Día 260

PROVERBIOS 25.1 – 29.27.

En esta ocasión regresaremos a estudiar el libro de Proverbios, en la llamada Quinta Colección, que abarca los capítulos 25 al 29. ¿Por qué brincamos de 2 Crónicas, 2 Reyes y los libros de varios profetas ahora al libro de Proverbios? Recordemos que la base de nuestro estudio es totalmente la cronología, es decir, el tiempo en que se fueron dando los eventos descritos en los libros de la Biblia. Si recordamos la introducción al estudio de Proverbios, recordaremos que se cree que esta Quinta Colección de proverbios fue recopilada por los escribas de la corte del rey Ezequías de Judá, el personaje central que estamos estudiando.

En Proverbios 25.1 encontramos una referencia directa al origen de esta colección: “Estos son más proverbios de Salomón, reunidos por los consejeros del rey Ezequías de Judá.” De acuerdo con el libro A Handbook on Proverbs, de United Bible Societies, debemos entender que esta colección de proverbios fue recopilada por los escribas de la corte del rey Ezequías durante el tiempo de su reinado en Judá. Aunque el pasaje se los atribuye al rey Salomón como el autor original, el trabajo de recopilación de los mismos se hizo durante el reinado de Ezequías. Veamos entonces algunos de los temas más importantes que estos capítulos de proverbios nos plantean:

  1. Temas de sabiduría relacionados con el rey. Proverbios 25.3-6 nos proporciona varios consejos inteligentes acerca de cómo manejar un encuentro con el rey. La figura real era muy importante para la sociedad judía e israelita y el rey no era cualquier persona con la cual uno podía entablar comunicación. La necesidad de la sabiduría en la corte del rey y en el rey mismo se hacía evidente con la enorme carga de responsabilidad que llevaba el cargo. Y de alguna manera también los versículos nos revelan un paralelo entre un reinado humano y el reinado del Rey Supremo que es Dios.
  2. Consejos para resolver conflictos con otras personas. Son varios: no apresurarse a juzgar al prójimo por las apariencias ya que nos podrían desmentir y quedaríamos avergonzados (Prv 25.8), tener discresión al discutir con el prójimo y no revelar secretos de otros (Prv 25.9-10), no visitar demasiado al amigo para no generar molestias (Prv 25.17), el daño terrible que causan las mentiras contra nuestro prójimo (Prv 25.18), respetar el dolor de otras personas (Prv 25.20), tratar con humildad al enemigo y asi avergonzarlo (Prv 25.21-22, esta enseñanza es central en el evangelio de Cristo en Mateo 5.44-48 y también en las cartas de Pablo como en Romanos 12.20), no meterse en pleitos ajenos (Prv 26.17), el chisme como un combustible para iniciar conflictos aunque puede parecer muy atractivo a la boca al inicio (Prv 26.20, 22), consejos para identificar a las personas hipócritas que esconden odio contra nosotros en el fondo aunque no lo expresen (Prv 26.24-26), decidir por la paciencia y las “palabras suaves” o “la cortesía” para tratar asuntos con las personas en lugar de la desesperación y la agresión (Prv 25.15), la realidad de “la esposa que busca pleitos” (Prv 25.24, 26.15-16) y que es mejor no casarse con una mujer conflictiva y pendenciera por muy hermosa que sea, etc. Este pasaje contiene mucha enseñanza muy valiosa para que aprendamos a construir relaciones sanas con otras personas. Si revisamos con honestidad nuestras relaciones humanas con otras personas y reconocemos que son muy conflictivas, tal vez necesitamos urgemente llevar al corazón y a la práctica todos estos proverbios. Lo mejor de todo es que si lo haces, ¡tú mismo(a) comprobarás el resultado!
  3. Cosas que bien hechas son muy valiosas. Son dos principalmente: a) el “consejo oportuno” (Prv 25.11), y b) la “crítica constructiva” (Prv 25.12) que bien tomada es como una auténtica joya y al final es lo que más se aprecia (Prv 28.23). Cuando llega alguna de estas 2 cosas a nuestra vida debemos estar alerta y apreciarlas. Algo muy frustrante es cuando tropiezas en algún área de tu vida y alguien más se acerca y te dice “- yo pensé que deberías haber hecho algo diferente, pero no te lo dije”. Quitemos la falta de amor y el egoísmo de nuestra vida y aportemos nuestras opiniones a personas ANTES de que hagan tal o cual cosa. Y en cuanto a la “crítica constructiva” o “los regaños del sabio” (NVI) o “la sabia reprensión” (BJL), la Biblia dice que para que realmente funcione y se llegue a apreciar como “un pendiente u otras joyas de oro” se requieren 2 elementos: a) que sea una crítica proveniente de una persona sabia, no de una persona mal intencionada y con deseos de destruír y no de construir; b) que la parte receptora tenga un “oído dócil” (BTX) u “oídos atentos” (NVI), ya que aunque la ayuda venga de la persona más sabia y sensible que camine en este mundo, si nuestros oídos son orgullosos y arrogantes, ¡de nada servirá! De hecho, Proverbios 28.1 nos advierte, “Quien se niega tercamente a aceptar la crítica será destruído de repente sin poder recuperarse”. Hay graves consecuencias para nosotros si nos cerramos a escuchar las críticas constructivas que seguramente llegarán hacia nuestra persona tarde o temprano. Así, Sabiduría + Humildad es la combinación ideal para el éxito en los consejos, las advertencias, las reprensiones y los regaños constructivos.
  4. Tratar con seriedad nuestro corazón y nuestro carácter. Se nos recomienda tener cuidado con buscar honores para uno mismo y se compara con comer demasiada miel, cosa que “no es bueno”, y tampoco auto-alabarnos (Prv 25.27, 27.2), pero por otro lado las alabanzas de terceros hacia nosotros serán una prueba para nuestro corazón así como “el fuego prueba la pureza del oro y de la plata” (Prv 27.21). La Biblia nos enseña por otro lado que nuestro corazón (o nuestra conciencia, BTX) es el reflejo de quién realmente somos, no nuestras apariencias (Prv 27.19). También debemos entender que si no tenemos dominio propio o si no sabemos dominarnos, somos “como una ciudad con las murallas destruidas” (Prv 25.28), es decir, ¡completamente vulnerable y sin defensas! Mira la lógica bíblica: mientras más iracundos, enojones y explosivos seamos, ¡somos más vulnerables a los ataques enemigos! Completamente contrario a la mentalidad humana que piensa que mientras más fuerte se grite o mientras más agresión se muestre, más nos respetarán otros y más seguros estaremos. ¡Nada más alejado de la verdad! Igualmente pensando en los excesos de las pasiones, el hombre que más se entregue a lo que su cuerpo le dicte, será el más vulnerable y débil de todos.
  5. El trato con los necios. Varios pasajes nos advierten de saber identificar al necio y saber tratarlo: no darles honores inmerecidos (Prv 26.1), no confiarles mensajes importantes (Prv 26.6), asumir el riesgo de contratarlos (Prv 26.10), entender que es “imposible” separarlos de su necedad (Prv 27.22), el necio confía en su propia inteligencia (Prv 28.26), el necio normalmente da “rienda suelta a su enojo” (Prv 29.11), y más. Ahora bien, los versículos 4 y 5 de Proverbios 26 parecen contradecirse: “??4 No respondas a los argumentos absurdos de los necios o te volverás tan necio como ellos. 5 Responde a los argumentos absurdos de los necios o se creerán sabios en su propia opinión.” ¿Cómo interpretamos esto? El The New American Commentary: Proverbs, Ecclesiastes, Song of Songs, de Broadman & Holman Publishers, afirma que este ejemplo es una gran ilustración de cómo debemos estudiar y aplicar los proverbios, que como cualquier otro aforismo (declaraciones breves que expresan principios de manera consisa, coherente y en apariencia cerrada), no proporcionan una verdad exhaustiva en un tema específico, sino que deben entenderse en el contexto de todo el cuerpo de sabiduría. Es decir, la verdad más completa de los 2 versículos sería que a veces lo mejor es no meterse en discusiones con necios o pareceremos uno más como ellos, pero en otras ocasiones sí es necesario que los confrontemos en sus propios términos para poderlos reprender efectivamente. A veces sí, a veces no, y que Dios nos de la sabiduría para identificar el tiempo adecuado para cada cosa.
  6. Las amistades. Varios consejos para tratar a los amigos: decirles siempre la verdad aunque les duela (Prv 27.5-6), nunca abandonarlos (Prv 27.10), ayudarse mutuamente como cuando “el hierro se afila con hierro” y no construir amistades superficiales (Prv 27.17), tener cuidado con los amigos que solo nos adulan porque eso será una trampa para nosotros (Prv 29.5). Hay una forma espiritual y sabia de construir amistades y hay una forma mundana y superficial. Estudia a fondo este tema en la Biblia y evalúa tus propias amistades, para ver qué es lo que has construido a tu alrededor.
  7. Consejos para la familia. Otro grupo de versículos se enfoca en temas cotidianos en los hogares: el grave error de robar a los padres y pensar que no hay nada de malo en ello (Prv 28.24), la Biblia lo compara como “es igual que un asesino”. Sin duda el honrar a nuestros padres es uno de los mandamientos más importantes de las Escrituras y todo lo que vaya en contra de eso será juzgado duramente por Dios. Otro tema importante es la disciplina a los hijos (Prv 29.15, 17, 19, 21), que básicamente nos advierten del peligro de ser negligentes como padres al mimar demasiado a los hijos y al no corregirlos a tiempo. Con el paso de los años la falta de disciplina y corrección a los hijos nos traerán falta de paz y angustias, mientras que los padres sabios que educan con disciplina y corrección a la manera de Dios (no del mundo), cosecharán “tranquilidad de espíritu” (Prv 28.17) y alegría al corazón.

Hay más temas en este bloque de proverbios, como el peligro de la avaricia humana, el manejo del dinero, la sabiduría para el trabajo duro y el ahorro y más. Oremos a Dios para que nos guíe y nos ayude a tener a la mano siempre el proverbio adecuado para nuestra necesidad.

Conclusiones:

  1. Aprendamos a manejar nuestras relaciones humanas con fundamentos bíblicos y no conforme a las prácticas que hemos aprendido en este mundo. Los resultados son muy diferentes en un extremo y en el otro.
  2. Apreciemos la crítica constructiva y seamos urgentes para tomarla. No seamos orgullosos con esto porque como la Biblia afirma, enfrentaremos ruina y destrucción si no escuchamos la voz de Dios a tiempo a través de otros creyentes.
  3. Tratemos seriamente nuestro corazón y nuestro carácter, aspirando y luchando cada día por ser transformados. Especialmente cuidemos los motivos en nuestro corazón, que es lo que más Dios revisa y valora en nuestra vida.
  4. Ante una persona necia apliquemos los principios bíblicos de trato con ellos y oremos por discernimiento para saber cuándo guardar silencio y dejar que Dios haga su parte, y cuándo nosotros tenemos que hacer nuestra parte y poner un alto a esas personas. Es todo un arte.
  5. Construyamos nuestras familias y nuestras amistades en base a las recomendaciones bíblicas y cosecharemos cosas muy buenas para largo plazo.

8 Responses to “Día 260”

  1. victor dice:

    Gracias Arturo por tus enseñanzas que plasmas en este espacio. Que a DIOS sea la gloria.

  2. citlali gamboa dice:

    De los proverbios no le daba importancia a ese encabezado los leía igual no sabía q también Ezequías se dio tiempo de escribir lo q le dio resultado para tratar a la gente agradando a Dios, pues todos sus consejos son VIGENTES, el manejo espiritual de la necedad y saber dominarme.. pero q grato ver q cabe la sensibilidad en sus proverbios. Gracias y saludos.

  3. Sandra Torres de Zapata dice:

    Muchisimas gracias, me ayuda a recordar de una manera practica estos principios biblicos, en varias areas de mi vida.

  4. norma de la cruz dice:

    Muchas Gracias!!! Hoy ha sido mucha enseñanza que hay que poner en practica a cada momento, consejos prácticos y precisos que necesito desarrollar de la mano de Dios, gracias por esta gran clase!!!! saludos!!!

  5. Beatriz Sandoval dice:

    Gracias. Tengo tanto que cambiar…

  6. Lulu tovar dice:

    Muchas gracias Maestro buen. Día

  7. Paolo dice:

    Gracias hermano!!! mucho por aprender.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.