Día 92

NÚMEROS 24 – 25.

Recordemos que el capítulo 23 termina con Balac pidiéndole a Balaam que intentara de nuevo maldecir a Israel desde otro punto elevado, en la cima del monte Peor (v. 28 -30). Balaam nuevamente pidió que le construyeran 7 altares con 7 becerros y 7 carneros para hacer otro sacrificio. Es interesante notar el uso del número 7, que de acuerdo a una nota de la Biblia de Estudio Arqueológica, este número significa plenitud y se consideraba importante para los pueblos semiticos en general. Para un adivinador como Balaam era clave utilizar esa cantidad de animales por la creencia de que proveerían órganos abundantes para el proceso de adivinación.

En el v. 1 la Biblia dice que después de todos los intentos que estaba haciendo por maldecir a Israel, entendió que Dios no le permitiría hacer eso sino que más bien quería bendecir a Israel. Y dice el v. 1, “no recurrió a la hechicería, como otras veces” (NVI), “no fue como otras veces a buscar presagios” (NBLH), “no fue, como las otras veces, en busca de encantamientos” (BTX). De este pasaje podemos entender entonces la naturaleza de las peticiones de Balaam a Balac antes de que subiera a puntos elevados a tratar de realizar la maldición, ¡estaba siguiendo rituales de hechicería! Toda la quema de animales en los 7 altares tenía ese contexto.

El v. 2 dice algo sorprendente, que después de que Balaam decidió mejor voltear hacia el desierto y tuvo a la vista el campamento de Israel, “el Espíritu de Dios vino sobre él”. Lo que siguió fue una revelación divina directamente inspirada por el Espíritu Santo, en la cual decía:

  1. Los versículos 3 al 4 dicen, “??el mensaje del hombre cuyos ojos ven con claridad, el mensaje del que oye las palabras de Dios, del que ve una visión que proviene del Todopoderoso, y se inclina con los ojos abiertos:” Esto no significa que así haya sido la vida profética de Balaam, sino más bien que en ese preciso momento es lo que estaba sucediendo. Dios mismo le estaba revelando a Balaam visiones proféticas para el futuro próximo. Esta vez no andaba en hechicerías, sino que todo venía directo de Dios y a la manera de Dios.
  2. El mensaje era de bendiciones para Israel (v. 7), “Agua fluirá de sus cántaros; su descendencia tendrá toda la que necesite. Su rey será más grande que Agag; su reino será exaltado.” Esta era la voluntad de Dios para su pueblo una vez que ocupara la tierra prometida.
  3. Exalta el poder de Dios y su soberanía sobre todos los reinos del mundo, “Él devora a las naciones que se le oponen, quiebra sus huesos en pedazos y las atraviesa con flechas” (v. 8). Era importante que Balac escuchara esto para que entendiera que ni su poder real ni su ejército podrían derrotar al Dios Todopoderoso, porque Él era más grande que todas las naciones juntas de la tierra.

Como era de esperarse, el rey Balac se enojó mucho (v. 10 – 14) y despidió a Balaam y ni siquiera quiso pagarle nada por sus servicios de adivinación. Balaam le respondió que él ya le habia advertido que no haría nada diferente a lo que Dios mismo le instruyera. Sin embargo, antes de irse, habló otro mensaje profético a Balac con respecto a lo que Israel haría con los pueblos de Canáan:

  1. El v. 16 asegura que la visión profética, o también llamado “oráculo”, provenia del “Altísimo” o “’Elyón” (BTX). Este mismo título es el que usó Melquisedec en Gn 14.18 cuando bendijo al entonces Abram. Recordemos que el NT relaciona a Cristo con Melquisedec en Heb 7.1-4.
  2. El v. 17 contiene un oráculo muy intrigante, “en un futuro distante. Una estrella se levantará de Jacob; un cetro surgirá de Israel. Aplastará la frente del pueblo de Moab”. Dos palabras claves que se mencionan: ESTRELLA y CETRO. Ambos términos representaban la realeza y el gobierno. ¿A quién exactamente se refería Balaam? Las opiniones de comentaristas y estudios son diversas, algunos afirmando que se trata del rey David que derrotaría a Moab de forma definitiva en el distante futuro, como dice en 2 Sam 8.2 (NVI), “También derrotó a los moabitas… Fue así como los moabitas pasaron a ser vasallos tributarios de David.” Otros piensan que incluso apuntaba a Cristo y que está ligada a la promesa registrada en Gn 49.10, (NVI), “10 El cetro no se apartará de Judá, ni de entre sus pies el bastón de mando, hasta que llegue el verdadero rey, quien merece la obediencia de los pueblos.”
  3. Se describe también la derrota de “la gente de Set” (v. 17), Edom y Seir (v. 18), Ar (v. 19), Amalec (v. 20), los ceneos mencionando incluso que serán derrotados y deportados por “Asiria” o “Assur” (BTX, v. 21 – 22), y finalmente la destrucción de la misma gente de Asiria y Heber (o “Eber”) también. Solo es importante comentar que no hay seguridad que realmente se trate del reino de Asiria, un futuro imperio, sino de los “asureos” mencionados en Gn 25.3.

El v. 25 termina diciendo, “Balaam y Balac regresaron cada uno a su casa.”, indicando así que terminaba este ciclo narrativo de Balac y Balaam. Y comenzamos el capítulo 25 en el versículo 1 describiendo un escenario triste: algunos hombres de Israel se acercaron a las mujeres moabitas y cometieron inmoralidad sexual con ellas. Los versículos 2 al 3 agregan más detalles sobre lo que pasó: “Estas mujeres los invitaron a los sacrificios a sus dioses… rindieron culto a los dioses de Moab… Israel se unió al culto a Baal de Peor”. Esta fue muy mala decisión de parte de estos israelitas, pero antes de hablar de ello preguntémonos primero, ¿cómo es que los moabitas después de sus intentos de maldecir a Israel por parte de su rey y sus funcionarios ahora estaban permitiendo que sus mismas mujeres se acercaran a Israel, que era considerado un fuerte y temible enemigo?

La respuesta nos la da la misma Escritura en Num 31.16, NVI, “16 ¡Si fueron ellas las que, aconsejadas por Balán, hicieron que los israelitas traicionaran al Señor en Baal Peor!.” Al parecer antes de marcharse Balaam (también traducido como “Balán” en la NVI) dio un consejo final a Balac y su gente: que cambiaran de estrategia y que mejor intentaran la seducción a través de las mujeres y la idolatría. ¡Qué triste por Balaam! A pesar de haber tenido un encuentro directo con el Dios verdadero y de haber sido reprendido por su idolatría por un ángel de Dios, y a pesar de que entendió que no podía ir contra la voluntad de Dios al querer maldecir a Israel, al final su corazón corrupto por su pecado de hechicería continuó reinando y ofreció a los moabitas una última dosis de su malvada y perversa sabiduría. Lamentablemente este consejo final funcionó a la perfección. Como dice el The New American Commentary: Numbers, de Broadman & Holman Publishers, “Lo que no se pudo cumplir a través de la confrontación directa fue ejecutado a través de medios indirectos. El poder de la maldad y de Satanás para derribar a la persona buena es llevado a cabo a menudo a través de métodos sutiles y discretos.”

Dios obviamente se enojó muchísimo y dio la orden a Moisés de detener a todos los involucrados en este terrible pecado y ejecutarlos (v. 3 -5). Así que todos los jefes de Israel necesitaban buscar a estas personas y llevar a cabo la orden, “para que su ira feroz se aleje del pueblo de Israel”. Si obedecían, Dios detendría su ira sobre el pueblo. Una vez más Israe se encontraba en peligro de sufrir una disciplina final de parte de Dios. En el v. 6 dice que “todos lloraban a la entrada del tabernáculo”. ¿Por qué lloraban los demás miembros del pueblo? Seguramente les dolió mucho ver su propia terquedad y necedad en ser rebeldes a Dios. Ya bastante tenían con el castigo de vagar 40 años por el desierto y la promesa de Dios de que todos los adultos morirían. Y las rebeliones sucesivas. Y ahora otra vez, otra situación grave. ¿Cuándo aprenderían? Aunque solo algunos pecaron, su desobediencia afectó al resto del pueblo porque todos sufrirían las consecuencias de esto.

Es en este contexto cuando ocurre algo sorprendente entre los versículos 6 al 16. Un descarado israelita metió a su tienda a una mujer moabita “ante los ojos de Moisés y de todo el pueblo” (v. 6). Finees que era hijo del hijo de Aarón (Eleazar), salió de la asamblea “de un salto”, tomó una lanza y atravesó al hombre y a la mujer por el estómago dentro de su tienda. Finees demostró un celo extraordinario por Dios. No le importó lo que pensaran los demás, no le importó tampoco que no era uno de los jefes o los sacerdotes consagrados (aunque era hijo del Sumo Sacerdote). Finees demostró una verdadera reverencia por Dios al ejecutar a estas personas y contribuir así a detener esta falla moral tan grave en Israel. Lo más impresionante es cómo Dios tomó este acto individual de Finees:

  1. Dios detuvo una plaga que ya había comenzado en el campamento y que ya había matado a ¡24,000 personas! (v. 9).
  2. Dios tomó en cuenta fuertemente el celo que había mostrado Finees diciendo lo siguiente: “demostró entre ellos el mismo celo que yo. Así que dejé de destruir a todo Israel, como pensaba hacerlo a causa del enojo de mi celo.” (v. 11).
  3. Dios estableció un “pacto de paz” con él asegurándole el derecho perpetuo al sacerdocio a él y a sus descendientes (v. 12-13).
  4. Dios aseguró que por el celo de un hombre todo el pueblo fue justificado y purificado (v. 13b).

¡Tantas consecuencias buenas tiene mostrar celo sincero por Dios!

El capítulo 25 termina con una orden directa de Dios a Moisés: “Ataca a los madianitas y destrúyelos” (v. 17). ¿La razón para este exterminio? “porque los agredieron con artimañas y los engañaron para que rindieran culto a Baal de Peor”. Dios estaba muy enojado con todo el pueblo de Madián y decidió que deberían ser atacados y pagar por su engaño. Pero recordemos algo, ¿qué no era la esposa de Moisés madianita? ¿Y que su suegro no era Jetró, el madianita? (Ex 2.16). Otra decisión dura para Moisés sin duda.

Conclusiones:

  1. En el caso de la comunicación directa entre Dios con Balaam, a pesar de que este era un hombre perdido en la hechicería y el ocultismo, nos muestra que Dios puede usar a quien Él quiere para sus propósitos. Esto no quiere decir que Dios aceptara la vida pecaminosa de Balaam, de hecho la condena en las Escrituras, pero si nos muestra que incluso a estas personas Dios las puede usar para lograr sus fines divinos. En nuestra vida diaria como cristianos no olvidemos que Dios puede usar a cualquier persona a nuestro alrededor, sea creyente o no, para llevarnos a hacer su voluntad y para moldearnos en nuestro carácter. Puede ser tu jefe, cualquier familiar, tus vecinos, tus compañeros, etc.
  2. Tengamos cuidado con no seguir los pasos de Balaam, que después de haber tenido un encuentro con el Dios único y verdadero, continuó en su camino de maldad y terminó mal. Apreciemos que Dios nos rescató de vidas extraviadas en muchos pecados y que nos dio una oportunidad nueva de comenzar otra vez pero esta vez a su lado. No menospreciemos todo lo que tuvo que hacer para estuviéramos hoy en una relación personal con Él.
  3. Entendamos cómo trabaja el diablo para contribuir a que nos alejemos de Dios y lo ofendamos. Tal como Pablo lo describe en 2 Co 2.11 (NVI), “11 para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.” Más que confrontaciones directas, el estilo de Satanás para hacernos caer en pecado es sutil, discreto, mañoso y astuto. Debemos estar alertas ante este tipo de tentaciones que él nos pondrá enfrente de una u otra manera. Y sobre todo en el aspecto sexual es donde el diablo sabe que los seres humanos somos más vulnerables, especialmente los hombres. Meditemos en esto.
  4. El celo por Dios de un hombre salvó a Israel del exterminio. Dios aprecia tanto cuando hombres y mujeres de su pueblo se levantan con un celo como él, o con un amor como él, o con un corazón como él, para hacer lo correcto. No menospreciemos a creyentes celosos y fervorosos por Dios, aunque pensemos que son unos cuantos entre muchos, esos cuantos podrán hacer una diferencia eterna porque Dios los respaldará y los usará para inspirar a los demás.
  5. Cuando enfrentemos en la iglesia situaciones de pecado que ameritan disciplina de miembros como la expulsión, no nos llenemos de humanismo, sino más bien llenémonos de celo por Dios y respaldemos lo que es correcto.

6 Responses to “Día 92”

  1. fabiola cruz dice:

    y sin embargo, muchas veces a alguien lleno de verdadero celo por Dios lo encasillamos en el cuadrado, religioso, duro…. hay mucho que aprender de este estudio. nuevamente gracias maestro!!

  2. MANUEL PEREZ dice:

    Mi hermano:
    Gracias por tu trabajo, aprecio mucho tu esfuerzo y dedicación para la construcción de nuestra iglesia y gracias por recordarme lo sutil que es satanás para engañarnos aunque estoy convencido que siempre sera nuestra decisión pecar o no y gracias por recordarme lo importante que es tener un celo por las cosas de Dios, gracias.

  3. Myriam T dice:

    Muchas gracias Arturo! oro que DIOS nos ayude a ver la vida con sus ojos y a tener el mismo celo que EL tiene por su pueblo, especialmente a aquellos que servimos como líderes.

  4. Martín Tomas Merediz-Funes dice:

    Que animante como el Señor nos muestra su poder al utilizar a cualquiera en pos de su plan, que animante también como nos advierte acerca de los engaños del demonio y de la debilidad de nuestra naturaleza, es super importante recordar siempre cuando hemos sido corregidos el no cometer el error de Balaam de volver atrás. Tema importantisimo es el celo por nuestro Señor, celo que no debe quedar enj palabras ni en teoría, el celo debe ser llevado a la practica en toda circunstancia en la cual se estén traicionando los mandamientos de nuestro Señor dentro del pueblo.
    Gracias Arturo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.