Día 4

1 CRÓNICAS 1.1-4, GÉNESIS 6.1-22.

Comenzamos este día con una genealogía, es decir, una lista de descendientes de determinada persona. Para el lector moderno promedio, leer las genealogías puede parecer aburrido. Sin embargo, para el lector antiguo eran algo muy importante, porque la identidad individual estaba definida en términos de las raíces familiares o del clan o tribu. En el libro de Crónicas las listas y las genealogías forman aproximadamente entre el 25 y 30 % del texto, ya que el autor intentaba darle identidad y pertenencia a una nación en desbandada y desmoralizada. Como dato técnico importante, las genealogías pueden venir en 2 formas:

  1. Lineal. Traza una línea de descendencia de generación a generación. Buscaban legitimizar la posición del último nombrado relacionándolo con un ancestro que era aceptado y reconocido.
  2. Segmentada. La expresión de las relaciones existentes entre varias ramas de los individuos nombrados, como los descendientes de hermanos registrados en forma paralela.

En este caso, la genealogía presentada en 1 Cr 1.1-4 es casi idéntica a la presentada en Gn 10.

Continuando con Génesis 6, la expansión de la humanidad es registrada en el v. 1, “los seres humanos comenzaron a multiplicarse sobre la tierra”. Pero viene un versículo controversial, el v. 2, “Los hijos de Dios vieron a las hermosas mujeres y tomaron como esposas a todas las que quisieron”. Las demás traducciones coinciden en “los hijos de Dios”. En el v. 4 aparece otro versículo que ha creado controversia, “vivían en la tierra gigantes nefilitas, pues siempre que los hijos de Dios tenían relaciones sexuales con las mujeres, ellas daban a luz hijos que luego se convirtieron en los héroes famosos….”, “los nefileos estaban en la tierra” (BTX), “Los nefilim existían en la tierra” (BJL), “Los gigantes aparecieron en la tierra…” (DHH-LA).

A Dios no le agradó este escenario pues en el v. 3 decide recortar el tiempo de vida de los hombres a solo 120 años. Pero, ¿quiénes eran “los hijos de Dios” y quiénes fueron los “nefilim”? Hay mucha especulación en diversos círculos sobre estos versículos, como quienes aseguran que los “hijos de Dios” fueron ángeles caídos (o sea, demonios) que bajaron del cielo a la tierra para tener relaciones sexuales con mujeres y sus hijos fueron los “nefilim”, una raza de gigantes muy violenta. Un poco de estas teorías populares y otras posturas se pueden leer en el artículo Nefilim. Otra posición más conservadora es que “los hijos de Dios” fueron los descendientes de Set que mantuvieron al inicio una fe en Dios pero después se casaron con mujeres que no tenían esa fe y el resultado fué una casta guerrera muy violenta, sin valores espirituales como los que Set llegó a tener. Y así los nefilim serían simples humanos hijos de matrimonios mixtos (uno con fe, el otro no) y  lejos de una relación con Dios. Apoyando esta teoría está la referencia que hace Jesús en Mt 22.30 cuando, hablando sobre los matrimonios humanos, asegura que “Cuando los muertos resuciten, los hombres y mujeres no se casarán, pues serán como los ángeles que están en el cielo” (DHH-LA). Al parecer podemos deducir que los ángeles son seres asexuales, sin capacidad física para tener relaciones sexuales con seres humanos. Y por lo tanto los demonios entrarían en esta clasificación también por ser ángeles caídos. Personalmente me inclino más por la posición más conservadora.

El resultado del abandono del culto a Dios y las uniones mixtas de creencias generarían una humanidad cuyo estado de acuerdo al v. 5 era lamentable, con una multiplicación generalizada de la maldad en todo el mundo y con una mente completamente torcida: “todo lo que la gente pensaba o imaginaba era siempre y totalmente malo”, “toda forma de pensamiento de su corazón era solamente el mal durante todo el día” (BTX). Todas las versiones apoyan esta idea. ¿Te imaginas una persona que TODO EL DÍA desde que amanece hasta que se duerme está pensando en cosas malas y tramando cómo hacer más maldad a su alrededor? Pensaríamos en la mente de un criminal moderno tal vez, pero aún ellos tienen momentos donde seguramente piensan cosas correctas y buenas para sus hijos o sus familias. La generación de Noé estaba en el extremo de la maldad, Dios no encontró nada bueno en ellos.

Es entonces cuando Dios toma una decisión drástica a pesar de un gran dolor en su corazón (v. 6-7): destruir todo ser viviente que él había creado. Es interesante notar los sentimientos de Dios en ese momento, “sintió pesar… se entristeción en su corazón”, “se arrepintió… le dolió en el corazón” (NVI), “le pesó a Yahvé… y se indignó en su corazón” (BJL). Dios estaba pasando un mal momento aquí, con un profundo dolor en su corazón de ver a su creación favorita, diseñada a su propia imagen y semejanza, desviarse terriblemente hasta terminar en la maldad total. Sería comparable tal vez con el dolor que un padre que da todo por su hijo lo ve después extraviarse y perderse en una vida criminal. Fué un dolor que le llevó a tomar una decisión radical: exterminar la vida en la Tierra. Dios no es sentimental en el sentido como somos los humanos, que por sentimientos podemos dejar que la maldad siga en algún ser querido y no ponerle un alto, o podemos reaccionar impulsivamente con emociones fuera de control sin pensar en las consecuencias o si estamos siendo justos y rectos. Las emociones de Dios siempre son consistentes con su carácter recto y sus propósitos eternos. Su pureza, su rectitud y su justicia imperan siempre, a pesar de decisiones tan difíciles como esta. ¿Qué siente hoy Dios de ver tanta maldad en la Tierra? Lo mismo, dolor, indignación, pesar, etc. Pero ya envió a Jesús a morir por nosotros y nos da a todos la oportunidad de salir de esa vida y estar con Él.

Sin embargo, hubo una excepción en toda la humanidad: Noé (v. 8-9). El relato registra que era “un hombre justo, la única persona intachable que vivía en la tierra… anduvo en íntima comunión con Dios”, “fue sin defecto en sus generaciones… caminaba con Ha-Elohim” (BTX), “solo él vivía de acuerdo con la voluntad de Dios” (DHH-LA). Dios no tomó decisiones impulsivas en la destrucción de la vida, primero buscó si había alguien que todavía fuera fiel a Él. Y la triste realidad del momento es que dentro de toda la humanidad, al parecer solo Noé y su familia conservaban una fe en Dios y le adoraban con sinceridad. En el resto de la gente eso ya era un asunto perdido. Me hizo recordar a Jesús cuando habló de su regreso y el fin del mundo en Lc 18.8, “cuando el hijo del Hombre venga, ¿encontrará todavía fe en la tierra?”.

En el v. 12 dice la Biblia que “Dios observó toda la corrupción que había en el mundo”, “Dios miró a la tierra y vio que estaba viciada” (BJL). Muy frecuentemente pienso en Dios y todo lo que tiene que ver: todos los crímenes, todas las infidelidades, todas las mentiras, todos los fraudes, todas las hipocresías, todos los odios, todos los malos pensamientos de los hombres, en resumen, TODA LA MALDAD DEL HOMBRE. Si nosotros como humanos tal vez no aguantamos ver un video real de un asesinato o una violación o una golpiza (aunque hay gente perversa en el mundo que lo aguanta y lo disfruta), imagina a Dios viendo todo eso. Pongámonos en su lugar un poco antes de juzgarlo injustamente como mucha gente hace con la frase, “si Dios es bueno porqué permite esto o aquello…”, “si Dios es amor porqué exterminó toda la vida en la tierra…” o “qué clase de Dios extermina una ciudad completa como Sodoma o Gomorra”.

En el v. 13 Dios aclara la razón del exterminio, “Por cuanto la tierra se ha llenado de violencia a causa de ellos” (BTX). El grado de maldad y violencia era tan grande en la humanidad de aquel tiempo que la tierra había sufrido las consecuencias de tanto pecado, y por eso Dios decide exterminar todos los seres vivos también de la tierra también. Hay que entender que la maldad humana puede corromper todo lo bueno y perfecto que Dios creó, afectando incluso a los animales. Solo Dios sabe qué tipo de perversiones y cosas corruptas había en la relación entre el hombre y el resto de la creación que tuvo que tomar esta decisión.

Dios le aclara a Noé la forma en que destruiría la tierra, con un “diluvio” (v. 17). Todo lo que respiraba en la tierra moriría, no se refería también a los seres vivos acuáticos, sino a los que caminaban por la tierra. Los v. 18-21 han sido tratados con escepticismo por siglos, con preguntas como “¿y cómo le hizo Noé para recolectar una pareja de cada especie?”, o “¿cómo pudo construir algo tan grande sin tecnología?”, etc. Trataremos el asunto del arca en el día de mañana seguramente.

Al final, v. 22, vemos la obediencia de Noé, “hizo exactamente como Dios se lo había ordenado”, “Así lo hizo Noé; conforme a todo lo que Dios le había mandado” (NBLH). A pesar de sonar a una locura, la obediencia de Noé era completa a Dios y ejecutó sus instrucciones al pie de la letra. ¿Cuántas cosas que Dios nos pide en la Biblia no suenan a locura o tontería o cursilería? Y sin embargo, una persona realmente obediente, se esforzará en llevarlas a cabo, aunque a los ojos del mundo parezcan una tontería.

Conclusiones:

  1. Cuando estudiemos las genealogías dentro de la Biblia, tratemos de hacerlo poniéndonos en el lugar de la audiencia de la época y no con nuestros ojos occidentales modernos. Así apreciaremos más para qué están ahí.
  2. Siguiendo la postura conservadora, entendamos más aún por qué Dios desde el inicio no aprueba las uniones mixtas entre una persona con fe y otra sin fe. Los resultados de estas uniones nunca son agradables a Dios.
  3. Abandonar la fe y la gratitud a Dios lleva a las personas a un estado de maldad e insensiblidad generalizados. No es cosa ligera abandonar una relación con Dios. Por algo el apóstol Pedro en 2 P 2.20, “Y cuando la gente escapa de la maldad del mundo por medio de conocer a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, pero luego se enreda y vuelve a quedar esclavizada por el pecado, termina peor que antes.”
  4. Dios tiene sentimientos y le duele mucho la maldad humana, porque no nos creó para eso. Sin embargo, Él nunca será inconsistente con su carácter de justicia, pureza y rectitud. Sus sentimientos y su carácter están en armonía, nunca se ven comprometidos. ¿Reflejamos nosotros esto o fácilmente caemos en favoritismos o solapar la maldad de seres queridos? ¿O nos vamos al extremo de buscar justicia a nuestro modo sin asegurarnos si antes ya mostramos compasión y misericordia? Imitemos más a Dios y aprendamos a ser justos y rectos verdaderamente y al mismo tiempo ser emocionalmente y sentimentalmente sanos.
  5. Pongámonos de vez en cuando en el lugar de Dios y todo lo que él tiene que ver en cuanto a la maldad humana antes de juzgarlo ligeramente. Ayudemos a nuestros amigos que acostumbran “sentirse mal” con Dios a entender esto.
  6. Tengamos una conciencia clara del alcance que puede tener la maldad humana: tiene el poder para corromper todo lo bueno, puro y perfecto que esté a nuestro alrededor. ¡Tengamos temor de Dios y evitemos la maldad! O gente a nuestro alrededor que queremos va a sufrir.
  7. Una obediencia perfecta a Dios pasa por encima de la limitada razón humana. A veces, aunque no entendamos el por qué o el cómo funcionará tal o cual cosa que la Biblia dice, debemos negarnos y obedecerla. Y después veremos la sabiduría de Dios mostrarse, y aprenderemos a respetarlo más y confiar más en su Palabra.

 

 

 


17 Responses to “Día 4”

  1. nancy zamora dice:

    muchisimas gracias Arturo, por tu gran Amor a Dios y a la iglesia. agradezco el tiempo, cada minuto que te tomas para preparar estos devocionales tan profundos y así poder compartirlos con cada uno de nosotros, con el fin de llenarnos más y más de la palabra de Dios. Dios bendiga tu vida y la de tu familia.

  2. Martin Merediz-Funes dice:

    El tema de la obediencia desde que el Señor me convirtió en discípulo, y aun cuando esta en el proceso lo encuentro apasionante, es realmente ser obediente en todo pues solo asi podremos disfrutar y conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas.
    Gracias por la clase de hoy.

  3. Nancy Lucio dice:

    muchas gracias!! es de gran ayuda

  4. Arturo Edwards dice:

    Muchas gracias hno. por tu enseñanza …

  5. Sonia Uribe dice:

    Oro mucho a Dios para ver la gente como El la ve puesto que su amor y su compasion son el motor para tener paciencia con cada uno de nosotros pero tambien ese mismo amor lo lleva a corregirnos y aun dejarnos pasar por tiempos dificiles para que seamos transformados a su imagen.

  6. Rolando Obando dice:

    Amen. hermano, que excelente exegesis, en cuanto a esos versiculos que han sido de mucha controversia. esto me apasiona mucho y deseo con todo mi corazón que también sea de mucha ayuda para todos aquellos que los estamos tomando. le animo a seguir adelante. 1co. 15:58.
    saludos desde Nicaragua.

  7. PATY SANCHEZ dice:

    Gracias, aprendi y descubri cosas en la biblia que no habia visto ni comprendido, es de gran ayuda, sobre todo tendiendo claridad sobre lo que tengo que poner en practica muchas gracias

  8. Adolfo Ethian Bravo Zavala dice:

    Cuanta ayuda nos estás brindando, sin duda la sabiduría de Dios es tan extensa, que no alcanzamos a comprender. Y a nosotros como jóvenes la devoción a Dios y la fe con hechos a la que nos llama Jesús, es un reto grande, el cual nos ayudas a enfrentar con éstos devocionales, excepcional trabajo. Gracias. Saludos.

  9. Hector Z. dice:

    Dios es puro, recto y perfecto.
    Nuestra maldad tiene el poder de corromper lo hay a nuestro alrededor.
    Dos ideas con las que me quedo el día de hoy.

  10. Raul Archundia Tellez dice:

    gracias, Arturo, sigo aprendiendo mas y mas.

  11. Sayda Mendoza dice:

    Saludos desde Nicaragua: Muchisimas gracias por tu corazon de enseñar las verdades Biblicas, de mucha controversia por la falta de un corazon obediente a lo que esta escrito , sin duda nuestro Dios seguira animandote y utilizandote poderosamente. Un gran estudio y cada dia doy gracias a Dios por su palabra y le oro para que nos de la humildad de aprender y asi sigamos edificandonos unos a otros.

  12. Gustavo Ulloa dice:

    Los discípulos, no pueden proteger a la gente de las consecuencias de su pecado como lo hizo Noé; es la parte más dura de un discípulo, dejar que otros fracasen es necesario.

  13. antonieta dice:

    muchas gracias por la clase

  14. Claudia Glez. dice:

    En este tiempo Dios ha hablado mucho sobre la obediencia, me reta y me anima porque solo así podemos tener comunión con el y bendición. Necesario dejar de hacer las cosas a nuestra manera y ser ovejas para Dios.

  15. Rosa María Frausto dice:

    Woow realmente me impacto este estudio y me reto mucho gracias Arturo.

  16. Fidel ramos dice:

    Increíble estudio. Gracias Arturo me ayuda mucho a comprender el corazón de Dios y ver cada decisión sea buena o mala tiene consecuencias :-))

  17. Angélica lozano dice:

    Dios es realmente misericordioso con nosotros y día a día nosotros le fallamos quizá con una mentirilla, quizá con un enojo desfrenado o pensamientos malignos. ¿ cuantas veces hemos dicho que nosotros somos buenos por que no matamos, no violamos y no… muchas cosas más?
    Para el estándar de Dios robar, mentir o tener malos pensamientos es tan grave como los delitos anteriores.
    ¿ cómo evitarlos? ¿ cómo no hacerlos?
    Insisto es un reto, ser infinitamente buenos solo era para Jesús, el sí pudo y puede serlo. Nosotros tenemos ese llamado, ser misericordiosos y obedientes con nuestro creador. Pero sobretodo obedientes y ahí se resuelve la duda, si Dios te dice no mientas, pues no mientas y ya.
    ¿Que fácil verdad? La realidad es otra, Satanás siempre está al acecho buscando en que nos equivocamos, conociendo nuestros placeres, si nos alejamos de la manada nos tomará.
    Entonces, ser obedientes con Dios es leer su palabra diario y no sólo por cumplir ( por que El ve nuestro corazón) si no por tener comunicación con tu amor, con tu creación. También sabemos que no seguir a Dios nos acarrea problemas… y de todos modos tenemos que volver a El si queremos estar bien.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.