Día 243

2 REYES 6.1 – 8.15, 8.25 – 8.29; 2 CRÓNICAS 22.1-7.

Continuamos con la historia de la vida del profeta Eliseo y sus encuentros con diversos reyes y otros personajes. Es importante resaltar el hecho de que Eliseo ayudó de forma milagrosa a diversas personas del pueblo simplemente porque le pidieron ayuda, como el primer milagro de este pasaje mostrado en 2 Reyes 6.1-7, cuando un profeta le pidió ayuda para rescatar algo insignificante, como un hacha, y Eliseo accedió y le concedió el favor de manera milagrosa. Nos recuerda también a Jesús, que ayudaba sin limitaciones a gente ordinaria, miembros del pueblo de Israel.

Pero además de su cercanía con la gente ordinaria, el ministerio profético de Eliseo incluyó interactuar con diversos reyes. Veamos algunos aspectos importantes de estos encuentros:

  1. La asesoría militar que Eliseo le daba al rey de Israel (2 Reyes 6.8 – 7.19). Podemos apreciar aquí el dinamismo del ministerio de Eliseo de la siguiente forma: a) primero asesorando al rey de Israel acerca de los movimientos de las tropas de Aram que planeaban atacarlos, b) después profetizando acerca de la liberación del sitio que los de Aram habían puesto a Samaria, y c) la disciplina que envió a aquellos que no creían en sus profecías. Podemos observar el corazón de Eliseo hacia los soldados de Aram, a quienes derrotó con caballos y carrlos de guerra enviados por Dios y que dejaron ciegos a todos (2 R 6.15) pero no pidió su destrucción, sino que los llevó a la ciudad de Samaria para que el rey de Israel les diera de comer y beber y los dejó regresar a sus tierras. ¡Esto seguramente dejó impresionado al rey de Israel, quien quería incluso matarlos! También podemos notar la ingratitud del rey de Israel que a pesar que Eliseo le ayudaba inmerecidamente a ser librado del ejército de Aram, mandó que lo buscaran y que le cortaran la cabeza (2 R 6.31) porque estaba desesperado por el sitio terrible que mantenían los de Aram sobre Samaria. Eliseo no se intimidó ni buscó venganza, al contrario, les anunció liberación del sitio y sucedió de forma milagrosa, a pesar de la incredulidad del mensajero del rey, que pagó con su vida por no haber creído al profeta (2 R 6.19). Eliseo actuó con rectitud en diferentes circunstancias, aunque de repente se encontraba enmedio de injusticias hacia su persona. No dejó que sus emociones humanas lo dominaran para usar mal su poder que Dios le había dado. Eliseo fue fiel a Dios en la forma como administró esa doble porción del espíritu de Elías.
  2. Aceptando peticiones de ayuda de los mismos enemigos de Israel (2 Reyes 8.7-15). En un momento de la historia, Eliseo viajó a Damasco, la capital de Aram, y el mismo rey Ben-adad que estaba enfermo mandó que lo consultaran sobre su enfermedad. No vemos en Eliseo una mala actitud hacia el mensajero (Hazael), al contrario, le contestó la verdad de la situación del rey (que moriría). Y podemos ver también cómo Dios trabajaba en Eliseo, ya que en el momento que estaba anunciándole a Hazael lo que preguntaba, recibió otra revelación de Dios donde veía la destrucción futura que ocasionaría Hazael contra Samaria, porque sería rey. ¡Y Eliseo lloró del dolor que le causó tal visión! (2 R 8.24). A pesar de la infidelidad de Israel, Eliseo amaba al pueblo y sinceramente quería ayudarlos a que se volvieran a Dios, y por supuesto le dolió cuando Dios le reveló el destino que le esperaba a su pueblo. ¿A qué nos recuerda esto en la vida de Cristo? Sin duda a Lucas 19.41–44 (DHH-LA), “41Cuando llegó cerca de Jerusalén, al ver la ciudad, Jesús lloró por ella, 42diciendo: “¡Si en este día tú también entendieras lo que puede darte paz! Pero ahora eso te está escondido y no puedes verlo. 43Pues van a venir para ti días malos, en que tus enemigos harán un muro a tu alrededor, y te rodearán y atacarán por todos lados, 44y te destruirán por completo. Matarán a tus habitantes, y no dejarán en ti ni una piedra sobre otra, porque no reconociste el momento en que Dios vino a visitarte.”” Sin duda Eliseo estaba siendo dirigido por Dios y reflejaba el corazón de Dios, tal como Jesús (Dios hecho hombre) lo reflejó también. ¡Qué terrible sería tener ese poder de ver la destrucción futura que espera al mundo! Si tan solo ver el estado actual del mismo nos causa dolor a los creyentes, ¡cuánto más dolor sentiríamos si pudiéramos ver la tribulación final que vendrá sobre todo el mundo cuando se acerque el regreso de Cristo!

Otros dos aspectos devocionales importantes a resaltar son:

  1. La fidelidad de Dios con la mujer sunamita (2 Reyes 8.1-6). Después de obedecer a Eliseo con respecto a abandonar la tierra por la hambruna que venía, al regresar la mujer recibió de regreso todas sus propiedades y más, todo por la ayuda divina. Dios movió el corazón del mismo rey de Israel para favorecerla. Cuando somos fieles Dios no nos deja solos en los momentos en que necesitamos que de la cara por nosotros y nos ayude a salir de situaciones difíciles. ¡Confiemos en Él!
  2. La forma en que Eliseo abrió los ojos de su sirviente (2 Reyes 6.8-23). Ante la magnitud de la amenza que se presentaba contra Eliseo y su ayudante (muchas tropas y carros de guerra por todos lados), la expresión del joven ayudante nos recuerda cómo nosotros también hemos dicho o pensado cosas parecidas cuando nos encontramos enmedio de retos muy difíciles: “—¡Oh señor! ¿Qué vamos a hacer ahora? —gritó el joven a Eliseo.” (2 R 6.15). Y la respuesta que le dio Eliseo debe resonar en nuestros corazones porque sigue siendo igual de vigente hoy, “—¡No tengas miedo! —le dijo Eliseo—. ¡Hay más de nuestro lado que del lado de ellos!” (2 R 6.16), y luego oró, “«Oh SEÑOR, ¡abre los ojos de este joven para que vea!» (2 R 6.17), y entonces pudo ver todo un ejército celestial que estaba al servicio de Eliseo. ¿No sucede así con nosotros muchas veces? Es tan fácil perder la fe cuando enfrentamos problemas, se requiere mucha dependencia en Dios constante para vencer las pruebas más duras que se nos presentan en el camino.

Los pasajes terminan con un rápido vistazo ahora hacia Judá, para hablar sobre Ocozías, hijo menor de Yoram, que si hacemos memoria fue un pésimo rey para Judá por haber seguido las costumbres de sus vecinos del norte (Samaria). 2 Crónicas 22.1-7 y 2 Reyes 8.25-29 nos hablan de él como alguien que tristemente continuó el mal ejemplo de la familia del rey Acab, se dejó mal aconsejar por su madre y por los parientes de Acab y literalmente “lo llevaron a la ruina” (2 Cr 22.4). A toda su maldad, Ocozías le agregó un acto estúpido, ¡rodearse de malos consejeros! Y pagaría por eso más adelante. Recordemos esto si queremos tener éxito en la vida espiritual, ¡necesitamos buenos consejeros, no malos! ¿Luchas con la amargura? No te rodees de otros amargados; ¿luchas con algún pecado?, busca gente recta que te asesore; ¿luchas con malas finanzas?, busca creyentes fieles con su dinero y aprende de ellos; ¿luchas con malos patrones en tu familia?, busca cristianos ejemplares en sus casas y se humilde. Y así podríamos continuar con la lista en muchas áreas de nuestra vida.

Conclusiones:

  1. Actuemos con rectitud a pesar que de repente nos encontremos en situaciones injustas. No permitamos que nuestro carácter o nuestras emociones fuera de control nos dominen y pequemos, mejor busquemos a Dios y mantengámonos firmes en su Palabra. Al final Dios pondrá todo en orden.
  2. Sintamos dolor por este mundo perdido y también sintamos dolor por el sufrimiento que millones se están buscando por no querer acercarse a Dios. Hagamos lo posible por salvar a los más que podamos con el corazón de Eliseo y de Jesús, dolidos por el sufrimiento que están viviendo y que les espera si no se arrepienten.
  3. Seamos fieles a Dios en todo momento y Él no nos abandonará cuando más lo necesitamos. El ejemplo de la mujer sunamita nos debe inspirar a esto. No desconfiemos de Él de ninguna manera.
  4. Oremos para que Dios nos abra los ojos también a nosotros, cuando nos sentimos rodeados de ejércitos enemigos en las batallas diarias de la vida. Dios nos manda a sus ángeles para ayudarnos cuando necesitamos su ayuda, ¡no dudemos de esto y busquemos más a Dios!

Veamos una ilustración del momento increíble en que Dios envía un ejército celestial para ayudar a Eliseo y a su ayudante.

SWGS-Elisha-praying


6 Responses to “Día 243”

  1. Vicky dice:

    Gracias por ser un instrumento en las manos de Dios y refrescar el corazón en confianza con la palabra de Dios. Dios te bendiga a ti y a tu familia!!!

  2. Citlali Gamboa dice:

    El dolor para los q no se vuelven a Dios puede ser peor aquí y en la eternidad, si nos necesitan, me tengo q poner espiritual y preparada para ver cosas feas u horribles, el miedo no puede paralizar el espíritu tanto para salvar como para no pecar, Eliseo vivió hasta en medio d hambruna donde unas madres planearon comerse a sus hijos, uno si lo fue. El miedo no puede paralizar el espíritu, confiar en sus planes y poder . Gracias totales y saludos.

  3. norma de la cruz dice:

    Muchas Gracias!!!, siempre es animante la clase y me inspira a cambiar y tomar los retos, enfocandome siempre en mi cercania con Dios. Saludos!!!!

  4. victor dice:

    Gracias Arturo, por tu enseñanza, me quedo con estos practicos en mi vida espiritual.

    Me ha sido de gran utilidad aprender a tener el corazon para la gente que no conoce de DIOS.
    Buscar una dependencia total en DIOS y dejar que el guie mis emociones y sentimientos.

    Gracias.

  5. blanca martinez dice:

    GRACIAS ARTURO POR ENRIQUESERNOS EL CORAZON Y TENER PRESENTE EL AMOR DE DIOS EN NUESTRAS VIDAS QUE CON FIEMOS EN EL Y EL NO NOS DEJA GRACIAS.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.