Día 275

ISAÍAS 24.1 – 27.13, 29.1- 24.

El profeta Isaías nos muestra ahora dos tipos de mensaje: uno de destrucción y juicio, y otro de esperanza y salvación. Como ha sucedido con otras profecías, varias de las que analizaremos hoy trascienden más allá de su audiencia o su generación y tienen un impacto para el futuro aún más allá de nosotros. Veamos varios aspectos importantes que estos mensajes proféticos nos revelan.

Primeramente está el mensaje de destrucción y juicio. El capítulo 24 nos presenta esta situación de forma directa. Podemos ver claramente que cuando Dios se propone causar destrucción a su pueblo, lo dice en serio: tierra devastada, todos los habitantes sin importar clase social son afectados, cosechas arruinadas, se acabarán las fiestas y celebraciones para dar lugar al duelo y la tristeza, ciudad en ruinas, terror generalizado, y más. Justo la imagen de las consecuencias de la guerra y la invasión por enemigos de la ciudad señalada. Se acercaban tiempos oscuros para Jerusalén y para toda Judea y Dios les estaba avisando a través de Isaías lo que se les venía encima. Dentro del cuerpo del mensaje hay algunos puntos que resaltaremos:

  1. La afectación que sufre la tierra por causa del pecado del hombre. Los versículos 5 al 6 dicen frases como: “La tierra sufre por los pecados de sus habitantes, porque han torcido las instrucciones de Dios… Por lo tanto una maldición consume la tierra…” Esta impresionante verdad nos contesta las preguntas sobre por qué hoy nuestro planeta está tan afectado en sus ciclos naturales, en la atmósfera, en sus ríos y mares, en las tierras y en su fauna: ¡por el pecado de la humanidad! ¿Qué tiene a la tierra sufriendo hoy? La ambición, la avaricia, el amor al dinero, el abuso de los recursos naturales, el egoísmo, y más maldades humanas. Es cierto, nuestro planeta está bajo maldición por el pecao del hombre.
  2. La falta de arrepentimiento de la población. Isaías expresa en el versículo 16 que tenía el corazón “cargado de angustia” porque a pesar de lo que estaba anunciando, la situación del pueblo era “Sigue prevaleciendo el engaño y hay traición por todas partes”. Es un hecho que la gente no sintió temor de Dios al escuchar los mensajes proféticos de Isaías sino que siguieron en sus pecados.
  3. El castigo divino a “los dioses de los cielos” (v. 21) o “al ejército de las alturas” (BTX). ¿Exactamente a qué se refiere Isaías? Hay 2 posibles interpretaciones de acuerdo con los estudiosos bíblicos, como lo refiere el Harper’s Bible Commentary, de Harper & Row, que por un lado dice que podría referirse a los cuerpos celestes que eran venerados por algunos israelitas los cuales les atribuían poderes para regular el destino de los seres humanos, y por otro lado podría referirse a los seres espirituales creados por Dios (ángeles y demonios) los cuales ni siquiera ellos se escaparían al juicio divino. Lo que es un hecho es qsue cuando Dios decide juzgar, nadie queda excento, ni en la tierra ni en el cielo.

Además del mensaje de destrucción y de juicio, también encontramos en los restantes capítulos un mensaje de esperanza e incluso de salvación, con algunos puntos incluso apuntando hacia los evangelios. Veamos algunos temas relevantes:

  1. Enmedio de toda la destrucción que se acercaba, la Biblia nos deja claro que Dios es “una torre de refugio para los pobres… para los necesitados en su angustia” (Is 25.4), que él tiene poder para guardar “en perfecta paz a todos los que confían en tí; a todos los que concentran en tí sus pensamientos!” (Is 26.3). Por eso el profeta afirmaba que “Te busco durante toda la noche; en la mañana busco de todo corazón a Dios.” (Is 26.9). Aún bajo las peores pruebas por las que pase el pueblo de Dios o un creyente de forma individual, no debemos olvidar que Dios sigue siendo el refugio por excelencia para nosotros y que NUNCA debemos parar de buscarlo aunque las cosas parezcan muy difíciles. En todo tiempo, en la noche y en la mañana, ¡busquemos a Dios! ¡Concentremos en Él nuestros pensamientos! Y su promesa es que nos guardará en “perfecta paz” enmedio de las peores tormentas de la vida.
  2. Una referencia a la vida después de la muerte. La Biblia dice “Pero los que mueren en el SEÑOR, vivirán;     ¡sus cuerpos se levantarán otra vez! Los que duermen en la tierra se levantarán y cantarán de alegría.” (Is 26.19). Aunque algunos otros pasajes especialmente en Salmos hablan de la muerte como si fuera el final, aquí encontramos otras referencias que nos apuntan más hacia la idea de vida después de la muerte, especialmente para “los que mueren en el Señor”. Y aunque estrictamente hablando estas palabras son una expresión hiperbólica (exageración con intención) de confianza en que Dios restauraría un día la nación de Israel a pesar del caos que enfrentaría, también se ha visto aquí una posible referencia entonces al juicio final. Recordemos que muchas profecías del AT tenían una especie de doble aplicación: a su audiencia inmediata y a tiempos futuros.
  3. Continuando con el lenguaje escatológico (de los últimos tiempos) que desarrolla Isaías, ahora viene la representación de la victoria de Dios sobre el mal que ocasiona el caos y la rebelión, como está expresado en el v. 1 de Isaías 27: “En aquel día, el SEÑOR tomará su espada veloz y terrible para castigar al Leviatán: la serpiente que se mueve con gran rapidez, la serpiente que se retuerce y se enrolla. Él matará al dragón del mar.” De acuerdo con el Evangelical Commentary on the Bible, de Baker Books House, el Antiguo Testamento utiliza el lenguaje de la mitología cananea para expresar el control de Dios sobre el mal, el caos y la rebelión. El Nuevo Testamento también emplea el mismo recurso, como en Ap 12.7-10 cuando habla acerca del “Dragón”. Dios pondría fin a la rebelión tanto en la tierra como en el cielo.
  4. El mensaje de esperanza para la nación de Israel. Varios pasajes nos muestran que Dios ya tenía planeado un tiempo de paz y victoria para Israel, a pesar de las pruebas por las que tendrían que pasar: ” En Jerusalén, el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales preparará un maravilloso banquete para toda la gente del mundo.” (Is 26.6), “SEÑOR, tú nos concederás la paz; en realidad, todo lo que hemos logrado viene de ti.” (Is 26.12), “Se acerca el tiempo cuando los descendientes de Jacob echarán raíces; ¡Israel brotará y florecerá, y llenará de fruto el mundo entero!” (Is 27.6). Éstos y otros versículos hablan de una restauración próxima para Israel y especialmente para Jerusalén. Como estudiaremos más adelante, efectivamente la ciudad de Jerusalén fue salvada de manera milagrosa del poder de Senaquerib, rey de Asiria. Donde más podemos observar esta profecía es en Isaías 29: “??3 Yo seré su enemigo, rodearé a Jerusalén y atacaré sus murallas. Edificaré torres de asalto y la destruiré…  ??5 »Pero de pronto, tus despiadados enemigos serán aplastados como el polvo más fino. Tus numerosos atacantes serán expulsados como la paja ante el viento. De repente, en un instante, 6 yo, el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales, intervendré a tu favor con trueno, terremoto y gran ruido, con torbellino, tormenta y fuego consumidor.” Habría una liberación sorprendente y repentina que nadie esperaba y en el mismo episodio Dios pasaría de ser castigador a ser liberador.
  5. La denuncia del estado espiritual del pueblo. Isaías 29 dice lo siguiente, “Así que el Señor dice: «Este pueblo dice que me pertenece; me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. Y la adoración que me dirige no es más que reglas humanas, aprendidas de memoria.” (v. 13). Como podemos recordar, Jesús citó este pasaje en Mateo 15.7-9, donde aseguró que Isaías había escrito esto como profecía en contra de los dirigentes religiosos judíos del siglo I. Por otro lado, el versículo 16 que dice, “¿Será posible que sean tan necios? ¡Él es el Alfarero y, por cierto, es mayor que ustedes, el barro! ¿Acaso la cosa creada puede decir acerca del que la creó: «Él no me hizo»? ¿Alguna vez ha dicho una vasija: «El alfarero que me hizo es un tonto»?”, es citado por el apóstol Pablo en Romanos 9.20-21 para referirse a la soberanía de Dios sobre toda la creación, incluyéndonos a nosotros los seres humanos. Nuevamente profecías del AT que iban más allá de su aplicación inmediata para apuntar hacia el futuro en el NT.

Conclusiones:

  1. Entendamos el daño que el pecado causa no solo a los corazones humanos sino también al ecosistema en que vivimos. Muchos de los problemas del cambio climático tienen que ver con pecados de personas. En realidad podemos decir que el pecado de la humanidad está consumiendo no solo sus almas, sino también su planeta, la tierra donde vivimos. La mejor manera de contribuír al cuidado de este mundo y toda la creación de Dios en él es ayudando a uno más a volverse a Dios y convertirse a la fe en Cristo.
  2. No olvidemos que Dios siempre está ahí para ser nuestro refugio y nuestra fuerza en tiempos difíciles. La peor decisión que podemos tomar cuando estamos bajo pruebas es dejar de buscarlo, ¡no lo hagas! Mejor comprométete a buscarlo siempre, en las buenas y en las malas, y serás recompensado (a).
  3. Cuando Dios juzga, nadie se escapa, ni siquiera los seres espirituales malignos que rondan la tierra. Todos daremos cuentas a Dios de nuestros actos y nuestras decisiones. La gracia de Dios es real, el amor de Dios es real, ¡pero también lo es su juicio! No lo olvidemos.
  4. Una de las cosas más fuertemente denunciadas y castigadas en la Biblia es la adoración hipócrita y sin corazón sincero a Dios. Es mejor ni siquiera conocer de Él que conocer su Palabra y caer en la religiosidad falsa y monótona. Analizemos nuestra fe y evaluemos si estamos cayendo en esta condición, para arrepentirnos y reavivar urgentemente la misma.

6 Responses to “Día 275”

  1. Norma De La Cruz Sanchez dice:

    Muchas Gracias!!!! aprecio tanto que siempre Dios me llama a cuidar mucho mi corazón para él, hoy retomo profundamente un temor santo hacia Dios, saludos!!!!

  2. Lulu tovar dice:

    Si así es siempre es bueno renovar nuestro corazón para seguir siendo fieles y obedientes a Dios nuestro Padre . Mil gracias Arturo por tu trabajo.

  3. Monica Loaeza dice:

    Impactante evocional, Arturo, muchas gracias por tu trabajo, consejos y conclusiones de cada día. Haces más completa la enseñanza, gracias.

  4. Monica Loaeza dice:

    Impactante Devocional*, corrijo.

  5. Maribel GP dice:

    En particular a mi me estremecen los mensajes de destrucción y juicio de Dios a su pueblo, a hombres y a naciones, no lo sé pero me parece que gran parte de la biblia habla de estos mensajes y a mi me ayudan a tener temor de Dios y ser muy conciente que Dios es bueno, es amor, pero también es justo y santo, así como perfecto, que no puedo pensar que Dios pasara por alto mi pecado aunque no me arrepienta, pienso que aveces podemos minimizar lo grave del pecado con la justificación de que Dios es amor y no cabe en nuestra cabeza que Dios si castiga y también disciplina y corrige como un Padre. Escuchaba a una hermana decir: Dios no castiga. Por supuesto que no!, Dios si castiga y reprende porque nos ama.
    Muchas gracias por ayudarnos a conocer mas a nuestro Dios todo poderoso.

  6. Agustin MG dice:

    Saludos, me quedo con la parte de este estudio donde Dios cuida de nosotros (Is 27.3), cuando vemos losw problemas no vemos la solución; pero cuando comprendemos que ninguna circunstancia es mas fuerte que nuestro creador, encuentro soluciones al problema que enfrento y pienso que las pruebas son pasajeras. Dios me proteje.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.