de la purificación necesaria delante de Dios por causa del pecado. El versículo termina diciendo “Esta era una práctica habitual de Job”, es decir, Job vivía su fe continuamente, era su estilo de vida, ¡era un creyente!

Los versículos 6 al 12 nos presentan un escenario muy interesante que tiene lugar en el cielo:

  1. Hubo una reunión de la “corte celestial”, “hijos de Dios” (BTX), “los ángeles” (NVI) en el cielo. Al parecer tenían que presentarse ante Dios y entre ellos llegó “el Acusador, Satanás”, “Satanás (el adversario)” (NBHL), “el ángel acusador” (BJL). No es claro en el relato si Satanás moraba en el cielo con ellos aunque ya era el Adversario o si vivía en la Tierra y ese día acudió a esa reunión. Aunque si el v. 7 aclara que Satanás había estado “recorriendo la tierra, observando todo lo que ocurre”, “De dar vueltas por la tierra y pasearme por ella” (BJL). Al parecer, Satanás tiene autoridad para andar libremente en la Tierra, recorrerla y observar todo y a todos. Recordemos que Satanás era un ángel caído y no tiene la característica de un ser omnipresente, como lo es Dios (que puede tener presencia simultánea en todas partes). Como cualquier otro ángel, Satanás estaba limitado a su realidad de poder estar en un solo lugar al mismo tiempo y por eso necesitaba “pasearse” por la Tierra.
  2. En el v. 8 Dios levanta delante de Satanás la rectitud moral de Job. Cada aspecto de las cualidades de Job mencionadas en el v. 1 es apreciado por Dios: rectitud, integridad, ejemplar, temor a Dios, estilo de vida de estar apartado del mal. Nada de lo bueno que tenía Job fue pasado por alto por Dios, TODO lo tenía muy presente. Aunque a veces nosotros sintamos que no tiene caso ser rectos porque nadie lo aprecia, no nos engañemos, Dios sí aprecia cada aspecto de la integridad en un creyente.
  3. En los versículos 9 al 10 tenemos a un Satanás con malas intenciones contra Job. El sentimiento que tuvo contra Job es similar al que tuvo contra Adán en el relato del Génesis. Satanás le apuesta a la pérdida de comodidades y bendiciones para que Job maldiga a Dios “en tu propia cara” (v. 11). Su estrategia era clara, “extiende tu mano y quítale todo lo que tiene” y así, según él, Job caería de su fe y se enojaría contra Dios. Lamentablemente es una de las mejores estrategias de Satanás para derribar a creyentes: quitarles las bendiciones materiales que han disfrutado por mucho tiempo y ponerlos en peligro de que sus corazones se amarguen contra Dios. En este mundo materialista este ataque sigue siendo uno de los más peligrosos y constituye una de las “pruebas ácidas” de la fe.
  4. El v. 12 registra algo sorprendente. Tenemos a Dios diciendo, “—Muy bien, puedes probarlo —dijo el SEÑOR a Satanás—. Haz lo que quieras con todo lo que posee, pero no le hagas ningún daño físico.”, “Todo lo que él tiene está en tu poder; pero no extiendas tu mano sobre él.” (NBLH). Y es aquí donde nos puede surgir la pregunta, “-¿Será que Dios nos entrega a Satanás de vez en cuando para probarnos?” Al parecer así lo hizo en este momento. Recordemos 1 Corintios 10.13 (DHH-LA), “13Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla.” De acuerdo con este pasaje, Dios nos permite pasar ciertas pruebas porque CREE que podemos vencerlas. Si tomamos este mismo principio, Dios confiaba en el corazón de Job y creía totalmente en él, que podría vencer las pruebas y salir victorioso. Y de paso, aprendería algunas lecciones valiosas para su fe.

Finalmente, en los versículos 13 al 22 encontramos la consumación de las acciones de Satanás contra Job: en un solo día perdió todos sus animales, todos sus trabajadores, todos los pastores de ovejas, todos los sirvientes, y todos sus hijos. Llama la atención el v. 16 que menciona que “Cayó del cielo el fuego de Dios” y consumió animales y personas. Todos los demás ataques habían sido por situaciones podríamos decir circunstanciales y naturales: ataques de salteadores, vientos fuertes y derrumbes. Pero hubo uno que definitivamente fue sobrenatural. Una evidencia de que cuando Dios lo permite, Satanás puede disponer de enormes recursos para causar daño y engañar. La gente pensó que era fuego enviado por Dios pero en realidad Satanás estaba controlando todo.

¿Qué hizo Job al respecto? Físcamente sus expresiones eran típicas de las sociedades de Palestina ante un gran dolor: rasgar vestidos y rasurarse la cabeza. Pero hizo algo más: “se postró en el suelo para adorar” (v. 20), “se inclino hasta el suelo para adorar a Dios” (TLA). ¿Adorar a Dios después de lo que había pasado? No solo eso, sino además su oración fue: “El SEÑOR me dio lo que tenía y el SEÑOR me lo ha quitado. ¡Alabado sea el nombre del SEÑOR!” Realmente Job tenía un corazón verdaderamente recto para con Dios y la prueba es que en una gran tragedia como la que estaba viviendo decidió buscar a Dios para adorarlo y alabarlo, haciendo una oración de resignación y aceptación de la situación, sin amargura. Por eso el último versículo registra, “Job no pecó porque no culpó a Dios”.

Conclusiones:

  1. Job consttituye un gran ejemplo a seguir para los hombres creyentes modernos, combinando tres ingredientes claves: a) prosperidad económica sin dejarse seducir por el dinero y el materialismo, b) buena educación de valores a los hijos, c) liderazgo espiritual en la casa. Hombres: ¡luchemos por imitar estas cualidades en nuestra vida!
  2. El diablo no vive en el infierno como las películas y los medios de comunicación nos dicen. Jesús dijo en Lucas 10.18 (DHH-LA), “—Sí, pues yo vi que Satanás caía del cielo como un rayo.” Le llaman “el príncipe de este mundo”. El diablo vive en la tierra y tal como lo hacía en tiempos de Job posiblemente así sea ahora: paseándose por toda la Tierra, observando a todos y todo lo que hacemos, esperando el momento justo para atacar. Por eso las cartas del NT nos llaman a estar alertas ante el “león rugiente” que es el diablo.
  3. Dios no pasa por alto ninguna muestra de rectitud e integridad de nuestra parte. Todo lo está viendo y tomando en cuenta. No menospreciemos nunca el actuar con rectitud, Dios con todos sus ángeles están observando cada paso, cada palabra, cada reacción nuestra. Mantengamos alto el estándar de la rectitud en nuestra vida.
  4. Satanás tiene sus propias estrategias contra cada uno de nosotros. Conoce bien en qué área somos débiles y con cuál “maña” nos puede hacer caer y alejarnos de nuestro Padre. Puede ser la impureza, o el enojo, o las emociones fuera de control, o el resentimiento, o algún vicio. Como Pablo dijo en 2 Corintios 2.11 (BTX), “para que no se aproveche Satanás de nosotros, porque no ignoramos sus maquinaciones.” El diablo tiene “maquinaciones” hechas a la medida para cada uno de nosotros. ¡Busquemos a Dios cada día intensamente para no caer en sus trampas!
  5. Cuando pasemos pruebas, tengamos la confianza de que Dios las permite porque CREE que nosotros podemos vencer. No nos desanimemos por ellas, aunque duelan en el momento. Dios tiene un plan y busquemos descubrir cuál es, pero lo que es un hecho, Él no nos dejará solo al pasar por una prueba en nuestra vida cristiana.
  6. La integridad para con Dios de un creyente es probada al máximo en las tragedias y en las pérdidas. Es en esos momentos cuando necesitamos demostrar que nuestra fe es sólida y no “convenenciera”, es decir, que cuando nos va bien estamos cerca de Dios y cuando nos va mal, nos alejamos de Él. El ejemplo de Job es impactante en este sentido. ¿Cómo fue tu reacción con respecto a Dios en la última prueba que pasaste? ¿Lo buscaste más en oración y ayuno tal vez? ¿O dejaste de orar? ¿Qué refleja una u otra cosa de tu corazón?

17 Responses to “Día 115”

  1. Patricia Núñez González dice:

    bueno hoy fue impactante porque Dios revelo algo que le pedí en oración, le agradezco que aunque no era lo que esperaba pude inclinar mi rostro ante el y conservar el dominio propio,claro después de llorar por su respuesta.

  2. blanca martinez dice:

    Gracias impresionante lo que vamos aprender hacerca de la vida de job savias que cuando pase una de las pruebas mas dificiles lei este libro y otra vez curiosamente lo voy a leer a qui. esto es algo que el señor quiere que aprenda como era job. y como pudo vencer todo esta cituacion gracias.

  3. Iliana Wisar dice:

    Gracias por todos estos estudios, por la profundidad, y tu dedicación cada día; sin duda este estudio me ayuda a estar más atenta en cuanto a las situaciones que pueda pasar, creo que podemos ser un tanto ingenuos a las artimañas de satanas, pero me gusta saber que Dios nos ama y cree tanto en nosotros que nos da la oportunidad de pasar por pruebas para crecer y fortalecernos para llegar a ser como nuestro hermano Jesucristo…
    SANTIAGO 1:2-4

  4. Sandra Torres de Zapata dice:

    Muchisimas gracias, sin duda el libro de Job, trae grandes realidades sobre la lucha espiritual por medio de las pruebas, pero a la ves nos muestra cuanto necesitamos confiar en nuestro Dios todo poderoso, eso me llena de mucha esperanza. Saludos.

  5. pati g. dice:

    ciertamente tendemos a tirar la toalla ante la advercidad. Es un ejemplo Job de lo q devemos hacer, humanamente nuestra tendencia es refugiarnos en cosas q el mundo nos ofrece (o el engañador). El analizar este pasaje me ayuda a entender mas bien mi conducta ante la prueba y reconocer la tendencia de mi corazon…gracias por que me enseñas a corregirlo. Y a no dejarme engañar …la prueba existe, pero q deceo como resultado d la misma? Yo…. Estar con mi Dios..

  6. SILVIA LOPEZ PINEDA dice:

    SALUDOS, DE BENDICION PARA MI VIDA EL DEVOCIONAL DE HOY.

  7. Erika Zavala de Bravo :) dice:

    Gracias por este Devocional, ha sido como agua en el desierto, me anima pensar que Dios CREE que puedo vencer esta y las pruebas que él ponga, necesito imitar el corazón de Job. MUCHAS GRACIAS POR TU TRABAJO.
    🙂 Dios te bendiga en salud y sabiduría. 🙂

  8. RUTH SALOME dice:

    ultimamente he tenido insomnio .. y en la madrugada aproveche para leer Josue.. y o sorpresa… vamos a leer Job ..jajaja … Pero me encanto la sorpresa.. Este es un libro que ha sido de gran ayuda en tiempos muy dificiles y dolorosos de mi vida.. Me encantara aprender de el … Gracias Arturo .. xq este estudio me esta ayudando mucho …

    1 Pedro 3:13-17

  9. Greta Glez. dice:

    Sin duda el libro de Job es IMPACTANTE, esta lleno de GRANDES EJEMPLOS: convicción, lealtad, amor, resignación, FE etc… Gracias Arturo porque estoy convencida que el estudio de este libro será de mucha ayuda.

  10. isidro juarez dice:

    En la guerra permanente que vivimos cada dia, es indudable que el enemigo que enfrentamos tiene mas recursos y mañas de lo que imaginamos.
    Muchas gracias hermano porque este estudio significa un gran
    desafio para revisar mi rectitud, mi perseverancia, mi fidelidad,
    y sobre todo mi fe.
    estoy seguro que de este gran trabajo que haces surgiran
    grandes maestros.

  11. Astrid dice:

    Gracias Arturo por estos cuatro meses de constancia y por este plan, de leer cronológicamente la Biblia, yo creo que está rompiendo con muchas de nuestras preconcepciones acerca de ella.

  12. Samanta dice:

    Ole!!!! Tan temprano y ya con un chorro de comentarios, que increíble que hay interés por saber más.
    Lo que me llevo con mucho cariño es que Dios no pasa por alto cualquier actitud de rectitud, la aprecia. A veces en el trabajo siento que ni valoran lo que hago, pero que bueno que Dios no es así y si lo ve. Gracias por la refelxión

  13. Adriana Casas dice:

    Cuando era bebé en la Fe, Dios cuidó mucho mi corazón de pasar por pruebas difíciles, me sentía llena de gozo, y claro que hoy también me siento llena de gozo, pero desde otra perspectiva…comencé a pasar pruebas, una de las más fuertes, fue cuando mi papá murió, mi hijo se fué de la Iglesia y también de la casa y mi enfoque no me hacía caso (jejeje), todo al mismo tiempo, recuerdo que mi tiempo con Dios consistía en leer la Biblia y ponerme de rodillas y llorar, lo único que le pedía a Dios era que me quitara el dolor tan grande que había en mi corazón, así estuve cerca de ocho meses TODOS LOS DIAS, impresionante, pero DIOS es fiel y trajo mucho consuelo a mi corazón a través de los hermanos, recibí muchas bendiciones. Lo único que puedo decir es que en éste y en otros momentos difíciles, DIOS siempre me ha mostrado su fidelidad. Mil gracias Arturo.

  14. Lulu tovar dice:

    Mil gracias Arturo me encanta este libro de Job y más como tu nos lo cuentaS Que Dios te siga llenando de bendiciónes y sabiduría

  15. RAUL ARCHUNDIA TELLEZ dice:

    GRACIAS ARTURO, SIN DUDA UN EJEMPLO DE HOMBRE PARA APRENDER DE EL Y SEGUIR SU EJEMPLO EN TODOS LOS SENTIDOS DE SU VIDA.

  16. Tere Díaz dice:

    ¡gracias por tu trabajo cada dia!!!!!!!

  17. Martin Merediz-Funes dice:

    Gracias Arturo por tu trabajo.
    Es retante ver como un hombre super recto frente a Dios, puede ser probado al extremo, también vemos como Satanás esta siempre buscando a quien devorar, buscando como hacernos caer, como hacer que renunciemos a nuestra fe y el Señor lo permite, debe ser que la guerra espiritual es asi.
    Mantengámonos buscando estar siempre lo más cerca posible del Señor y confiar en sus promesas.
    Un abrazo y nuevamente gracias

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.