Día 120

JOB 8.

Continuando con la serie de discursos y con el orden de estudio diario, hoy nos enfocaremos en el primer discurso de Bildad, “el suhita”, a Job. Pero antes de esto, ¿quién era Bildad? ¿Por qué le llamaban “el suhita”?

  1. Los suhitas eran los descendientes de Súa, que a su vez fue hijo de Abraham, tal como dice Gn 25.2, “Abraham volvió a casarse con una mujer llamada Cetura. Ella dio a luz a Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súa.” Esto nos da una idea de lo antigua que es la historia de Job, que se remonta a los pueblos que eran descendientes directos de hijos de Abraham. Obviamente el relato está ubicado en un tiempo mucho más antiguo que el tiempo en que Moisés vivió.
  2. De acuerdo con el The New American Commentary: Job, de Broadman & Holman Publishers, el nombre “Bildad” no ocurre en ningún otro lugar en la Biblia, es único para el libro de Job.
  3. Bildad dio 3 discursos en Job (caps. 8, 18 y 25). De acuerdo a la Biblia de Estudio Arqueológica, por el estilo de discurso presentado en este capítuo 8 se considera a Bildad como de un carácter “tradicionalista”, es decir, apegado a las tradiciones y las costumbres de sus ancestros.

Como en el caso de los otros 2 amigos, el discurso de Bildad contiene una mezcla de conceptos verdaderos con ideas equivocadas. Analizemos algunos puntos relevantes:

  1. En los versículos 2 al 4 nos queda claro el estado de pensamiento en que estaban encerrados los 3 amigos: “Seguramente tus hijos pecaron contra él, y por eso el castigo estaba bien merecido” (v. 4). Para Bildad el asunto era muy claro: ERA UN HECHO que Job o sus hijos habían pecado y que Dios lo estaba castigando, no había otra posibilidad. Preguntémonos, si Bildad, con su misma mentalidad, hubiera vivido en la época de Cristo y hubiera presenciado su pasión, ¿qué diría de Cristo? Seguramente lo mismo que expresó el profeta Isaías en Is 53.4–5 (DHH-LA), “… Nosotros pensamos que Dios lo había herido, que lo había castigado y humillado. 5 Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud.” Esa mentalidad duró en Israel mucho tiempo.
  2. La prosperidad que Dios otorga al justo y al arrepentido (v. 5 – 7, 20 – 22). Hay varias verdades en las frases “si eres puro y vives con integridad… devolverá la felicidad a tu hogar… terminarás con mucho… Dios no rechazará a una persona íntegra…” Es cierto que si vivimos en fidelidad y obediencia a Dios, Él nos bendecirá de muchas formas. Sin embargo, también es cierto que NO TODO EL TIEMPO se cumple la siguiente fórmula: ser fiel = estar feliz siempre y todo sale bien. El apóstol Pedro nos enseñó esto en 1 Pedro 1.6–7 (DHH-LA), “6Por esta razón están ustedes llenos de alegría, aun cuando sea necesario que durante un poco de tiempo pasen por muchas pruebas. 7Porque la fe de ustedes es como el oro: su calidad debe ser probada por medio del fuego.” La realidad en el camino de la fe es que ser fiel a Dios a veces involucrará pasar pruebas, dificultades, sufrimientos y tristezas; pero todo Dios lo permitirá para moldearnos y ayudarnos a crecer espiritualmente.
  3. Los versículos 8 al 10 reflejan el fuerte apego de Bildad a la sabiduría de sus antepasados y a la experiencia de los ancestros. Ante ellos, él se considera, “no sabemos nada” (v. 9).
  4. Los versículos 11 al 19 muestran varios conceptos reales acerca del destino de aquellos “que no tienen a Dios” (v. 16): a) son como plantas que quieren crecer pero sin agua que las nutra (v. 11 – 12), b) la esperanza de quien vive lejos de Dios “se evapora” (v. 13), c) buscan su seguridad en cosas temporales e inestables (v. 15), d) pueden crecer frondosamente pero sus raíces están agarradas de rocas y no de tierra firme y por eso pueden ser arrancadas de momento (v. 17-18). Una vida sin una relación con Dios puede ser muy bien descrita por las anteriores características. Si somos creyentes, ¿recuerdas cuando vivías de esta manera? ¿Recuerdas lo que es sentirse sin propósito, vacío, sin una base sólida? ¿Recuerdas lo que es sentirte sin esperanza? Nunca lo olvidemos para que no dejemos de agradecer a Dios por habernos ayudado a encontarle el verdadero sentido a esta vida.

Conclusiones:

  1. Bildad afirmaba equivocadamente que la prosperidad y la felicidad eran sinónimos de estar bien con Dios y que las tragedias y el sufrimiento eran característicos de una persona que estaba mal con Dios. ¡No es correcta esa perspectiva! Igual de equivocada es la mentalidad posmoderna de “-si me siento bien significa que está bien lo que hago y que estoy bien con Dios”. Ambos extremos son un error. La Biblia nos puede dar el balance para identificar lo que es correcto a los ojos de Dios y lo que no. La realidad es que no siempre nos va a ir bien y eso no significa que estamos lejos de Dios. Y la otra cosa es que no siempre nos vamos a “sentir bien” y eso tampoco significa que estamos mal con Dios. Simplemente a veces hay que enfrentar pruebas, sufrir un rato y aprender alguna lección que nos ayudará a ser mejores cristianos.
  2. Todavía hoy encontramos personas que están convencidas que cuando una familia o un individuo pasa por una situación difícil o una serie de tragedias, lo primero que se les ocurre decir es: “- ¿Ya viste todo lo que le está pasando? Seguramente está pagando algo…” La forma de pensar de “buscar culpables” está muy arraigada en el ser humano, porque en nuestra lógica no queremos aceptar que a veces es necesario sufrir para crecer y que Dios lo permite para nuestro bien, como el mismo Jesús lo vivió según Hebreos 5.7–8 (DHH-LA), “7Mientras Cristo estuvo viviendo aquí en el mundo, con voz fuerte y muchas lágrimas oró y suplicó a Dios, que tenía poder para librarlo de la muerte; y por su obediencia, Dios lo escuchó. 8Así que Cristo, a pesar de ser Hijo, sufriendo aprendió lo que es la obediencia”.
  3. La ilustración que usa Bildad de la vida sin Dios comparada con una planta que quiere crecer pero sin agua o una planta frondosa pero con raíces agarradas de las piedras y no de la tierra firme es muy real. Independientemente de su juicio equivocado en cuanto a Job, su descripción de una vida lejana a Dios es muy certera. Solamente conocer a Dios pueden llenar las necesidades más profundas del alma humana.

11 Responses to “Día 120”

  1. CINTHYA SOLANO dice:

    gracias hermano que importante es poder cambiar nuestra manera de pensar para que cambie nuestra manera de vivir, y así poder ayudarnos mejor los unos a los otros, es una gran verdad que el que un hermano se sienta bien no precisamente significa que este bien con Dios y por otra parte el que un hermano se sienta mal signifique que esta mal con Dios. gracias Dios te bendiga.

  2. Sandra Duarte dice:

    GRACIAS

    GRACIAS

  3. Luz Marìa Aguiar Garcìa dice:

    Gracia para mi y mi hija a sido hoy especialmente de gran ayuda. Como Dios nos pone a la gente, los medios para fortalecer màs nuestra vida bendiciones q nos pone para hacercarnos màs a èl.Gracias Arturo q Dios lo siga haciendo instrumento para servicio del Señor.

  4. blanca martinez dice:

    GRACIAS ARTURO por que he comprovado con estos devocionales que habeces necesitamos leer mas la palabra de DIOS para darnos cuenta que pidamos sabiduria a DIOS para que no guie hacer las cosas conforme DIOS nos vaya diciendo y segir el gran ejemplo de el que tenemos que orar mas en el tiempo de las pruebas. GRACIAS.

  5. Greta Glez. dice:

    Que gran sentido nos da este capítulo, sobre todo porque aún llamándonos cristianos, tenemos mucho esta creencia: si nos va bien es porque estamos bien con Dios, si nos va mal es porque “algo” tenemos que pagar y es una creencia equivocada. Nos enseña una manera más profunda de ver las despico es que tiene Dios para nuestra vida.

    Muchas Gracias Arturo
    Dios te siga bendiciendo

  6. ESTELA GARCIA dice:

    MUCHAS GRACIAS ARTURO, PORQUE MUCHAS VECES ME LLEGA ESA PERSPECTIVA DE QUE SI CAIGO EN PECADO DIOS ME CASTIGARA (llegan sentimientos de culpa, afirmando que si me va mal o tengo problemas es por eso) CLARO TODO ESTA EN MI SUBCONCIENTE. DE VERDAD GRACIAS PORQUE ESTO ME HACE CONSIENTE DEL “”AMOR INCONDICIONAL DE DIOS”
    BENDICIONES.

  7. lupita dice:

    El día de hoy quiero comentarlo así con mayúsculas “GRACIAS POR TU ENSEÑANZA ERES UNA GRAN BENDICIÓN EN LA IGLESIA” (ojalá que lo apreciáramos más)
    Por momentos llegué a pensar que Dios nos castigaba ,a mí y a toda mi familia., ahora que Lalo mi hermano esta estudiando la biblia comprendo que los planes de Dios nadie los conoce, pero todos son para nuestro bien y tengo fe de que Dios renovará nuestras fuerzas y aún nos dará mayor bendición . Nuevamente Gracias por todo el amor que pones en cada una de estas enseñanzas.

  8. Alma dice:

    ¡Que gran enseñanza! El sufrimiento puede llevarnos a crecer, a estar en otro nivel y tener otra perspectiva de las cosas y de la vida. A ser agradecidos. Sin embargo pocas veces lo vemos como una oportunidad, porque sufrir implica dolor y no siempre estamos dispuestos a vivirlo.
    Muchas gracias Arturo!

  9. RAUL ARCHUNDIA TELLEZ dice:

    GRACIAS ARTURO, MUCHAS VECES ACTUA UNO COMO UNA PERSONA TRADICIONALISTA, UTILIZANDO LA BIBLIA A RAJATABLA, BUSCANDO SENTIR CULPABLES A LOS DEMAS.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.